Feeds:
Entradas
Comentarios

Décimotercer artículo de la serie, publicado en el número 115 de ensanturtzi.com en la sección Santurtzi Ezagutu: pequeños fragmentos de la historia de Santurtzi, correspondiente al mes de marzo. Más información en el propio blog, en este enlace.

Se acaba de inaugurar una exposición en la Biblioteca Foral de Bizkaia titulada Trailers de papel.  Programas de mano en los cines de Bilbao (1940-1970). Recopila doscientos programas de mano originales, propiedad del coleccionista Martín Eguia, procedentes de dieciséis cines de Bilbao lamentablemente ya desaparecidos.

Aprovechándome de esta circunstancia, me parece oportuno publicar una entrada dedicada a los programas o folletos que se han conservado de los cines santurtziarras (Gran Cinema Santurce y Cinema X) y que me han facilitado varios colaboradores del blog, entre ellos Asier Zubiaur. Algunos son verdaderas obras de arte.

El auge de los programas de mano se inició en los años veinte, cuando se incorporó el color y la fotografía al mundo de la reprografía y la publicidad. Su época de máximo esplendor fueron los años 40 y 50, con dibujantes como Albericio, Jano, Mac, Renau, Soligó, etc. y cuidadas ediciones troqueladas y desplegables. Su declive llegó en los 70, cuando las películas comienzan a publicitarse con anuncios en prensa, radio y la cada vez más omnipresente televisión. Hoy son objeto de coleccionista y entrañable mercadería de rastrillos y librerías de viejo.

Estos son los programas de mano que han llegado a mis manos:

 

Verdaderas joyas, testigos de otros tiempos. Quizás se conserva algún folleto más, olvidado en el fondo de un armario esperando a que alguien lo encuentre, lo escanee y me lo envíe…

El Country Club, de cuya inauguración hoy se cumplen exactamente 50 años, fue no solo la primera sala de fiestas de Santurtzi sino de toda la margen izquierda y uno de los locales hosteleros más grandes de la época. Como era habitual en aquellos años la ceremonia de apertura el viernes 17 de marzo de 1967 incluyó una bendición religiosa.

El promotor de esta pionera sala de fiestas, que en origen se iba a llamar Jolastoki aunque acabó siendo el Country Club, fue Estanislao Ángel Barquín Arteche. Con esos apellidos uno puede suponer que nació en Zierbena y es cierto, exactamente en 1906. Falleció en Santurtzi en 1981.

Trabajó de maestro de albañiles en AHV y también en la construcción del embalse de Blasco Ibáñez o Benagéber sobre el río Turia,  en Valencia, entre 1943 y 1947. A continuación, durante unos años, entre 1947 y 1954 trabajó en Venezuela. A su regreso, con el capital que había conseguido ahorrar allí, empezó a construir, primero en Portugalete, en la calle Ruperto Medina, y después en Santurtzi: en la plaza Juan José Mendizabal, en la zona de la Txitxarra (Jenaro Oraá, Juan José de la Quintana, Santa Eulalia) y en la calle Itsasalde (todos los edificios entre los núm. 8 y 16).

Hacia 1965, en una época en la que todavía estaban muy activos los chicharrillos populares, asociado con Galo Salinas Navarro, se le ocurrió una idea novedosa: montar la primera sala de fiestas de toda la margen izquierda. Se construyó en un espacio medio abandonado, un gallinero, en la parte zaguera de la “casa del hotel”, casa de vecindad que se edificó en el núm. 34 de la actual calle Itsasalde, entonces llamada Capitán Mendizábal, destinada en origen a acoger un establecimiento hotelero.

En los bajos de ese edificio había por aquel entonces un bar, El Peñón, regentado por Santiago Beltrán y sus hijos, Santiago y Pepe. Este local se incorporó a la sala de fiestas.

El Country Club tenía tres plantas, dos de acceso público y uno reservado al personal. En la planta baja se ubicaba la sala de fiestas, en el piso inferior el restaurante (que en 1970 se sustituye por una segunda sala de fiestas) y en el superior, el dedicado a oficina, lavandería, depósito de aguas, etc. Como curiosidad el menaje (cristalería, cubertería, etc.) con el que se inauguró la sala de fiestas procedía del barco-hotel Imperial Bahama, retirado en 1965. También se aprovechó para la decoración del acceso a la sala de fiestas un mural de roble americano de la misma procedencia.

Durante los tres años en que el restaurante estuvo activo se celebraron numerosas bodas. Los menús eran, según dicen, de categoría, no aptos para todos los bolsillos pues algunos costaban hasta 500 pesetas.

Las vistas desde el restaurante eran diferentes a las actuales. Justo enfrente atracaba el Patricia, ferry que hacía la ruta Santurtzi-Southampton, y que este año, en abril, también celebra su aniversario.

En cuanto al personal fijo, la plantilla era bastante amplia. Podemos citar al portero, Lorenzo Esteban Flores; la taquillera, Rosa María Ezama Muñoz; el guardarropa; los dos barman; los tres camareros, Lucio Pérez Picado, Juan Ángel Tobar, Fernando García Cartón; y el jefe de sala, Tomás García Hermoso. También trabajó un excelente cocinero mientras estuvo abierto el restaurante, Félix Diez Peña, que después trabajó en El Txinbito (Portugalete), en el Landeta (junto al rompeolas) y en el Nervión (Portugalete). Tampoco podemos olvidarnos del personal de limpieza (tres personas).  Y por supuesto el disc-jockey y la orquesta de la casa, compuesta por cinco intérpretes (pianista, saxo, trompeta, batería y, en ocasiones, contrabajo).

Además de la citada orquesta, numerosos grupos musicales y populares artistas de la década de los setenta actuaron en el Country Club. En aquellos años, para poder actuar en clubs era preciso sacar, previo examen, el carné del Sindicato de Teatro, Circo y Variedades. Una vez superado ese escollo, el grupo Los Tañidores inauguró el Country Club, donde actuaron a diario durante dos semanas, según nos cuentan en el blog Memorias de Getxo.

Podemos citar además otros artistas que ofrecieron su espectáculo en el local como, por ejemplo, el actor y humorista Cassen o el más conocido José Luis Moreno. Solían actuar durante diez días seguidos.

El local abría todos los días de la semana excepto los lunes aunque, como es lógico suponer, los días fuertes eran los jueves, viernes, sábados (dos sesiones, tarde y noche) y los domingos. El aforo de un domingo cualquiera podía alcanzar las 1.200 personas. En alguna ocasión excepcional se superaron las 1.800.  El horario de apertura habitual era de 19:00 a 22:00 h y de 23:00 a 02:30 de martes a viernes.  Los sábados se cerraba una hora más tarde. Los domingos abría de 18:00 a 22:00 h.

Un año más tarde, Galo Salinas Navarro inauguró el Galo’s y poco después abrieron muchos más establecimientos hosteleros, pubs y salas de fiesta, que crearon en Santurtzi una importante zona de ocio conocida en todo el entorno. La entonces calle Capitán Mendizábal se trasformó en la calle del dólar.

A finales de los años 90 del pasado siglo los hábitos cambiaron y el Country Club cerró sus puertas, como las otras grandes salas de fiestas Galo’s y Aloha, y el tramo final de la otrora populosa calle del dólar fue paulatinamente languideciendo hasta la actualidad. El edificio en el que se ubicaba el Country Club fue vendido por sus propietarios en 2000 y en su lugar fue edificada una casa de vecindad.

Tengo que agradecer a Juan Ángel Barquín Palacios su imprescindible colaboración (información y fotografías) para la realización de esta entrada.

Cada 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer que conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo integral como persona.

Ya he dedicado varias entradas a diferentes grupos de mujeres trabajadoras en nuestro municipio: sardineras, trabajadoras del matadero, y escritoras. La figura de la sardinera es reconocida de forma unánime y su monumento conmemorativo sirve de homenaje a todas las mujeres relacionadas con la actividad portuaria, entre las que se incluyen las trabajadoras de las fábricas de conservas, escabeches y salazones a las que quiero referirme expresamente en esta ocasión.

En Santurtzi, en el último cuarto del siglo XIX e inicios del XX se fue consolidado una flota de traineras y vapores que impulsó el crecimiento de la actividad pesquera, de tal manera que se podía destinar una parte de las crecientes capturas a su transformación industrial. Las primeras industrias de conservas, escabeches y/o salazones ubicadas en Santurtzi se documentan a finales del siglo XIX. Algunas de las pioneras serán la fábrica de conservas regentada por Antonio Iglesias, instalada en 1882 y con actividad hasta 1885, la de salazones de Martín Goicoechea, instalada en 1894, y la fabrica de conservas de anchoa establecida por una empresa italiana, de la que se desconoce el nombre, en 1904.

Sin embargo, de estos inicios la información es muy escasa y no he encontrado referencias a mujeres empleadas en ellas. Más información sobre las características de una industria conservera de principios de siglo XX se puede obtener en la obra Historia de Santurtzi: el difícil equilibrio del siglo XX (1901-2001), pag. 97 y ss. De esos primeros años una postal nos permite ubicar con precisión una de esas industrias.

Ya avanzado el siglo XX documentamos la última concesión administrativa relativa a la industria transformadora de la pesca en nuestro municipio. Fue otorgada el 19 de julio de 1962 a la Cooperativa de Pescadores de Bajura (COPESBA) para la instalación de una fábrica de conservas en una parcela del puerto próxima a la sede de la cofradía de pescadores. Antes se ubicó durante un corto periodo en Mamariga, en un solar entre Juan Crisóstomo de Arriaga y Bruno Alegría conocido con el nombre de la huerta del Farras.

En la génesis de su constitución y explotación estuvo la Federación de Cofradías de Pescadores de Bizkaia. Se creó con la idea de poder dar salida a las abundantes capturas de anchoa que durante esos años se venían registrando en los puertos cantábricos, si bien al final se amplió el proyecto comprando maquinaria para la elaboración de conservas de pescado. La elección de Santurtzi estuvo condicionada por la inexistencia de industrias del ramo en la localidad, así como por la facilidad para conseguir los terrenos en donde ubicarse.

Comenzó a funcionar a mediados de 1962 elaborando salazón y posteriormente conservas de bonito, chicharro, verdel y filete de anchoa. Estuvo en activo hasta 1969 (o 1972, según las fuentes), si bien en los últimos años la gestión fue llevada por terceros. La marca comercial utilizada era La Sardinera.

El personal de la fábrica estaba formado principalmente por mujeres, la mayoría esposas e hijas de pescadores, por cuyas manos pasaba todo el proceso de manipulación y tratamiento del pescado recién capturado (descabezar, eviscerar, cortar, etc.) hasta su salida, transformado y enlatado en alguno de los diferentes productos listos para su comercialización y consumo.

El trabajo era generalmente temporal, supeditado a las diferentes costeras durante las cuales, la abundancia o escasez de capturas era determinante para la actividad de la fábrica. Por esta razón, la mayor parte de las operarias eran eventuales, se las contrataba sólo cuando entraba suficiente pescado para transformar. Las condiciones de trabajo eran duras y el salario era de aproximadamente unas 35 pesetas por jornada de trabajo, según algunas fuentes. Estas abnegadas mujeres mantenían a la unidad familiar con su sueldo cuando los hombres no podían salir a faenar y, a la vez, criaban a sus hijos con la ayuda de la familia. Cuando no trabajaban en la fábrica muchas de ellas vendían pescado de forma ambulante, es decir, eran temporalmente sardineras, por lo que también estarán incluidas en la entrada correspondiente.

El número de hombres era reducido, aproximadamente un 10% del total de la plantilla. Su actividad se caracterizaba por ser fija durante todo el año y por su especialización: administrativo, latero, soldador, mecánico, fogonero, conductor…

Entre las trabajadoras podemos citar, con nombre y apellidos, a las siguientes:

  • NN “la choclera, de Fontuso”

  • Angelines

  • Anita “la castreña”

  • Milagros ARCE VILLADA

  • Asunción CALVO GÓMEZ “la castreña”

  • Isabel CASTILLO SUSILLA “lsabelita, la de Suelas”

  • Visitación MÉNDEZ INCERA “Visi, la de Turtulu”

  • Catalina MIRA HORMAECHEA

  • Virginia del MORAL

  • Ascensión NOTARIO GONZÁLEZ “la Chamberina”

  • Ana OSUNA MORENO

  • Encarnación PÉREZ MARTÍNEZ

  • Carmen SANTAMARÍA LUIS

  • Belmira VILLADA CAMAÑO

Faltan otros muchos nombres y fotografías de detalle que me gustaría recopilar. Cualquier otra información será bienvenida.

Tengo que agradecer a Luis Javier Escudero Domínguez y a Koldo Urtiaga su colaboración para documentar, aunque sea sucintamente, la historia de las industrias transformadoras de la pesca en nuestro municipio.

SAN JORGE JARRILLERO

La casa-torre de Salazar, una auténtica casa-torre, es uno de los edificios más emblemáticos del casco viejo de Portugalete por su antigüedad y por su historia. Fue construida por Ochoa García de Salazar hacia 1379 junto a la Basílica de Santa María, en un lugar estratégico desde donde se dominaba toda la desembocadura de la ría. La heredó después su hijo Lope García de Salazar, el famoso cronista de las luchas de bandos en la Baja Edad Media vizcaína.

cuadro salazar

Es un edificio de planta rectangular, de 12 m de largo por 8,40 m de ancho, con muros de algo más de un metro de espesor. Sus paredes de mampostería se refuerzan con sillares de arenisca en las esquinas y los vanos. Al principio debió ser un sencillo edificio de volumen vertical con tres alturas con acceso alto a través de un patín lateral como las de Martiartu y Zamudio (que tan buenos recuerdos me trae a la memoria), rodeado por un pequeño cercado más simbólico que defensivo. Con el paso del tiempo, pasó de ser torre defensiva a ser residencia señorial, transformándose así según las nuevas necesidades de sus moradores. Diversas construcciones se adosaron a la torre, rodeando el edificio hasta ocultarlo, y sufrió además importantes reformas internas.

torre de salazar

Incendiada intencionadamente durante los sucesos de octubre de 1934, quedó en ruinas y se perdió una valiosa biblioteca que se ubicaba en su interior. Fue reconstruida entre 1958 y 1959 por el arquitecto guipuzcoano Joaquín Irizar Barnoya (Azkoitia, 1893 – Donostia-San Sebastián, 1979). En marzo de 2000 fue adquirida por el Ayuntamiento al último propietario del antiguo linaje de los Salazar para destinarla a fines culturales. Tras la restauración a la que fue sometida entre 2001 y 2003, alberga en su interior un pequeño museo sobre la historia de Portugalete y de los Salazar, una sala de exposiciones temporales y un restaurante.

torre de salazar

Se puede conocer más información sobre este histórico edificio en el blog El Mareometro, en los siguientes enlaces:

Y en una publicación en papel, editada en 2004 por J. Aitor González Gato.

Pero, por supuesto, el motivo de esta entrada no es publicitar las bondades del patrimonio jarrillero… Mi interés por la torre se debe a su actual contenido que desconocía hasta hace unos meses, cuando preparaba el artículo dedicado al incendio intencionado de san Jorge en 1932. En su primera planta, la dedicada a museo, exhibe una colección permanente sobre la historia de Portugalete que, curiosamente, está integrada por numerosos objetos (imágenes religiosas y utensilios litúrgicos) originarios, entre otras, de la parroquia de san Jorge de Santurtzi. Son objetos que, al parecer, se salvaron del incendio y que, posteriormente, se depositaron en el Museo Diocesano de Arte Sacro que los ha cedido, hará ya unos 12 años, para su exposición en la torre de Salazar.

Las imágenes pertenecientes a la parroquia de San Jorge son las siguientes:

  • la imagen (sin corona) del Niño Jesús de Praga, realizada en madera policromada probablemente en el siglo XIX.

nino-jesus-de-praga

  • la imagen (restaurada) de san Vicente, realizada en madera policromada en el siglo XVII.

san-vicente

  • la imagen (restaurada) de santa Catalina, realizada en madera policromada en el siglo XVII.

santa-catalina

  • la imagen de la Virgen del Rosario, realizada en madera policromada probablemente en el siglo XIX.

virgen-del-rosario

Los objetos litúrgicos pertenecientes a la parroquia de san Jorge son los siguientes:

objetos-liturgicos

  • crismera de plata del siglo XVI, donación del licenciado Montaño Salazar en 1569 a la iglesia de san Jorge como así consta en la dedicatoria grabada junto al escudo heráldico de su linaje Salazar (en gules, trece estrellas de oro, puestas en tres palos de cuatro y una en punta).

?

salazar

  • recipiente litúrgico de plata del siglo XIX.

recipiente-del-xix

  • incensario de plata del siglo XIX.

?

Sólo por estos objetos ya merece la pena la visita a la torre de Salazar. Pero, además, podemos ver una copia del oleo de 1761 que representa un mapa de los Tres Concejos y la villa de Portugalete y que tiene una interesante historia. ¡Ojala pudiésemos disponer de una copia también en Santurtzi!

plano 1761

Cabecera EnSanturtzi.com

Décimosegundo artículo de la serie, publicado en el número 114 de ensanturtzi.com en la sección Santurtzi Ezagutu: pequeños fragmentos de la historia de Santurtzi, correspondiente al mes de febrero. Más información en el propio blog, en este enlace.

santurtzi-ezagutu-12

portada-1

Este sábado, 11 de febrero, tendrá lugar la ceremonia de reinauguración del actual órgano de la iglesia, felizmente restaurado gracias a la iniciativa de la coral Lagun Zaharrak.

A Jesús Díez Sáenz de la Fuente, santurtziarra de pro que conoce muy bien la historia de la parroquia de san Jorge, le parece de justicia tener un entrañable recuerdo para los organistas que hicieron posible aquellas solemnes celebraciones y el disfrute por los fieles y pueblo de Santurtzi de sus admirables acordes. Le ha hecho llegar a Carlos Glaría abundante información que éste, a su vez, me ha pasado para su difusión a través del blog y que yo he resumido y adaptado. Toda la información se puede encontrar en su documentado libro sobre el centenario del patronazgo de la Virgen del Carmen en Santurtzi.

patronazgo

Todavía tengo pendiente redactar la entrada correspondiente al primer órgano que tuvo la iglesia, donado en 1852 por nuestro mecenas local, Cristóbal Murrieta Mello. Me falta averiguar algunos datos de carácter técnico. Sin embargo, me gustaría añadir a la relación que ha confeccionado Jesús Díez a los organistas que conocieron y tocaron este primer órgano para que la lista de estos notables intérpretes que ejercieron en Santurtzi quede lo más completa posible.

  • Primer órgano

?

Desde que nuestro mecenas local, Cristóbal Murrieta Mello, regalara un órgano para la iglesia de san Jorge en 1852 no faltaba en el municipio un organista contratado por el Ayuntamiento. Sin embargo, no he conseguido identificar a todos los organistas y, en consecuencia, para la segunda mitad del siglo XIX la lista está incompleta.

  1. Valentín Zubiaurre Urionabarrenechea (Garay, 1837 – Madrid, 1914)

Nació en Garay en 1837. Estudió con el maestro Ledesma en Bilbao y se le nombró, con tan solo 15 años, maestro de capilla de san Jorge nada más llegar el primer órgano pero solo ejerció entre 1852-1853. Se trasladó después a Argentina, en donde vivió ocho años dedicado a la enseñanza. A su regreso, en 1878, fue nombrado maestro-director de la Real Capilla del Palacio Real de Madrid, profesor titular del Conjunto Instrumental del Conservatorio o Escuela Nacional de Música desde 1891, y miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. Compuso infinidad de obras: óperas, zarzuelas, oratorios, obras corales, sonatas para piano, una sinfonía, etc., incluyendo nueve obras para órgano. A modo de ejemplo, en 1896 Valentín Zubiaurre estrenó en la iglesia de Santa María de Portugalete una misa coral a tres voces y órgano titulada Assumpta  Est Maria in Coelum.

Sin duda, es el compositor e intérprete de mayor categoría que ha conocido la iglesia de san Jorge.

valentin-maria-de-zubiaurre-1

Así glosaban su pérdida en la prensa de la época.

personajes-valentin-zubiaurre-musico

  1. Antero Puy Mendiri (Larraga, Navarra, 1855 – Estella, 1946)

De momento no he encontrado referencias a otros organistas entre 1854 y 1882. Ese año se hace cargo del puesto el navarro, nacido en Larraga en 1855, Antero Puy [o Puig] Mendiri que, además, era profesor de música y canto. El Ayuntamiento, una vez adquiridos los instrumentos necesarios, encargó a Antero Puy que enseñara solfeo y el manejo de los instrumentos a una veintena de jóvenes del municipio con el objetivo de crear una banda de música local. En 1886 le cesó como director y profesor de la naciente banda de música para que se dedicara en exclusiva a su labor como organista en San Jorge pues esta tarea requería de una gran dedicación.

Antero Puy, organista de la parroquia durante 30 años, solicitó ser jubilado porque el clima de Santurtzi no le convenía. Cesó como organista, con una pensión vitalicia de 550 pesetas anuales,  el 30 de abril de 1913, así que pudo tocar el órgano actual. Por las fechas se deduce que fue reemplazado por Victoriano Larrarte.

?????????????????????????????????????????????????????????

  • Órgano actual

organo-san-jorge

Ferdinand Prince (Boulay, Francia, 1857 – Santurtzi, 1932)

En este caso no se trata de un intérprete sino de un técnico especialista. Ferdinand [o Fernand] Prince nació en la localidad francesa de Boulay en abril de 1857. Allí mismo comenzó sus estudios de órgano. Con quince años, sus tíos lo introdujeron en sus talleres para que aprendiese organería. Fue perfeccionando su saber y la empresa dirigida por los hermanos Stoltz le contrató y le envió a dirigir importantes trabajos en España. Así conoce a Charles Carloni, hombre de confianza de Cavaillé-Coll, que logra convencer al gran maestro para que contrate a Prince.

Convertido ya en un experto en organería romántica francesa, participa en la instalación y armonización de los órganos Cavaillé-Coll en San Pedro de Bergara, Clarisas de Tolosa y Zumaia, y la armonización del último gran Cavaillé-Coll de tres teclados, el de Santa María la Real de Azkoitia en 1898. A partir de entonces continúa trabajando con regularidad en el País Vasco y Navarra, cuidando y restaurando la mayor parte de los órganos románticos franceses existentes e incluso participando en la construcción de nuevos órganos en colaboración con diferentes empresas organeras francesas como Didier y Gutschenritter.

Es entonces cuando aparece su vinculación con Santurtzi pues es el encargado de dirigir el montaje, la armonización, etc. del órgano actual, realizado por la casa Henri Didier, en 1907. Y también se encargó de su mantenimiento años después. Los archivos nos revelan que vivió algún tiempo en Santurtzi, con su mujer y un aprendiz, cuidando con mucho esmero de su órgano. Su última intervención se remonta a diciembre de 1931. Pero cae enfermo y el 5 de enero de 1932 su mujer llama a su amigo Louis-Eugène Rochesson para acabar la armonía. De regreso a París se enteró de que una enfermedad pulmonar provocó la muerte de Prince a los 75 años de edad el 18 de enero de 1932, precisamente el del incendio provocado de la iglesia. No sé si se llegaría a enterar antes de expirar o si, por el contrario, el hecho agravó su estado hasta precipitar su muerte.

0 argazkirik gabekoa

A continuación se citan los interpretes que, con tanto cariño, desea Jesús Díez Sáenz de la Fuente que recordemos y homenajeemos con ocasión de la reinauguración del actual órgano de san Jorge.

  1. Victoriano Larrarte Aspiroz (Ibarra, 1888 – ¿?, 1942).

Eximio organista de quien se decía que hacía hablar al órgano. Fue el organista de la parroquia desde comienzos del siglo XX (ca. 1913) hasta su fallecimiento el 15 de diciembre de 1942. Fue una etapa dorada para el órgano, periodo que coincide prácticamente con el del sacerdote Jenaro Oraá Mendia al frente de la parroquia (1906-1934).

Victoriano, junto con María Alcorta la profesora que dirigía el coro de mujeres, asistida en los últimos años por Eloisa Villanueva, formaron un magnífico coro mixto parroquial que llamó la atención por su extraordinaria brillantez y que complementaba a la perfección el excelente órgano que estaba, entonces, en perfectas condiciones.

Ambos eran santurtziarras de adopción. Victoriano Larrarte había nacido en Ibarra en 1888 y María Luisa Alcorta Alcorta en Azkoitia en 1868, aunque residía en Santurtzi desde 1895. Dedicaron los mejores años de su vida a la parroquia de San Jorge, la única existente en nuestro municipio desde sus orígenes hasta 1955. Lástima que el paso de los años haya hecho casi olvidarles pues ya son contadísimas las personas que les recuerdan, ya que fallecieron en 1942 y 1945 respectivamente, pero la restauración del órgano se presta a tributarles un merecido homenaje.

Esquela de Victoriano Larrarte

  1. José Larrarte Aspiroz (Ibarra, 1881 – Santurtzi, 1966).

Fallecido Victoriano Larrarte, se hizo casi automáticamente cargo del funcionamiento del órgano su hermano José, cariñosamente conocido en el pueblo como don Pepe. José Larrarte Aspiroz nació en Ibarra en 1881 y falleció en Santurtzi en 1966.

José Larrarte atendía con asiduidad, aparte de la formación de coro de tiples, sus funciones como organista que requerían una dedicación constante ya que el órgano se tocaba durante la misa mayor (a las 10:00 h) de todos los domingos y fiestas de guardar del año, durante las funciones de tarde (rosario y novenas) de los domingos y fiestas así como en las “horas santas” de la tarde de todos los jueves del año.

Grande era la exigencia y dedicación que se pedía al organista y que el bueno de don Pepe trató de cumplir puntualmente, si bien cuando las ocasiones lo requerían, como funerales de primerísima categoría (en que se interpretaba la obra del compositor italiano Lorenzo Perosi) y misas mayores particularmente solemnes en las grandes festividades, solicitaba la colaboración del organista de la capilla del hospital de san Juan de Dios que dominaba con más soltura las artes del órgano e incluso, en algunas ocasiones, la de Segundo Matute, al que luego nos referiremos.

El clero parroquial y el Ayuntamiento, aun comprendiendo y agradeciendo la excelente disposición de José Larrarte, vieron la necesidad de disponer de un organista profesional, al estilo del añorado Victoriano Larrarte. Así pues, en 1946 lo solicitaron al Obispado de Vitoria (diócesis a la que pertenecía Santurtzi en aquel momento).

No podemos dejar de mencionar que, en 1963, el Ayuntamiento decidió denominar una calle con el nombre de Hermanos Larrarte para perpetuar su recuerdo. En la siguiente fotografía, fechada hacia 1930, aparecen los tres hermanos. El sacerdote que está de pie, a la izquierda, es Justo, y en esa misma fila, la central, los dos personajes de la derecha son Victoriano y José.

Hermanos Larrarte

  1. Guillermo Elordi Egaña (Barakaldo, 1904 – Santurtzi, 1973).

Natural de Barakaldo, era todavía relativamente joven cuando llegó a Santurtzi en septiembre de 1946 procedente de Salinillas de Buradón (Araba) donde solo estuvo un año. Antes había ejercido seis años en la localidad de El Cerro de Andévalo (Huelva) a donde había sido exiliado como consecuencia de uno de tantos juicios de depuración de los que tampoco se libraron los eclesiásticos vascos. El 5 de noviembre de 1937 se le declaró libre en juicio pero se le desterró a Huelva. Quizás la ejecución de la sentencia no fue inmediata o el tiempo de exilio fue menor o existe algún error en la información puesto que en 1940 estaba como organista en San Vicente de Barakaaldo, influyendo decisivamente en la creación de la Schola Cantorum ese mismo año.

En cualquier caso, con su llegada a Santurtzi se notó nuevo esplendor en el órgano parroquial y el coro reinició sus esfuerzos para solemnizar las funciones parroquiales. Apenas dos meses después, el 8 de diciembre, durante la celebración de la Inmaculada Concepción, se volvió a interpretar la primera misa pontifical de Perosi con tal extraordinaria brillantez que hizo recordar tiempos pasados.

A este renacimiento también ayudó el Orfeón Santurzano, cuarenta voces salidas principalmente del Patronato Santa Eulalia y dirigido por Segundo Matute. Y, en aquellas solemnidades en las que se cantaba alguna aclamada obra de Perosi, no faltaba el concurso como director del coro mixto parroquial de Ignacio Aretxabaleta Goikoetxea, organista de Santa María de Sestao, director de su magnífico coro parroquial y fundador del Orfeón, que también tocó nuestro órgano en alguna ocasión señalada.

Su nombramiento como organista de san Jorge incluía ejercer como capellán del colegio de las Hijas de la Cruz en cuya capilla celebró misa siempre, a lo largo de veintisiete años, hasta el mismo día de su repentino fallecimiento la mañana del 24 de diciembre de 1973.

guillermo-elordi

  1. Segundo Matute Pascual (Santurtzi, 1918 – ¿?, 1996).

Para concluir, nos falta glosar la figura de Segundo Matute Pascual, que sustituyó al precedente en sus funciones de organista en una época de tiempos cambiantes, siendo párroco Luis Pinedo Murga tras la temprana muerte de su predecesor, José María Iruretagoyena, en 1970.

El recuerdo de Segundo Matute está aún vivo en la actualidad. Ejerció de organista con toda fidelidad y rigor. Fue muy exigente con sus cantores y orfeón, como ellos mismos lo han aseverado en muchas ocasiones, en cada uno de los oficios en los que tocó el órgano aunque, sin duda, muchas menos que sus predecesores en el cargo debido a la reforma de la liturgia católica tras el Concilio Vaticano II.

Durante esta etapa hay que mencionar también las intervenciones de sor Pilar (del Patronato Santa Eulalia), así como de Miren Rojí, Juanita Mendizabal y, particularmente, del sacerdote Santos Gil que, aun desde tiempos de Segundo Matute pero, sobre todo, tras su fallecimiento, ha actuado con más frecuencia en eucaristías y funerales, tratando de suplir con la más encomiable voluntad la falta de organista oficial hasta que fue destinado a una parroquia de Portugalete.

miren-roji-al-organo

El último párroco de san Jorge que convivió con Segundo Matute fue Iñaki Maguregui, entre septiembre de 1991 y septiembre de 1996 cuando fue destinado a otra parroquia. A finales de ese mismo mes, falleció inesperadamente Segundo Matute. Con el cambio en el rectorado de la parroquia y el triste fallecimiento del organista los esfuerzos realizados por Inaki Maguregui en pro de la reparación del órgano quedaron malogrados.Segundo Matute,director

Y han tenido que pasar veinte años para conseguir, con un elevado desembolso y gracias a la iniciativa, entusiasmo y empuje empeñado por la coral Lagun Zaharrak, la ansiada reparación y restauración del ya centenario órgano Henri Didier por maestros organeros guipuzcoanos, concretamente el maestro organero Alejandro Turanzas.

Concluyo la entrada con las sentidas palabras de Jesús Díez: “Me ha parecido de justicia recordar las figuras de los artistas que hicieron posible oír los acordes del magnífico órgano haciendo las delicias de los fieles santurzanos, contribuyendo a dar sentido y vida a los actos religiosos”.

Adenda:

En la ceremonia de inauguración y bendición de su renovación, el maestro organista que estrenó el órgano ha sido Pedro Guallar Otazua, natural de Bergara. Con una amplísima formación en la materia, es profesor de órgano, piano y armonía en el Conservatorio Juan Crisóstomo Arriaga de Bilbao desde 1981, además de un destacado intérprete y compositor. Es organista en dos iglesias en Algorta y Las Arenas.

organista

A %d blogueros les gusta esto: