Feeds:
Entradas
Comentarios

portada-1

Este sábado, 11 de febrero, tendrá lugar la ceremonia de reinauguración del actual órgano de la iglesia, felizmente restaurado gracias a la iniciativa de la coral Lagun Zaharrak.

A Jesús Díez Sáenz de la Fuente, santurtziarra de pro que conoce muy bien la historia de la parroquia de san Jorge, le parece de justicia tener un entrañable recuerdo para los organistas que hicieron posible aquellas solemnes celebraciones y el disfrute por los fieles y pueblo de Santurtzi de sus admirables acordes. Le ha hecho llegar a Carlos Glaría abundante información que éste, a su vez, me ha pasado para su difusión a través del blog y que yo he resumido y adaptado. Toda la información se puede encontrar en su documentado libro sobre el centenario del patronazgo de la Virgen del Carmen en Santurtzi.

patronazgo

Todavía tengo pendiente redactar la entrada correspondiente al primer órgano que tuvo la iglesia, donado en 1852 por nuestro mecenas local, Cristóbal Murrieta Mello. Me falta averiguar algunos datos de carácter técnico. Sin embargo, me gustaría añadir a la relación que ha confeccionado Jesús Díez a los organistas que conocieron y tocaron este primer órgano para que la lista de estos notables intérpretes que ejercieron en Santurtzi quede lo más completa posible.

  • Primer órgano

?

Desde que nuestro mecenas local, Cristóbal Murrieta Mello, regalara un órgano para la iglesia de san Jorge en 1852 no faltaba en el municipio un organista contratado por el Ayuntamiento. Sin embargo, no he conseguido identificar a todos los organistas y, en consecuencia, para la segunda mitad del siglo XIX la lista está incompleta.

  1. Valentín Zubiaurre Urionabarrenechea (Garay, 1837 – Madrid, 1914)

Nació en Garay en 1837. Estudió con el maestro Ledesma en Bilbao y se le nombró, con tan solo 15 años, maestro de capilla de san Jorge nada más llegar el primer órgano pero solo ejerció entre 1852-1853. Se trasladó después a Argentina, en donde vivió ocho años dedicado a la enseñanza. A su regreso, en 1878, fue nombrado maestro-director de la Real Capilla del Palacio Real de Madrid, profesor titular del Conjunto Instrumental del Conservatorio o Escuela Nacional de Música desde 1891, y miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. Compuso infinidad de obras: óperas, zarzuelas, oratorios, obras corales, sonatas para piano, una sinfonía, etc., incluyendo nueve obras para órgano. A modo de ejemplo, en 1896 Valentín Zubiaurre estrenó en la iglesia de Santa María de Portugalete una misa coral a tres voces y órgano titulada Assumpta  Est Maria in Coelum.

Sin duda, es el compositor e intérprete de mayor categoría que ha conocido la iglesia de san Jorge.

valentin-maria-de-zubiaurre-1

Así glosaban su pérdida en la prensa de la época.

personajes-valentin-zubiaurre-musico

  1. Antero Puy Mendiri (Larraga, Navarra, 1855 – Estella, 1946)

De momento no he encontrado referencias a otros organistas entre 1854 y 1882. Ese año se hace cargo del puesto el navarro, nacido en Larraga en 1855, Antero Puy [o Puig] Mendiri que, además, era profesor de música y canto. El Ayuntamiento, una vez adquiridos los instrumentos necesarios, encargó a Antero Puy que enseñara solfeo y el manejo de los instrumentos a una veintena de jóvenes del municipio con el objetivo de crear una banda de música local. En 1886 le cesó como director y profesor de la naciente banda de música para que se dedicara en exclusiva a su labor como organista en San Jorge pues esta tarea requería de una gran dedicación.

Antero Puy, organista de la parroquia durante 30 años, solicitó ser jubilado porque el clima de Santurtzi no le convenía. Cesó como organista, con una pensión vitalicia de 550 pesetas anuales,  el 30 de abril de 1913, así que pudo tocar el órgano actual. Por las fechas se deduce que fue reemplazado por Victoriano Larrarte.

?????????????????????????????????????????????????????????

  • Órgano actual

organo-san-jorge

Ferdinand Prince (Boulay, Francia, 1857 – Santurtzi, 1932)

En este caso no se trata de un intérprete sino de un técnico especialista. Ferdinand [o Fernand] Prince nació en la localidad francesa de Boulay en abril de 1857. Allí mismo comenzó sus estudios de órgano. Con quince años, sus tíos lo introdujeron en sus talleres para que aprendiese organería. Fue perfeccionando su saber y la empresa dirigida por los hermanos Stoltz le contrató y le envió a dirigir importantes trabajos en España. Así conoce a Charles Carloni, hombre de confianza de Cavaillé-Coll, que logra convencer al gran maestro para que contrate a Prince.

Convertido ya en un experto en organería romántica francesa, participa en la instalación y armonización de los órganos Cavaillé-Coll en San Pedro de Bergara, Clarisas de Tolosa y Zumaia, y la armonización del último gran Cavaillé-Coll de tres teclados, el de Santa María la Real de Azkoitia en 1898. A partir de entonces continúa trabajando con regularidad en el País Vasco y Navarra, cuidando y restaurando la mayor parte de los órganos románticos franceses existentes e incluso participando en la construcción de nuevos órganos en colaboración con diferentes empresas organeras francesas como Didier y Gutschenritter.

Es entonces cuando aparece su vinculación con Santurtzi pues es el encargado de dirigir el montaje, la armonización, etc. del órgano actual, realizado por la casa Henri Didier, en 1907. Y también se encargó de su mantenimiento años después. Los archivos nos revelan que vivió algún tiempo en Santurtzi, con su mujer y un aprendiz, cuidando con mucho esmero de su órgano. Su última intervención se remonta a diciembre de 1931. Pero cae enfermo y el 5 de enero de 1932 su mujer llama a su amigo Louis-Eugène Rochesson para acabar la armonía. De regreso a París se enteró de que una enfermedad pulmonar provocó la muerte de Prince a los 75 años de edad el 18 de enero de 1932, precisamente el del incendio provocado de la iglesia. No sé si se llegaría a enterar antes de expirar o si, por el contrario, el hecho agravó su estado hasta precipitar su muerte.

0 argazkirik gabekoa

A continuación se citan los interpretes que, con tanto cariño, desea Jesús Díez Sáenz de la Fuente que recordemos y homenajeemos con ocasión de la reinauguración del actual órgano de san Jorge.

  1. Victoriano Larrarte Aspiroz (Ibarra, 1888 – ¿?, 1942).

Eximio organista de quien se decía que hacía hablar al órgano. Fue el organista de la parroquia desde comienzos del siglo XX (ca. 1913) hasta su fallecimiento el 15 de diciembre de 1942. Fue una etapa dorada para el órgano, periodo que coincide prácticamente con el del sacerdote Jenaro Oraá Mendia al frente de la parroquia (1906-1934).

Victoriano, junto con María Alcorta la profesora que dirigía el coro de mujeres, asistida en los últimos años por Eloisa Villanueva, formaron un magnífico coro mixto parroquial que llamó la atención por su extraordinaria brillantez y que complementaba a la perfección el excelente órgano que estaba, entonces, en perfectas condiciones.

Ambos eran santurtziarras de adopción. Victoriano Larrarte había nacido en Ibarra en 1888 y María Luisa Alcorta Alcorta en Azkoitia en 1868, aunque residía en Santurtzi desde 1895. Dedicaron los mejores años de su vida a la parroquia de San Jorge, la única existente en nuestro municipio desde sus orígenes hasta 1955. Lástima que el paso de los años haya hecho casi olvidarles pues ya son contadísimas las personas que les recuerdan, ya que fallecieron en 1942 y 1945 respectivamente, pero la restauración del órgano se presta a tributarles un merecido homenaje.

Esquela de Victoriano Larrarte

  1. José Larrarte Aspiroz (Ibarra, 1881 – Santurtzi, 1966).

Fallecido Victoriano Larrarte, se hizo casi automáticamente cargo del funcionamiento del órgano su hermano José, cariñosamente conocido en el pueblo como don Pepe. José Larrarte Aspiroz nació en Ibarra en 1881 y falleció en Santurtzi en 1966.

José Larrarte atendía con asiduidad, aparte de la formación de coro de tiples, sus funciones como organista que requerían una dedicación constante ya que el órgano se tocaba durante la misa mayor (a las 10:00 h) de todos los domingos y fiestas de guardar del año, durante las funciones de tarde (rosario y novenas) de los domingos y fiestas así como en las “horas santas” de la tarde de todos los jueves del año.

Grande era la exigencia y dedicación que se pedía al organista y que el bueno de don Pepe trató de cumplir puntualmente, si bien cuando las ocasiones lo requerían, como funerales de primerísima categoría (en que se interpretaba la obra del compositor italiano Lorenzo Perosi) y misas mayores particularmente solemnes en las grandes festividades, solicitaba la colaboración del organista de la capilla del hospital de san Juan de Dios que dominaba con más soltura las artes del órgano e incluso, en algunas ocasiones, la de Segundo Matute, al que luego nos referiremos.

El clero parroquial y el Ayuntamiento, aun comprendiendo y agradeciendo la excelente disposición de José Larrarte, vieron la necesidad de disponer de un organista profesional, al estilo del añorado Victoriano Larrarte. Así pues, en 1946 lo solicitaron al Obispado de Vitoria (diócesis a la que pertenecía Santurtzi en aquel momento).

No podemos dejar de mencionar que, en 1963, el Ayuntamiento decidió denominar una calle con el nombre de Hermanos Larrarte para perpetuar su recuerdo. En la siguiente fotografía, fechada hacia 1930, aparecen los tres hermanos. El sacerdote que está de pie, a la izquierda, es Justo, y en esa misma fila, la central, los dos personajes de la derecha son Victoriano y José.

Hermanos Larrarte

  1. Guillermo Elordi Egaña (Barakaldo, 1904 – Santurtzi, 1973).

Natural de Barakaldo, era todavía relativamente joven cuando llegó a Santurtzi en septiembre de 1946 procedente de Salinillas de Buradón (Araba) donde solo estuvo un año. Antes había ejercido seis años en la localidad de El Cerro de Andévalo (Huelva) a donde había sido exiliado como consecuencia de uno de tantos juicios de depuración de los que tampoco se libraron los eclesiásticos vascos. El 5 de noviembre de 1937 se le declaró libre en juicio pero se le desterró a Huelva. Quizás la ejecución de la sentencia no fue inmediata o el tiempo de exilio fue menor o existe algún error en la información puesto que en 1940 estaba como organista en San Vicente de Barakaaldo, influyendo decisivamente en la creación de la Schola Cantorum ese mismo año.

En cualquier caso, con su llegada a Santurtzi se notó nuevo esplendor en el órgano parroquial y el coro reinició sus esfuerzos para solemnizar las funciones parroquiales. Apenas dos meses después, el 8 de diciembre, durante la celebración de la Inmaculada Concepción, se volvió a interpretar la primera misa pontifical de Perosi con tal extraordinaria brillantez que hizo recordar tiempos pasados.

A este renacimiento también ayudó el Orfeón Santurzano, cuarenta voces salidas principalmente del Patronato Santa Eulalia y dirigido por Segundo Matute. Y, en aquellas solemnidades en las que se cantaba alguna aclamada obra de Perosi, no faltaba el concurso como director del coro mixto parroquial de Ignacio Aretxabaleta Goikoetxea, organista de Santa María de Sestao, director de su magnífico coro parroquial y fundador del Orfeón, que también tocó nuestro órgano en alguna ocasión señalada.

Su nombramiento como organista de san Jorge incluía ejercer como capellán del colegio de las Hijas de la Cruz en cuya capilla celebró misa siempre, a lo largo de veintisiete años, hasta el mismo día de su repentino fallecimiento la mañana del 24 de diciembre de 1973.

guillermo-elordi

  1. Segundo Matute Pascual (Santurtzi, 1918 – ¿?, 1996).

Para concluir, nos falta glosar la figura de Segundo Matute Pascual, que sustituyó al precedente en sus funciones de organista en una época de tiempos cambiantes, siendo párroco Luis Pinedo Murga tras la temprana muerte de su predecesor, José María Iruretagoyena, en 1970.

El recuerdo de Segundo Matute está aún vivo en la actualidad. Ejerció de organista con toda fidelidad y rigor. Fue muy exigente con sus cantores y orfeón, como ellos mismos lo han aseverado en muchas ocasiones, en cada uno de los oficios en los que tocó el órgano aunque, sin duda, muchas menos que sus predecesores en el cargo debido a la reforma de la liturgia católica tras el Concilio Vaticano II.

Durante esta etapa hay que mencionar también las intervenciones de sor Pilar (del Patronato Santa Eulalia), así como de Miren Rojí, Juanita Mendizabal y, particularmente, del sacerdote Santos Gil que, aun desde tiempos de Segundo Matute pero, sobre todo, tras su fallecimiento, ha actuado con más frecuencia en eucaristías y funerales, tratando de suplir con la más encomiable voluntad la falta de organista oficial hasta que fue destinado a una parroquia de Portugalete.

miren-roji-al-organo

El último párroco de san Jorge que convivió con Segundo Matute fue Iñaki Maguregui, entre septiembre de 1991 y septiembre de 1996 cuando fue destinado a otra parroquia. A finales de ese mismo mes, falleció inesperadamente Segundo Matute. Con el cambio en el rectorado de la parroquia y el triste fallecimiento del organista los esfuerzos realizados por Inaki Maguregui en pro de la reparación del órgano quedaron malogrados.Segundo Matute,director

Y han tenido que pasar veinte años para conseguir, con un elevado desembolso y gracias a la iniciativa, entusiasmo y empuje empeñado por la coral Lagun Zaharrak, la ansiada reparación y restauración del ya centenario órgano Henri Didier por maestros organeros guipuzcoanos, concretamente el maestro organero Alejandro Turanzas.

Concluyo la entrada con las sentidas palabras de Jesús Díez: “Me ha parecido de justicia recordar las figuras de los artistas que hicieron posible oír los acordes del magnífico órgano haciendo las delicias de los fieles santurzanos, contribuyendo a dar sentido y vida a los actos religiosos”.

Adenda:

En la ceremonia de inauguración y bendición de su renovación, el maestro organista que estrenó el órgano ha sido Pedro Guallar Otazua, natural de Bergara. Con una amplísima formación en la materia, es profesor de órgano, piano y armonía en el Conservatorio Juan Crisóstomo Arriaga de Bilbao desde 1981, además de un destacado intérprete y compositor. Es organista en dos iglesias en Algorta y Las Arenas.

organista

portada-escuelas-vinas

Seguimos con los aniversarios que nos permiten recuperar parte de nuestra olvidada memoria histórica. En esta ocasión, el de las antiguas escuelas públicas de Las Viñas de cuya inauguración hace hoy 85 años.

Durante siglos pasados, antes de la brutal transformación urbanística de nuestro municipio, Las Viñas era un valle de suaves laderas por el que discurría y discurre aún pero canalizado subterráneamente un regato que nacía en el Bullón. Los habitantes de Mamariga, Oyancas y Fontuso tenían en ese valle sus heredades o piezas de labrantío, cercadas todas con un cierre común. De ahí que, en tiempos pasados, se denominase El Común. El principal cultivo era el viñedo del que se obtenía una buen chacolí y que dio nombre a la denominación actual de la zona, Las Viñas.

valle-de-las-vinas

Valle de Las Viñas

Las Viñas no se convierte en un barrio definido y urbanizado de Santurtzi hasta la segunda mitad de la década de los años 20 del pasado siglo como consecuencia del aumento de la población del municipio. Más precisamente, del barrio de Mamariga, dentro del cual se incluía la mayor parte del espacio que ahora ocupa el de Las Viñas. En 1926 Santurtzi tiene más de 7.000 habitantes y el mismo numero de escuelas que cuando tenía 3.000. La masificación de las aulas obligaba a construir con urgencia nuevos equipamientos escolares.

En 1922, el Ayuntamiento juzga razonable que el ensanche del núcleo urbano de Santurtzi se proyecte en la zona de Las Viñas y en 1923 se encarga un estudio para el planeamiento de las calles de ese ensanche. En 1924 solicita una subvención a la Diputación para acometer las obras de apertura de una calle paralela y tres transversales y construir una escuela en Mamariga. En 1927, el Ayuntamiento ofrece al Estado, de quien dependen las competencias en esta materia, un amplio solar en la zona denominada Las Matas, incluido en el barrio de Mamariga en ese momento. De ahí la confusión y la discusión que suele surgir respecto a si las futuras escuelas se califican como “las de Mamariga” o “las de Las Viñas”.

Las Matas - Las Viñas

Se suele contar la anécdota de que el 14 de agosto de 1927,  durante la segunda visita de Miguel Primo de Rivera a Santurtzi (la primera fue con motivo de la inauguración de la ampliación de la línea férrea Bilbao-Portugalete hasta Santurtzi y el puerto exterior), el alcalde Mariano Torrontegui recordó en su discurso que una de las principales carencias del municipio era la falta de escuelas. Primo de Rivera, con su peculiar gracejo andaluz, le contestó: “el arcarde de Santurce, arrimando el ascua a su sardina, me pide escuelas para su pueblo y las tendrá en breve plazo”.

El Ayuntamiento inició los trámites correspondientes ante el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. Uno de los informes que se adjuntan es el de los propios maestros en aquellos años (Francisco Calles Casado y Jorge Alias Capitán) que corroboran la necesidad del nuevo equipamiento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El nuevo grupo escolar se iba a denominar Primo de Rivera en su honor y probablemente tendría en mente acudir a su inauguración pero los acontecimientos políticos que desembocaron en la proclamación de la II República provocaron, por una parte, el retraso en la construcción y, por otra, el cambio de denominación de las nuevas escuelas.

En septiembre de 1931 las escuelas están casi concluidas. El Ayuntamiento propone al Ministerio de Instrucción Pública la denominación de Grupo Escolar de Joaquín Costa para homenajear al “gran sociólogo y jurista, republicano ejemplar y patriota insigne, cuya memoria debe ser honrada por todos los españoles”. Aunque hubo otra propuesta, la del pedagogo y librepensador Francisco Ferrer Guardia, la primera prevaleció.

Joaquín Costa

Unos meses después, la tarde del domingo 7 de febrero de 1932, tuvo lugar la solemne inauguración del nuevo edificio destinado a escuela pública. Las reseñas en prensa, unas más amplias que otras nos dan cuenta de la ceremonia, en la que no podía faltar la participación de la banda municipal de música.

inauguracion-de-las-escuelas

copia-de-8-02-1932-inauguracion-escuelas-las-vinas

De la ceremonia de inauguración tenemos dos fantásticas fotografías. Una del pasacalles inmediatamente anterior y otra ya finalizado el acto en la que desgraciadamente no identificamos al portador de la bandera o pendón.

foto-10-febrero-1932-diario-ahora

escuela-joaquin-costa

Se trataba de un edificio moderno para la época que acogía unas escuelas graduadas (es decir,  que organizaban a los alumnos por edad y nivel). Distribuido en amplias y ventiladas salas con cuatro aulas para niños y otras cuatro para niñas.

el-liberal-las-vinas-1932-02-07

En la siguiente noticia de El Liberal dan buena cuenta del autor del proyecto (el arquitecto Jorge Gallegos Trelanzi, especializado en el diseño de centros escolares), presupuesto de la obra (266.173 ptas.), características de la edificación, etc.

el-liberal-1932-02-07

Otras edificaciones proyectadas por Jorge Gallegos con la misma finalidad guardan un gran parecido con la de Santurtzi. Es paradigmático el antiguo Grupo Escolar San Sebastián en Vinaròs que todavía existe, aunque podemos encontrar más ejemplos en otras localidades levantinas.

vinaros

vinaros-2

El edificio fue empleado para la celebración de mítines. Por ejemplo el que se celebró en agosto de 1932 precisamente para protestar por un intento de golpe contra el gobierno legítimo de la II República, la Sanjurjada.

mitin-24-08-1932-en-el-patio-de-las-escuelas

La liquidación final de las obras se verifica por Orden de 21 de abril de 1933. En la siguiente imagen lo podemos ver a la derecha, con un pequeño tramo de la actual calle Dr. Fleming apenas urbanizado. ¡Comparad con la imagen coloreada incluida más arriba!

mamariga-y-vinas

Y apenas cinco años después, en 1937, tras la ocupación de Santurtzi por las fuerzas franquistas todo lo que recordara a la República se borró de un plumazo. Calles y edificios públicos recibieron denominaciones acordes con los nuevos tiempos. Las escuelas fueron bautizadas con el nombre de Escuelas Nacionales General Primo de Rivera. Se realizaron purgas políticas y muchos empleados públicos fueron expulsados de sus plazas y sometidos a juicio de depuración acusados de haber inculcado en la sociedad y en las mentes jóvenes el virus republicano. A las escuelas fueron destinados nuevos maestros y maestras.

De esta larga etapa tenemos algunas fotografías de calidad, fechadas en los años 40.

niñas viñas

alumnas-con-maestra

alumnos-con-valeriano

A comienzos de los años 70, la moderna escuela de 1932 se había quedado anticuada y, sobre todo, pequeña debido al incremento de la población provocado tanto por el crecimiento vegetativo como, sobre todo, por los movimientos migratorios que hacen que Santurtzi supere los 45.000 habitantes.

Se decide hacer un nuevo edificio en el mismo solar así que la piqueta reduce a escombros las antiguas escuelas 45 años después. Los alumnos que cursaban sus estudios ahí tendrán que asistir a clase de forma provisional en otros locales, públicos y privados, acondicionados para acoger provisionalmente las aulas. Entre ellos, los locales que se encuentran frente a las propias escuelas, en la calle Dr. Fleming, y en las escuelas de Mamariga, inauguradas unos años antes, en 1967, hace 50 años.

paraje-las-matas

Del nuevo equipamiento escolar, el actual Colegio de Educación Infantil y Primaria Las Viñas (CEIP Las Viñas), hablaremos en otra entrada.

Tengo que agradecer a Francisco Javier Pérez Cano el trabajo publicado en el grupo de Facebook Santurtzi y sus gentes que me ha servido de guion para redactar esta entrada. Y a Tomás Fernández y Sestao en el Recuerdo por la información e imágenes facilitadas.

logo-orfebre

La semana pasada el Museo Diocesano de Arte Sacro inauguró una nueva instalación en la planta dedicada a la orfebrería que complementa a la perfección la colección de piezas que expone el museo, una de las más completas de su clase. Se trata de la recreación de un taller de platería, el del último maestro orfebre tradicional de Bizkaia, ya retirado. El orfebre o platero Eloy García Pérez ha cedido al museo sus mesa de trabajo, sus herramientas, moldes y bocetos.

taller-en-el-museo

Su objetivo es contextualizar y acercar al público, a través de un vídeo, el oficio de un orfebre, una profesión prácticamente desaparecida. No existe relevo generacional. Aunque fue profesor e impartió clases de diseño y cincelado en bronce, plata y oro en el Instituto Vasco de Nuevas Carreras ningún alumno siguió sus pasos.

Eloy García Pérez nació en Santurtzi, hijo de Lorenzo García y Basilisa Pérez Casado. Es curioso que el nombre que le dieron sus padres fuese el del santo patrón de los joyeros, plateros, orfebres, etc.

san-eloy-grabado

En el seno de esta modesta familia no existía ningún precedente relacionado con la orfebrería o trabajos artísticos. Ha trabajado en la orfebrería desde niño, oficio que aprendió por intuición, llevado por su gran afición a la pintura. Era muy pequeño cuando se escapaba a un taller ubicado frente a su casa. Se sentaba allí y se dedicaba a golpear una lata con un martillo durante horas. Luego volvía a casa y se ponía a dibujar.

Más tarde, tras formarse en la Fabrica de Bronces y lámparas Navarro y en la Escuela de Artes y Oficios, en Bilbao, con 19 años montó su primer taller en Portugalete, en casa de su madre. Posteriormente lo trasladó al núm. 51 de la calle Iturribide de Bilbao hasta su jubilación. Eloy García ha disfrutado siempre de su trabajo y afirma que para ser un buen orfebre hay que tener vocación, porque es un trabajo muy preciso, requiere muchísima paciencia, dedicación y gusto. Con los cinceles se pueden sacar infinidad de cosas, es todo creatividad.

La obra de Eloy García es, desde el punto de vista técnico, de una gran calidad y recoge modelos de arte sacro muy característicos. Ya fue objeto de una muestra retrospectiva de marzo a mayo de 2006, en  colaboración con el Servicio de Patrimonio Cultural de la Diputación Foral de Bizkaia, en la sala Ondare titulada Orfebres y plateros. El taller de Eloy García.

exposicion-2006

A través de la actividad del orfebre, en aquella exposición se explicaban de forma didáctica las diferentes técnicas de este oficio, a medio camino entre lo artesanal y lo artístico (repujado, cincelado, grabado, estampado, fundido, dorado, esmaltado), los mecanismos de control de la calidad de los materiales preciosos con los que trabajaban, la regulación del oficio y la consideración social que se otorgaba a su trabajo, etc.

Y, al mismo tiempo, se aprovechaba para repasar la evolución de la orfebrería en Bizkaia, desde las piezas más antiguas, tardorrománicas, hasta las salidas de las manos de escultores contemporáneos como Durrio o Larrea. En total, más de 150 piezas de gran calidad pertenecientes a la colección del Museo Diocesano de Arte Sacro, a diferentes iglesias, a diversas instituciones, a particulares y talleres de orfebres y plateros.

De aquella exposición nació el proyecto que ya es una realidad, El taller de Eloy García, una didáctica exposición permanente en el Museo Diocesano de Arte Sacro que sirve, además, para  homenajear a uno de los mejores orfebres de Bilbao. La actividad a la que este orfebre ha dedicado sus últimos sesenta años está en trance de desaparición pero, gracias a esta exposición, permanecerá al menos en nuestra memoria.

eloy-trabajando

Más información en los siguientes enlaces:

Arte de metal (2006).

El taller de Eloy García (2006). En este enlace se puede ver parte de la obra realizada por el orfebre a lo largo de su vida.

El último artesano de los metales (2006).

Orfebres y plateros, un oficio en extinción (2006).

Artesanía vestida de plata fina (2017).

El Museo de Arte Sacro convierte el taller de platería de Eloy García en exposición (2017).

El Museo diocesano inaugura una sala-taller de platería (2017).

Un motivo más para visitar el Museo Diocesano de Arte Sacro en donde se exhibe permanentemente el tímpano románico de San Jorge.

simbolo-farmacia

La primera mención que relaciona al apellido Chacón con una farmacia la encontramos en Lamiako (Leioa). A principios de 1926 Ángel Chacón Laiz (1888-1955) abrió la primera farmacia que hubo en ese municipio. Sin embargo, este farmacéutico pronto se trasladó al cercano municipio de Santurtzi. Era una buena oportunidad de negocio ya que, tras el cierre de la farmacia de la viuda de Picatoste, en nuestro municipio solo quedaba una única farmacia, la de Oraá, para atender a una población en crecimiento.

Ángel Chacón Laiz nació el 1 de marzo de 1888 en La Pola de Gordón (León). Hijo de Ildefonso Chacón Rodríguez, farmacéutico, y de María Laiz García. Cursó los estudios de farmacia en Santiago de Compostela, licenciándose en 1913. Antes de trasladarse a Bizkaia ejerció en Santa Lucía de Gordon (León) entre 1914 y 1925, según la investigación realizada por Arantza Saratxaga citada al final de esta entrada. Sin embargo, a comienzos de 1921 ya estuvo en Bizkaia puesto que contrae matrimonio en Ortuella con Teresa Rueda Velasco. Finalmente, en 1926, abrió una farmacia en Leioa entre enero y noviembre de ese año.

En diciembre de 1926 comunicó al Ayuntamiento de Santurtzi que había abierto una nueva farmacia en nuestro municipio, en los bajos del núm. 12 de la avenida Murrieta, y solicitaba la correspondiente inspección. Esta se realizó el 8 de enero de 1927, de manera que la farmacia quedó oficialmente inaugurada ese mismo día, hace 90 años. El Archivo Foral de Bizkaia conserva, entre la documentación histórica depositada por el Ayuntamiento de Santurtzi, un plano de las instalaciones de cuando Ángel Chacón Laiz solicitó la apertura del establecimiento en 1926. Se trata de un plano más completo y detallado de lo que suele ser habitual en este tipo de documentos.

farmacia-chacon

Angel Chacón Laiz estuvo al frente de su farmacia hasta su muerte en Santurtzi en febrero de 1955. A partir de entonces se hizo cargo de la farmacia su hijo, Ángel Chacón Rueda, nacido también en La Pola de Gordón en 1923. Se licenció en Farmacia en Santiago de Compostela en 1953. La transmisión de la dirección de la farmacia se hizo oficial el 13 de octubre de 1956 y ejercería en ella hasta febrero de 1986. Para entonces ya había cambiado de ubicación trasladándose al núm. 18 de la calle Jenaro Oraá a comienzos de 1978. Ángel Chacón Rueda falleció en Bilbao el 15 de febrero de 2010 a los 88 años de edad.

angel-chacon

firma-chacon

Ángel Chacón Rueda participó en una conocida tertulia antifranquista de los años sesenta que desarrollaba un nutrido grupo de heterogéneos personajes en la cafetería La Concordia, situada en una calle perpendicular a la de la estación del mismo nombre, en el centro de Bilbao. Los participantes se solían reunir los sábados a partir de las siete de la tarde y la tertulia duraba generalmente hasta las diez de la noche. Entre los participantes, el farmacéutico Ángel Chacón era conocido, como el cónsul cubano de Santurce.

Era un ferviente admirador de la Revolución Cubana y, en consecuencia, se relacionaba mucho con marinos cubanos que recalaban a Santurtzi. Pronto les invitó a participar en la tertulia animando las conversaciones ya que permitían seguir al detalle la situación en Cuba después de la Revolución. Después del asesinato de Ernesto Che Guevara, los participantes de la tertulia celebraron varias reuniones en el domicilio particular de Ángel Chacón, en la que se leyeron y grabaron diversos poemas dedicados al comandante revolucionario. Sabina de la Cruz grabó un emotivo poema suyo. Blas de Otero grabó algunos de sus poemas como los dedicados a Vietnam, a Tania la guerrillera, al malecón de La Habana, etc.

Como curiosidad, la farmacia Chacón elaboraba una fórmula especial para calvas de la barba. Y durante la explosión del butano la noche del 17 de enero de 1967, la farmacia, que tenía el turno de guardia, permaneció toda la noche abierta.

Pero la relación de esta saga familiar de farmacéuticos con Santurtzi tiene una segunda vertiente en la persona de Miguel Rueda Goicuria, primo de Ángel Chacón Rueda, que abrió una farmacia en la actual avenida Iparraguirre, cerca de su intersección con  la actual calle Itsasalde, en 1956.

miguel-rueda

Posteriormente, en 1968, trasladó la farmacia a un local en José Miguel de Barandiaran, 26 para acercarla al centro de salud recién construido. Su hija Elena Rueda Guantes se hizo cargo en 1990 de otra farmacia (farmacia Alonso) ubicada en las proximidades, en José Miguel de Barandiaran, 18. Pero en 2002 se trasladó a la de su padre, en donde continuó hasta su prematura muerte el 29 de septiembre de 2011.

Parte de la información la he extraído de una obra publicada en 1998, realizada por una compañera de facultad y durante un tiempo también de trabajo, Aranzazu Saratxaga Garai, el Catálogo de Farmacias Tradicionales de Bizkaia.

Y tengo que agradecer la colaboración de Begoña Muñoz en el grupo de Facebook Santurtzi y sus gentes que me informó de un dato fundamental: que las dos sagas de farmacéuticos estaban emparentadas. Gracias al Archivo Histórico Eclesiástico de Bizkaia, que permite consultar en línea los registros sacramentales, y a otras fuentes, he podido construir el siguiente árbol genealógico.

arbol-chacon-rueda

Finalizo la entrada con una interesante fotografía, cedida por la web de fotografías de Santurtzi, de comienzos de los años 60. En ella se puede reconocer a varios médicos, practicantes y farmacéuticos de nuestro municipio: José Alegría Caamaño (médico), Bruno Alegría Corral (médico), Juan Manuel Antuñano López de Bustamante (practicante), Esteban Aramburu Bilbao (médico), Rolando Azcorra (médico), Ángel Chacón Rueda (farmacéutico), José Elejoste Astarbe (médico), Isidoro Fuente Lozano (médico), José María Garrido Lázaro (practicante), Eusebio Juárez Zabalía (practicante), José Luis Lezcano del Río (médico), Miguel Rueda Goicuria (farmacéutico), Juan Ugalde Bernaola (médico).

médicos y farmacéuticos

Tengo que seguir investigando para identificar a varias de las mujeres que, me comentan, son matronas o comadronas y practicantas. De momento reconocemos a Basilisa Herranz Rey (matrona) y Ana María Abadía Castrillo (practicanta).

puertas-abiertas

Ayer sábado, 21 de enero, se celebró una jornada de puertas abiertas en el ya centenario colegio Patronato Santa Eulalia. Y aprovechando que la puerta estaba abierta me di un concienzudo paseo por todo el colegio acompañado de Pedro Martín, antigua alumno que me iba relatando anécdotas de aquellos maravillosos y lejanos años. También me acompañó aunque, por desgracia, brevemente Marina Sesumaga. Además, tuvimos la suerte de ser guiados por la superiora del colegio, sor Pilar, que nos comentó interesantes detalles de la historia de la centenaria institución.

Hemos tenido la ocasión de ver fotografías antiguas, de la primera década de existencia del colegio.

patronato coloreada

?

Pero también un moderno colegio que ha sabido conservar, a pesar del paso del tiempo y las lógicas adaptaciones de las instalaciones a las nuevas necesidades educativas, algunos elementos originales muy interesantes.

patronato

Por ejemplo, en la galería a la que se accede por la puerta principal todavía podemos pisar el elegante suelo original de 1914.

patronato

En esa galería se exponen los retratos de Eulalio Arana, su esposa Aurora Vildosola y su cuñada Carmen Vildosola, benefactores y patronos de la institución. Lamento que las fotografías no tengan buena calidad.

eulalio arana

aurora vildosola

?

En una de las aulas que se habilitaron donde antes estuvo el comedor de los alumnos internos se ha conservado, donde se ha podido, una buena muestra del alicatado original. Como muestra, la siguiente fotografía.

patronato

Sin duda, el elemento patrimonial más destacado es la capilla, neogótica, que conocía pero no recordaba. Está dedicada, evidentemente, a santa Eulalia.

capilla-patronato

altar-capilla-patronato

Destacan las vidrieras que no están firmadas o, al menos, yo no he visto firma alguna. Nos han comentado que son las originales así que, probablemente, estén fabricadas en Bilbao por la misma empresa que realizó las de la casa consistorial, las de la iglesia de san Jorge, capilla del hospital San Juan de Dios, etc., realizadas todas ellas entre 1905 y 1925, que tuvimos el placer de conocer gracias a la visita guiada organizada por la Red de Bibliotecas de Santurtzi. Habría que confirmarlo con la documentación de la época, si es que se conserva.

vidriera patronato

vidrieras patronato

Para terminar, dos fotografías. Una simpática imagen de mis acompañantes, Pedro y Marina, bajo un simpático dragón en una de las aulas de educación infantil.

pedro y marina

Y un curioso mural fruto del aprendizaje por proyectos que los alumnos están desarrollando. En este caso, el denominado Castillo. Me ha encantado.

mural heráldico

 

clipboard01

Hace 85 años, un incendio provocado el 18 de enero de 1932 redujo a cenizas buena parte de los muebles y ornamentos litúrgicos de la parroquia de san Jorge, una pérdida irreparable para el escaso patrimonio histórico-artístico de nuestro municipio.

Las causas de este lamentable acontecimiento no están del todo claras aunque la información sobre los hechos es relativamente abundante. El incendio de la iglesia puede enmarcarse dentro de los denominados “Sucesos de Bilbao” que tuvieron amplia repercusión en la prensa de la época.  A través de ella podemos componer las distintas versiones que se dieron en su momento.

El domingo 17 de enero, el partido Comunión Tradicionalista celebró un mitin en el frontón Euskalduna de la calle Hurtado Amézaga en Bilbao. Al término del acto, grupos de socialistas y republicanos mostraron su repulsa manifestándose por la ciudad. Frente al teatro Arriaga, cercano a la sede del Círculo tradicionalista, los manifestantes fueron tiroteados muriendo inmediatamente tres personas y sufriendo otras heridas de diversa consideración. Se convocó una huelga general para el día siguiente y se invitó a la población a acudir al entierro de las víctimas, entierro que resultó multitudinario.

En Santurtzi, al día siguiente se celebraba en el parque la concentración de repulsa convocada por las clases obreras y republicanas de los pueblos cercanos para denunciar esos sucesos del día anterior. El acto de protesta comenzaba a las 16:00 h y estaba previsto que tomaran la palabra el concejal del Ayuntamiento de Santurtzi Valentín García Díez por los republicanos, Felipe Pereiro por el Partido Comunista, Saturnino Aransáez Aransáez por la C.N.T. y Tomas Sánchez Cámara por el Centro de Sociedades Obreras de la U.G.T. El mitin se desarrollaba sin incidentes cuando, al comenzar su discurso el representante de la C.N.T., se escucharon varios disparos. Se produjo un gran alboroto. Los asistentes a la asamblea, unos 4.000 según las fuentes, empezaron a dispersarse sin orden ni concierto.

El autor de los disparos fue un conocido tradicionalista llamado Alfredo Ferry (o Ferri o Berri, según las diferentes fuentes) Calpe, capitán de infantería retirado que perteneció al cuerpo de guardia del fuerte del monte Serantes. En aquellos momentos trabajaba de inspector en la Compañía del Tranvía Eléctrico Bilbao-Santurce.

Nada más disparar huyó, perseguido por numerosos asistentes al mitin. Se refugió en su domicilio, en el tercer piso del número 14 de la avenida Murrieta, desde donde siguió tiroteando a la multitud congregada en el parque. Mientras una parte del grupo perseguidor, también armado, respondía a sus tiros con más tiros (según El Liberal más de 200 disparos en total), otra parte se dirigió al surtidor de gasolina que estaba ubicado frente al monumento a los Murrieta. Pretendían prender fuego al edificio pero en el último momento recapacitaron al darse cuenta de que se trataba de una casa de vecindad.

Cambiaron de objetivo y decidieron descargar su rabia quemando la iglesia adyacente. Este tipo de acción era bastante frecuente en esos tumultuosos inicios de la II República y, al parecer, ya lo habían intentado el día anterior, rociando con gasolina y prendiendo fuego a la puerta de acceso. En esa ocasión, según se cuenta, varios vecinos de las casas colindantes sofocaron el incendio con mantas húmedas.

Pero durante la tarde del día 18 de enero san Jorge no iba a tener la misma suerte…

san-jorge-original-perdido

Un grupo de asistentes al mitin arrojó gasolina a través de una de las ventanas del edificio (señalada con una X) y, además, forzando la puerta de la iglesia, roció el interior con la misma gasolina extraída del cercano surtidor. Prendieron fuego al combustible y la iglesia comenzó a arder por los cuatro costados.

iglesia-san-jorge-y-gasolinera-copia

Mientras tanto, en los alrededores se generalizaron los altercados en los que también participaron grupos nacionalistas. Solo hubo dos heridos de bala: Luis Barquín Arteche en el brazo derecho e Ignacio Lanzagorta Lecuona en la región axilar. Estos vecinos del barrio de Cotillo, de 23 y 25 años respectivamente, fueron asistidos en el domicilio del médico Guillermo Gorostiza, padre del conocido futbolista del mismo nombre, apodado Bala Roja. Que no hubiera muertos y sólo dos heridos fue, en aquellas circunstancias, una afortunada casualidad.

Desde la casa consistorial se llamó al alcalde, Anacleto Unzueta Echevarria, que se encontraba en Bilbao en el funeral de los fallecidos en Bilbao el día anterior, para contarle lo sucedido. Este, a su vez, se lo comunicó al gobernador, el cual mandó a la Guardia Civil y a los servicios de incendios (que no llegaron tiempo al ser bloqueados en Barakaldo o Portugalete). Se practicaron dos detenciones, el citado Alfredo Ferry y, según informaba el día 20 el periódico El Sol, el nacionalista santurtziarra Lezo Urreiztieta Rekalde, del que existe una biografía editada en 1990.

Como hay tantas interpretaciones como tendencias políticas involucradas, en mayor o menor medida, en estos hechos, os remito a la documentada entrada publicada en el blog de la Red de Bibliotecas en su versión en euskera o en castellano.

El párroco de la iglesia, Jenaro Oraá Mendía, fue probablemente el último vecino de Santurtzi en enterarse del triste suceso. Se encontraba enfermo y en cama debido a una afección cardíaca y no se le dijo nada de lo ocurrido por temor a que la noticia le causara la muerte. Una vez sofocado el incendio por los propios vecinos de Santurtzi, a los que el Ayuntamiento proporcionó la única manguera que tenía, el panorama que presentaba el interior de la iglesia de san Jorge era desolador.

Unas postales fotográficas, que aunque no corresponden exactamente a 1932 sino a algún momento anterior, hacia 1920 (algunas imágenes se han cambiado por otras), nos permite hacernos una idea de cómo era el interior de San Jorge.

interior-san-jorge-antes-del-incendio

altar-mayor

Quedó totalmente carbonizado el altar mayor, instalado en 1887, compuesto de varios cuerpos, el central, dedicado a la Virgen del Carmen y los otros a San Jorge (superior), a la Milagrosa (a la derecha) y al Sagrado Corazón de Jesús (a la izquierda), estas dos últimas imágenes adquiridas por suscripción popular entre las familias de los pescadores. Parece ser que esta última imagen se salvó, según nos cuenta Jesús Díez en su documentado libro sobre el centenario del patronazgo de la Virgen del Carmen en Santurtzi.patronazgo

Los altares contiguos al mayor, consagrados a la Dolorosa y a la Inmaculada, y los laterales dedicados al culto de san José (nave izquierda) y san Roque (nave derecha), sufrieron desperfectos de menor gravedad.

interior-san-jorge-tras-incendio-4

interior-san-jorge-tras-incendio-5-copia

También se quemó el tabernáculo (sagrario donde se guarda el pan consagrado en la eucaristía) que contenía preciosos objetos de culto. Entre los escombros se encontró un cáliz intacto y otro retorcido por el calor. En el coro, los destrozos fueron enormes. El órgano, recientemente restaurado, sufrió daños de consideración.

interior-san-jorge-tras-incendio-2

El incendio ocasionó, además, la aparición de grietas en la cúpula, el deterioro de las vidrieras de la procesión marítima y de san Ignacio, el ennegrecimiento de las paredes y diversas pinturas, bancos, sillas y reclinatorios quedaron carbonizados. Los daños ocasionados por el incendio se valoraron en 200.000 pesetas de la época.interior-san-jorge-tras-incendio-1

Pero la pérdida más sensible fue la de la venerada imagen de la Virgen del Carmen, talla de madera antigua y de gran valor entronizada en la nueva capilla del convento de los Carmelitas del Desierto de Sestao en 1804. Tras la desamortización, fue traída del extinguido convento a Santurtzi en 1841. A continuación dos imágenes de la Virgen del Carmen original, de la década de 1911-1920:

virgen-original-perdida-1

virgen-original-perdida-2

Por lo tanto, ni la que está actualmente en el altar mayor ni la que se saca en procesión cada 16 de julio son la original. Esta última, que guarda un gran parecido con la calcinada en el incendio, es casi centenaria y fue regalo de Casilda de la Quintana Murrieta.

virgen-del-carmen-imagen-procesional-copia

Recientemente, la casualidad ha permitido que descubramos que un importante elemento artístico, sufrido paciente de aquellos hechos, existe todavía. En la inauguración de la exposición sobre exvotos marineros en la que tanto protagonismo tuvo Mamariga, Juan Manuel González Cembellín, director técnico del Museo Diocesano de Arte Sacro, nos sorprendió con la noticia de que el tímpano de madera que coronaba el acceso a la iglesia se conservaba, muy deteriorado, en los depósitos del museo desde 1981. Este tímpano, que hemos tenido la oportunidad de ver y fotografiar gracias a la amable colaboración del citado Juan Manuel G. Cembellín, merece que le dedique una próxima entrada. Como adelanto, una imagen nunca antes publicada.

timpano-quemado-comprimida

El 18 de enero de 1936, cuatro años después, se celebraba la restauración del altar (fielmente reproducido), sagrario, ostensorio e imágenes. Pero la iglesia todavía tendría que padecer un nuevo siniestro. El 29 de abril de 1937 Santurtzi sufrió un ataque aéreo por parte de la aviación facciosa y una de las bombas lanzadas atravesó la cúpula de la iglesia provocando daños al comulgatorio y a las vidrieras, que fueron nuevamente restauradas.

Para la redacción de esta entrada he podido consultar el inédito trabajo de investigación de Eduardo Renobales sobre la II Repíblica y la Guerra Civil en Santurtzi y así corregir algunos datos erróneos de mi redacción original. Eskerrik asko!

Cabecera EnSanturtzi.com

Hoy se acumulan las entradas… Undécimo artículo de la serie, publicado en el número 113 de ensanturtzi.com en la sección Santurtzi Ezagutu: pequeños fragmentos de la historia de Santurtzicorrespondiente al mes de enero. Más información en el propio blog, en este enlace.

1

A %d blogueros les gusta esto: