Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Artes plásticas’ Category

Decimoctavo artículo de la serie, publicado en el número 120 de ensanturtzi.com en la sección Santurtzi Ezagutu: pequeños fragmentos de la historia de Santurtzi, correspondiente al mes de septiembre. Podéis encontrar información más detallada en el propio blog, en este enlace. Respecto a su restauración, estamos valorando qué actividades se podrían organizar para recaudar los 2000 euros necesarios.

Anuncios

Read Full Post »

Hace ya más de un año, con motivo de la inauguración en Bilbao de la fantástica exposición sobre exvotos marineros, en la que Santurtzi y especialmente Mamariga estuvieron muy bien representados, Itziar Murua y yo tuvimos la oportunidad de conversar con Juan Manuel González Cembellín, director técnico del Museo Diocesano de Arte Sacro, que nos sorprendió con la noticia de que un tímpano de madera que coronaba la portada sur de la iglesia de San Jorge se conservaba, muy deteriorado, en los depósitos del museo desde 1981. Este tímpano fue el que sufrió el incendio de 1932.

Inmediatamente le planteamos la posibilidad de verlo in situ y de fotografiarlo pues hasta ese momento desconocíamos su existencia. Juan Manuel G. Cembellín no puso ninguna objeción y, finalmente, el 21 de diciembre nos acercamos al museo para examinarlo. Se trata de un alto relieve tallado en diez tablas de madera cuyas dimensiones son 102 cm de altura, 194 cm de anchura y  aproximadamente 5-10 cm de grosor (excluyendo las partes sobresalientes del relieve).

Presenta la inconfundible escena de San Jorge a caballo lanceando al dragón. La batalla entre el caballero y el dragón simboliza la lucha entre el bien y el mal. Era un tema clásico en el arte occidental popularizado por la Leyenda dorada de Jacobo de la Vorágine. Un dragón hace un nido en la fuente que provee de agua a una ciudad. Como consecuencia, los ciudadanos debían apartar diariamente el dragón de la fuente para conseguir agua mediante la ofrenda de un sacrificio humano que se decidía al azar entre los habitantes. Un día resultó seleccionada la hija del rey. Cuando estaba a punto de ser devorada por el dragón aparece San Jorge que se enfrenta con el dragón, lo mata y salva a la princesa. Los agradecidos ciudadanos abandonan el paganismo y abrazan el cristianismo.

Sin embargo, la forma que presenta el dragón en este relieve no es la más habitual pues generalmente se representa, en la cultura occidental, como un gran reptil terrestre, con dos o cuatro patas, dos alas y con cola espinosa, como la de un cocodrilo o una serpiente, acabada en forma de punta de flecha.

En nuestro caso, se representa como un monstruo marino, un cetus (de aquí procede el término cetáceo), alado y con una cola semejante a la de una ballena.

Algo muy singular incluso en una disciplina como la heráldica en la que las figuras fantásticas suelen ser habituales.

Además, en un segundo plano, de fondo, se representa a la iglesia de San Jorge, su pórtico de columnas de hierro fundido, a sus pies el puerto antiguo en el que podemos ver dos típicas traineras y a su izquierda el palacio de los marqueses de Casa Torre, con su característico mirador.

Quizás se inspiró en una conocida postal de la época.

Evidentemente, con estas particularidades, el relieve se talló ex profeso para Santurtzi. De ahí su valor como parte de nuestro escaso patrimonio histórico artístico, de nuestra memoria histórica. Sin olvidar, por supuesto, la determinante impronta del santo en el topónimo del municipio.

El autor del relieve, cuya firma aparece en el extremo izquierdo, es Pedro Sorriguieta Larrea, nacido en Bilbao en 1865.

Los Sorriguieta bilbaínos procedían en última instancia, de Elduain (Gipuzkoa) en donde tienen su solar originario. De ahí pasaron a Orozko, en donde vivieron tres generaciones, hasta afincarse en Bilbao. Como curiosidad, el linaje Zorreguieta de Máxima Zorreguieta Cerruti, actual reina consorte de los Países Bajos, también tiene su origen en Elduain. Las genealogías que podemos encontrar en diversas publicaciones se remontan hasta finales del siglo XVI. La que he realizado de los antepasados del escultor, con alguna duda en las dos primeras generaciones pues me he limitado a consultar únicamente los registros indexados y no los libros originales, casi alcanza ese periodo, pero no he podido encontrar un ancestro común, aunque probablemente lo tengan.

Pedro Sorriguieta Larrea era un reconocido escultor de imaginería religiosa que también vendía ornamentación y muebles de lujo. Tenía su establecimiento en los números 3 y 5 de Calzadas de Mallona. Había estudiado en la Escuela de Artes y Oficios de Bilbao en donde, en el curso 1879-1880, obtuvo el primer premio de dibujo y pintura. Fue concejal en el Ayuntamiento de Begoña (cuando todavía era una anteiglesia independiente), donde ejerció una cierta influencia.

De la obra de Pedro Sorriguieta, presente en numerosas iglesias vizcaínas, destacaría la imagen del misionero dominico San Valentín de Berrio-Ochoa, realizada para la parroquia de la Purísima Concepción de Elorrio en 1906 y, por supuesto, el tímpano de San Jorge, realizado a comienzos del siglo XX.

El tímpano, a consecuencia del incendio, se encuentra en un pésimo estado de conservación. Prácticamente toda su superficie se encuentra carbonizada, agrietada y oscurecida por el humo. Ha perdido parte del relieve, significativamente el remate del yelmo, el brazo derecho y la lanza, y la policromía. Las tablas que la componen, exceptuando la superficie tallada, se encuentran en buen estado de resistencia y densidad.

Desde que lo vi una idea me rondó en la cabeza. Le pregunté a Juan Manuel G. Cembellín si sería posible restaurar el tímpano para poder mostrarlo en el museo, dado que en las condiciones actuales es imposible. Me comentó que se podría consolidar para evitar que continuara degradándose. Amablemente se ofreció a solicitar presupuestos a diferentes especialistas para conocer el coste de la intervención.

Pues bien, esta semana he recibido un correo electrónico muy esperado. Ya se han recibido los tres presupuestos pertinentes y uno de ellos no supera los 2.000 euros, una cantidad asequible. Por otra parte, Juan Manuel G. Cembellín tiene en mente, con la necesaria colaboración de otra institución, la digitalización del tímpano y su impresión en 3D a tamaño real. Si lo consigue se podría contar con una copia para instalar en Santurtzi. Esa copia podría estar restaurada al 100% (es decir, recreando las partes perdidas, como el penacho, el brazo y la lanza de San Jorge). Incluso se podría hacer otra versión más reducida intentando recrear la policromía perdida.

Pero, como digo, para todo esto es necesaria la previa intervención sobre la pieza que tiene un coste estimado de 2.000 euros. Hay que encontrar una fuente de financiación, una subvención de alguna institución y/o una cuestación popular para conseguir el dinero. ¡Algo habrá que hacer!

Read Full Post »

Uno de los actos más emblemáticos de las fiestas patronales de nuestro municipio es la procesión de la Virgen del Carmen que en 2017 cumple 110 años de existencia desde que el papa Pío X la declarara patrona de Santurtzi. Y, sin duda, el elemento más significativo es la imagen procesional que simbólicamente la representa.

Para documentar su historia debemos recurrir a cuatro fuentes: el inédito trabajo de investigación realizado por el sacerdote y párroco de San Jorge, Luis Emiliano Pinedo Murga; la obra de Jesús Diez titulada Centenario del Patronazgo de la Virgen del Carmen en el pueblo de Santurce, editada en 2008; el trabajo de investigación que también permanece inédito de Francisco Cabo Carrasco titulado Ecos del centenario y la obra de Rafael de Nicolás Matute titulada Santurtzi, Sancti Georgii, Santurce, editada en 2011.

La imagen original tiene sus raíces en Sestao, en el convento carmelita denominado “Desierto de San José de la Isla” que existió entre 1719 y 1834 en el lugar conocido popularmente como La Punta o Campa del Carmen.

Un grupo de frailes carmelitas descalzos, mendicantes que vivían de las limosnas y de su propio trabajo, vino a parar a este paraje situado en el denominado alto de San Nicolás de Ugarte. Este nombre se origina por la existencia de una ermita dedicada a este santo, patrón de los mareantes, y porque en esa zona confluyen una serie de ríos como el Castaños y el Galindo que dieron lugar a una lengua de tierra de aluvial (de ahí el topónimo Ugarte, entre aguas) muy fértil que los carmelitas cultivaron durante más de un siglo. De la existencia del convento carmelita surgirá el topónimo Desierto (entendido como lugar de oración y recogimiento) que todos conocemos y que comparten Barakaldo y Erandio.

Entre 1719 y 1729 edifican el convento. Y la Virgen del Carmen es entronizada en la primitiva ermita de San Nicolás, que se mantenía junto al convento, postergando a su santo patrón. Hacia 1802 esta ermita amenazaba ruina y se reedifica. Se inauguró en julio de 1804, dedicada ya exclusivamente a la Virgen del Carmen. Se dotó de un nuevo retablo con su correspondiente imagen de la Virgen del Carmen, todo hecho para la ocasión. No se conoce al escultor o imaginero que la realizó.

La disputa dinástica a la muerte de Fernando VII entre los partidarios de su hija Isabel II y los partidarios de su hermano Carlos (los carlistas) provoca un conflicto bélico, la primera guerra carlista, que influye en el devenir del convento carmelita de Sestao. Con la promulgación en 1836-1837 de las leyes desamortizadoras de bienes pertenecientes a órdenes religiosas se procede a incautar, subastar y repartir los bienes expropiados que aún tenían valor. Es curioso que Sestao, en cuyo término municipal estaba ubicado el extinto convento carmelita, no tomase o conservase nada del mismo y, sin embargo, Bilbao, Portugalete y Santurtzi se vieran beneficiados y recibieran tapices, pinturas, retablos, imágenes, etc.

El 17 de diciembre de 1840, el cabildo de la parroquia de San Jorge, que necesitaba renovar su maltrecho retablo, dedicado evidentemente a San Jorge, solicita al corregidor político del Señorío (gobernador provincial) y este le concede unos días después, en calidad de depósito, el del convento carmelita de Sestao. Con este retablo llega a Santurtzi la imagen de la Virgen del Carmen que, poco a poco, va adquiriendo mayor relevancia en la iglesia de San Jorge.

Sin embargo, popularmente se ha difundido otra versión, una épica leyenda, que es la que ha acabado de suplantar a la más prosaica realidad. Según esta fábula, en 1834 se produjo un gran incendio en el convento que amenazaba con calcinarlo por completo. Al conocerse la noticia en Santurtzi, una trainera patroneada por Joaquín San Martín Garay (según cita Rafael de Nicolás) o Juan Simón San Pelayo (según Jesús Diez) subió por la ría hasta La Punta a tiempo de rescatar la imagen de la Virgen del Carmen que, de este modo, pasó a ser venerada en nuestro municipio. En cambio, del estudio de la documentación conservada en el archivo parroquial de San Jorge, ahora en el Archivo Histórico Eclesiástico de Bizkaia, se deduce que el traslado se efectuó, en febrero o marzo de 1841, en solemne procesión en un barco propiedad y pilotado por Juan Simón San Pelayo, capitán de la marina mercante y práctico del puerto de Bilbao. Así lo citaba, respectivamente, La Gaceta del Norte el 23 de julio y El Nervión el 23 de julio de 1907.

Como ya he comentado, la devoción por la Virgen del Carmen en Santurtzi es considerable desde entonces. De hecho, en 1897, hace 120 años, se instaura oficialmente una cofradía dedicada a la Santísima Virgen del Carmen. No cabe duda que este hecho es fundamental para la posterior solicitud e institución, diez años después, del patronazgo de la Virgen del Carmen sobre nuestro municipio. Y con el patronazgo comienza la tradición, que nace de forma un tanto espontánea, de embarcar a la virgen para realizar una procesión marinera. De esa primera procesión, que se celebró el 21 de julio de 1907, tenemos una buena fotografía en la que se aprecia con bastante calidad la imagen y características de la Virgen del Carmen. Es importante observar la disposición del Niño, de pie y con una cabeza de angelito a sus pies.

En enero de 1932 el provocado incendio en la iglesia de San Jorge a consecuencia de la inestabilidad política del momento redujo a cenizas, entre otros objetos y ornamentos litúrgicos, aquella venerada imagen de unos 130 años de antigüedad.

Cuatro años más tarde, en enero de 1936, es instalada y bendecida una nueva imagen, muy similar a la original, costeada por Carmen Vildósola de los Campos. Tiene, por tanto, algo más de 80 años. Es la que actualmente vemos en el retablo mayor.

Por el momento, desconocemos quién fue el autor de esta imagen aunque es probable que fuera José Larrea Echániz (Bilbao, 1890 – Pamplona, 1975), hijo del también escultor Vicente Larrea Aldama (1852 – Bilbao, 1922). José Larrea tuvo una esmerada formación en el taller paterno y en París, en la Escuela de Bellas Artes. Trabajó en el taller familiar durante más de cincuenta años, especializándose en estatuaria religiosa. Se trata, por tanto, de un auténtico imaginero del siglo XX y su obra es muy abundante.

Por último, la tercera imagen de la Virgen del Carmen que conocemos es la que se emplea actualmente en la procesión marítima. Durante los primeros dos años se utilizó la original, la de Sestao, pero el peso de la talla aconsejó encargar una imagen más ligera expresamente para procesionar. Fue costeada por Casilda de la Quintana Murrieta. En las fotografías correspondientes a la procesión de 1909, publicadas en la prensa de la época, se puede observar que ya se utiliza esta imagen, diferente de la original (se aprecia, sobre todo, en la disposición del Niño, sentado en lugar de estar de pie).

Esta imagen se salvó en el incendio y tiene, aproximadamente, 108 años de existencia. Tampoco conocemos al imaginero autor de la escultura. Podría ser el citado José Larrea o su padre, Vicente Larrea, o ninguno de los dos. Aunque, en principio, es una imagen más accesible no he tenido la oportunidad de examinarla para ver si aparece la firma del escultor.

Estilísticamente, se trata de tallas en madera policromadas y estofadas que buscan un realismo convincente. Las imágenes que se conservan presentan una buena factura, un notable estudio de los ropajes y una gran composición escultórica.

Read Full Post »

Los banderines turísticos son objetos decorativos, aunque algunos de dudoso gusto, que estuvieron de moda en los años 60 y 70 del pasado siglo. Se podían encontrar a la venta en las tiendas de recuerdos o souvenirs de casi todos los pueblos junto a los abanicos, bolígrafos, llaveros, flamencas, toreros, platos de loza, las habituales postales y otros objetos más o menos curiosos.

Los banderines nacieron a finales del siglo XIX en los Estados Unidos en el ámbito deportivo. Son los denominados pennants. Como ejemplo, el banderín conmemorativo del Club Deportivo Santurtzi.

Unas décadas después, con el desarrollo del turismo, comenzaron a fabricarse con el objetivo de servir de souvenir y, a la vez, promocionar las bondades de las localidades a las que hacían referencia. Con forma de triángulo isósceles, de unos 25 o 30 cm de longitud y con acabado plastificado, presentaban escenas costumbristas acompañadas generalmente de una leyenda alusiva a la localidad encabezada por la expresión Recuerdo de… y el blasón del municipio o de la provincia. Los había también de mejor factura, elaborados en algún tipo de textil sintético o fieltro, pero el efecto era similar.

Santurtzi no fue ajeno a esta moda y se fabricaron diferentes modelos de banderines que en la actualidad se han convertido en objeto de coleccionismo. He podido documentar los siguientes, de más antiguos a más modernos:

  • Banderín con la representación de la estatua de la sardinera y el mismo modelo de escudo heráldico. Leyenda: Santurce.

  • Banderín con la imagen de la Casa para venta de pescado al fondo y escena típica (asando las sardinas en la paila). Leyenda: Las sardinitas y Santurce. Hay banderines que presentan variaciones de color sin cambiar el diseño.

  • Banderín con imagen panorámica del puerto de Santurtzi de los años 20 o 30 del siglo XX. Leyenda: Bar-restaurante El Puerto y Santurce. No he conseguido identificar con seguridad la bandera que aparece en el vértice.

  • Banderín con dibujo que representa la ría entre Bilbao y el Abra. Leyenda: Desde Santurce a Bilbao, el comienzo de la conocida canción. En Santurtzi aparece una sardinera y un edifico que no consigo identificar.

 

  • Banderín plastificado que incluye una conocida tarjeta postal con la fotografía de la estatua de la sardinera. Orla heráldica y escudo de Vascongadas (Bizkaia, Gipuzkoa, Araba y Navarra unidas en una misma composición heráldica, en pleno franquismo). Leyenda: Santurce.

  • Banderín plastificado similar al anterior pero con una tarjeta postal diferente. Orla heráldica y escudo de Vascongadas en el vérticeLeyenda: Santurce.

  • Banderín plastificado similar al anterior. Cambia el diseño del escudo y omite el término Vascongadas. Leyenda: Santurce.

  • Banderín plastificado con otra conocida postal de los años 60 y escudo franquista sobre banderas de diversos países europeos y los EE. UU. Leyenda: Santurce y España. Existen dos versiones similares.

  • Banderín plastificado con fotografía del puerto pesquero también empleada en tarjetas postales. Incluye un elemento típicamente costumbrista, una pareja danzando.  Leyenda: Santurce.

  • Un grupo de  banderines que incluyen imágenes fotográficas, también reproducidas en tarjetas postales, de la típica escena de asar sardinas en la paila del restaurante Hogar del Pescador, popularmente conocido como Mandanga. En los tres modelos aparece la orla heráldica y el escudo de Vascongadas, con o sin este término, en el vértice. Leyenda: Recuerdo de Santurce.

  • Un ejemplo singular es el banderín recortable fabricado en papel y editado en Barcelona en 1969 por Ediciones Toray. Formaba parte de una edición dedicada a los escudos provinciales aunque en nuestro caso, como solía ser habitual, confunden Bizkaia con Bilbao. Aun así, me parece un diseño bastante presentable que incluye una imagen que sin duda es el puerto de Santurtzi con la estatua de la Virgen del Carmen.

  • Finalmente, un modelo que incluye varias imágenes fotográficas, entre ellas la del puerto de Santurtzi. Leyenda: Bilbao.

Si alguien conoce algún otro modelo o tiene imágenes con más calidad le agradecería que me las hiciera llegar.

 

Read Full Post »

Recopilando información sobre el Patricia he encontrado unas pocas tarjetas postales y un folleto de cartulina de tamaño similar, que no he podido comprobar si, efectivamente, se empleó como tal. En cualquier caso, me parece muy interesante y por eso lo incluyo en esta pequeña recopilación.

Un primer grupo de tarjetas postales tiene como protagonista indiscutible a la embarcación, navegando o fondeada.

Una segunda categoría está formada por una única postal que me resulta muy curiosa porque incluye al Patricia entre un grupo de embarcaciones muy significativas. Solent hace referencia al estrecho que separa la pequeña isla de Wight de la de Gran Bretaña. Forma parte de una importante ruta marítima para pasajeros, mercancías y buques militares y también es una destacada zona de ocio para la práctica de deportes acuáticos, especialmente de la vela. Tiene un patrón de mareas muy complejo que ha beneficiado en gran medida el éxito de Southampton como puerto.

A un tercer grupo pertenece una postal que ya ha sido publicada en el blog, incluida en el grupo de postales costumbristas al incluir, sobreimpresionada la silueta de una sardinera. Pero también existe la versión sin ella.

En cuarto lugar podemos incluir las que publicitan el servicio y las características de la embarcación como muchas tarjetas que podemos encontrar en oficinas de turismo, hoteles, etc. La primera incluye una alegoría clásica: el dios Poseidón o Neptuno montado en su carro tirado por caballos marinos.

La segunda y última de este grupo (aunque podría no ser una auténtica tarjeta postal) también es la más curiosa sobre todo si se es, como yo, aficionado a la vexilología, la disciplina que trata del estudio de las banderas en su más amplio sentido.

Incluye los pabellones que deben utilizar los barcos mercantes suecos, ingleses y españoles con la salvedad de que el atribuido a España dejó de ser oficial el 19 de julio de 1927, cuarenta años antes…

Sin embargo, es muy interesante este pabellón porque creo que es el que originalmente se habría podido ver en la vidriera de la procesión marítima de la Virgen del Carmen antes del incendio de la iglesia en 1932. Al ser restaurada pudo “actualizarse”. Habrá que seguir investigando.

Read Full Post »

Aprovechando que este año se celebra el centenario y cincuentenario de dos importantes hechos relacionados con la historia del remo en Santurtzi voy a dedicar una entrada a un monumento conmemorativo, que homenajea a todos los santurtziarras que se han dedicado a este tradicional deporte, al que hasta ahora no había hecho referencia en el blog.

Hace hoy dos años, el sábado 28 de marzo de 2015, se inauguraba un gran y colorista mural en el muro en la rampa del puerto pesquero. Se trata de una obra realizada mediante una técnica denominada trencadis. Este término de la lengua catalana, que podría traducirse como troceado o fragmentado, alude a un tipo de aplicación ornamental del mosaico a partir de fragmentos cerámicos, básicamente azulejos, unidos con argamasa. Es muy habitual y característico en la arquitectura modernista catalana. Esta técnica asegura una mayor durabilidad del mural por su resistencia a los agentes meteorológicos y a la corrosión del medio marino, dada la ubicación de la obra. Por otra parte, es también muy adecuada ya que permite integrar las irregularidades que presenta el muro de mampostería que la soporta.

En el mural triangular, de casi 35 metros de longitud y 5 de altura máxima, destaca la figura central del remero. La combinación de motivos realistas con otros elementos más alegóricos se integra en el entorno del puerto pesquero perfectamente. Parte de él quedará sumergido durante la marea alta y habrá momentos en que los remeros parecerán estar bogando en la mar y que esta rompa contra la trainera. Más allá del valor artístico del mural, su finalidad tiene un marcado carácter simbólico: no se trata solo homenajear a los bogadores sino también animarles cada día, cada vez que van a entrenar o competir.

Es obra de un artista local, Jon Mao Luengo (Barakaldo, 1978). Ingresó muy joven en el estudio de Alberto Quintana donde aprendió las técnicas de dibujo y pintura. En 1998 conoce a Juan Ramón Pérez que le mete de lleno en el óleo y a Manuel Balsa “El Ruso” que hace lo propio con el dibujo. En 2007 traba amistad con Andoni Euba, depurando las técnicas anteriores y redefiniendo conceptos. En 2010 abre su propio taller en Santurtzi como centro educativo y creativo. Ha participado en varias ocasiones en el certamen de pintura al aire libre de Santurtzi.

Para finalizar, os recomiendo visitar estas tres entradas publicadas en el blog:

Si tenéis alguna información o fotografía complementarias os agradecería vuestra colaboración para completarlas. Por cierto, la foto panorámica de portada es obra de Alfredo Bilbao.

Read Full Post »

SAN JORGE JARRILLERO

La casa-torre de Salazar, una auténtica casa-torre, es uno de los edificios más emblemáticos del casco viejo de Portugalete por su antigüedad y por su historia. Fue construida por Ochoa García de Salazar hacia 1379 junto a la Basílica de Santa María, en un lugar estratégico desde donde se dominaba toda la desembocadura de la ría. La heredó después su hijo Lope García de Salazar, el famoso cronista de las luchas de bandos en la Baja Edad Media vizcaína.

cuadro salazar

Es un edificio de planta rectangular, de 12 m de largo por 8,40 m de ancho, con muros de algo más de un metro de espesor. Sus paredes de mampostería se refuerzan con sillares de arenisca en las esquinas y los vanos. Al principio debió ser un sencillo edificio de volumen vertical con tres alturas con acceso alto a través de un patín lateral como las de Martiartu y Zamudio (que tan buenos recuerdos me trae a la memoria), rodeado por un pequeño cercado más simbólico que defensivo. Con el paso del tiempo, pasó de ser torre defensiva a ser residencia señorial, transformándose así según las nuevas necesidades de sus moradores. Diversas construcciones se adosaron a la torre, rodeando el edificio hasta ocultarlo, y sufrió además importantes reformas internas.

torre de salazar

Incendiada intencionadamente durante los sucesos de octubre de 1934, quedó en ruinas y se perdió una valiosa biblioteca que se ubicaba en su interior. Fue reconstruida entre 1958 y 1959 por el arquitecto guipuzcoano Joaquín Irizar Barnoya (Azkoitia, 1893 – Donostia-San Sebastián, 1979). En marzo de 2000 fue adquirida por el Ayuntamiento al último propietario del antiguo linaje de los Salazar para destinarla a fines culturales. Tras la restauración a la que fue sometida entre 2001 y 2003, alberga en su interior un pequeño museo sobre la historia de Portugalete y de los Salazar, una sala de exposiciones temporales y un restaurante.

torre de salazar

Se puede conocer más información sobre este histórico edificio en el blog El Mareometro, en los siguientes enlaces:

Y en una publicación en papel, editada en 2004 por J. Aitor González Gato.

Pero, por supuesto, el motivo de esta entrada no es publicitar las bondades del patrimonio jarrillero… Mi interés por la torre se debe a su actual contenido que desconocía hasta hace unos meses, cuando preparaba el artículo dedicado al incendio intencionado de san Jorge en 1932. En su primera planta, la dedicada a museo, exhibe una colección permanente sobre la historia de Portugalete que, curiosamente, está integrada por numerosos objetos (imágenes religiosas y utensilios litúrgicos) originarios, entre otras, de la parroquia de san Jorge de Santurtzi. Son objetos que, al parecer, se salvaron del incendio y que, posteriormente, se depositaron en el Museo Diocesano de Arte Sacro que los ha cedido, hará ya unos 12 años, para su exposición en la torre de Salazar.

Las imágenes pertenecientes a la parroquia de San Jorge son las siguientes:

  • la imagen (sin corona) del Niño Jesús de Praga, realizada en madera policromada probablemente en el siglo XIX.

nino-jesus-de-praga

  • la imagen (restaurada) de san Vicente, realizada en madera policromada en el siglo XVII.

san-vicente

  • la imagen (restaurada) de santa Catalina, realizada en madera policromada en el siglo XVII.

santa-catalina

  • la imagen de la Virgen del Rosario, realizada en madera policromada probablemente en el siglo XIX.

virgen-del-rosario

Los objetos litúrgicos pertenecientes a la parroquia de san Jorge son los siguientes:

objetos-liturgicos

  • crismera de plata del siglo XVI, donación del licenciado Montaño Salazar en 1569 a la iglesia de san Jorge como así consta en la dedicatoria grabada junto al escudo heráldico de su linaje Salazar (en gules, trece estrellas de oro, puestas en tres palos de cuatro y una en punta). De esta pieza y del donante se ha publicado una documentada entrada en el blog El Mareometro, a la que se puede acceder desde este enlace.

?

salazar

  • recipiente litúrgico de plata del siglo XIX.

recipiente-del-xix

  • incensario de plata del siglo XIX.

?

Sólo por estos objetos ya merece la pena la visita a la torre de Salazar. Pero, además, podemos ver una copia del oleo de 1761 que representa un mapa de los Tres Concejos y la villa de Portugalete y que tiene una interesante historia. ¡Ojala pudiésemos disponer de una copia también en Santurtzi!

plano 1761

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: