Feeds:
Entradas
Comentarios

Como continuación a la entrada anterior, dedicada al 110 aniversario de la inauguración de la actual casa consistorial del Ayuntamiento de Santurtzi, hoy publico una selección de postales editadas desde inicios del pasado siglo que he ido recopilando, ordenadas cronológicamente. En ellas se puede observar las transformaciones que ha sufrido el edificio a lo largo del tiempo, y también su entorno.

Vista general 2

Vista general sin tranvía 1

Ayto y estanco

Plaza de Alzaga

La plaza 1-1

Paseo del parque 3

2

Postal ayto 0

postal ayto 1 (1)

postal ayto 5

postal ayto 2 (2)

postal ayto 3

postal ayto 4 (2)

Seguro que existe algún otro modelo, tanto antiguo como de estos últimos años. Sí es así, ya sabéis que estaré encantado de incluirlo en esta recopilación.

Finalizo la entrada con una fotografía que me parece interesante porque nos permite observar que el reloj no siempre ha estado ahí ni ha sido siempre circular…

Ayto (con reloj rectangular)

Ayto-8 - copia

Este 23 de abril de 2015 se cumplen 110 años de la inauguración de la segunda y actual casa consistorial de nuestro municipio. Fue construida entre los años 1903 y 1905 según un proyecto del arquitecto Emiliano Pagazaurtundua Murrieta (1863-1941) en el solar de la anterior, construida, a su vez, en 1827, en el lugar llamado La Pólvora porque allí se había guardado años antes la que se empleaba en las baterías de La Llana.

Plano de 1907 - copia

Hasta aquel 1827 las juntas y reuniones de los fieles regidores del Concejo se celebraban en el pórtico de la iglesia parroquial o, más frecuentemente, en el cementerio, que se encontraba anexo a ella, en el exterior. Al no existir una casa consistorial todos los libros y documentos tanto concejiles como parroquiales, e incluso los de la cofradía de pescadores, se guardaban en la sacristía de la iglesia. De la vieja casa consistorial ha dado buena cuenta Goio Bañales en esta entrada de su fantástico blog Somorrostro.

antigua casa consistorial subrayada

Pero a finales del siglo XIX el viejo caserón de 1827 ya no satisfacía las necesidades de un pueblo en expansión que contaba con una nutrida colonia veraniega y numerosos chalets y palacetes de opulentos burgueses a lo largo de la costa. Era necesaria una nueva sede administrativa mucho más acorde con los nuevos tiempos. La disputa política (las tensiones entre el Santurce costero y el Santurce minero) respecto a la ubicación de esta nueva casa consistorial que, en un principio estaba destinada a ser la del Concejo de Santurce, constituyó uno de los casus belli para la división del concejo en los actuales municipios de Santurtzi y Ortuella en 1901.

Clipboard01

Para la construcción de la nueva sede administrativa, se convocó un concurso al que se presentaron dos proyectos, bajo seudónimo. El jurado estuvo compuesto por tres reconocidos arquitectos: Alfredo Acebal Gordon (1862-1931), José M.ª Basterra Madariaga (1859-1934) y Fidel Iturria Bizcarrondo (1860-1922). Se eligió el proyecto denominado Aritza que resulto ser de Emiliano Pagazaurtundua Murrieta, descartando el proyecto denominado Vasconia del arquitecto Cipriano Arteche Galdona (Bergara, 1866). Este fallo causó una cierta polémica porque el proyecto descartado era, al parecer, mejor y más conveniente. El concejal Julián Ruiz denunció cierta parcialidad del jurado pero el fallo no se invalidó. Todo esto en los últimos meses de existencia del Concejo de Santurce.

Una vez dividido el antiguo concejo, la entusiasmada burguesía santurtziarra retomó el proyecto y decidió tirar la casa por la ventana: la nueva casa consistorial del recién creado municipio debía tener la magnificencia exigida por una localidad turística donde importantes figuras de la alta burguesía vizcaína habían construido sus residencias de veraneo.

Para su emplazamiento se escogió un solar estratégico por su posición en primera línea de costa y frente a la iglesia parroquial, que constituía el centro neurálgico de la vida ciudadana, el solar de la antigua casa consistorial que fue demolida, más un terreno aledaño de 1.700 pies cuadrados perteneciente a Ricardo Mendizabal Genua (o Genova).  Por cierto, se tuvo que indemnizar con 2.500 pta. a Sociedad de Pescadores de San Pedro por la demolición de la antigua lonja de contratación y el aprovechamiento del solar resultante, así como a José Aguirre, rematante de carnes, con 450 pta. por el derribo de la vieja casa consistorial, en donde estaba ubicado el local destinado al despacho de carnes, por los perjuicios que esto le ocasionaba.

Plano de emplazamiento

Mientras duró la construcción del nuevo edificio las reuniones del Ayuntamiento se celebraron en un local alquilado en la Fonda de Melchor Urionabarrenechea, que sirvió de salón de plenos, oficinas municipales y juzgado, por una renta de 800 pta. anuales.

Siendo necesario un edificio que diera realce al municipio, Pagazaurtundua proyectó una obra de gran pompa siguiendo la corriente historicista y ecléctica, mezcla de diferentes estilos y épocas,  tan del gusto de la burguesía de la época. Al parecer inspirada en el estilo II Imperio francés con detalles barrocos. En otros estudios se la cataloga como de estilo neoclásico con elementos herrerianos. Y en otra versión se dice que es ejemplo de la corriente Beaux Arts con elementos eclécticos, mezclando el neoclasicismo francés del siglo XIX con ciertos rasgos del modernismo, pero en menor medida que en el chalet Urrutia, casa de indianos proyectada en 1910 por el mismo arquitecto, que actualmente es la sede del Ayuntamiento de Gueñes.

Alzado (fachada principal)

Se trata de un edificio de planta casi rectangular, resuelto en planta baja con un amplio vestíbulo, en torno al cual se disponían la alhóndiga (pronto se vio la necesidad de un edificio independiente), el juzgado municipal y el cuarto de alguaciles (y al parecer también cuarto de socorro y oficinas de telégrafo); y dos alturas: la planta primera, con salón de sesiones, secretaría, sala de comisiones, despacho del tesorero, archivo y despacho del alcalde; y el segundo piso, amansardado, con dos viviendas.

Planta principal

En lo compositivo, el alzado presenta una ordenación equilibrada con tres cuerpos. El central, de mayor anchura porque acoge el balcón de homenaje, con cubierta plana en la actualidad (originalmente amansardada, y cubierta de tejas de pizarra, como ya hemos dicho) que se remata con una balaustrada de piedra, un reloj y un discreto escudo del municipio que no tenía en origen. Los cuerpos laterales con cubierta de cuatro aguas curvas (cúpula de cascos), tejadas de pizarra y rematadas de crestería metálica. Las complejas balaustradas que las rodeaban ya no existen, aunque no puedo precisar en qué año se desmantelaron pero, en cualquier caso, antes de la gran reforma de finales de los años 60. La falta de mantenimiento ha obligado también a retirar la crestería metálica que coronaba las dos cúpulas.

Sección longitudinal

Pagazaurtundua articuló una fachada noble, en la que utilizó piedra de sillería, llena de elementos ornamentales: ménsulas orejeras, pilastras, bolas, frontones quebrados, jambas, dinteles, aparejos diferenciados, etc. La fachada del planta baja está compuesta por cinco huecos con arcos de medio punto, siendo los tres centrales el acceso principal y todos ellos protegidos con verjas de hierro forjado. Posee una bellísima decoración de los dinteles y mochetas de los vanos de la primera planta, en estilo barroco plateresco. Esta misma planta se remata con un balcón corrido y dos laterales con balaustrada de piedra.

Detalle de fachada

La fachada lateral, también alterada en la actualidad, contaba con otro acceso al edificio.

Alzado (fachada lateral)

En el interior se manifestó la misma grandilocuencia con la disposición de una escalera imperial, que integra una espectacular vidriera, y la decoración del vestíbulo, salón de plenos y despacho del alcalde con artesonados, escayolas, empanelados de madera, etc.

CAM02622

Las dos artísticas vidrieras polícromas, de gran valor y belleza, fueron fabricadas en 1905 por la afamada firma Delclaux. Sobresale la ubicada en la primera entreplanta: una vista del Santurtzi de principios de siglo y el escudo del municipio acompañado de dos matronas, alegorías de la ley y la justicia. En el siguiente descansillo de la escalera vemos el escudo de armas de Bizkaia. Debido al mal estado de la primera fue restaurada en 1987 y renovada íntegramente en 2003 (de esto no tengo completa certeza).

Vidriera Ayto-1

El contratista de las obras fue Tomás Hernando y Nicolás Elcoro fue nombrado sobrestante de la construcción. El coste de la nueva casa consistorial ascendió a 132.732,24 pta. Un enorme esfuerzo económico, toda vez que al mismo tiempo se estaba ejecutando el nuevo hospital asilo, cuyas obras costaron otras 90.000 pta., y se planeaba ya construir la nueva alhóndiga municipal.

Aprovechando la coyuntura se acordó también restaurar los retratos al óleo de los dos benefactores del concejo, uno de Cristóbal y y dos de Francisco Luciano Murrieta, que se exhibían y todavía se muestran en el salón de plenos. El artístico trabajo lo ejecutó el pintor Celestino Ruiz y costó 500 pta.

Finalmente, como es habitual en estos casos, la inauguración, el día 23 de abril de 1905, se redondeó con un banquete para 30 personas que costó 1.619,50 pta. a favor de Rufino Ibarra (del que no sé nada más).

Ayunta antes de reforma 4

La casa consistorial, con el tiempo se quedó pequeña. Fue reformada en 1967-1968 para lograr un mejor aprovechamiento del espacio bajo la cubierta amansardada que, en mi opinión, ha perjudicado el aspecto externo, estilístico, del edificio. El proyecto de reforma fue redactado por el arquitecto José Ramón Basterra Larrea. Las obras de reforma y reparación del edificio se adjudicaron a Ángel Martínez Llamosas, valoradas en 2.546.458’28 pta. En la foto siguiente se puede ver que el reloj tampoco es el actual.

Ayto (con reloj rectangular)

La última reforma de la casa consistorial todavía no ha cumplido un año. Desde finales de mayo de 2014 el edificio con un ascensor que garantiza la accesibilidad para personas con movilidad reducida o para quienes acceden con carritos de bebé. La instalación del ascensor, ubicado en el patio trasero, ha obligado a modificar la distribución interior del consistorio. Las obras han supuesto un desembolso de 166.000 euros.

Fuente principal de información: el expediente instruido para la construcción de la nueva casa consistorial, 0867/003, copia que amablemente me ha facilitado Tomás Fernández Hernando.

Cartel Expo Fotos

Estas fiestas patronales de San Jorge de 2015 van a ser memorables en lo que respecta a la promoción y difusión de nuestra memoria histórica. A la publicación por la Red de Bibliotecas de la obra Santurtzi 1900 se une la organización de un evento absolutamente complementario.

Durante casi tres semanas vamos a poder disfrutar en el Parque de Gernika de una interesante exposición fotográfica titulada Santurtzi oroimenean = Santurtzi en el recuerdo. El título no puede ser más oportuno. Veremos un Santurtzi perdido, casi irreconocible, que solo pervive en la memoria y en las fotografías y cartas postales que se conservan.

Darsena 1-2

Postal puerto y fonda 1-2

Ojalá sirva no solo para divulgar lo ya recopilado con mucho esfuerzo sino, sobre todo, para animar a todos los interesados en el pasado de nuestro municipio a buscar fotografías, postales, recortes antiguos de prensa, etc. arrumbados en cajones, desvanes y camarotes y difundir esas imágenes en los espacios habituales, los conocidos grupos de Facebook Santurtzi y sus gentes, y Mamariga, el barrio más tradicional, en donde además se puede colaborar documentando, describiendo, identificando los lugares y personajes que aparecen en ellas para evitar que caigan en el más absoluto de los olvidos.

11

A continuación el texto de presentación de la exposición en el que se menciona la colaboración de Santurtzi Historian Zehar en la documentación y elaboración de los pies de foto:

CAM02643

San Jorge

Como es tradicional, para celebrar el 23 de abril,  día en que se venera de manera especial a San Jorge, copatrón de nuestro municipio, que además coincide con el  “Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor”, la Red de Bibliotecas Municipales viene obsequiando a sus lectores y lectoras con un detalle, una sencilla publicación que edita el Ayuntamiento desde  el año 2002 (excepto en 2012 y 2014), que no suele superar las 50 páginas, dedicada a promocionar el gusto por la lectura a través de obras de autores y/o temas locales, que ha dado lugar a la serie Cuentometrajes.

El año pasado coincidió con el 40 aniversario de la creación de la primera biblioteca de la Red y por eso la efemérides mereció algo más significativo, una lámina de 54,5 x 41 cm en papel conqueror de 250 g. que reproduce un dibujo realizado a plumilla, rotring y aguada que plasma una idílica vista del “casco” a comienzos del siglo XX (hacia 1907, con una licencia para incluir el monumento dedicado a Cristóbal y Luciano Murrieta, que es de 1923 ), por el dibujante e investigador de temas locales Goio Bañales.

01_Copia_de_lamina_DEFINITIVA_MODIFICADA_copiar

Este año, aprovechando la citada lámina, se ha publicado un nuevo número de la serie Cuentometrajes en el que se ofrece unas pinceladas de los edificios, lugares y personajes más significativos que aparecen en ella como, por ejemplo, la iglesia dedicada al santo que dio nombre a nuestro municipio y de la cual este año se cumplen 940 años de la primera referencia escrita conservada:

parroquia

La presentación de esta obra, titulada Santurtzi 1900, tendrá lugar el martes 21 de abril, a las 19:00 en el Palacio Hormaza, oficialmente Palacio Casa Torre Jauregia, en la que intervendrán el historiador Goio Bañales, autor de la lámina, y Enrique Bernaola, responsable del proyecto y de los textos.

portada-libro

Santurtzi 1900 se podrá recoger el 23 de abril, hasta fin de existencias, durante toda la jornada en cualquiera de las bibliotecas de la red.

Logo Comercios Unidos de Santurtzi 2015-

En 1993 un grupo de propietarios de pequeños comercios se plantearon la necesidad de agruparse para fortalecer y defender el comercio local en una época de crisis y de expansión de las grandes superficies. Fruto de esa reflexión fue la creación de una asociación denominada Zona 4, por la forma geométrica de las cuatro calles en las que se ubicaban los comercios asociados.

Aun teniendo en cuenta que hubo varios promotores de la asociación, Monchu Martínez fue el principal impulsor de aquel proyecto junto con Arantza González, que fue la primera presidenta, Joseba Basterrechea, Anselmo Vaca, Juanjo Eroa, Ignacio Ugalde, José Luis Hernández, etc.

Al año siguiente, el periodista Mario J. García les propuso la institución de un galardón anual para las personas o entes que difundieran en el exterior el nombre de Santurtzi, galardón que, en teoría, debía repercutir en el reconocimiento de nuestro municipio y de su comercio. Así, en 1994 se celebró la primera edición en el restaurante Kai-Alde, que era donde se reunían, con la presencia de los Chimberos y los Cinco Bilbaínos. Con el tiempo, la ceremonia de entrega de la Sardina de plata, y de la Sardinera de oro (con carácter excepcional), en el restaurante Currito es ya un evento consolidado en el marco de las fiestas del Carmen.

Durante los siguientes dos años en otras zonas del municipio vieron conveniente agruparse y constituir a su vez asociaciones de comerciantes: Txitxarra 2000 y Serantes. En el Decreto 148/1997, de 17 de junio, del Gobierno Vasco, por el que se creó el Censo de Asociaciones de Comerciantes de la Comunidad Autónoma del País Vasco ya aparecen las tres asociaciones formalmente constituidas:

  • Asociación «Zona 4» de Santurtzi, con sede en Capitán Mendizabal, 8.
  • Asociación de Comerciantes «Txitxarra 2000», con sede en Gabriel Aresti, 1. Uno de sus presidentes fue Luis María Doueil Esnal.
  • Asociación de Comerciantes «Serantes», con sede en Ramón y Cajal, 11. Uno de sus presidentes fue Julián Revenga Lambarri.

tres asociaciones de comercio

Y, finalmente, en 2000 nació Comercios Unidos de Santurtzi mediante la unificación de las tres asociaciones precedentes con la intención de revitalizar aún más el sector comercial del municipio. Este ha sido desde su inicio el eje fundamental que ha motivado todas las actividades llevadas a cabo por esta asociación, fortalecer el comercio local, el de toda la vida, puesto que sólo un comercio fuerte y dinámico puede llenar de vida las calles de Santurtzi. Muchas de estas propuestas han sido pioneras en la comarca e imitadas después por su evidente éxito (feria de rebajas, shopping gaua, campanadas infantiles, etc.). Su primera imagen corporativa fue una sardinera diseñada por Juanjo Novella sobre el mapa del municipio, mapa que en la actualidad ha quedado obsoleto, al haber desaparecido cualquier rastro de costa natural.

Logo Comercios Unidos de Santurtzi 2000-2015

El primer presidente electo de Comercios Unidos de Santurtzi fue Jesús María Cobo Nuñez, al que siguieron Clemente Serrano y David Hernández de Andrés. De nuevo, en la actualidad, Jesús M.ª Cobo vuelve a ser la cabeza visible de la junta directiva de la asociación que esta semana estrena una nueva imagen. La sardinera que les ha acompañado desde sus inicios no ha dejado de gustarles pero 15 años después han sentido la necesidad de renovarse y  la asociación ha adoptado una nueva carta de presentación, un logotipo basado en las olas del mar, con los colores verde y morado, como en el anterior.

Respecto al logotipo recién estrenado, en primer lugar tengo que confesar que a mí no me gusta. No veo al comercio representado por ningún sitio. Tampoco a Santurtzi. Evidentemente, es muy difícil diseñar un símbolo que resuma todas y cada una de las características que queremos ver representadas en él. Difícil no, yo diría que casi imposible. Y, por supuesto, hay que tener en cuenta los gustos de cada uno. Hace unos años, en 2011, la asociación convocó un concurso de logotipos para renovar su añeja imagen corporativa pero, como no hubo unanimidad en el fallo del jurado, el premio quedó desierto. Está claro que es una tarea difícil de realizar y una decisión difícil de tomar. Tanto la forma como el texto deben “hablar” sobre la asociación y el producto que hay detrás. El nuevo logotipo de Comercios Unidos de Santurtzi tiene definición, líneas claras y contundentes. Hay sencillez, minimalismo y cumple a la perfección la regla de oro del diseño: “Menos es más”. Pero si prescindimos de la leyenda… ¿Qué es lo que queda?

Logo Comercios Unidos de Santurtzi 2015- - copia

En cualquier caso, debemos felicitar a la asociación por su decimoquinto aniversario y desearle la mejor de las singladuras en este proceloso mar de brumas permanentes al que se enfrenta el pequeño comercio local.

0yate - morado

El pasado martes 7 de abril gracias a una fotografía, la que encabeza esta entrada, realizada y publicada por Alfredo Bilbao Ruiz en el muro del grupo de Facebook Santurtzi y sus gentes nos enteramos de que el maltratado mosaico cerámico que homenajeaba a los niños de la guerra había sido desmantelado. Y poco más tarde, a través del concejal de Cultura, de que va a ser sustituido por otro debido a la imposibilidad de restaurarlo.

Me consta que muchos santurtziarras desconocían la existencia de este mosaico, ubicado en torno a la base de la emblemática grúa del puerto pesquero, que homenajeaba a todos aquellos, sobre todo niños, evacuados a consecuencia de la guerra civil desde el puerto de Santurtzi, durante los meses de mayo y junio de 1937. Casi tantos como los que gracias a sus incívicos comportamientos han “colaborado” para que, además de las inclemencias del tiempo y una mala conservación, el mosaico instalado en octubre de 2006 no haya durado ni nueve años.

1 - copia

Este humilde monumento a los niños de la guerra que fueron evacuados durante los meses de mayo y junio de 1937 desde el puerto industrial y comercial de Santurtzi, no desde el puerto pesquero, y en varias embarcaciones, no solo en el Habana, todo hay que decirlo, se inauguró el 10 de octubre de 2006. Se pretendía con ello, pasados 70 años del comienzo de la guerra civil, recordar a aquellos niños que dejaron para la historia algunas de las escenas más dramáticas vividas durante la contienda.

Habana 1

Más de un centenar de aquellos niños participaron en el acto de inauguración y evocaron amargos recuerdos de aquellos años en el homenaje que durante el 10 y el 11 de octubre de 2006 les rindió el Ayuntamiento de Santurtzi, homenaje que se complementó con una exposición fotográfica instalada en el parque central. Los recuerdos eran muy similares para todos ellos: la huida de los bombardeos y las lágrimas al verse en un barco camino de un país extraño; la vida en el seno de familias de acogida o en instituciones públicas; y el regreso a una tierra arrasada por la guerra y en la que la comida escaseaba.

El historiador Manu Montero aseguró durante una conferencia posterior al descubrimiento de la placa que este homenaje era una iniciativa más que necesaria porque hasta entonces no se había realizado ninguna y un reconocimiento público a los ‘niños de la guerra’ era y es un acto de justicia. Sin duda es necesario recuperar públicamente este aspecto de la memoria histórica local. En conjunto fueron más de 30.000 niños, casi 21.000 desde Santurtzi, los que tuvieron que ser evacuados, por lo que existe una generación marcada que ha compartido algo trágico que los singulariza históricamente. Además, no hay que olvidar que en la Guerra Civil española se produjo por primera vez en la historia el fenómeno de la evacuación de niños al extranjero durante una contienda bélica. De ahí la necesidad de recuperar la memoria histórica de aquel ‘exilio infantil’.

Habana

Este mosaico cerámico compartía evidentes similitudes técnicas y estilísticas con otros murales que podemos admirar en nuestro municipio, de ahí que creo que el autor es el mismo, Paco Presa Merodio (Torrelavega, 1961), responsable del Taller Kastrexana. Si esto es cierto, la obra estaba realizada en la técnica del mosaico de tesela cerámica y modelado en relieve. Las teselas y los modelados se elaboraron en pasta de loza y arcilla roja y decoraron con esmaltes y engobes coloreados cocidos a 1050-1100º C.

Logo Taller Castrexana

No dispongo de una buena fotografía de conjunto pero estas que presento a continuación hablan por si solas del estado en que se encontraba el monumento, fruto del vandalismo, la desidia, la falta de sentido común y de respeto por lo que nos rodea:

Grua niños guerra

Grua niños guerra 1

Igualmente interesantes son las fotografías parciales, de detalle, que nos permiten recordar cómo era el mosaico y observar con detenimiento algunos de los hechos y vivencias representados en él:

Esta imagen puede representar, a la vez, dos hechos incalificables, los primeros ataques aéreos premeditados sobre población civil de la historia. El bombardeo de Durango realizado por la Aviación Legionaria italiana el 31 de marzo y el bombardeo de Gernika el 26 de abril de 1937 por parte de la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana, que combatían en favor de los sublevados contra el gobierno legítimo de la Segunda República.

El transatlántico Habana (uno de los buques empleados para la evacuación, pero no el único). Estaba casualmente en el puerto de Bilbao (sí, ya sé, en Santurtzi) el 18 de julio de 1936 aprestándose para su salida ordinaria hacia América, que fue suspendida. El buque se dedicó a alojar a refugiados procedentes de Gipuzkoa. En enero de 1937 fue requisado para dedicarlo a buque-hospital y finalmente fue el gran protagonista de la evacuación marítima de tantos y tantos niños de la guerra. Realizó seis viajes desde el puerto de Santurtzi. Este es otro dato que se ignora a menudo, recordando únicamente el realizado a Inglaterra. Partió el 6 de mayo rumbo al puerto francés de La Pallice, el 16 de mayo rumbo al puerto francés de Pauillac, el  21 de mayo rumbo al puerto inglés de Southampton, 1 y el 6 de junio rumbo al puerto francés de La Pallice y, finalmente, el 13 de junio rumbo al puerto francés de Pauillac (en donde, sin desembarcar, una parte de los niños fueron transbordados a otro buque y continuaron rumbo a la antigua Unión Soviética).

3 Destinos

14

Los destinos, los países de acogida: Reino Unido, Francia, Bélgica y la extinta Unión Soviética. Se observa que la ikurriña y la Union Jack tienen un diseño similar compatible para hacer mixturas:

Banderas de Reino Unido y Euskadi

Finalmente, otro grupo de imágenes pretenden evocar sentimientos, vivencias, tanto de los niños evacuados como de sus progenitores que los veían partir con mucha pena y, a la vez, con alivio, pensando quizás en un pronto retorno a una tierra en paz.

5 Despedidas

6 Despedidas

7 Despedidas

 En muchos casos no hubo retorno, o este se demoró muchos años.

08

En esta imagen, creo ver la identificación que el Departamento de Asistencia Social del País Vasco colocaba en cada uno de los niños evacuados. Este Departamento era el encargado de los temas relacionados con la evacuación y atención a los refugiados, las residencias de acogida en Francia y Bélgica, las colonias de niños en Inglaterra, etc.

ninos_01 - copia

Espero ver pronto el nuevo mosaico. Ojalá sepamos conservarlo durante muchos, muchos años, tantos como se merece cualquier elemento del patrimonio local. Como he dicho antes, solo es necesario un poco de sentido común, ese del que se dice que es el menos común de los sentidos… Tanto por parte de la administración local como de todos y cada uno de nosotros.

pórtico y barómetro

Bajo el pórtico de la iglesia de San Jorge, empotrado en una hornacina rectangular pasa perfectamente desapercibido un termómetro-barómetro de fabricación moderna que ha perdido, en la actualidad, gran parte de su utilidad gracias a las nuevas tecnologías y aplicaciones para móviles que nos permiten saber al momento y en cualquier lugar la temperatura real, la sensación térmica, la humedad relativa y hasta la velocidad del viento.

Sin embargo, hace más de cien años estos conocimientos no solo eran útiles sino imprescindibles para los abnegados arrantzales que todos los días salían al Abra a faenar en sus frágiles traineras. Consultar un barómetro de precisión no estaba al alcance de cualquiera y conocer de antemano la climatología, pronosticar el tiempo, podía significar, en un momento dado, salvar la vida, si anticipaban una de esas galernas tan típicas de nuestro mar Cantábrico.

Esta es la razón por la cual a finales del siglo XIX en numerosos puertos pesqueros, bien por iniciativa de las autoridades municipales, bien gracias a un generoso benefactor, se instalaron algunos termómetros-barómetros públicos, al igual que tantos relojes mecánicos, tanto para uso de los arrantzales como de los ciudadanos en general, como ya existían en otros muchos puertos pesqueros del norte de Europa. Los numerosos relojes públicos supusieron una transformación radical de las sociedades occidentales, por su influencia en las actividades cotidianas ya que, entre otras cuestiones, regulaban los trabajos y las obligaciones religiosas. Los más escasos termómetros-barómetros no tuvieron tanta importancia pero, sin duda alguna, sirvieron para evitar muchos infortunios. Tampoco podemos olvidarnos de otros instrumentos más escasos aún: los mareómetros y mareógrafos, de los cuales tenemos un ejemplo único en Portugalete.

mareómetro 2

En el caso de Santurtzi, el origen del primer termómetro barómetro no está claro. A esta, como a otras muchas historias relativas a la memoria histórica de nuestro municipio, hemos llegado tarde. Ya no hay testigos vivos ni testimonios fehacientes. Solo conservamos un relato publicado por Jenaro Urtiaga en su imprescindible obra Monólogos de una sardinera santurzana.

Jenaro Urtiaga nos relata una leyenda, la de un joven zapatero que vivía ya a mediados del siglo XIX. Un joven con inquietudes y facultades, autodidacta, que dedicaba sus ratos libres a leer y a estudiar. Cuando se creyó capacitado abandonó su oficio de zapatero y se embarcó como marinero en un barco velero de los que hacían viajes a Ultramar, a Cuba y Puerto Rico, y a Filipinas, las últimas colonias, y a Inglaterra, a donde se exportaba por miles de toneladas el hierro de los montes de Triano.

Pasaron los años y un día un navío del que ya era capitán ancló en el Abra. El joven se había transformado en un hombre ancho, fuerte, no muy alto, de voz autoritaria, recortada perilla y frondoso bigote. Su nombre, según nos cuenta Jenaro Urtiaga, era José Baguineta y desde que fue capitán se empeñó en que le llamasen Don José. Sin embargo, en el pueblo, y a modo de chanza, todo el mundo comenzó a llamarle capitán Butifarra, seguramente porque su físico rechoncho y bajito les recordaba esa clase de embutido. Pues bien, en cierta ocasión, a la vuelta de uno de sus viajes a Inglaterra, el capitán Butifarra trajo desde  Londres un regalo para los arrantzales santurtziarras, regalo que se desembarcó de incognito, para evitar pagar aranceles y arbitrios. La picaresca ha existido siempre…

Respecto a la identidad del capitán Butifarra, después de examinar diversos documentos, entre ellos el censo electoral de 1895, creo que se trata de José Basteguieta, nacido en 1850, capitán mercante de profesión y domiciliado en la plaza actualmente denominada de Juan José Mendizabal. Este marino, era capitán de un vapor mercante llamado precisamente Santurce, propiedad de la naviera Sota y Aznar, a finales del siglo XIX y probablemente hasta 1903, en que el vapor naufragó en las costas inglesas, salvándose toda la tripulación.

8049818_1_l

Otra versión, recogida por Luis Pinedo en sus Apuntes históricos, nos dice que la iniciativa partió del Ayuntamiento que, en 1894, decidió adquirir un barómetro con destino a los marinos y al público. Quizás la persona encargada de adquirirlo en Inglaterra y transportarlo hasta Santurtzi fuera el mencionado capitán José Basteguieta y de ahí la leyenda antes citada.

En cualquier caso, se trataba de un moderno y completo termómetro-barómetro que se instaló en un principio en el portal de la antigua casa consistorial. Cuando se derribó para construir la actual, más o menos en el mismo solar, allá por 1903, el aparato fue colocado en un nicho u hornacina excavada en uno de los contrafuertes de la iglesia de San Jorge, a la derecha de la puerta de acceso, bajo el pórtico. Y ahí continuaría como testigo de la intensa relación de nuestro municipio con la mar, si no hubiese sido robado en una fecha indeterminada, a finales del siglo XX, más o menos cuando cumplía 100 años de su llegada a Santurtzi. Poco antes fue víctima de un acto de vandalismo. Un buen día amaneció roto y su mercurio derramado sobre las losas del pórtico. Reparado y sometido a una profunda limpieza, nuestro instrumento volvió a lucir reluciente en su emplazamiento habitual hasta que poco después descubrimos que lo habían robado. Las circunstancias de este delito que nos ha privado de un elemento fundamental de nuestro patrimonio histórico permanecen ignotas.

Respecto al aspecto y características de nuestro añorado termómetro-barómetro también andamos escasos de información. Tenemos que volver a recurrir a Jenaro Urtiaga que ofrece algunos datos. Se trataba de un instrumento fabricado en Inglaterra en la última década del siglo XIX por una prestigiosa casa inglesa especializada en este tipo de instrumental científico y óptico, Negretti & Zambra, fundada en 1850 por Enrico Angelo Ludovico Negretti (1818-1879) y Joseph Warren Zambra (1822-1887). Tal era la fama de sus instrumentos que fueron nombrados proveedores oficiales de la reina Victoria, del príncipe Alberto y de su hijo, el rey Eduardo VII, así como del Observatorio Real, de la Armada del Reino Unido, etc.

Al principio, los arrantzales se mostraron escépticos en cuanto a la validez y utilidad del aparato y preferían seguir oteando el horizonte desde la atalaya de Mamariga, junto a la ermita de la Virgen del Mar, para adivinar desde allí el tiempo futuro. Pero, poco a poco, fueron comprobando que aquel instrumento acertaba casi siempre y comenzaron a reunirse en torno a él los atardeceres en los que había dudas sobre el tiempo del día siguiente. Incluso se le dedicó unos versos:

Al termo-barómetro

 Aparato moderno, preciso y valioso,

Barómetro querido, más que el oro precioso.

Te adoramos si anuncias tiempo bueno y hermoso.

No te odiamos si indicas que será tormentoso.

¿Por qué?

Porque mucho nos ayudas

al predecirnos que vienen

las galernas.

Porque por ti hay menos viudas

aunque casi se nos llenen

las tabernas.

Porque del puerto zarpamos

si tiempo de navegar

vaticinas.

Y anchoas y atún pescamos

y otros peces de la mar,

y sardinas.

A día de hoy desconocemos el aspecto externo del termómetro-barómetro. No se conoce ninguna fotografía antigua ni ningún testimonio escrito que lo describa. Tres son las posibles alternativas que propongo, por ser los modelos de la época más frecuentes en los puertos británicos que, sin duda, serían los ejemplos a imitar:

2 Termómetro barómetro-6 (1880)

Como siempre, cualquier comentario al respecto será bien recibido.

Euskaraz irakurri nahi baduzue, sakatu ondoko esteka honetan.

 

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 173 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: