Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Asociaciones’

Antzinako, la Asociación de Genealogía Vasca e Historia Local fundada en julio de 2005, celebra su decimocuarta asamblea anual en Santurtzi el próximo sábado 15 de septiembre. Buena parte de sus socios proceden de Gipuzkoa y Navarra y, por eso, los socios santurtziarras encargados de la organización de la reunión, Santurtziko Genealogizaleak, les hemos preparado un intenso programa de actividades para dar a conocer nuestro municipio y su patrimonio inmaterial.

El programa detallado de la jornada es el siguiente:

  • 10:30. Bienvenida a los socios por parte de la comisión organizadora de la asamblea en el puerto pesquero, junto a la emblemática estatua dedicada a la Virgen del Carmen. Imposición a los socios de los pañuelos de fiestas, cedidos por Comercios Unidos de Santurtzi.

  • 11:00. Paseo por el Abra en la embarcación procesional de la Virgen del Carmen. Si el tiempo no acompaña se sustituirá por un recorrido guiado para dar a conocer los elementos históricos más relevantes del municipio y/o una visita a Santurtzi Itsasoa y al atunero Agurtza.

  • 12:30. Bienvenida institucional a los socios por parte de Aintzane Urkijo, alcaldesa de Santurtzi, en la Sala de Subastas de la Casa para Venta de Pescado. Hará entrega a los socios de una reedición de postales antiguas editadas por la Red de Bibliotecas Municipales de Santurtzi con motivo del Día del Libro 2018 y que la Red nos ha cedido para la ocasión.

  • 12:45. Asamblea anual de Antzinako en la Sala de Subastas. Aprovecharemos para mostrarles la dinámica y funcionamiento de la curiosa mesa de subastas.

28 Grupo Pescadores

  • 14:30. Comida de hermandad en el restaurante Maisu de Mamariga.

Santurtziko Genealogizaleak espera que tanto el programa como las actividades lúdico-culturales propuestas sean del agrado de los socios de Antzinako que visitan Santurtzi por primera vez.

Se irán, además, con buen sabor de boca gracias a un dulce detalle patrocinado por Pastelería Kai-Alde. Eskerrik asko, Marina Sesumaga por tu colaboración.

Agradecemos la disposición para colaborar del Ayuntamiento de Santurtzi (Aintzane Urkijo, Danel Bringas, Carlos Glaría, Arantza de Garay) y de la tripulación de la embarcación procesional de la Virgen del Carmen (Piloto y compañía).

Anuncios

Read Full Post »

Ayer, durante la gala de la vigésimo quinta edición de los premios Sardina de Plata que concede Comercios Unidos de Santurtzi, el blog Santurtzi Historian zehar recibió uno de los tres galardones concedidos.

Es ahora el momento de AGRADECER públicamente a las personas que han propuesto al blog como candidato al premio y a Comercios Unidos de Santurtzi por juzgarlo merecedor del galardón y, finalmente, otorgárselo.

También es el momento de COMPARTIR el premio  con los numerosos colaboradores del blog, a los que llamo medio en broma, medio en serio, Santurtzi Historian Zeharreko Lagunak. Ellos me permiten sortear los obstáculos que surgen en las investigaciones: me facilitan información, fotografías, contactos, me acompañan en las visitas guiadas, difunden las entradas publicadas, corrigen los textos, etc. En resumen, me apoyan constantemente en la tarea de investigar, difundir e involucrar cada día a más santurtziarras para que nuestra memoria histórica sea valorada en su justa medida. Una escama de plata para cada uno, por lo menos.

37734250_833231973537034_4799542691043999744_n

37561213_833231250203773_4914823916825870336_nEn tercer lugar, quiero DEDICAR este premio a mi familia, la presente y la ausente. No cabe duda que el amor que uno siente por su barrio, Mamariga, por su pueblo y por sus raíces no surge de la nada, por generación espontánea. Al contrario, nace en el seno de una familia en donde se inculcan valores que permanecen a lo largo de la vida.

Una familia en la que las mujeres ya se habían empoderado antes de que se inventara este término. Han sido y son personas emprendedoras, dinámicas, trabajadoras, decididas y sacrificadas. Es por ello que quiero dedicar expresamente el premio a mi hermana Ana, a mi madre María Carmen, a mi tía Ana María y, sobre todo, a amama Goya, la arrechilla.

Y también a aitite, Jesús García de Iturrospe, que me legó, además del amor por nuestra tierra, el apellido más elegante y distinguido de todos los que conozco.

Para finalizar, también quiero dedicárselo a mis amigos, los miembros de esa otra familia que se forma a lo largo de la vida.

Read Full Post »

Santurtzi es un municipio que destaca por su tejido asociativo y más aún en lo que concierne a grupos de danzas tradicionales. En casi todos los barrios surge con el tiempo la inquietud por recuperar tradiciones reprimidas durante los años más duros de la dictadura franquista.

En 1961 se constituye Mendi Alde, en 1967 Bihotz Gaztea, en 1974 Zugaitza, en 1978 Mamarigako Etorkizuna, en 1986 Bideko Argia, en marzo de 1988 se constituía Mahastiako Dantzari Taldea y, finalmente, el 18 de julio de ese mismo año Dantza Zaharra.

Los comienzos del grupo se remontan, sin embargo, a finales de los años setenta. En 1978 un grupo de vecinos se organiza para participar en la primera bajada de las fiestas del barrio San Juan. A partir de ese momento el grupo va afianzándose durante los siguientes años hasta constituirse formalmente el 18 de julio de 1988 e inscribirse en el Registro de Asociaciones del Gobierno Vasco el 25 de agosto de ese mismo año. Declara tener la sede en la calle Juan Sebastián Elcano, 18 B.

A esos entrañables comienzos corresponden las siguientes fotografías.

Es imposible esbozar la historia de Dantza Zaharra sin mencionar al miembro más destacado del grupo que, además, estuvo desde su origen y al frente del mismo durante más de 30 años: Isabel Fernández Delgado.

En julio de 2013, cuando el grupo cumple oficialmente 25 años, Isabel Fernández recibe un merecido homenaje por parte del Ayuntamiento por su entrega y dedicación al grupo de danzas y a las actividades culturales del barrio San Juan. Se descubre el mural discoidal que reproduce la imagen del personaje agasajado ubicado en el interior del centenario kiosco de música. Isabel pasa a ser reconocida como personaje ilustre del municipio.

En octubre de 2017, son los propios vecinos del barrio San Juan quienes rinden homenaje a Isabel, la de danzas, fallecida el 27 de marzo de 2017. Se erige un sencillo monumento para perpetuar su recuerdo en un nuevo parque en las faldas del Serantes, justo al comienzo del barrio San Juan.

Respecto a la denominación del grupo, he encontrado dos versiones: Dantza Zaharra y Dantza Zaharrak. La primera parece ser la más antigua y oficial, pero podemos encontrar la segunda en numerosas ocasiones, tanto en banderas como estandartes.

Sea como fuere, con K o sin ella, y contando desde 1978 o desde 1988… ¡Zorionak!

No puedo concluir la entrada sin agradecer a Itziar Murua su inestimable colaboración para la realización de esta entrada.

Read Full Post »

El 16 de mayo de 1987 se inauguraba en las instalaciones que la Autoridad Portuaria de Bilbao tiene en Santurtzi la actual sede de una institución no muy conocida, dedicada a la atención al marino y que, según las épocas y las fuentes consultadas, recibe diversos nombres: Apostolado del Mar, Stella Maris, Seamen’s Club, Seafarers’ Centre, etc.

Numerosas iniciativas que buscan mejorar las condiciones de los marinos aparecen en la segunda mitad del siglo XIX de forma independiente en numerosos puertos europeos, principalmente ingleses. En 1818 surge el antecedente de la actualmente denominada Sailors’ Society (protestantes) y en 1856 nace formalmente la Mission to Seamen (anglicanos).

Son los primeros antecedentes de otras muchas asociaciones caritativas o de beneficencia que surgen más tarde, inspiradas en la filosofía de Mary Richmond, activista a favor de los derechos civiles y sociales de las clases populares. Postulaba una metodología de acción denominada Social Work para que las necesidades básicas de todos los trabajadores y trabajadoras de aquella época, con nula protección social  por parte de las administraciones públicas, fuesen satisfechas.

Uno de los grupos más desprotegidos eran los trabajadores del mar (estibadores de los puertos, pescadores, marinos mercantes, etc.). Un reverendo anglicano convertido al catolicismo, Peter Anson, que tenía su parroquia en el barrio marítimo de Glasgow (Escocia), conocedor y seguidor de los postulados de Mary Richmond, aplicó su método y creó un lugar de ayuda y protección para todos los trabajadores relacionados con el mar. En 1920 crea el Apostolado del Mar y en 1921 abre el primer Stella Maris. Un año después, el papa Pío XI le da carácter oficial y proyección internacional.

Con una rapidez fulgurante, este servicio de asistencia a las gentes del mar se propagó por todos los puertos de Inglaterra y después por los principales puertos del continente. El primer puerto en el estado español que ofreció el servicio del Apostolado del Mar fue el Puerto de Barcelona, inaugurado el 23 de abril del 1927.

Apadrinados por la Iglesia Católica, los diferentes Apostolados del Mar se van organizando hasta que, en 1977 bajo el pontificado de Pablo VI, entra en vigor el decreto específico que regulará en el futuro todos los Apostolados del Mar del mundo. El 31 de enero de 1997, el papa Juan Pablo II firma la carta apostólica en forma de motu proprio Stella Maris actualizando las normas anteriores.

El Apostolado del Mar, según este documento, es la organización que promueve la atención pastoral específica dirigida a la gente del mar y está orientada a sostener el esfuerzo de los fieles llamados a dar testimonio en ese ambiente con su vida cristiana. Pero, además, en su vertiente más social, ofrece una atención integral a los marinos y sus familias, independientemente de su raza, credo, lengua, nacionalidad y género. Es decir, combinan dos finalidades: la asistencia espiritual y la material.

Bajo los auspicios de la Organización Internacional del Trabajo se adoptó en 1987 el convenio 163 sobre el bienestar de la gente del mar en el mar y en el puerto, que entró en vigor en 1990. Este convenio establece para los estados firmantes la obligación de procurar  a los marinos asistencia básica y servicios informativos, culturales y recreativos.

En lo que concierne al Puerto de Bilbao, uno de los impulsores de la iniciativa en Barcelona en 1927, el padre Luis Maria Brugada Panizo, promovió casi inmediatamente el establecimiento del segundo Apostolado del Mar en Bilbao en 1930, ubicado primero en Erandio y después en diferentes emplazamientos en Bilbao. En 1964 se unificaron las dos sedes, el Stella Maris ubicado en la entonces calle Espartero (hoy Ajuriagerra) y el Hogar del Marino de Uribitarte, en un mismo local en la calle Henao. Constaba de dos plantas y sótano y ofrecía 44 plazas hoteleras. Al cabo de 12 años tuvo que cerrar debido a la aguda crisis económica de finales de la década de los 70. En 1980, la Autoridad Portuaria se ofreció a ubicar el centro en un local sin uso en las instalaciones del Puerto de Bilbao en nuestro municipio, en la antigua estación marítima del ferry, tras el fin de la ruta marítima servida por el Patricia.

En esta ubicación comenzó a desarrollarse la actividad del International Seafarers’ Centre con carácter ecuménico. Y en 1987, a primera hora de la tarde del 16 de mayo, se inauguraban las actuales instalaciones, bendecidas por el obispo de Bilbao, José María Larrea, acompañado del obispo auxiliar de Oviedo (presidente de la Asociación del Apostolado del Mar a nivel estatal), entre otras autoridades.

No podía faltar a la inauguración el santurtziarra Francisco Otamendi Guenaga. Nació en 1928 y falleció en Santurtzi el 21 de febrero de 2000, a los 71 años de edad. Miembro de una familia muy arraigada en nuestro municipio. Durante 44 años fue el capellán del Puerto de Bilbao y director del Stella Maris entre 1988 y 1993. Patxi Otamendi inició su andadura en el Apostolado del Mar en Bilbao en 1956 tras pasar tres años destinado en la iglesia de la Virgen del Puerto de Zierbena, recién ordenado. Los más mayores de El Puerto aún recuerdan que el sacerdote prohibió el baño en el puerto por razones de moralidad pública y consiguió que la Guardia Civil patrullase para hacer cumplir su orden. Eran otros tiempos…

Regresando a Santurtzi, el actual centro del club Stella Maris, edificado expresamente para su función en apenas ocho meses, costó 50 millones de pesetas y fue financiado por la Autoridad Portuaria de Bilbao. Ofrecía las siguientes prestaciones: bar, bazar, salas de lectura, reunión y juegos, servicios nacional e internacional de correos y teléfono (muy importante en una época en la que no existían los móviles), capilla, minicancha polivalente para baloncesto, balonmano y fulbito, cambio de divisas, etc. Actualmente cuentan con conexión a Internet y Wifi.

Uno de los servicios más valorados es el transporte gratuito en minibús entre el club y los muelles de atraque. Las distancias en el puerto son considerables, sobre todo si el barco atraca en Sollano o Punta Lucero y tanto en invierno, por el frío o la lluvia, como en verano, por el calor, es muy desagradable atravesar el puerto andando. Además, puede ser peligroso.

Los gastos de mantenimiento se sufragaban, en aquella época, por la aportación del Apostolado del Mar y el canon abonado por la Agrupación de Empresas Estibadoras y Consignatarias por cada barco que entraba en el puerto. En la actualidad, los recursos provienen en su mayor parte de la aportación de los armadores de los buques que entran en el puerto y las donaciones de la Autoridad Portuaria, el Ayuntamiento de Santurtzi y la Federación Internacional de Transporte.

Tras su inauguración, se estimaba que las nuevas instalaciones darían servicio a unos 18.000 marineros anualmente. En 1988 se superó la cifra, ya que cerca de 22.000 marinos de 85 nacionalidades visitaron el Stella Maris de Santurtzi. En la actualidad, en torno a 7.000 marinos (las tripulaciones ya no son tan numerosas como antaño y la estancia de los buques se ha reducido) encuentran en esta institución una asistencia personalizada los 365 días del año, con un amplio horario de atención. En 2016, la plantilla estaba formada por cinco personas: Arantza Astigarraga Otamendi (sobrina de Patxi Otamendi), Miren, María, Mari Nieves y Andoni.

La junta que administra el centro estuvo presidida por Manuel Santos hasta 2016. Al año siguiente fue sustituido por José María Jiménez. Como presidente del Stella Maris lo único que le preocupa, como sucede en otras asociaciones sin ánimo de lucro y con proyección altruista y social, es que en el consejo no hay relevo generacional. Actualmente esta formado por capitanes, navieros y algún profesor de náutica.

Actualmente, la International Seamen’s Club Stella Maris, la red internacional de clubes de atención y servicio al marino, está integrada por 400 centros en 75 países. Aunque hay Stella Maris por todos los continentes, el de Santurtzi es, junto al de Rotterdam y Hamburgo, uno de los de mayor prestigio en Europa. De hecho, este año opta al premio al mejor centro internacional de marinos que concede The International Seafarers’ Welfare and Assistance Network (ISWAN), otra asociación benéfica que se dedica al bienestar del marino.

No puedo concluir la entrada sin mencionar los centros que se crearon en Terranova. Su labor fue fundamental para asistir a los pescadores vascos y gallegos que faenaban en los caladeros canadienses durante varios meses al año en condiciones terribles para llenar de bacalao las bodegas de los barcos. Durante los años dorados de la pesca del bacalao, especialmente las décadas de los 50, 60 y, sobre todo, de los 70, más de 120 barcos con 5.000 hombres faenaban anualmente en esas aguas y capturaban cerca de 300.000 toneladas de bacalao.

Y, por supuesto, tengo que dar las gracias a dos colaboradores habituales, Iñaki Cítores y Luis Javier Escudero Domínguez por su ayuda para documentar la entrada con noticias publicadas en La Gaceta del Norte, El Correo y Deia, entre otras publicaciones.

Read Full Post »

Durante los últimos 30 años, la investigación genealógica se ha ido convirtiendo en una de las prácticas culturales más difundidas socialmente en Euskadi. Al margen de la curiosidad puntual, ha surgido un entusiasta colectivo de aficionados a la genealogía que se ha convertido, en estos años, en el principal consumidor de información documental de archivo.

Nada más lógico y coherente, en este contexto, que organizar encuentros, bajo la forma de talleres, cursos, jornadas o foros de debate e intercambio de impresiones, que sirvan para que los profesionales de archivo y el citado colectivo conozcan mejor las formas de trabajo y los intereses de unos y otros.

Así, el sábado 5 de mayo se va a celebrar un interesante y participativo taller gratuito de formación básica titulado ¿Puedo hacer mi árbol genealógico en Internet?, organizado por el Archivo Histórico de Euskadi y Antzinako.

El taller se desarrollará entre las 10:00 y 14:00, en la sede del Archivo Histórico de Euskadi, ubicado en Bilbao, en la calle María Díaz de Haro, 3. La entrada es libre, no hace falta inscripción previa.

Lo impartiremos tres investigadores que trabajan en genealogía, historia familiar e historia local desde hace ya unas décadas: Amagoia Guezuraga, Itziar Murua y yo mismo, miembros de la Asociación Vasca de Genealogía e Historia Local.

Read Full Post »

El 29 de marzo de 1988 se constituía el grupo de danzas Mahastiako Dantzari Taldea. Así figura el nombre en el Registro de Asociaciones del Gobierno Vasco. Y para conmemorarlo, Francisco Javier Pérez Cano, amigo y colaborador de este blog y administrador del grupo de Facebook dedicado al barrio de Las Viñas-Bullón, ha preparado con mucho cariño una entrada que paso a extractar.

Como el propio autor reconoce, el trabajo ha sido difícil porque no hay apenas nada publicado sobre la historia de los diferentes grupos de danzas del municipio. Así que su trabajo está basado, en gran parte, en los recuerdos de las personas que fundaron el grupo y que dieron sus primeros pasos con él. Pero son recuerdos de hace más de 30 años y son lejanos y difusos.

La historia del grupo comienza en el verano de 1985 cuando cuatro jóvenes amigas del barrio, Inmaculada Rubiano, Cristina García, María José Peñín y Belen Bartolomé, empiezan a pensar en la idea de formar un grupo de danzas en Las Viñas. Se dan cuenta de que casi todos los barrios de Santurtzi tienen el suyo (Dantza Zaharra, Mamarigako Etorkizuna, Mendi Alde, Zugaitza, etc.) y diversas asociaciones culturales también (Bihotz Gaztea, Centro Extremeño, Centro Gallego, etc.).

Así que decididas a montarlo, en septiembre de ese mismo año empiezan a buscar gente interesada. Ponen carteles por el barrio, hacen varias entrevistas en Radio Santurtzi, etc. Se habla con la Asociación de Familias de Las Viñas (D.A.E.M.) para ver la posibilidad de poder ensayar en el local que el Ayuntamiento tiene cedido a esta asociación en la calle Doctor Fleming 47-49.

A principios de 1986 se da de alta al grupo en la Federación Vizcaína de Danzas Vascas y las monitoras acuden a Bilbao para aprender las danzas que después deberían enseñar a los miembros del grupo. Comienzan los ensayos y comienzan los problemas por falta de recursos económicos, incluso para confeccionar los trajes típicos. El “pequeño gran Goyo”, Gregorio González, personaje muy querido en el barrio por su implicación en todo tipo de actividades, también quiso colaborar pintando la bonita pancarta que más tarde fue merecedora de más de un premio.

Después de muchos ensayos llegó el mes de septiembre y con él las fiestas de Mamariga. El grupo de danzas se apunta por primera vez a una bajada, que se celebró el sábado día 13.

Después de las fiestas de Mamariga llegaron las de Las Viñas y con ellas el día más esperado e importante de todos, el del primer alarde en su barrio y delante de su gente, el 27 de septiembre. La expectación era muy grande, al igual que los nervios, pero salió todo a pedir de boca. Fue todo un éxito. En este primer alarde solo participaron los mayores. Para los pequeños era muy pronto. Debido a su corta edad necesitaban más ensayos.

Pero los peques si desfilaron el siguiente sábado, 4 de octubre, en la bajada. Lo hicieron tan bien que ganaron el primer premio.

Al año siguiente, 1987, en las fiestas de carnavales del barrio, los peques del grupo fueron unos valientes y se atrevieron a bailar unas danzas en un acto que no estaba programado y que surgió espontáneamente. En las fiestas de Las Viñas de ese año, el grupo de danzas también volvió a participar junto con sus compañeros del grupo Dantza Zaharra del barrio San Juan.

El grupo seguía creciendo y con él los problemas. La falta de liquidez económica y el tener que estar dependiendo de la Asociación de Familias de Las Viñas para utilizar el local de ensayo, eran dos grandes problemas. Así que para subsanarlos el día 1 de marzo de 1988, en la primera reunión (reflejada en la primera acta), se decide constituir formalmente la asociación Mahastiako Dantzari Taldea y se aprueba confeccionar los estatutos y normas de funcionamiento para registrarlos donde proceda.

El 29 de marzo la asociación queda constituida oficialmente con la finalidad de fomentar y cultivar la danza y la música en las distintas modalidades del Folklore Vasco, así como la cultura en todas sus dimensiones. Ese mismo día se firma la segunda acta que recoge el nombramiento de la junta directiva: presidenta, Jasone Amézaga; tesorera, María José Peñín; secretaria, Inmaculada Rubiano. Como vocales: Cristina García, José Miguel Aguirre y Milagros Pascual.

Poco después llegaría otro día importante. El 15 de mayo el grupo de danzas acude a su primer Dantzari Eguna que se celebraría en Orduña y ya no se perdieron ninguno. Desde entonces era raro el barrio o el pueblo en fiestas que no les llamara para participar en las Bajadas y en los Alardes. También eran requeridos en celebraciones particulares como bodas, inauguraciones, aniversarios, etc.

El grupo siguió creciendo hasta llegar a ser alrededor de 150 miembros, aunque los problemas económicos seguían ya que se les concedían subvenciones de menor cuantía que a grupos con 30 o 40 miembros. Llegaron años en que se dejó de invertir en las fiestas de los barrios. Algunos barrios dejaron de celebrar sus fiestas, como ocurrió en Las Viñas, y eso hizo que se resintieran los grupos de danzas, bandas de cartón, etc. Se han pasado muchas penurias, pero el grupo sigue adelante. Hace alrededor de 5 o 6 años tuvieron que cambiar de local de ensayo porque en el de Doctor Fleming iban a construir un edificio de viviendas. Así que terminaron trasladándose a otro, ubicado en la calle Simón Bolivar, compartido con la Asociación de Familias de Las Viñas (D.A.E.M.). Un local demasiado pequeño para dos grandes asociaciones.

La gente que empezó con el grupo, por causas de la vida, lo fue dejando, unas antes y otras más tarde, pero hay nueva gente que sigue luchando día a día por el grupo, para que siga estando ahí.  Gente como Jaione de Castro Guerra y Oihane Lucena Coarasa siguen al pié del cañón, aprendiendo y a su vez enseñando nuevas danzas a nuestros dantzaris. Actualmente el grupo sigue acudiendo allí donde se le reclame y anima a todos los que tengan ganas de pasarlo bien y de aprender danzas vascas a unirse y participar.

Concluye Francisco Javier Pérez Cano su emotiva entrada agradeciendo a Cristina García, María José Peñín, Inma Rubiano, Jasone Amézaga, Sebastián Paniagua y Oihane Lucena su colaboración por la información y las imágenes que le han facilitado para la composición de la entrada publicada en el grupo de Facebook. También agradece la colaboración de Iñaki Cítores Antón que exprime como nadie la información publicada en la prensa histórica. Y al administrador de este blog por haberle recordado a través de la sección Efemérides santurtziarras la fecha de constitución del grupo. Yo le agradezco a él que me haya permitido publicar aquí una adaptación de su entrada y su permanente disposición a colaborar en todo lo relativo a la recuperación y difusión nuestra memoria histórica.

Read Full Post »

El 14 de febrero de 1978, hace exactamente 40 años, se constituía el grupo de danzas Mamarigako Etorkizuna. Este aniversario merece que dedique una entrada para difundir su historia, cuatro décadas dedicadas a la promoción de una parte muy importante de nuestro patrimonio etnográfico, las danzas vascas.

Los comienzos de Mamarigako Etorkizuna fueron modestos. No había antecedentes de un grupo de danzas en el barrio hasta la creación del Bihotz Gaztea en 1967, aunque se bailara en diversas fiestas. En aquella época, finales de los años 60 y principios de los 70 del pasado siglo XX, en casi todos los municipios vascos comenzó a revitalizarse con mucha intensidad el folklore propio que había estado reprimido durante toda la dictadura franquista. Hubo una gran eclosión de grupos, cada batzoki tenía el suyo.

Sin embargo, Mamarigako Etorkizuna no nació en el seno de un batzoki, fue uno de tantos grupos que surgió cuando un grupo de amigos, conscientes de que había que recuperar y fomentar nuestras tradiciones y amantes de las danzas vascas, inició con mucha ilusión esta aventura. Este grupo de amigos había estado ensayando informalmente al lado de la escuela del barrio y al cabo de poco tiempo dieron un paso adelante. El 14 de febrero de 1978 se constituyó formalmente la asociación y el 21 de marzo del mismo año se inscribió en el Registro de Asociaciones. El nombre hace referencia al barrio en que el grupo hunde sus raíces, en que viven sus miembros, y al optimista futuro que estaba entonces por llegar.

De aquellos primeros miembros es preciso citar al primer presidente, Ángel González Azcona “Tenderillo”, a la primera tesorera, Pilar Bengoetxea González, al primer monitor, Josu Fernández Ibáñez, etc. El primer domicilio social fue un local cedido por un amigo del grupo. Ensayaban en la sede del grupo Lora Barri de Portugalete, fundado en 1965. Josu Fernández era dantzari del grupo jarrillero y, como no dominaba todas las danzas, los miembros de Mamarigako Etorkizuna acudían a aprender y ensayar allí. En alguna ocasión, incluso bailaban con ellos en algún alarde de danzas.

Unos años después, el 16 de abril de 1980, Mamarigako Etorkizuna compró la sede actual, en la calle Vista Alegre, 9. Mientras se acondicionaba el local (oficina, vestuarios y baños, etc.), el grupo ensayaba en la antigua escuela de parvulitos de Vallejo, la actual Kultur Etxea. Algunas fotos de la primera etapa del grupo:

Las danzas exigen cierto nivel de compromiso que no siempre se puede cumplir por incompatibilidad de horarios, obligaciones escolares o laborales, etc., y el grupo fue mermando en miembros y actividad hasta cesar en 1985, aproximadamente. Una década después, con motivo de la celebración el 17 de mayo de 1998 del Bizkaiko Dantzari Eguna en Santurtzi, el primer monitor del grupo, Josu Fernández, hizo un llamamiento, en octubre/noviembre de 1997 a los antiguos dantzaris con la intención de retomar la actividad.

En la sociedad Bihotz Gaztea se coordinaba la organización del programa. Acudieron todos los grupos de danza de Ezkerraldea, Meatzaldea y resto de Encartaciones. Estefanía Fernández Frías, Fani, miembro de este grupo de danzas y que en aquella época también enseñaba bailes a los del Mamarigako, invitó a Amaia Vivanco Notario a esas reuniones. Y aunque Mamarigako Etorkizuna no bailó en el Bizkaiko Dantzari Eguna de 1998, sí que participó en su organización.

A partir de entonces adquiere un papel relevante Amaia Vivanco Notario, dantzari desde los inicios y monitora del grupo entre 1998 y 2015. Otras monitoras cuyos nombres hay que citar son: Eguzkiñe Zubia Abad, Aratxu Etxebarria Abad y Zuriñe Mantilla Rodríguez.

Actualmente el grupo está dirigido por Andoni Arriola Arana, el presidente desde hace 15 años, e Iratxe Vivanco Notario, la vicepresidenta y monitora de un grupo de amas. El grupo continua siendo modesto por falta de medios. No tiene objetivos marcados de carácter anual. No es un grupo que busque la “profesionalización” de sus miembros. Además, su ámbito de acción es fundamentalmente el barrio de Mamariga.

Cuenta con casi un centenar de miembros en activo, organizados por ocho monitores que enseñan a siete equipos de baile: dos grupos de txikis, dos grupos de amatxus que dominan las coreografías propias de las romerías, uno de veteranos, etc. La franja de edad de los dantzaris ha oscilado siempre entre los 5 y los 30 años.

Las mujeres son mayoría. Esto es algo generalizado y denota un cambio en la filosofía de las tradicionales danzas vascas. Antes, la moral marcaba que debían ser los hombre los únicos que bailaran. En el pasado siglo se rompió poco a poco con ese postulado y las mujeres comenzaron a bailar hasta ser mayoría. Como ejemplo, podemos citar el aurresku femenino de 1921.

Los hombres jóvenes son pocos porque, en el contexto actual, es difícil competir con el fútbol. El intervalo de 12 a 16 años que está vacío. Esta ausencia podría poner en peligro el futuro de Mamarigako Etorkizuna. Los miembros del grupo ensayan por las tardes, de lunes a viernes, dos horas por grupo. Los monitores hacen un gran esfuerzo para adaptarse a los horarios en los que la mayoría de los asociados puede acudir a los ensayos.

El grupo dinamiza el barrio a lo largo de todo el año, participando activamente en las fiestas patronales (en torno a la Virgen del Mar, el 8 de septiembre), Santa Águeda, Carnaval, Olentzero, etc. Su esfuerzo ha tenido su recompensa. Además del cariño del barrio de Mamariga, el pasado año Mamarigako Etorkizuna recibió el Premio Santurtzi 2017 que otorga la asociación hostelera Santurtzi Gastronomika.

No debemos olvidar que las danzas tradicionales son parte de la expresión cultural de cualquier pueblo. Sería una insensatez permitir que desaparecieran, ya que ese pueblo perdería algo fundamental: sus raíces.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: