Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Accidentes’

 

clipboard01

Hace 85 años, un incendio provocado el 18 de enero de 1932 redujo a cenizas buena parte de los muebles y ornamentos litúrgicos de la parroquia de san Jorge, una pérdida irreparable para el escaso patrimonio histórico-artístico de nuestro municipio.

Las causas de este lamentable acontecimiento no están del todo claras aunque la información sobre los hechos es relativamente abundante. El incendio de la iglesia puede enmarcarse dentro de los denominados “Sucesos de Bilbao” que tuvieron amplia repercusión en la prensa de la época.  A través de ella podemos componer las distintas versiones que se dieron en su momento.

El domingo 17 de enero, el partido Comunión Tradicionalista celebró un mitin en el frontón Euskalduna de la calle Hurtado Amézaga en Bilbao. Al término del acto, grupos de socialistas y republicanos mostraron su repulsa manifestándose por la ciudad. Frente al teatro Arriaga, cercano a la sede del Círculo tradicionalista, los manifestantes fueron tiroteados muriendo inmediatamente tres personas y sufriendo otras heridas de diversa consideración. Se convocó una huelga general para el día siguiente y se invitó a la población a acudir al entierro de las víctimas, entierro que resultó multitudinario.

En Santurtzi, al día siguiente se celebraba en el parque la concentración de repulsa convocada por las clases obreras y republicanas de los pueblos cercanos para denunciar esos sucesos del día anterior. El acto de protesta comenzaba a las 16:00 h y estaba previsto que tomaran la palabra el concejal del Ayuntamiento de Santurtzi Valentín García Díez por los republicanos, Felipe Pereiro por el Partido Comunista, Saturnino Aransáez Aransáez por la C.N.T. y Tomas Sánchez Cámara por el Centro de Sociedades Obreras de la U.G.T. El mitin se desarrollaba sin incidentes cuando, al comenzar su discurso el representante de la C.N.T., se escucharon varios disparos. Se produjo un gran alboroto. Los asistentes a la asamblea, unos 4.000 según las fuentes, empezaron a dispersarse sin orden ni concierto.

El autor de los disparos fue un conocido tradicionalista llamado Alfredo Ferry (o Ferri o Berri, según las diferentes fuentes) Calpe, capitán de infantería retirado que perteneció al cuerpo de guardia del fuerte del monte Serantes. En aquellos momentos trabajaba de inspector en la Compañía del Tranvía Eléctrico Bilbao-Santurce.

Nada más disparar huyó, perseguido por numerosos asistentes al mitin. Se refugió en su domicilio, en el tercer piso del número 14 de la avenida Murrieta, desde donde siguió tiroteando a la multitud congregada en el parque. Mientras una parte del grupo perseguidor, también armado, respondía a sus tiros con más tiros (según El Liberal más de 200 disparos en total), otra parte se dirigió al surtidor de gasolina que estaba ubicado frente al monumento a los Murrieta. Pretendían prender fuego al edificio pero en el último momento recapacitaron al darse cuenta de que se trataba de una casa de vecindad.

Cambiaron de objetivo y decidieron descargar su rabia quemando la iglesia adyacente. Este tipo de acción era bastante frecuente en esos tumultuosos inicios de la II República y, al parecer, ya lo habían intentado el día anterior, rociando con gasolina y prendiendo fuego a la puerta de acceso. En esa ocasión, según se cuenta, varios vecinos de las casas colindantes sofocaron el incendio con mantas húmedas.

Pero durante la tarde del día 18 de enero san Jorge no iba a tener la misma suerte…

san-jorge-original-perdido

Un grupo de asistentes al mitin arrojó gasolina a través de una de las ventanas del edificio (señalada con una X) y, además, forzando la puerta de la iglesia, roció el interior con la misma gasolina extraída del cercano surtidor. Prendieron fuego al combustible y la iglesia comenzó a arder por los cuatro costados.

iglesia-san-jorge-y-gasolinera-copia

Mientras tanto, en los alrededores se generalizaron los altercados en los que también participaron grupos nacionalistas. Solo hubo dos heridos de bala: Luis Barquín Arteche en el brazo derecho e Ignacio Lanzagorta Lecuona en la región axilar. Estos vecinos del barrio de Cotillo, de 23 y 25 años respectivamente, fueron asistidos en el domicilio del médico Guillermo Gorostiza, padre del conocido futbolista del mismo nombre, apodado Bala Roja. Que no hubiera muertos y sólo dos heridos fue, en aquellas circunstancias, una afortunada casualidad.

Desde la casa consistorial se llamó al alcalde, Anacleto Unzueta Echevarria, que se encontraba en Bilbao en el funeral de los fallecidos en Bilbao el día anterior, para contarle lo sucedido. Este, a su vez, se lo comunicó al gobernador, el cual mandó a la Guardia Civil y a los servicios de incendios (que no llegaron tiempo al ser bloqueados en Barakaldo o Portugalete). Se practicaron dos detenciones, el citado Alfredo Ferry y, según informaba el día 20 el periódico El Sol, el nacionalista santurtziarra Lezo Urreiztieta Rekalde, del que existe una biografía editada en 1990.

Como hay tantas interpretaciones como tendencias políticas involucradas, en mayor o menor medida, en estos hechos, os remito a la documentada entrada publicada en el blog de la Red de Bibliotecas en su versión en euskera o en castellano.

El párroco de la iglesia, Jenaro Oraá Mendía, fue probablemente el último vecino de Santurtzi en enterarse del triste suceso. Se encontraba enfermo y en cama debido a una afección cardíaca y no se le dijo nada de lo ocurrido por temor a que la noticia le causara la muerte. Una vez sofocado el incendio por los propios vecinos de Santurtzi, a los que el Ayuntamiento proporcionó la única manguera que tenía, el panorama que presentaba el interior de la iglesia de san Jorge era desolador.

Unas postales fotográficas, que aunque no corresponden exactamente a 1932 sino a algún momento anterior, hacia 1920 (algunas imágenes se han cambiado por otras), nos permite hacernos una idea de cómo era el interior de San Jorge.

interior-san-jorge-antes-del-incendio

altar-mayor

Quedó totalmente carbonizado el altar mayor, instalado en 1887, compuesto de varios cuerpos, el central, dedicado a la Virgen del Carmen y los otros a San Jorge (superior), a la Milagrosa (a la derecha) y al Sagrado Corazón de Jesús (a la izquierda), estas dos últimas imágenes adquiridas por suscripción popular entre las familias de los pescadores. Parece ser que esta última imagen se salvó, según nos cuenta Jesús Díez en su documentado libro sobre el centenario del patronazgo de la Virgen del Carmen en Santurtzi.patronazgo

Los altares contiguos al mayor, consagrados a la Dolorosa y a la Inmaculada, y los laterales dedicados al culto de san José (nave izquierda) y san Roque (nave derecha), sufrieron desperfectos de menor gravedad.

interior-san-jorge-tras-incendio-4

interior-san-jorge-tras-incendio-5-copia

También se quemó el tabernáculo (sagrario donde se guarda el pan consagrado en la eucaristía) que contenía preciosos objetos de culto. Entre los escombros se encontró un cáliz intacto y otro retorcido por el calor. En el coro, los destrozos fueron enormes. El órgano, recientemente restaurado, sufrió daños de consideración.

interior-san-jorge-tras-incendio-2

El incendio ocasionó, además, la aparición de grietas en la cúpula, el deterioro de las vidrieras de la procesión marítima y de san Ignacio, el ennegrecimiento de las paredes y diversas pinturas, bancos, sillas y reclinatorios quedaron carbonizados. Los daños ocasionados por el incendio se valoraron en 200.000 pesetas de la época.interior-san-jorge-tras-incendio-1

Pero la pérdida más sensible fue la de la venerada imagen de la Virgen del Carmen, talla de madera antigua y de gran valor entronizada en la nueva capilla del convento de los Carmelitas del Desierto de Sestao en 1804. Tras la desamortización, fue traída del extinguido convento a Santurtzi en 1841. A continuación dos imágenes de la Virgen del Carmen original, de la década de 1911-1920:

virgen-original-perdida-1

virgen-original-perdida-2

Por lo tanto, ni la que está actualmente en el altar mayor ni la que se saca en procesión cada 16 de julio son la original. Esta última, que guarda un gran parecido con la calcinada en el incendio, es casi centenaria y fue regalo de Casilda de la Quintana Murrieta.

virgen-del-carmen-imagen-procesional-copia

Recientemente, la casualidad ha permitido que descubramos que un importante elemento artístico, sufrido paciente de aquellos hechos, existe todavía. En la inauguración de la exposición sobre exvotos marineros en la que tanto protagonismo tuvo Mamariga, Juan Manuel González Cembellín, director técnico del Museo Diocesano de Arte Sacro, nos sorprendió con la noticia de que el tímpano de madera que coronaba el acceso a la iglesia se conservaba, muy deteriorado, en los depósitos del museo desde 1981. Este tímpano, que hemos tenido la oportunidad de ver y fotografiar gracias a la amable colaboración del citado Juan Manuel G. Cembellín, merece que le dedique una próxima entrada. Como adelanto, una imagen nunca antes publicada.

timpano-quemado-comprimida

El 18 de enero de 1936, cuatro años después, se celebraba la restauración del altar (fielmente reproducido), sagrario, ostensorio e imágenes. Pero la iglesia todavía tendría que padecer un nuevo siniestro. El 29 de abril de 1937 Santurtzi sufrió un ataque aéreo por parte de la aviación facciosa y una de las bombas lanzadas atravesó la cúpula de la iglesia provocando daños al comulgatorio y a las vidrieras, que fueron nuevamente restauradas.

Para la redacción de esta entrada he podido consultar el inédito trabajo de investigación de Eduardo Renobales sobre la II Repíblica y la Guerra Civil en Santurtzi y así corregir algunos datos erróneos de mi redacción original. Eskerrik asko!

Anuncios

Read Full Post »

portada-butano

Este año se cumple el quincuagésimo aniversario de la explosión del butano. Y empleo el verbo celebrar porque, afortunadamente, lo que pudo haber sido una catástrofe de magnitud apocalíptica para nuestro municipio y su entorno quedó en un susto, en un gran susto: una única victima, casi tres centenares de viviendas afectadas en mayor o menor medida y casi 800 damnificados.

El título de la imagen incluida en una revista del momento, conservada por la amama de Asier Zubiaur que amablemente me la ha facilitado, nos da una idea de lo vivido y sentido en aquellos momentos.

hongo-atomico

La noche del 17 al 18 de enero de 1967 sucedió un terrible accidente que aun perdura en la memoria de todos los santurtziaras que lo padecieron, la explosión del butano, accidente cuyas consecuencias materiales fueron cuantiosas pero que solo ocasionó, milagrosamente (pues se pudo llevar por delante a todos los pueblos de El Abra), la perdida de una única vida humana, la del jefe de la policía municipal, Vicente Gajate Marcos, que murió al día siguiente a causa de un infarto debido a la impresión al recibir la noticia.

Los testigos consultados siempre comienzan recordando que seguían atentos la emisión, en la única cadena de televisión existente entonces, el cuarto episodio de Belfegor, el fantasma del Louvre que había comenzado a las 22:15 cuando escucharon el estruendo de una violentísima explosión que se produjo en las recién inauguradas instalaciones de desembarco de butano. Otros testimonios recuerdan una primera explosión bastante antes de comenzar Belfegor, sobre las 20:45. Finalmente, hubo quien no le dio importancia a esa primera explosión porque pensó que se trataba de otra voladura (eso sí, un tanto extemporánea) de las obras de construcción de la cercana central térmica.

belphegor

Las crónicas de aquellos momentos angustiosos que vivió la población hablaban de un incendio originado por causas desconocidas que afectó a un tren con varios aljibes de butano licuado que se encontraba estacionado en el apartadero de Butano, S. A. en las instalaciones portuarias. La fotografía aérea nos permite hacernos una idea de la ubicación aproximada del apartadero (señalado con la flecha roja) y de la proximidad de los depósitos de CAMPSA.

santurtzi-1967-08-15-aerea-234-15

Los aljibes fueron explotando sucesivamente, amenazando con propagarse a los depósitos de combustible de la factoría petrolífera de la CAMPSA, adyacente al apartadero ferroviario. Gracias al trabajo de los bomberos y del personal de la factoría la propagación del fuego fue evitada. La constante refrigeración de los depósitos de combustible evitó que estallasen. Afortunadamente, solo quedaron chamuscados exteriormente.aljibes

Sobre el origen del incendio, la prensa de la época recogió las siguientes versiones:

origen-del-incendio-2

origen-del-incendio-3

A mí siempre me ha resultado extraño que el accidente se produjera de noche. Los numerosos damnificados relatan que las explosiones se produjeron mientras veían una serie de televisión que había comenzado a emitirse a las 22:15. No me parece, retrotrayéndome 50 años en el tiempo, un horario adecuado para realizar trasvases de butano licuado de unos depósitos a otros. Y más en enero cuando a partir de las 18:00 ya ha oscurecido. Sin embargo, me comentan que es una hora adecuada porque, precisamente debido al riesgo que siempre implica este tipo de operaciones, es conveniente ejecutarlas cuando menos personal está presente en las instalaciones. Según la misma fuente, el accidente se produjo probablemente por un fallo humano, por inexperiencia en unas instalaciones recién inauguradas.

Como consecuencia de las explosiones de los aljibes se cortó el fluido eléctrico tanto en Santurtzi como en Portugalete. En Santurtzi, además, dejaron de funcionar las líneas telefónicas y el pánico se adueñó de la población, que decidió evacuar sus casas por lo que pudiera suceder. La evacuación de más de la mitad de la población, unos 20.000 habitantes, se realizó en unas condiciones auténticamente dramáticas, bajo un cierzo helado. Una marea humana se dirigió hacia Portugalete, Ortuella, Barakaldo…, donde fueron acogidos en casas de familiares y amigos durante la noche, en la que poca gente pudo conciliar el sueño. Parte de los habitantes del Barrio San Juan ascendieron al Serantes para alejarse lo más posible del lugar del siniestro, siendo acogidos por los dueños de los caseríos ubicados en Ontanillas y Cercamar.

El incendio quedó totalmente extinguido al día siguiente. A última hora de la tarde la calma volvió a la población. Sin embargo, durante el día las calles y plazas, principalmente frente al Casa Consistorial, se vieron abarrotadas de gente, ya que la mayor parte de los trabajadores no acudieron a las fabricas, talleres y oficinas, después de una noche de insomnio en la que el pánico imperó en Santurtzi y sus alrededores. Esta concentración humana se debía principalmente a que sin interrupción llegaban personas en busca de noticias de algunos familiares, sobre todo niños y ancianos, los cuales fueron evacuados y alojados en lugares habilitados para ellos, incluso en casas particulares y en los pueblos cercanos.

Las consecuencias del accidente fueron cuantiosas en lo material ya que 295 viviendas se vieron afectadas, hubo 778 damnificados, 150 familias se quedaron sin hogar, pero solo hubo un único fallecido, el referido sargento-jefe de la policía municipal de Santurtzi, aunque las autoridades de la época se afanaron en desligar su muerte del accidente, y un bombero sufrió quemaduras de pronostico reservado.

Respecto a los daños en las instalaciones de Butano, S.A. y CAMPSA, solo he podido encontrar información en la memoria del ejercicio 1967 de la segunda. Incluye una fotografía en color, una de las dos que se conocen.

memoria-de-campsa-1967

de-la-memoria-de-la-campsa

Con otra imagen también muy conocida se llegó a editar una rara tarjeta postal que me ha facilitado José Manuel Ferreras para escanear. ¡Curioso motivo para ilustrar una postal!

tarjeta-postal-butano

Las casas mas próximas al lugar del accidente, situadas frente a los depósitos de CAMPSA, estaban reventadas, sus estructuras en pie pero los tabiques, incluso los interiores, destrozados. Por fortuna, sus moradores salieron precipitadamente de sus hogares tan pronto como se declaró el incendio. La primera explosión se produjo una hora después de producirse el incendio. Los edificios de la Compañía de Butano. así como los de la CAMPSA sufrieron daños de bastante consideración. Sin embargo, el depósito franco contiguo a dichas instalaciones no sufrió grandes daños. Se rompieron infinidad de cristales no sólo de Santurtzi sino incluso de Las Arenas y Algorta, poblaciones situadas al otro lado de la ría, por efecto de la onda expansiva.

El inmenso susto se tornó en indignación y unos días después, el domingo 22 de enero, se produjo una manifestación de protesta que exigía responsabilidades y algunos incidentes ante la Casa Consistorial, lanzamiento de piedras incluido contra el edificio y la policía que acudió a disolver la manifestación, por lo que se procedió a la detención de algunos manifestantes, que fueron puestos en libertad a las pocas horas, gracias a la intervención del párroco y coadjutores de san Jorge.

Para socorrer a los damnificados que se quedaron con lo puesto, el Ministerio de Vivienda construyó una barriada de unos 200 barracones prefabricados que recibió el nombre de El Burgo, en donde actualmente se ubica el parque de Mirabueno, a la que dedicaré una entrada más adelante.

30 Viviendas de El Burgo

Por su heroico comportamiento, los servicios municipales de bomberos de Bilbao, Donostia-San Sebastián y Santander recibieron del Ayuntamiento de Santurtzi una distinción de carácter colectivo, la Llave de Oro. La entrega se realizó el domingo 12 de marzo de 1967 en el restaurante Arco Iris (que ya no existe, ubicado en la actual calle Itsasalde).

entrega-de-llaves-1

Gracias a la colaboración de dos santurtziarras que trabajan en Bilbao, Patxi Moya y Patxi Lazkano, he conseguido unas buenas imágenes de la Llave de oro que se conserva en las oficinas del Parque de Bomberos de Miribilla.

llave-de-oro-anverso

llave-de-oro-reverso

Por las mismas razones, Antonio Infante Aragón, responsable de las instalaciones de la CAMPSA, recibió la Cruz de Oficial de la Orden del Mérito Civil. De este acto no tengo más información.

Del accidente podemos encontrar bastante información en la prensa de la época (ABC, La Gaceta del Norte, La Vanguardia) de la cual reproduzco algunos titulares, algunos un tanto confusos pues el accidente afectó fundamentalmente a la factoría de Butano S.A. Las noticias completas son fáciles de localizar en Internet en las correspondientes hemerotecas digitales los días 18, 19 y siguientes.

18-01-la-vanguardia

18-01-abc

18-01-la-gaceta-1

18-01-la-gaceta-2

explosion-del-butano-6

19-01-abc

19-01-la-gaceta-2

19-o-20-01-abc

19-01-la-gaceta-3

19-01-la-gaceta

Para ilustrar la desolación de las inmediaciones del foco del siniestro nada mejor que reproducir el reportaje publicado en la revista Ama, número 171, correspondiente a la segunda quincena de febrero de 1967 que ha facilitado un colaborador habitual del blog, Iñaki Citores.

cabecera-revista-ama

1_0001

1_0003

1_0005

1_0006

1_0007

1_0008

Se puede encontrar más información sobre este terrible accidente en este mismo blog, en el blog de la Red de Bibliotecas de Santurtzi, en El Mareometro, etc. Estos son los enlaces:

  • El Bolintxi:

1967KO URTARRILAREN 17A – BUTANOAREN LEHERKETA

17 DE ENERO DE 1967. LA EXPLOSIÓN DEL BUTANO

  • Deia:

LA EXPLOSIÓN QUE MARCÓ A SANTURTZI

  • El Mareometro:

46 AÑOS DEL ACCIDENTE DE CAMPSA EN SANTURTZI

  • Zaramatimes:

1967, EL INCENDIO DEL BUTANO

  • Radio Euskadi – La Noche Despierta:

1967, EL INCENDIO DEL BUTANO EN SANTURTZI

  • Youtube:

SANTURTZI Y LA EXPLOSIÓN DEL GAS DE 1967

Para finalizar dos coplillas satírico-reivindicativas recogidas y recitadas por María Cruz Díaz, vecina del barrio San Juan, que se cantaron, al parecer, durante la concentración frente a la casa consistorial el domingo 22 al concluir la manifestación que recorrió las calles del pueblo. La música de la primera estaba inspirada, según me cuenta y canta un participante en la manifestación, en una popular canción del momento del grupo Los Mismos.

ma-cruz-diaz1-1

ma-cruz-diaz2-1

Read Full Post »

DYA cumple 25 años en Santurtzi

Aunque con un mes de retraso, por unas u otras razones, ha llegado la hora de publicar una entrada dedicada a la DYA, que durante las pasadas fiestas del Carmen ha celebrado el vigésimo quinto año entre nosotros.

logo

La Asociación de Ayuda en Carretera, DYA (Detente y Ayuda) es, como indican sus propios estatutos, una entidad sin ánimo de lucro que, desde su creación en Bizkaia el 1 de enero de 1966, no ha dejado de responder a todas las llamadas de auxilio que recibe.

Dos razones fundamentales decidieron al médico y ginecólogo Juan Antonio Usparitza Lecumberri (1919-2012) a crear esta asociación: el manifiesto desinterés de los conductores por ayudar al prójimo en casos de accidente o avería y la inexistencia de un servicio de ambulancias que se encargara de atender o trasladar de una manera reglada, metódica, segura y efectiva a las víctimas de un accidente.

A lo largo de su dilatada trayectoria, la DYA ha completado su labor de atención y traslado de pacientes de todo origen (accidentados y enfermos) con la organización de numerosos cursos y seminarios de educación vial, con servicios de traslados para ancianos y discapacitados, con la creación de un gabinete psicológico para la atención de víctimas de accidentes de tráfico y sus familiares y con ayuda internacional. Una importante labor social y humanitaria que ha sido reconocida con la concesión de numerosos galardones nacionales e internacionales.

En lo que concierne a nuestro municipio, el 10 de marzo de 1989 comenzó la DYA a prestar sus servicios en Santurtzi, a pesar de no disponer en aquel entonces de ningún local en el que ejercer su labor humanitaria. Se daba así solución a una demanda reiterada por numerosas asociaciones vecinales desde la supresión del servicio de urgencia en el cuarto de socorro cuatro años antes, el 21 de junio de 1985. Desde entonces solo se podía recurrir a los servicios de urgencia de la Cruz Roja en Ortuella o a los del Ayuntamiento de Portugalete (que no contaba con servicio permanente).

DYA marzo 1989

Y se desató la llamada “guerra de las ambulancias”…. De no tener ninguna pasamos a tener dos, una gestionada por la DYA y otra por la Cruz Roja, esta última a petición del Ayuntamiento, una semana después, el 17 de marzo de 1989. Una medida que, desde la oposición, se calificó de electoralista. Además, al parecer, la Corporación ordenó a la Policía Municipal que transmitiera los casos de urgencia a la Cruz Roja y no a la DYA. El vehículo de la Cruz Roja pertenecía a la dotación que esta institución sanitaria tenía en Ortuella, no tenía dedicación exclusiva en Santurtzi. Y tampoco contó con una sede física hasta meses después, el 6 de septiembre de 1989, tras el acondicionamiento del antiguo cuarto de socorro…. pero esta es otra historia… que puede seguirse con detalle en las hemerotecas.

El 24 de junio de 1989 se inauguraba la delegación de la DYA en Santurtzi en unos locales cedidos por RENFE en la antigua estación.

dya_0002

En 1990 la DYA cuenta también con una unidad especial de rescate marítimo compuesta, en aquel entonces, por veinte buceadores.

dya abril 1990 - copia

Actualmente, la nueva sede de la DYA en Santurtzi se sitúa en el edificio de la nueva Estación de Cercanías, a unos metros de la anterior ubicación.

DSCN0093

En la actualidad, además de dar respuesta a todo tipo de asistencias particulares, en lo que respecta a Protección Civil, la DYA participa de forma muy activa en las fiestas del Carmen, dando respuesta no solo a las necesidades pre-hospitalarias y de primeros auxilios, sino llevando a efecto un sistema de atención y prevención adecuado a las circunstancias y necesidades de unas fiestas patronales tan multitudinarias. Ese puesto de atención primaria se refuerza diariamente por dos ambulancias de soporte vital básico y un médico. En este operativo participan alrededor de 120 personas.

La DYA es una entidad humanitaria que necesita la colaboración de socios que ayuden con aportaciones económicas y voluntarios que dediquen parte de su tiempo libre a esta labor altruista que desarrolla desde 1966.

Read Full Post »

La entrada de hoy es breve. Me limito a publicar dos enlaces a otros tantos blogs que han tratado el tema del accidente del butano ocurrido en la noche del 17 al 18 de enero de 1967:

  • el primero al blog del Mareometro que nos recuerda que hoy se cumple otro año más de la explosión del butano, que es el nombre con el que siempre he oído denominar en mi entorno a ese accidente.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: