Feeds:
Entradas
Comentarios

jornadas-baiona-2016

El sábado 8 de octubre las asociaciones GHFPBAM y ANTZINAKO organizan los III Topaketak, los terceros encuentros transfronterizos de genealogía e historia local, conmemorando además el 30 aniversario de la constitución de la primera asociación y el 10 de la segunda.

logo ghf

logo-antzinako[1]

Con la participación de representantes de numerosos organismos,  instituciones y asociaciones relacionadas con la materia, se ofrecerá un variado e interesante programa de conferencias y presentaciones que tendrá lugar en la Maison des Associations en Baiona (Allée de Glain, 11).

El programa detallado de la jornada es el siguiente:

  • 09:30. Apertura de puertas al público.
  • 10:15. Taller de divulgación (30 minutos)
  • 11:00. Conferencia titulada ADN y Genealogía impartida por el profesor de la EHU/UPV Fernando Rendo Fornet (Sekuentziazio eta Genotipo Azterketen Atala, Genomika Zerbitzua / Unidad de Secuenciación y Genotipado, Servicio de Genómica).
  • 11:45. Vino de honor.
  • 14:00. Conferencia titulada Basques et Bayonnais à Saint-Domingue impartida por Jacques de Cauna (docteur d’Etat (Sorbonne), CNRS/EHESS CIRESC Chaire d’Haïti à Bordeaux).
  • 15:30. Conferencia titulada La Transmission impartida por Jon Etcheverry-Ainchart.
  • 17:00. Presentación del proyecto Euskal Deituren Hiztegi Historikoa / Dictionnaire Historique des Noms de Famille Basques por el filólogo Ander Ros Cubas, secretario de la asociación Sociedad Vasca de Onomástica.
  • 18:30. Clausura de la jornada.

Durante todo el día, de 09:30 a 18:30, el público será asesorado por las asociaciones genealógicas participantes y podrá visitar dos interesantes exposiciones: l’Argentine des Basques y Costumes traditionnels basques (Orai-Bat). Además, una visita a Baiona y a su museo vasco siempre es interesante.

3 Sardinera Eguna

Con motivo del 50 aniversario de la inauguración del monumento a la sardinera, el Ayuntamiento organizó en 2014 una fiesta popular, el primer Sardinera Eguna, con vocación de perdurar en el tiempo con sucesivas ediciones. El año pasado, se aprovechó la segunda edición para recuperar un elemento muy importante dentro del patrimonio etnográfico santurtziarra: la amplia cesta que llevaban las sardineras sobre sus cabezas.

Cesta de sardinera

Este año se celebra la tercera edición de esta fiesta que pretende rendir homenaje a todas las mujeres de Santurtzi a través de las sardineras, la figura femenina más popular del municipio, icono, santo y seña de identidad de nuestro pasado.

Monumento a la sardinera en Santurtzi-1 (1967)-2

Como este año se conmemora también el centenario de la construcción de la actual sede de la Cofradía de Pescadores de San Pedro, la Casa para Venta del Pescado, el próximo sábado 1 de octubre se realizará un homenaje a todos aquellos santurtziarras de nacimiento o de adopción que han trabajado o trabajan actualmente en la pesca, la industria genuinamente santurtziarra. Nuestros arrantzales estarán representados por su Cofradía de Pescadores, entidad que, durante el último siglo, ha sido un referente en la vida del municipio.

imagen de portada cofradia morado

Santurce El Muelle,año 192

El programa de actividades, amplio y variado, aunque quizás falta algún acto más serio (una conferencia sobre la historia de la entidad y su sede, por ejemplo), culminará con una típica sardinada a las 19.30 horas.

cartel-3-sardinera-eguna


portada

Hoy, 19 de septiembre, se cumplen 120 años de la creación de una institución que, aunque transformada al compás de los tiempos, aún pervive en nuestro municipio: el hospital-asilo, hoy Residencia Nuestra Señora de Begoña.

Como sucede con otros muchos aspectos de nuestro municipio, su historia está todavía por escribir y su génesis presenta algunas lagunas. Al parecer, el hospital-asilo nació en 1896 como una institución benéfica de carácter privado, creada por las “fuerzas vivas” de Santurtzi, como era habitual a finales del siglo XIX, cuyo objetivo era paliar las necesidades asistenciales de la población más desfavorecida (pobres, huérfanos y ancianos).

Antes de su creación, las personas de nuestro municipio que necesitaban de tal asistencia eran ingresadas en la Santa y Real Casa de Misericordia de Bilbao, popularmente denominada La Misericordia. Este antiguo orfanato reconvertido en residencia de ancianos fue fundado en 1774. El edificio actual se construyó en el último tercio del siglo XIX sobre el solar de otro asilo, el de San Mamés, extinguido en la época de la desamortización. A su financiación contribuyó, al parecer, Cristóbal de Murrieta.

asilo-san-mames

foto-misericordia

En la documentación municipal aparece denominado como asilo de San Mamés porque su capilla estaba dedicada a este santo, un niño mártir que, según la leyenda, amansó a los leones a los que fue arrojado por sus verdugos. Este es el origen del nombre del estadio de fútbol del Athletic Club y el apelativo leones que reciben sus jugadores.

asilo-san-mames-2

Respecto a nuestro asilo, no puedo apuntar con certeza quiénes contribuyeron y cómo se constituyó la institución santurtziarra, de la que se tiene alguna vaga y confusa noticia en el periodo 1885-1895 referida a un barracón donde se aislaba a los enfermos de cólera sobre cuya ubicación hay opiniones dispares (Campo Grande, donde luego se edificaría el hospital San Juan de Dios, o Fontuso).

Lo que es seguro es que el 19 de septiembre de 1896 se inauguraba su sede, construida en el barrio de Fontuso. Ese día, el párroco de San Jorge, Marcos de Izpurua, como presidente del Hospital-Asilo particular comunicaba oficialmente al alcalde el acontecimiento: Tengo el honor de participar a usted que, hallándose habilitado dicho establecimiento para asilar en él a pobres desgraciados, según Reglamento aprobado por el Gobernador de la provincia… se ofició que pueda darse apertura… También informaba de que la cuota diaria por asilado sería de una peseta con cincuenta céntimos.

De esa edificación no he encontrado imágenes claras e inequívocas porque, como he comentado antes, de la primera etapa del hospital-asilo hay muy poca información. Sin embargo, me atrevo a proponer, con muchas reservas, un candidato: un extraño edificio que aparece en una postal de 1903-1904.

16-4-escaner

A comienzos del siglo XX, las crecientes necesidades asistenciales de la población aconsejan que la gestión del asilo sea asumida por el propio Ayuntamiento que, por otra parte, ya sufragaba la asistencia de los enfermos asilados en él por carecer de recursos económicos. Así pues, en 1904 se cede la titularidad del hospital-asilo particular al municipio y el Ayuntamiento decide reconstruir el edificio dotándole de mayor capacidad y mejores servicios.

El proyecto lo realiza el arquitecto municipal, Emiliano Pagazaurtundua, autor también de la casa consistorial  y de la casa para venta del pescado, y lo ejecuta Narciso Garay, contratista de obras, por la suma de 90.000 pesetas, de las cuales la Diputación subvencionó el 20%. La nueva construcción contaba incluso con gallinero y cuadra. El agua corriente llegaría en 1906 y aprovechando las obras se instaló una fuente pública para dar servicio al barrio de Fontuso. Separado del asilo, a la izquierda, se construyó o reformó una edificación preexistente (el referido barracón) para asistir a las personas con enfermedades infecciosas.

En las siguientes imágenes podemos ver:

  • una perspectiva desde lo alto de Fontuso o Cueto, de 1915 aproximadamente, con el asilo a la derecha y la casa para tuberculosos a la izquierda.

3-copia

  • una vista frontal, más tardía (de mediados de los años 30), en la que se aprecia la fachada, casi simétrica, articulada en cinco cuerpos más dos anexos a los lados: una doble logia o galería porticada a la izquierda y un edificio más bajo, del que desconozco su finalidad, a la derecha.

1-antiguo-asilo-5

antiguo-asilo-2

Otra de las prestaciones que proporcionaba el hospital-asilo durante estos primeros años de existencia era la de ofrecer una comida caliente diaria a personas sin recursos, incluyendo a los alumnos más necesitados de la escuela pública, sobre todo en invierno. Y, andando el tiempo, hacia 1918, surgiría la denominada casa cuna comunicada con el edificio principal por una pasarela elevada (a este espacio se le  denominaba popularmente el túnel). Esta casa cuna, cuya función era cuidar durante el día a los hijos pequeños de los trabajadores, parece ser que estaba ubicada en el conjunto de casas para obreros subvencionadas por la benefactora Aurora Vildósola y proyectadas por el arquitecto, jarrillero de adopción, Santos Zunzunegui Echevarria en elegante estilo neovasco.

En el siguiente mapa se marca en rojo la ubicación aproximada de los edificios: el asilo señalado con el número 1, las casas para obreros con el 2 y el edificio para tuberculosos con el 3.

mapa-de-situacion-del-asilo

Y con las siguientes fotos, fechadas en 1960, 1965 y comienzos de los años 70 del pasado siglo, nos podemos ubicar aún mejor. Se reconoce fácilmente el grupo 8 de marzo (antes Víctor Sáez) en las tres imágenes. Y en las dos primeras se puede ver, desde dos perspectivas opuestas, el grupo de casas para obreros.

santurtzi-1960-aerea-234-2

santurtzi-1967-07-23-aerea-234-10

En febrero de 1914 el Ayuntamiento acuerda hacer desaparecer el carácter de hospital que tenía aún el hospital-asilo manteniendo su nombre tradicional. A la vez acuerda subvencionar al Santo Hospital Civil de Basurto con 500 pesetas anuales para que los enfermos de nuestro municipio puedan recibir asistencia en él.

La institución, ya municipal, se benefició de donaciones particulares, como la herencia recibida en 1913 de las acaudaladas próceres locales Eusebia Ubarri Capetillo (prima por parte de madre del conde de San José de Santurce, fallecida soltera en 1909) y de  la más conocida Aurora Vildósola de los Campos, fundadora del Patronato Santa Eulalia, que costeó las obras de ampliación del asilo y la construcción de la nueva capilla en 1924. Otra fuente de financiación fue la famosa rifa benéfica a la que ya he dedicado una entrada.

sardinera-1954

La asistencia de los enfermos y ancianos se encomendó a religiosas de la orden de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul entre las que destacó sor Natividad Homedes, a la que se dedicó una calle en las proximidades del asilo en 1961.

rondalla-2

Bruno Alegría Corral (Burgos, 1884 – Santurtzi, 1973), que ejerció como médico titular del municipio entre 1918 y 1954, era el que velaba por la salud de los acogidos en el asilo.

Bruno Alegría

A finales de los años 60 del siglo XX se percibe la necesidad de modernizar tanto el edificio como las prácticas asistenciales. Se busca una nueva ubicación, que se encontrará en el barrio de Villar. A comienzos de 1970 se procede a la enajenación y agrupación de diversas fincas para construir un nuevo asilo, denominado desde ese momento residencia de ancianos. El 25 de junio de ese año se acuerda crear la Fundación Pública del Servicio de la Residencia de Ancianos de Nuestra Señora de Begoña (desconozco el porqué de la elección de esta denominación) y se aprueban sus estatutos. Y el 1 de febrero de 1971, hace 45 años, el Ayuntamiento da cuenta de la resolución del Ministerio de Gobernación que aprueba el expediente de creación de la referida fundación pública y se nombra la primera  junta de gobierno de la refundada institución. Con la construcción de la sede actual y el traslado de los ancianos ingresados el viejo edificio queda sentenciado. En su antigua ubicación permanecerá en funcionamiento la capilla hasta 1976.

residencia-1

Con el tiempo los estatutos se reformarán, adecuándose de nuevo a los tiempos, y desde 1995 la institución es un organismo autónomo local denominado Residencia Nuestra Señora de Begoña.

residencia-nuestra-senora-de-begona

Como siempre, toda colaboración para corregir, precisar o completar la escasa e imprecisa información que he encontrado sobre el hospital-asilo será bien recibida.

Playa de miami sepia

Con la llegada de septiembre se anuncia el final del verano y de la temporada de baños de mar, una costumbre que se popularizó a mediados del siglo XIX. Santurtzi se convirtió en una pintoresca aldea que acogía a distinguidos veraneantes que disfrutaban del estío entre baños en Loliso y fiestas en sus mansiones edificadas sobre el acantilado.

baños de ola

En los felices años veinte comenzó a ponerse de moda tomar el sol pero para entonces el relleno había hecho casi desaparecer el arenal de Peñota, reducido a su mínima expresión. A finales de los años 50 sobre los restos de la antigua playa se construyeron las piscinas de Portugalete.

Playa Portugalete obras

Sin embargo, casi al mismo tiempo y durante una década, más o menos, los santurtziarras pudieron disfrutar de una playa urbana, paralela a la calle Itsasalde, que comenzaba a ser denominada popularmente como calle del dólar. El relleno de la costa entre el puerto pesquero y el rompeolas se intensificó a partir de 1949. Y como consecuencia de las obras de construcción de los diferentes espigones se creó la playa con la arena dragada y acarreada en gánguiles. Y no sé si fue casualidad o no, pues desconozco su origen, pero a este arenal artificial se le denominó playa de Miami. También se la conocía con el nombre de playa del Higarillo. La siguiente imagen está datada en 1949.

higarillo

Unos años después, ya comenzado el relleno y desde la perspectiva opuesta. Se pueden ver las vías del ferrocarril al puerto.

playa-de-miami-y-vias

playa-y-vias

A continuación una vista aérea de 1956 en la que se observa la playa en el centro de la imagen y una imagen actual para poder comparar:

SANTURTZI 1956, recortada

Vista aérea actual

Como la conclusión de las obras se demoró algunos años, los santurtziarras de entonces disfrutaron del arenal casi a pie de calle. Solo tenían que bajar por la campa La Llana, sortear las vías del tren y la carretera de acceso al puerto franco por el paso elevado de la plaza del ancla y listo. También tenía acceso junto a los antiguos bolintxes, donde los arrantzales guardaban aparejos y demás utensilios de pesca.

Hacia 1960, el desguace de embarcaciones comienza su actividad en la zona y sus desechos arruinan el entorno.

SANTURTZI, 1960, Aérea, 234-1

SANTURTZI, 1960, Aérea, 234-2

SANTURTZI, 1960, Aérea, 234-3

Así concluye la existencia de esta efímera playa que dejó muy buenos recuerdos entre los santurtziarras que la disfrutaron, como demuestran las siguientes imágenes, tomadas de la web santurtzi.biz:

Playa de Miami 3

Playa de Miami 13

Playa de Miami 12

Playa de Miami 11

Playa de Miami 10

Playa de Miami 7

Playa de Miami 6

Playa de Miami 5

Playa de Miami 9

Playa de Miami 8

Playa de Miami 4

Playa de Miami 2

Por último, me gustaría reiterar que esta playa tenía fecha de caducidad, que no nació con vocación de permanencia en el tiempo. No se trató de un precedente de la playa artificial en el puerto de Zierbena. Los santurtziarras del momento la disfrutaron mientras pudieron pero sabían de antemano que un día desaparecería enterrada bajo el hormigón de los muelles.

puerto-zierbena 2

Tengo que agradecer a Nieves Blanco Arrizabalaga su colaboración para documentar esta entrada. Cualquier otra información será bien recibida.

Cabecera EnSanturtzi.com

Séptimo artículo de la serie, publicado en el número 109 de ensanturtzi.com en la sección Santurtzi Ezagutu: pequeños fragmentos de la historia de Santurtzicorrespondiente al mes de septiembre.

santurtzi-ezagutu-7

portada 2

Continuamos con la historia de las bandas de música en Santurtzi…

Comentaba en la entrada anterior que la banda municipal de música quedó disuelta a finales de 1936 en plena guerra civil. El ejército faccioso ocupó nuestro municipio el 22 de junio de 1937 y el nuevo Ayuntamiento franquista se constituyó dos días después. El director de la banda de música, Fermín Fernández Chalar, había permanecido residiendo en Santurtzi, cobrando dos tercios de su sueldo como excedente forzoso, pero para agosto de 1937 ya se había trasladado a su Estella natal.

El nuevo Ayuntamiento franquista no planeó reconstruir la banda de música sino crear una banda de tambores y cornetas para que las organizaciones juveniles de Flechas y Pelayos y los hombres de la denominada Segunda Línea pudiesen desfilar marcialmente en esos alardes tan del gusto del régimen. Así pues, solicitaron a Fermín Fernández Chalar que regresara, se reintegrara en su puesto de trabajo y organizara esa banda así como una academia de solfeo. Pero el director no aceptó y renunció a su puesto. Para ocupar el cargo de director de la banda de tambores y cornetas de la Legión Juvenil, así como para instruir en solfeo y temas afines a los jóvenes del municipio, el Ayuntamiento designó a Victoriano Larrarte, organista de la parroquia de San Jorge.

En lo que concierne a los bailes en el parque, estos estuvieron prohibidos durante toda la guerra civil. Al concluir, el 1 de abril de 1939, comenzaron poco a poco a permitirse de nuevo. Ese mismo año se celebraron bailes amenizados musicalmente gracias a una radio y sus correspondientes altavoces, como durante el periodo inmediatamente anterior al comienzo de la guerra, con la banda suspendida. El servicio (un determinado número de días a la semana) lo ofrecía un particular a cambio de un canon que debía pagar al Ayuntamiento. Así transcurrieron los difíciles años de la posguerra, los años del hambre.

Puntualmente se celebraron conciertos de bandas de música (de otros municipios, militares, etc.) contratadas al efecto para tocar en días señalados, las fiestas patronales. Como este procedimiento no resultaba ni práctico ni barato y, por otro lado, no había ninguna intención de resucitar una banda municipal de música, en 1947 se resolvió establecer un calendario de fiestas de verano y convocar un concurso para que una misma banda actuara todos los domingos y días festivos. Se adjudicó a la Banda Particular Bilbaína dirigida por Aureliano Martínez Aguirre, a la que se le renovó el contrato en 1948.

Para el bienio 1949-1950 se volvió a convocar un nuevo concurso en el que la Banda Particular Bilbaína se vio superada por la Unión Musical Vizcaína, dirigida por Antonio Sáez Rojo, porque esta última garantizaba que todos sus miembros actuarían perfectamente uniformados que, para el Ayuntamiento, era una  condición indispensable.

En esta agrupación musical participaban muchos músicos que años antes habían pertenecido a la antigua banda municipal de música. Se había constituido en Bilbao en 1948 y fue reconocida y autorizada a comienzos de 1949. En 1986, siendo su presidente Juan Cruz Braceras Negrete, renovó sus estatutos y trasladó su sede a Santurtzi denominándose en lo sucesivo Agrupación Musical Unión Musical Vizcaína de Santurce y, ya en la actualidad, Banda de música de Santurtzi / Santurtziko Musika Banda “UNION MUSICAL VIZCAINA”.

De sus primeras décadas José Miguel Medrano Agirre me ha facilitado las siguientes fotografías:

1951

1954

1970

De todos los intérpretes de esa época, se recuerda, con especial cariño, al saxofonista Gaspar Arribas Martínez, hermano del que fuera el último alcalde republicano de Santurtzi, Mariano Arribas Martínez (07-03-1936 # 24-06-1937).

Gaspar Arribas Martínez (músico) 1.984-02-04 - copia

Entre 1997 y 2000 la banda de música pasó por momentos muy duros y estuvo casi al borde de la desaparición debido a la falta de apoyo del Ayuntamiento. Sin embargo, consiguió salir adelante. En la actualidad, está compuesta por 40 intérpretes, algunos de los cuales son músicos profesionales con dilatada experiencia en la escena musical de Bizkaia.

Su director desde 1990 es el santurtziarra José Miguel Medrano Agirre. Dos han sido los objetivos que se ha marcado durante todo este tiempo. En primer lugar, abrir el grupo a todo el municipio, colaborando con casi todas las asociaciones culturales de la localidad. En segundo lugar, fomentar el relevo generacional para que la agrupación musical perviviese. En este sentido, la Escuela de Música de la localidad, creada en 1979, debe ser, a juicio de su director, la base fundamental de la banda se sustente. Como resultado, a día de hoy, la mitad de los intérpretes son de Santurtzi y hay una gran dosis de juventud.

Santurtzi Musika Eskola

En la última década, con la colaboración del Ayuntamiento y el Serantes Kultur Aretoa, la banda ofrece conciertos abiertos al público en distintas instalaciones de Santurtzi a lo largo de todo el año, aunque en opinión de muchos santurtziarras  el número de actuaciones debería ser mayor. Además de contar con un repertorio variado, en los últimos años también ha colaborado con solistas, grupos de rock y distintas agrupaciones vocales. Sus espectáculos, como el ya clásico concierto durante las fiestas del Carmen, tienen una acogida extraordinaria por parte del público santurtziarra.

Por su dilatada experiencia musical y su extraordinaria labor, la banda de música ha sido reconocida en el municipio en varias ocasiones, recibiendo los siguientes galardones: el Premio Santurtzi 2012 y el Premio Sardina de Plata 2016. Así mismo, su actual director, José Miguel Medrano Agirre, ha recibido, este año, el Premio Santurtzi a toda una trayectoria de 25 años al frente de la banda, aunque ya formaba parte de la misma desde 1984.

Y a mí, sorprendido por la inexistencia de un logo que la identifique corporativamente, se me ha ocurrido homenajearla diseñando uno que espero que les guste.

nuevo logo banda

Para finalizar, un listado de los sucesivos directores de la banda de música entre 1949 y 2016, que espero mejorar con vuestra colaboración:

  • 1949-19?? – Antonio Sáez Rojo
  • 19??-19?? – Manuel Hueda de Icaza (que también fue subdirector de la de Portugalete)
  • 19??-19?? – Félix Beitia
  • 19??-1990 – José Luis Castro Peña

  • 1990-2016 – José Miguel Medrano Agirre, a quien agradezco su cooperación para la realización de esta entrada.

portada 1

Este año se cumplen 140 desde la creación de la primera banda de música de la que se tiene constancia en Santurtzi y 30 desde la inscripción, un 18 de agosto, de la Unión Musical Vizcaína, la actual banda de música de Santurtzi, en el Registro de Asociaciones del Gobierno Vasco. Así pues, se me presenta una magnífica oportunidad para tratar este interesante tema que, por razones de espacio, voy a desarrollar en dos entradas consecutivas.

En el último cuarto del siglo XIX, el Santurtzi de la Belle Époque no podía concebirse sin disponer de una banda de música (agrupación musical formada básicamente por instrumentos de viento y percusión) que amenizara las fiestas, que no se entendían sin música y bailes, sustituyendo al tradicional músico tamborilero, para deleite de vecinos y forasteros. Y en ese contexto debe de nacer la banda de música La Santurzana, que se constituye hace 140 años, el 20 de junio de 1876, como asociación musical cuyo primer presidente fue Claudio Murrieta Cabieces, que unos años después sería alcalde del municipio. Sin embargo, me extraña que este dato, tomado del primer volumen de la Historia de Santurtzi de J. Víctor Arroyo Martín, no se cite en el inédito y documentado trabajo de investigación realizado por Jenaro Urtiaga sobre las bandas de música en Santurtzi.

Según nos cuenta Jenaro Urtiaga,  hacia 1880 las bandas de música que se contrataban al efecto (de otros municipios, bandas militares, etc), ofrecían numerosos conciertos veraniegos en la entonces plaza pública del casco de Santurce, la plaza del solar o del común, denominada entonces plaza de la Constitución y hoy de Juan José Mendizabal. Su escenario era un estrado o plataforma de madera elevada, desmontable, próxima a la iglesia de San Jorge, a la parte eliminada de su pórtico y sin techumbre que protegiera a los músicos de las inclemencias del tiempo. Precisamente, cuando llovía, banda y público se resguardaban bajo el pórtico y continuaban con la diversión, que ocasionó más de una queja por parte del párroco de San Jorge.

Kiosko Iglesia San Jorge en 1900 (probable) lado norte

En 1885 el Ayuntamiento comenzó a valorar la posibilidad de organizar una banda de música municipal, aprovechando que el coronel del Regimiento de Infantería de África, que tenía alguna relación con Santurtzi, le ofreció la posibilidad de adquirir algunos instrumentos sobrantes de la banda de música del regimiento. El Ayuntamiento aceptó la propuesta y adquirió a mediados de octubre de 1885 dos bajos, tres fliscornos, tres cornetines, tres trombones, un barítono, un bombardino, un requinto, tres clarinetes y dos saxofones por 275 pesetas. Con estos instrumentos se podía formar el embrión de una banda de música. Los demás (flauta, trompa, trompeta) llegarían poco a poco y el bombo, tambor y platillos eran de fácil adquisición. Solo faltaba encontrar a los intérpretes.

Desde que el prócer local Cristóbal Murrieta regalara un órgano para la iglesia de San Jorge en 1852 no faltaba en el municipio un organista, empleado del Ayuntamiento, contratado al efecto. En 1882 se había hecho cargo del puesto el navarro Antero Puy [o Puig] Mendiri que, además, era profesor de música y enseñaba canto a los niños del coro de tiples. El Ayuntamiento, una vez adquiridos los instrumentos, encargo a Antero Puy que enseñara solfeo y el manejo de los instrumentos a una veintena de jóvenes del municipio. Como auxiliar para enseñar a los nuevos músicos se encontraba Domingo Amestoy, maestro de instrumental. En 1886 el Ayuntamiento cesa a Antero Puy como director y profesor de la naciente banda de música para que se dedicara en exclusiva a su labor como organista en San Jorge.

Pero la banda de música recién constituida presentaba un problema al estar constituida por músicos aficionados que no tenían dedicación exclusiva. No podían abandonar sus respectivos trabajos para tocar en determinados días que no eran fiesta de carácter oficial. Así que, el Ayuntamiento, después de discutir la cuestión, resolvió disolver la recién creada banda de música municipal.

Desde ese momento, otras bandas de música animarán las fiestas, contratadas mediante un convenio municipal como el que se estableció en 1890 con La Santurzana por el que el Ayuntamiento, en atención a favorecer los intereses de los músicos aficionados de la localidad, y perseverante con las condiciones que hasta la fecha ha venido dispensando desde su fundación… acuerda contratar a la banda de música, representada por su director, con arreglo a una serie de condiciones. De todas ellas me parece interesante destacar las siguientes:

– La banda de música se compondrá de, al menos, 12 músicos, incluido su director que actuará como representante de la misma ante el Ayuntamiento.

– Ningún músico podrá, durante el tiempo que dure la contrata, abandonar la banda o dejar de tocar sin motivo justificado, dejando, en cualquier caso, su instrumento en beneficio de la banda.

– El director podrá incorporar a nuevos intérpretes para completar la banda o para sustituir a los músicos que se den de baja, siendo preferible que estos sean de la localidad.

– Cada sesión constará de 6 números musicales como mínimo, con intervalos de 15 minutos de descanso.

Se detallan, además, las fiestas en las que se requerirán los servicios de la banda de música. A modo de ejemplo, en 1897, la banda de música actuó en las siguientes 23 ocasiones, en el Concejo de Santurce:

1

El carácter particular de la banda se hace evidente en 1896 cuando el Ayuntamiento pretende nombrar al director, en la persona de Agustín Ortigosa Urquijo. La queja de los músicos fue rápida y por medio de un escrito solicitan al Ayuntamiento que revoque o desista del referido nombramiento puesto que hasta hoy y en lo sucesivo es banda de música particular.

Una de las primeras plantillas de la banda de música que podemos citar es la compuesta por los siguientes intérpretes, músicos aficionados excepto su director (entre paréntesis, sus profesiones, según el censo electoral de 1895):

2

A comienzos del siglo XX, volvemos a encontrar diversas referencias a la banda de música en los libros de actas del Ayuntamiento. Sin embargo, son lo suficientemente imprecisas como para no poder asegurar si se trata de una banda municipal o contratada. A finales de 1901, Agustín Ortigosa proponía al Ayuntamiento formar una banda de música. Su solicitud quedó pendiente de estudio. Mientras tanto, Antero Puy seguía siendo director de una banda, radicada en Santurtzi. El 18 de enero de 1902, el Ayuntamiento acuerda aceptar la solicitud de Agustín Ortigosa para ser nombrado director de una banda municipal de música y oficia a Antero Puy para que presente el inventario de instrumentos musicales (al parecer, de propiedad municipal).

Su primer reglamento se aprueba el 18 de noviembre de 1905 y, en consecuencia con lo dispuesto en el mismo, se debe proceder a reorganizar la banda municipal de música. Así, en 1906, el Ayuntamiento sacó a concurso las plazas de director, subdirector y músicos. Se nombró director a Pedro Crespo al que se le adjudicó un sueldo de 1.500 pesetas. Las obligaciones de su cargo eran las siguientes: actuar, junto con el resto de miembros de la banda de música, durante las fiestas de los diferentes barrios del municipio (pasacalles y procesiones), todos los domingos del año (sobre todo en temporada de verano), en actos oficiales del Ayuntamiento y, además, enseñar a nuevos jóvenes para que engrosaran la banda según fueran aprendiendo y se produjeran bajas.Y así, en la primera procesión del Carmen, en 1907, detrás de la imagen de la Virgen, desfiló la banda de música con su director Pedro Crespo al frente. La única fotografía correspondiente a las primeras ediciones de la procesión marítima en las que aparece la banda de música es la siguiente, inédita hasta ahora, fechada hacia 1910-1912, que me ha facilitado una colaboradora del blog, vecina de Mamariga:

1910-1912

En febrero de 1910 se cesó a Pedro Crespo y se nombró, en su lugar al tolosarra Estanislao Gorrochategui Sagastume, con un sueldo de 1.750 pesetas. Con Gorrochategui al frente la banda de música participó por primera vez en un concurso, organizado por el Ayuntamiento de Bilbao a celebrar en agosto de ese mismo año. Desconozco el resultado. Ese mismo año se decidió que el kiosko de madera desmontable no era adecuado para la categoría que estaba adquiriendo la banda de música y se acordó la necesidad de edificar uno nuevo, más amplio y, sobre todo, cubierto. El relleno del viejo puerto en esos años permitió que el kiosko de música se instalara al otro lado de la iglesia de San Jorge, en donde se había formado un amplio espacio llano que poco después sería destinado a parque público. Las siguientes fotografías están tomadas, al parecer, en 1914:

Kiosko Iglesia San Jorge en 1910 (probable)-2

Romería en 1914 (el kiosko sin construir)

14054635_1131329130222849_173488293_n

La banda de música bajo la dirección de Gorrochategui progresaba en calidad musical y número de intérpretes. Y se vio la necesidad de que el director contara con algún colaborador para asistirle en sus muchas obligaciones. En 1913 se nombraba subdirector y profesor de instrumentos de madera a Daniel Pereda Ayo, que era miembro de la banda, que seguía formada, como siempre, por músicos sin dedicación exclusiva. De esa época tenemos tres interesantes fotografías, las dos primeras tomadas en Mamariga, fechadas entre 1915 y 1917:

Banda de música 1915

Banda de música 1915-3

1917 desfile procesión-2

En 1918 ya se dispone en el centro del recién inaugurado parque de un hermoso kiosko de piedra, el actual, diseñado por el arquitecto Emiliano Pagazaurtundua. Ese mismo año la banda participó en un certamen en Bilbao y debió quedar en un meritorio puesto.

Calendario 2007-2

1924

En 1922 Estanislao Goorochategui dejó su puesto de director de la banda para pasar a ser interventor del Ayuntamiento y fue sustituido por Daniel Pereda, cargo en el que estuvo dos años y al que renunció, así como a su participación en la banda, por motivos laborales. Se nombró en su lugar a Tomás Mancisidor y subdirector a Plácido Hormaechea.

A este periodo corresponden dos buenas fotografías tomadas en 1923:

Banda de música 1923-2

Banda de música 1923

Pero el 31 de agosto de 1924 la banda de música no actuó según lo previsto en una recepción a los reyes porque estos se habían demorado en llegar al Sporting. En consecuencia, el Ayuntamiento destituyó al director y a todos los músicos. Santurtzi se quedaba de nuevo sin banda de música.

Sin embargo, una banda de música era imprescindible y en 1925 se vuelve a conformar después de convocar el correspondiente concurso para designar a su nuevo director, que resultó ser el navarro Fermín Fernández Chalar. Este logró formar una numerosa y espléndida banda en muy poco tiempo. La banda se renovaba sin cesar, nutriéndose de los alumnos que el director formaba. Como subdirector y asistente se nombró a Federico García Vallejo. No obstante, como a lo largo de toda su historia, los músicos no lo eran a tiempo completo, no tenían dedicación exclusiva. A excepción del director (que era considerado trabajador municipal), vivían de sus respectivos salarios, jornales o ingresos procedentes de sus trabajos por cuenta propia o ajena.

Es muy conocida la siguiente fotografía de la banda al completo tomada, al parecer, en 1931:

Banda de música 1931-2

En 1934, en el marco de una difícil coyuntura económica y política, el Ayuntamiento (en realidad una comisión gestora) decidió suprimir y disolver la banda de música. Su director solicitó una excedencia y volvió a su Estella natal. Se inicia un procedimiento contencioso-administrativo entre los miembros de la banda de música que quieren verse reconocidos como trabajadores municipales y el Ayuntamiento que, amparándose en la difícil coyuntura económica y otras consideraciones legales, se niega en redondo.

La labor realizada por la banda de música fue sustituida en 1935 por una radio y varios altavoces portátiles, instalados en el kiosko de música y trasladados a cada barrio en sus respectivas fiestas,  que, además, tenía que sufragar el público asistente a los bailes. La empresa arrendataria de este servicio pagaría 100 pesetas al Ayuntamiento en concepto de canon y estaría autorizada a cobrar 10 céntimos por cada baile. También se contrató puntualmente a otras bandas de música.

En 1936 el Ayuntamiento cambia de signo político y acuerda restaurar la banda de música. Pero la magnífica progresión de la banda bajo la batuta de Fermín Fernández Chalar se truncó definitivamente con el comienzo de la guerra civil. El sábado 18 de julio el concierto tuvo que suspenderse y la banda de música nunca más volvió a reunirse. Los acontecimientos subsiguientes condujeron a su disolución definitiva el 18 de diciembre de 1936.

Para finalizar, un listado de los sucesivos directores de la banda municipal de música entre 1902 y 1936:

  • 1902-1905 – Agustín Ortigosa Urquijo (Herce, 18?? – Santurtzi, 1915)
  • 1906-1910 – Pedro Crespo ()
  • 1910-1922 – Estanislao Gorrochategui Sagastume (Tolosa, 1881 – Santurtzi, 1943)
  • 1922-1924 – Daniel Pereda Ayo  (Santurtzi, 1891 – 1936)
  • 1924           – Tomás Mancisidor de Aquino “el Maño” (Santander, 189? – Vinaròs, 195?)
  • 1925-1936 – Fermín Fernández Chalar (Estella, 18?? – Estella, ¿?)

Y una fotografía que no he conseguido documentar con exactitud:

Banda de musica

A %d blogueros les gusta esto: