Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Patrimonio arquitectónico’ Category

El miércoles 13 de diciembre a las 18:30 se celebra una conferencia en el Mamariga Kulturgunea con el objetivo de fomentar el conocimiento y la difusión de nuestra memoria histórica. En esta ocasión la actividad propuesta se centra en el tradicional barrio pesquero de Mamariga, atalaya de Santurtzi.

Los ponentes hablarán de toponimia, historia, creencias marineras, etc., en torno a la antigua ermita de la Virgen del Mar en Mamariga, ubicada en una posición  estratégica, dominando el Abra. De ahí el título de la conferencia, que se complementará con una posterior visita guiada a la actual iglesia, sucesora de la antigua ermita.

En el blog ya se han publicado varias entradas relativas a la importancia de Mamariga como punto de referencia para la navegación, a la historia de su ermita marinera y a los exvotos que aún conserva, que fueron protagonistas de una interesante exposición celebrada el año pasado en Bilbao.

De toponimia local y de creencias marineras son verdaderos expertos Carlos Glaría y Xabier Armendariz. Además saben difundir sus conocimientos de forma sencilla y amena.

En resumen, esta propuesta es una buena oportunidad para aprender más sobre el pasado de nuestro barrio y de las costumbres y creencias de sus vecinos a lo largo de los últimos cuatro siglos.

Anuncios

Read Full Post »

La tercera entrada dedicada a los Mac Lennan se centra en la residencia familiar que Francisco Mac Lennan White ordenó construir en Mamariga en 1899, el denominado chalet Mac Lennan. Sobre este señorial edificio, uno de tantos elementos destacables de nuestro patrimonio arquitectónico que desapareció en la segunda mitad del pasado siglo, se celebró una conferencia en Mamariga Kulturgunea el pasado mes de mayo.

El objetivo era doble: por un lado, dar a conocer una edificación del barrio de Mamariga de la que apenas conservamos testimonios gráficos y, por otro, presentar una maqueta del edificio construida, con mucho mimo, por Pedro Martín a partir de esos escasos testimonios más la colaboración de los vecinos que conocieron y habitaron el chalet hasta su desaparición. El resultado se puede ver en la entrada del Mamariga Kulturgunea, donde se expone permanentemente, y en YouTube.

Comentaba en la primera entrada sobre los Mac Lennan que Francisco y su familia ya son vecinos de Santurtzi en 1892, año en el que nace su última hija, María Blanca. Su madre, como era habitual, dio a luz en su domicilio, pero en el certificado de nacimiento no se especifica el nombre de la calle o de la residencia. Así pues, entre 1892 y 1900 desconozco dónde vivía la familia Mac Lennan.

Lo que sí está claro es que en 1899 Francisco Mac Lennan decide ordenar la construcción de una residencia unifamiliar acorde a su status para alojar a su numerosa familia en Santurtzi, como otras destacadas familias pudientes durante la Belle Époque. Y se decide por un paraje en Mamariga, junto a la ermita de la Virgen del Mar, que tenía unas vistas incomparables sobre el Abra. No en vano ese punto era una auténtica atalaya desde la que se abarcaba una amplísima panorámica del entorno, difícil de imaginar ahora…

En el solar en el que se edificó el chalet Mac Lennan existía una casa, en donde residía Gabriel Peña Cuesta, marino de profesión, y su familia, denominada precisamente con el nombre del barrio, casa Mamariga. En 1898 o 1899, la casa y su heredad fueron adquiridas por Francisco Mac Lennan y, en su lugar, edificó su residencia, aprovechando los cimientos de la casa preexistente. Además cercó toda la finca con una pared de mampostería.

Se trata de un edificio de planta cuadrada con dos cuerpos poligonales que sobresalen, uno al Este (que da lugar a una amplia terraza en la primera planta) y otro al Sur (con escaleras que comunican la primera planta con el jardín), con un total de 228 metros cuadrados aproximadamente. Consta de planta baja, dos pisos y buhardilla.

No sé quién fue el autor del proyecto. El panteón de los Mac Lennan en el cementerio de Vista Alegre en Derio lo diseñó el arquitecto Enrique Epalza Chanfreau, autor también, entre otras obras, del edificio de la antigua Bolsa de Bilbao. Podría ser el responsable del proyecto del chalet de Mamariga, pero es una mera suposición ya que no dejó archivo profesional y el chalet tampoco presentaba un diseño singular, “de autor”, que permita una atribución más fundada.

Fuera quién fuese el arquitecto, eligió un estilo elegante y de raíces francesas en las fachadas del edificio: paramentos lisos revocados que contrastan con las sencillas molduras de los huecos, impostas, cornisa y esquinales. Se busca un efecto de bicromía en las fachadas con la alternancia de materiales. La balaustrada que remata el edificio oculta el tejado y aporta elegancia al edificio similar, por otra parte, a muchas villas, palacetes y casonas de indianos en Galicia, Asturias, Cantabria y Bizkaia.

Sin ir muy lejos, en Peñota, conservamos un edificio de características similares (solo le falta la balaustrada), el denominado chalet del médico o de Alegría, al que dedicaré una entrada en su momento. También el desaparecido palacio de los marqueses de Santurce, en la calle Mayor (ahora Sabino Arana), compartía ese estilo clasicista francés.

La familia Mac Lennan vive en su chalet hasta aproximadamente comienzos de la Guerra Civil, aunque Francisco había fallecido en 1928 y su esposa, Matilde, en 1932. Varios hijos, ya casados, habían pasado a residir en Cantabria, Madrid, Palencia, Sevilla, etc., y antes también residieron algún tiempo en la urbanización de chalets de Peñota junto con otros vecinos (ingenieros, etc.) de origen británico.

Concluida la Guerra Civil el chalet estaba abandonado. Durante escasos años lo ocuparon las Religiosas del Amor Misericordioso para albergar un colegio para niñas con necesidades especiales. Sin embargo, en 1942 lo dejaron para reubicarse en el palacio del marqués de Casa Torre y, de nuevo, el chalet Mac Lennan quedó vacío y sin uso.

En 1946 los herederos de Francisco Mac Lennan y Matilde Marmolejo decidieron enajenarlo y fue adquirido por el Ayuntamiento de Santurtzi que, según noticias publicadas en la prensa de la época lo iba a destinar a alojar a familias humildes. Gracias a estas informaciones disponemos de una imagen del chalet.

Las obras de alineación y ensanche de la calle Mamariga también tuvieron relación con este asunto. Para tal obra era necesario demoler la casa-estanco de Sandalia Gutiérrez Ostria. Para reubicar el estanco, Sandalia y su esposo Domingo Gonzalo adquieren una casa, el número 16 de la misma calle en donde viven cinco familias numerosas a las que hay que realojar. El Ayuntamiento había proyectado la construcción de una casa con cinco viviendas sobre el antiguo depósito de aguas de Vallejo. Pero antes de iniciar las obras, la familia Mac Lennan ofreció vender el chalet.

El Ayuntamiento acepta la propuesta. El precio de venta del chalet Mac Lennan fue de 130.000 pesetas. El Ayuntamiento pudo afrontar esta compra gracias a dos donaciones, una de 30.000 pesetas de Lucas Oriol Urquijo y otra de 50.000 pesetas de Carmen Vildosola de los Campos. Destinarlo a realojar a familias sin vivienda era una medida temporal pues en el momento de la compra ya se expresaba que el destino final del solar era ubicar un colegio de religiosos dedicados a la enseñanza que contribuya a elevar el nivel moral y cultural de los niños de familias humildes, obreros y pescadores, que habitan aquella populosa barriada de Mamariga. Las obras de adaptación del chalet Mac Lennan para alojar a esas cinco familias se encargan al contratista Juan Lasala.

A mediados de los años 50 del pasado siglo el Ayuntamiento decide iniciar el procedimiento para destinar el solar que ocupa el chalet y su heredad a la edificación de un nuevo equipamiento escolar, el actual colegio Itsasoko Ama, que este año ha cumplido 50 años. En 1956 el Ayuntamiento cedió el solar al Instituto Nacional de la Vivienda junto con otros dos terrenos adyacentes para constituir una única parcela destinada a la construcción del colegio, aunque el proyecto se demoró casi una década. Finalmente, en marzo de 1962 se procedía a la demolición del chalet Mac Lennan.

Como he comentado al comienzo, no disponemos de imágenes de calidad del chalet Mac Lennan. Y una de las escasas fotografías antiguas que se conservan pertenece a mi archivo familiar. Datada en 1950, cuando ya se habían realizado las obras de acondicionamiento, aparecen varios miembros de mi familia, entre ellos mi madre y mi tía.

No puedo concluir sin agradecer a la Biblioteca de Muskiz y a su director Fernando Juárez su colaboración para consultar el archivo fotográfico de los Mac Lennan de donde proceden las dos únicas imágenes, muy similares, que nos permiten observar con detalle diversos aspectos arquitectónicos del chalet.

Como siempre, toda colaboración para corregir o completar la información sobre el chalet Mac Lennan será bien recibida.

Read Full Post »

El 3 de diciembre se conmemora el fallecimiento de san Francisco Javier. Es la fecha elegida, desde 1985, para celebrar la fiesta oficial de la Comunidad Foral de Navarra. También se celebra el Día Internacional del Euskera, institucionalizado por el Gobierno Vasco y Euskaltzaindia en 1995.

Y en un día como este, pero hace 170 años, nacía Francisco Mac Lennan White. Un personaje absolutamente desconocido en Santurtzi, salvo para algunos escasos vecinos de Mamariga, en donde se ubicaba su residencia, el elegante chalet Mac Lennan, en donde falleció en 1928.

Ha pasado casi un siglo y su recuerdo se ha ido difuminando hasta prácticamente desaparecer. Así que, aprovechando la ocasión, voy a dedicar una serie de entradas a los Mac Lennan: la primera dedicada a la historia de la familia y su vinculación con las explotaciones mineras del oriente vizcaíno, la segunda dedicada a la genealogía de esta familia y la tercera al chalet Mac Lennan de Mamariga que, por cierto, fue protagonista de una conferencia celebrada en Mamariga Kulturgune el pasado 5 de mayo.

La historia de la familia Mac Lennan en nuestro entorno geográfico más próximo comienza con el contratista de obras públicas ferroviarias (railway contractor en las fuentes) John Mac Lennan. El patriarca de esta familia vizcaína de adopción era escocés, originario de Inverness, en donde nació hacia 1820. Contrajo matrimonio con la irlandesa Elizabeth White (ca. 1825 – Santander, 187*). Se afincó con su familia en Santander hacia 1866 al participar en la construcción del tramo de ferrocarril Alar del Rey-Santander, una espectacular obra de ingeniería que salvaba la Cordillera Cantábrica para comunicar la meseta con la capital cántabra. De hecho, su primera esposa, y madre de Francisco, falleció en Santander. John Mac Lennan falleció en Chobham, Gales, en 1892.

Era un contratista curtido que había trabajado en la construcción de un canal navegable (Le Channel) en Irlanda en 1845, en diferentes ferrocarriles franceses hacia 1850, en el ferrocarril Bilbao-Tudela en 1863, en el mencionado ferrocarril Alar del Rey-Santander en 1866 y después en el ferrocarril minero de Galdames entre 1872 y 1876.

De los hijos de este matrimonio el más conocido, sobre todo en Muskiz, en cuyo archivo municipal está depositado el Fondo Mac Lennan de fotografías antiguas, es el mayor. José Mac Lennan White (1845-1914) estudió ingeniería de minas y a partir de los años sesenta del siglo XIX su habilidad para los negocios le llevó a fundar un complejo entramado empresarial para la explotación y arriendo de concesiones mineras (tanto en Cantabria como en Bizkaia). Y también se dedicó a la industria ferroviaria, naviera y siderúrgica. Fundó en 1868 la principal y más antigua de las empresas creadas en la costa occidental vizcaína, la Compañía José Mac Lennan de Minas.

Entre 1880 y 1914 llegó a acumular 1.315 hectáreas, repartidas entre Cantabria (11 concesiones) y Bizkaia (5 concesiones), convirtiéndose en el mayor propietario de minas de toda Cantabria y uno de los mayores de Bizkaia. A finales del siglo XIX José Mac Lennan competía al frente de la compañía que llevaba su nombre con los grandes del sector como la Sociedad Franco-Belga de Minas de Somorrostro, la Orconera Iron Ore Company, etc. En 1878 residía en Portugalete y hacia 1900 pasó a vivir en Bilbao, en una lujosa vivienda del Ensanche. Contrajo matrimonio en 1865 con Elise Marie Jeanne Corvilain [o Corvillain], hija de un destacado empresario francobelga afincado en Amberes, Ferdinand Corvilain (1829-1907). No tuvieron descendencia. José Mac Lennan falleció en París en marzo de 1914.

Sobre José Mac Lennan y sus actividades empresariales hay abundante información en el Archivo Foral de Bizkaia, y en diversas publicaciones, algunas accesibles a texto completo en Internet:

Sobre el verdadero protagonista de esta entrada, Francisco Mac Lennan White, no hay tanta información. Francisco nació en la localidad de Llanddulas, en el Principado de Gales, en 1847. Era el segundo hijo del citado matrimonio formado por el escocés John Mac Lennan y su primera esposa, la irlandesa Elizabeth White. Fue vecino de Santurtzi durante 36 años, entre 1892 y 1928, y desde 1900 residió en su chalet de Mamariga (señalado con la flecha roja), con una de las mejores vistas del Abra, hasta su óbito el 30 de octubre de 1928.

Comenzó a trabajar en la industria minera a la sombra de su hermano mayor. En 1873 lo encontramos en Huelva para ejecutar la construcción del ferrocarril minero de Río Tinto con la compañía Matheson y Compañía de Londres. Aquí conocerá a su esposa, Matilde Marmolejo, nacida en Moguer en 1850. Se casaron en Valverde del Camino el 16 de abril de 1872. Y de ahí pasaron a residir en Avilés en donde nació Juan, el primogénito. Tuvieron en total 10 hijos, 4 mujeres y 6 varones, que nacen en Asturias, Cantabria y Bizkaia (Galdames, Portugalete, Abanto y Zierbena y, finalmente, Santurtzi). La ocupación del padre obligaba a trasladar el domicilio familiar con bastante frecuencia y de ahí las diversas localidades de nacimiento de su numerosa prole, lo que ha dificultado, junto con las distintas grafías que encontramos del apellido, la construcción de su árbol genealógico.

En 1880 se le menciona en Abanto y Zierbena en donde era propietario de una casa ubicada en el barrio de Matamoros. Ese mismo año se funda una compañía denominada Mac Lennan Hermanos y C.ª. Vivió también en La Arboleda. En 1892 lo encontramos trabajando en Segovia, dos años después en Rasines (Cantabria). En 1908 consta como gerente de la Compañía The Triano Iron Ore Company Limited y en 1914 se le menciona trabajando en Trucíos. En 1916 forma parte de los accionistas de la Compañía José Mac Lennan de Minas, S.A.

Y poco más conocía de Francisco hasta localizar en diciembre de 2016 una biografía (casi una hagiografía) escrita por su confesor, el presbítero Tomás Gillín, titulada Vida ejemplarísima del fiel siervo de Dios y cristiano caballero D. Francisco Mac-Lennan y White, publicada en Bilbao en 1930. El autor recoge diversos testimonios muy cercanos al biografiado y dice haber leído sus memorias o diarios.

Aunque, sorprendentemente, incluye algunos datos y fechas imprecisas, la obra me ha sido muy útil para dar cuerpo a la genealogía de los Mac Lennan que desarrollaré en la siguiente entrada. Nos permite conocer información de los dos matrimonios del patriarca de la familia, aunque de la segunda esposa, lamentablemente, no proporciona el apellido.

Nos habla de la juventud de Francisco, internado junto a su hermano José en el Colegio Naval de Cherburgo, Francia. Nos informa de que a los 13 años, en 1860/61, llega al Abra procedente de Bayona y queda encantado con el entonces bucólico entorno natural entre Punta Galea y Punta Lucero. Sus padres se instalaron temporalmente en Ugao-Miraballes y a los hijos los internaron en un colegio en Bilbao. Su hija Isabel Mac Lennan Marmolejo confiesa que su padre apenas hablaba de sí mismo y, por esa razón, no tenían detalles de su juventud.

También podemos deducir que, a pesar de residir durante décadas en nuestro municipio, no renunció a su nacionalidad británica. Es más, alguno de sus hijos, que conservaron esa nacionalidad, participó en la I Guerra Mundial alistado, evidentemente, en el ejercito inglés.

Unos años antes, sus hijos Eduardo y Enrique habían jugado en el Athletic Club. El club contó en sus filas con jugadores foráneos en los primeros años de su existencia, debido a la presencia de británicos que impulsaron la afición por el fútbol en Bizkaia. Se les menciona como extranjeros, aunque los hermanos Mac Lennan habían nacido en Trapagaran. En la primera foto que se conoce del Athletic, en 1901, aparece Eduardo, el portero.

De la lectura de esta biografía se deduce que era considerado una persona extremadamente piadosa, bondadosa, generosa, humilde, etc.: todo un modelo completo de perfección cristiana y dechado de virtud. Esta misma imagen es la que se permanece, a pesar del tiempo transcurrido, en la memoria de los más mayores del barrio de Mamariga. Recuerdos transmitidos, a su vez, por sus padres y madres que lo describían como un vecino generoso y cercano, de ahí mi interés por recuperar su figura.

En esta obra se recoge el testimonio de las dos Siervas de María que lo cuidaron los últimos meses de su vida en la que sufrió una penosa enfermedad. Y, además de ensalzar sus virtudes, apuntan un dato que me parece interesante: el nivel de vida de Francisco Mac Lennan se había reducido en los últimos años. Su hermano José, mucho más rico que él, murió en 1914 sin testar y Francisco, al parecer, no recibió nada de su fortuna.

Hace hincapié el autor de la biografía en la actitud bondadosa de Francisco Mac Lennan hacia sus trabajadores, tanto criados como mineros, y pobres en general. Cierto es que no hay que confundir caridad con equidad y justicia social, pero en aquellos tiempos los mineros trabajaban en unas condiciones penosas, sin apenas derechos laborales, y los patronos no se caracterizaban precisamente por su empatía hacia los trabajadores. Así pues, fueran cuales fuesen sus razones para actuar de esa manera, es razonable destacarlo.

Como he citado antes falleció en su chalet de Mamariga el 30 de octubre de 1928.

Su esquela apareció publicada en la primera hoja de La Gaceta del Norte y El Nervión ese mismo día.

Fue enterrado en el antiguo cementerio municipal de nuestro municipio, ya que el nuevo, el actual, se inauguró el 20 de mayo de 1930. Así pues, la siguiente foto podría corresponder al interior del antiguo, ya que está incluida en la biografía repetidamente citada cuyo Imprimatur es anterior (5 de marzo). ¡Habrá que seguir investigando!

Read Full Post »

Vigésimo artículo de la serie, publicado en el número 122 de ensanturtzi.com en la sección Santurtzi Ezagutu: pequeños fragmentos de la historia de Santurtzi, correspondiente al mes de noviembre. Podéis encontrar información más detallada en el propio blog, en los siguientes enlaces: La antigua escuela náutica (1): el edificio; (2): la institución docente y (3): los profesores.

Read Full Post »

El pasado mes de octubre comenzaron las obras de rehabilitación del edificio conocido popularmente (aunque cada vez menos, si no se pone remedio) como la antigua escuela náutica. Se trata de uno de los edificios más antiguos del municipio y constituye un buen ejemplo de arquitectura docente en Bizkaia en el siglo XIX. Era la sede de una institución con un gran valor histórico y sentimental para nuestro municipio, la Escuela de Náutica de Santurce, fundada en 1859 (fecha en la que se autoriza su creación) por nuestro mecenas local, Cristóbal Murrieta (junto a su olvidado socio, Francisco Luciano Murrieta) y que subsistió hasta 1936.

La rehabilitación del vetusto edificio estaba prevista desde hace tiempo para subsanar deficiencias estructurales y dotar de accesibilidad y mayor funcionalidad al edificio. A finales de diciembre de 2016 el Ayuntamiento de Santurtzi ya había adjudicado el contrato de las obras de reparación del edificio denominado Casa Náutica por un importe cercano a los 350.000 euros y un plazo de ejecución de las obras de cinco meses. En el proyecto de actividad y obras, redactado por el estudio EMES, arquitectura y urbanismo en octubre de 2016, se denomina rehabilitación a la intervención que se va a ejecutar en la Casa Náutica.

La antigua escuela de náutica se encuentra situada en el núm. 3 de la calle Sabino Arana, la antigua calle Mayor, en el km 0 de nuestro municipio, junto a los edificios más relevantes de nuestro escaso patrimonio histórico-artístico.

Según el citado proyecto, tiene forma rectangular (14,54 m x 18,04 m) y dos plantas: planta baja y primer piso. Cuenta también con un espacio bajo cubierta que carece de la altura mínima exigible y no se puede contabilizar como planta útil. La superficie construida total del edificio es de 522,86 m2 (261,43 m2 por planta). La superficie útil total del edificio en la actualidad es 374,28 m2. Las alturas libres son de 4,42 m en la planta baja y de 3,95 m en la planta primera.

La construcción está realizada a base de muros de carga de mampostería y forjados y cubierta de madera. La carpintería es de madera y la fachada se encuentra raseada y pintada. El acceso al edificio se realiza actualmente a través de un antuzano, elemento típico de épocas pasadas, una terraza elevada paralela a la fachada principal a la que se accede mediante un tramo de escaleras (a la que se añadió una rampa para facilitar la accesibilidad).

La cubierta, a cuatro aguas, tiene estructura de madera que se encuentra en buen estado y el acabado es de teja cerámica del tipo denominado árabe. Presenta un curioso elemento, un bobarril, una ventana en el camarote por la que se accede al tejado de la casa.

La distribución interior, que no es la original, se realiza a base de tabiques prefabricados de oficina que dividen la superficie en despachos y zonas de trabajo. Las escaleras de comunicación vertical, situadas entre dos muros de carga, son también de madera y se encuentran muy deterioradas.

En principio estaba previsto comenzar las obras antes de verano, pero una serie de imprevistos la ha retrasado hasta el pasado mes de octubre. Además se ha incrementado el coste hasta alcanzar casi el medio millón de euros de presupuesto del que 180.000 euros se cubren con una subvención de la Diputación Foral.

Este inmueble se incluye como elemento de conservación básica en el catálogo municipal de bienes y espacios protegidos. En consecuencia, se autorizará la restauración conservadora de las fachadas garantizando la unidad de composición y enfatizando el valor de su fachada a la vía pública, así como los elementos característicos de la misma.

Tendrán que preservarse los volúmenes existentes, elementos singulares de fachada y cubierta, espacios de circulación originales y elementos decorativos exteriores como cornisas, artesonados, etc. Entiendo que, entre los elementos a conservar, se incluyen los singulares enrejados de carácter náutico que nos recuerdan la función original del edificio.

La intervención proyectada modifica el acceso principal al edificio, aunque lo hace por cuestiones de accesibilidad.

No obstante, el acceso actual al mismo se mantiene por lo que resulta compatible con las medidas de protección, aunque en los planos que se adjuntan al proyecto de rehabilitación parece que se altera y condena el acceso tradicional.

Asimismo se abrirá un hueco nuevo y se ampliará alguno existente pero garantizando la unidad de composición y poniendo en valor las fachadas a vía pública. Debido a la limitación presupuestaria y a la urgencia con la que van a acometer las obras, éstas se llevarán a cabo, al parecer, en dos fases. Durante la primera se acometerá la rehabilitación completa del edificio con excepción del acabado de la fachada y de la instalación del ascensor que, se ejecutarán en una segunda fase y con presupuesto aparte.

Respecto a la historia del edificio, en el proyecto que podemos leer íntegramente en este enlace en la web del Ayuntamiento, no hay, lamentablemente, ni una sola mención. Ni a la antigüedad del edificio (más de 150 años) ni a su valor histórico o inmaterial. Como apunta un excelente colaborador del blog, este proyecto es muy necesario ya que su objetivo es mejorar tanto las condiciones de trabajo de los empleados como dignificar las oficinas de atención al público del Área de Acción Social, que falta les hace. Sin embargo, de su lectura se desprende la triste impresión de que el desinterés por el valor histórico de nuestro patrimonio es palpable.

Así que para remediarlo, en la medida de lo posible, he realizado una pequeña investigación sobre el edificio en cuestión. La institución será tratada en otra entrada aunque avanzo que toda la documentación generada por la escuela en su actividad docente desapareció durante la Guerra Civil, probablemente en 1937.

La historia comienza a finales de 1858, año en el que Cristóbal Murrieta compró (o solicitó a la Diputación, según otras fuentes) un terreno en Campo Grande para la construcción del edificio destinado a escuela de náutica. Sin embargo, al poco tiempo debió de cambiar de parecer respecto a la ubicación, quizás porque ese terreno aún formaba parte del municipio de Portugalete, puesto que a comienzos de 1861 se estaba concluyendo la construcción del edificio actual.

El autor del proyecto fue el entonces célebre y cualificado arquitecto Antonio Goycoechea Ercoreca (Bermeo, 1798 – Bilbao 1865). A pesar de que la escuela náutica no era un gran edificio como, por ejemplo, la Casa de Misericordia de Bilbao, proyectada también por este arquitecto poco después, Cristóbal Murrieta recurrió a uno de los más importantes arquitectos del momento en Bizkaia. Titulado en arquitectura en 1821 por una prestigiosa institución, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en donde además obtendría posteriormente el título de académico de mérito en 1829. Nombrado arquitecto municipal de Bilbao en 1822, fue el autor, en 1828, del auténtico puente colgante de Bilbao, el puente colgante de cadenas de San Francisco, que fue uno de los primeros ejemplos de la arquitectura del hierro que comenzaba a emplearse en Europa. También trabajó en la Diputación Foral como director de los caminos del Señorío.

En 1861 el edificio estaba casi concluido y, según algunas escasas referencias, la actividad docente de la Escuela Especial de Náutica de Santurce se inició en 1862.

El contratista de la obra fue José de Orueta que se obligó a ejecutarla en el plazo y las condiciones exigidas por contrato. El presupuesto ascendió a la cantidad de 102.000 reales. El arquitecto percibió otros 8.000 reales en concepto de honorarios por su labor como director facultativo de la obra (proyecto, planos, etc.). Así pues, Cristóbal Murrieta invirtió 110.000 reales (27.500 pesetas) en la edificación de la sede de su escuela náutica. A esta inversión habría que añadir el coste del mobiliario y del instrumental, los mejores de su época.

En 1896 se publican unas memorias de un exalumno, Julián Salazar, en la que aparece la primera representación que se conoce del edificio.

Lógicamente, el edificio a lo largo de tan dilatada historia ha sufrido diversas reformas, fundamentalmente de los interiores. A comienzos del siglo XX, se llevan a cabo numerosas mejoras, tanto en el inmueble como en su equipamiento docente, financiadas por el entonces patrono de la fundación responsable de la institución, Mariano Murrieta del Campo (hijo de Cristóbal), y por Casilda de la Quintana Murrieta.Estas obras podrían ser las que incluyen algunos elementos calificados de racionalistas en la ficha dedicada al edificio en el Inventario del Patrimonio Arquitectónico. Tampoco podemos olvidar que, además de las aulas, el edificio incluía la casa-habitación del director de la escuela.

Con la Guerra Civil, la escuela cesa en su actividad y el edificio, de propiedad municipal, será transformado interiormente al ser destinado a albergar diferentes servicios municipales a lo largo de los años (juzgado, aulas preescolares e infantiles, escuela de música, etc.) hasta que en los últimos años, ya en el siglo XXI, se ubican las oficinas del área de servicios sociales que se han quedado obsoletas y necesitan reformarse.

De ahí el proyecto que ha dado origen a esta entrada y al que yo añadiría un detalle. No solo espero que no se pierdan las verjas marinas sino que, además, propongo que se recupere el rótulo que existía en la fachada y que se instale una placa que recuerde la historia del edificio y de la institución que acogió entre 1862 y 1936, similar a la placa que todavía en 1931 lucía en el zaguán, sobre la puerta de acceso de arranque de la escalera: una lápida de mármol negro en la que con grandes caracteres amarillos recordaba que la Escuela de Náutica de Santurce fue fundada en 1859 por Cristóbal Murrieta. ¿A dónde habrá ido a parar esta placa?

Read Full Post »

Hoy hace exactamente 50 años que se publicaba en el Boletín Oficial del Estado la orden ministerial mediante la cual se creaban numerosas escuelas de enseñanza primaria entre las que estaba la entonces denominada Colegio Nacional Virgen del Mar en Mamariga.

La prensa de la época, ABC y La Gaceta del Norte, también se hacían eco de la creación del nuevo centro escolar.

Sin embargo, la gestación del centro escolar venía de mucho antes. En marzo de 1946 el Ayuntamiento compró la finca en la que se erigía la antigua residencia de Francisco Mac Lennan para destinarla a fines benéfico-docentes.

En 1956 el mismo Ayuntamiento la cedió al Instituto Nacional de la Vivienda junto con otros dos terrenos adyacentes para constituir una única parcela destinada a la construcción del equipamiento escolar.

En 1961 el arquitecto José Ramón Basterra Larrea presenta los planos del proyecto: un edificio en forma de L, dos alas de 4 y 3 plantas respectivamente, con un total de 3.520 m2 construidos.

A muchos les sorprenderá que se planteaban dos escalinatas de acceso, una para niños y otra para niñas ya que en aquella época todavía había segregación por sexos en el sistema escolar. Una alumna que inauguró el centro me ha comentado que se podían utilizar indistintamente las dos escalinatas.

También se puede ver a la derecha la vivienda destinada al conserje, Deogracias Miguel Ramón Fernández “Tolo” y su familia. El popular conserje se jubiló en 1985 y falleció en 1996.

Pero no adelantemos acontecimientos. Continuando con la evolución del solar y la construcción del edificio, en marzo de 1962 se procedía a la demolición del chalet Mac Lennan.

En enero de 1966 se hacía público el convenio entre el Estado y el Ayuntamiento de Santurtzi para la financiación de las obras de construcción.

Conseguido el dinero, comienzan las obras y finalmente se inaugura el lunes 9 de octubre de 1967. La primera directora fue Isabel de la Torre Bilbao, a la que vemos en la siguiente fotografía, acompañada de la maestra de educación física y unas alumnas.

Una de las primeras imágenes a color del edificio se incluye en una típica postal anterior a septiembre de 1972 (la plaza está aún sin urbanizar). Probablemente es de 1968. Se aprecia la escalinata de acceso que aún existe.

De la evolución posterior del colegio destacaría el momento en que se autoriza a impartir la Educación General Básica (E.G.B.), establecida por la  Ley General de Educación de 1970, aunque inicialmente de modo experimental. La Orden se publicó en el B.O.E. el 4 de febrero de 1972. Posteriormente el colegio nacional pasa a denominarse Colegio Público impartiendo los ocho cursos de la E.G.B. de forma ordinaria. Una década después, ya denominado Centro Escolar Itsasoko Ama, despedía en 1995 a la primera promoción que había realizado sus estudios en euskera.

Ya más cerca en el tiempo se edificó, en 1985, un segundo edificio de 4 plantas con un total de 1.450 m2 construidos, se regularizaron y urbanizaron los espacios colindantes con la calle Mamariga, se amplió y cubrió el patio de recreo, se dotó de comedor escolar, se instaló un ascensor, etc. En la actualidad la parcela del centro es de 2.460 m2 contando las construcciones y la zona deportiva y de juegos.

También cambió la legislación al implantarse la Educación Secundaria Obligatoria (E.S.O.). A partir de ese momento, curso 1994/1995, el centro escolar pasa a impartir educación infantil y primaria. En resumen, un montón de cambios que han hecho del colegio Itsasoko Ama uno de los mejores centros escolares de nuestro municipio.

No podía concluir una entrada sin incluir una fotografía de mi promoción, los que comenzamos en 1975 y finalizamos en 1983.

También quiero aprovechar para recordar los nombres de mis tutoras y otros maestros y maestras de aquellos años:

  • Mis tutoras:

1.º- María Adonina Gómez Feito

2.º- María Encarnación Sedano López

3.º- María Pilar Herrero Prieto

4.º- Rosa Carmen Berdote Mangas

5.º- Dolores García García

6.º- Keltze Eguzkitza Bilbao (lengua)

7.º- Keltze Eguzkitza Bilbao

8.º- Keltze Eguzkitza Bilbao

  • Otros maestros y maestras:

Isabel Arrese Uribarrena (sociales), entre 1978 y 1996.

Pedro Leza Gallego (matemáticas y ciencias)

Lutxi (inglés)

Jesús (gimnasia)

Marisol (gimnasia)

Filo (gimnasia)

Jasone Larrañaga (euskera)

Inés (matemáticas)

José Luis Ontoria (txistu)

Guillermina

Mariano Cascón

Abel Llanes Pariente

José María Rosón

Irene Mendieta

José Ramón (Joserra) Gregorio Guirles

Albina

Ulises

María José Canals

Como siempre, toda colaboración para ampliar o corregir la información de la entrada será bien recibida.

Read Full Post »

Las Jornadas Europeas del Patrimonio se celebran desde 1991 por iniciativa del Consejo de Europa en colaboración con la Unión Europea. Tienen como objetivo fundamental establecer una conexión entre la ciudadanía y su patrimonio. Visitas guiadas, rutas e itinerarios, conferencias, exposiciones, conciertos y otras manifestaciones culturales pretenden que el visitante se identifique con el lugar visitado, se reconozca en él, lo valore y promueva su conservación.

Como cada año, las Jornadas Europeas del Patrimonio cuentan con un tema, un hilo conductor que trata de dar unidad a las numerosas actividades que municipios, museos, asociaciones, empresas e incluso particulares ofrecen en Bizkaia. En esta ocasión tienen como tema central la construcción de nuestros paisajes culturales, en cuya conformación a lo largo del tiempo han intervenido factores naturales y humanos, procesos de gran complejidad y cuya comprensión hace necesaria una perspectiva territorial.

Las actividades organizadas por el Ayuntamiento de Santurtzi son, como siempre, muy interesantes:

Las visitas guiadas a la desembocadura de la ría y el Abra tendrán lugar los sábados 7 y 21 de octubre y comenzarán a las 10 de la mañana. Para apuntarse se puede acudir a la Oficina de Turismo, en el puerto pesquero, enviar un correo electrónico a turismo@santurtzi.eus o llamar al tfno. 94 483 94 94.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: