Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Colegios’

La tercera entrada dedicada a los Mac Lennan se centra en la residencia familiar que Francisco Mac Lennan White ordenó construir en Mamariga en 1899, el denominado chalet Mac Lennan. Sobre este señorial edificio, uno de tantos elementos destacables de nuestro patrimonio arquitectónico que desapareció en la segunda mitad del pasado siglo, se celebró una conferencia en Mamariga Kulturgunea el pasado mes de mayo.

El objetivo era doble: por un lado, dar a conocer una edificación del barrio de Mamariga de la que apenas conservamos testimonios gráficos y, por otro, presentar una maqueta del edificio construida, con mucho mimo, por Pedro Martín a partir de esos escasos testimonios más la colaboración de los vecinos que conocieron y habitaron el chalet hasta su desaparición. El resultado se puede ver en la entrada del Mamariga Kulturgunea, donde se expone permanentemente, y en YouTube.

Comentaba en la primera entrada sobre los Mac Lennan que Francisco y su familia ya son vecinos de Santurtzi en 1892, año en el que nace su última hija, María Blanca. Su madre, como era habitual, dio a luz en su domicilio, pero en el certificado de nacimiento no se especifica el nombre de la calle o de la residencia. Así pues, entre 1892 y 1900 desconozco dónde vivía la familia Mac Lennan.

Lo que sí está claro es que en 1899 Francisco Mac Lennan decide ordenar la construcción de una residencia unifamiliar acorde a su status para alojar a su numerosa familia en Santurtzi, como otras destacadas familias pudientes durante la Belle Époque. Y se decide por un paraje en Mamariga, junto a la ermita de la Virgen del Mar, que tenía unas vistas incomparables sobre el Abra. No en vano ese punto era una auténtica atalaya desde la que se abarcaba una amplísima panorámica del entorno, difícil de imaginar ahora…

En el solar en el que se edificó el chalet Mac Lennan existía una casa, en donde residía Gabriel Peña Cuesta, marino de profesión, y su familia, denominada precisamente con el nombre del barrio, casa Mamariga. En 1898 o 1899, la casa y su heredad fueron adquiridas por Francisco Mac Lennan y, en su lugar, edificó su residencia, aprovechando los cimientos de la casa preexistente. Además cercó toda la finca con una pared de mampostería.

Se trata de un edificio de planta cuadrada con dos cuerpos poligonales que sobresalen, uno al Este (que da lugar a una amplia terraza en la primera planta) y otro al Sur (con escaleras que comunican la primera planta con el jardín), con un total de 228 metros cuadrados aproximadamente. Consta de planta baja, dos pisos y buhardilla.

No sé quién fue el autor del proyecto. El panteón de los Mac Lennan en el cementerio de Vista Alegre en Derio lo diseñó el arquitecto Enrique Epalza Chanfreau, autor también, entre otras obras, del edificio de la antigua Bolsa de Bilbao. Podría ser el responsable del proyecto del chalet de Mamariga, pero es una mera suposición ya que no dejó archivo profesional y el chalet tampoco presentaba un diseño singular, “de autor”, que permita una atribución más fundada.

Fuera quién fuese el arquitecto, eligió un estilo elegante y de raíces francesas en las fachadas del edificio: paramentos lisos revocados que contrastan con las sencillas molduras de los huecos, impostas, cornisa y esquinales. Se busca un efecto de bicromía en las fachadas con la alternancia de materiales. La balaustrada que remata el edificio oculta el tejado y aporta elegancia al edificio similar, por otra parte, a muchas villas, palacetes y casonas de indianos en Galicia, Asturias, Cantabria y Bizkaia.

Sin ir muy lejos, en Peñota, conservamos un edificio de características similares (solo le falta la balaustrada), el denominado chalet del médico o de Alegría, al que dedicaré una entrada en su momento. También el desaparecido palacio de los marqueses de Santurce, en la calle Mayor (ahora Sabino Arana), compartía ese estilo clasicista francés.

La familia Mac Lennan vive en su chalet hasta aproximadamente comienzos de la Guerra Civil, aunque Francisco había fallecido en 1928 y su esposa, Matilde, en 1932. Varios hijos, ya casados, habían pasado a residir en Cantabria, Madrid, Palencia, Sevilla, etc., y antes también residieron algún tiempo en la urbanización de chalets de Peñota junto con otros vecinos (ingenieros, etc.) de origen británico.

Concluida la Guerra Civil el chalet estaba abandonado. Durante escasos años lo ocuparon las Religiosas del Amor Misericordioso para albergar un colegio para niñas con necesidades especiales. Sin embargo, en 1942 lo dejaron para reubicarse en el palacio del marqués de Casa Torre y, de nuevo, el chalet Mac Lennan quedó vacío y sin uso.

En 1946 los herederos de Francisco Mac Lennan y Matilde Marmolejo decidieron enajenarlo y fue adquirido por el Ayuntamiento de Santurtzi que, según noticias publicadas en la prensa de la época lo iba a destinar a alojar a familias humildes. Gracias a estas informaciones disponemos de una imagen del chalet.

Las obras de alineación y ensanche de la calle Mamariga también tuvieron relación con este asunto. Para tal obra era necesario demoler la casa-estanco de Sandalia Gutiérrez Ostria. Para reubicar el estanco, Sandalia y su esposo Domingo Gonzalo adquieren una casa, el número 16 de la misma calle en donde viven cinco familias numerosas a las que hay que realojar. El Ayuntamiento había proyectado la construcción de una casa con cinco viviendas sobre el antiguo depósito de aguas de Vallejo. Pero antes de iniciar las obras, la familia Mac Lennan ofreció vender el chalet.

El Ayuntamiento acepta la propuesta. El precio de venta del chalet Mac Lennan fue de 130.000 pesetas. El Ayuntamiento pudo afrontar esta compra gracias a dos donaciones, una de 30.000 pesetas de Lucas Oriol Urquijo y otra de 50.000 pesetas de Carmen Vildosola de los Campos. Destinarlo a realojar a familias sin vivienda era una medida temporal pues en el momento de la compra ya se expresaba que el destino final del solar era ubicar un colegio de religiosos dedicados a la enseñanza que contribuya a elevar el nivel moral y cultural de los niños de familias humildes, obreros y pescadores, que habitan aquella populosa barriada de Mamariga. Las obras de adaptación del chalet Mac Lennan para alojar a esas cinco familias se encargan al contratista Juan Lasala.

A mediados de los años 50 del pasado siglo el Ayuntamiento decide iniciar el procedimiento para destinar el solar que ocupa el chalet y su heredad a la edificación de un nuevo equipamiento escolar, el actual colegio Itsasoko Ama, que este año ha cumplido 50 años. En 1956 el Ayuntamiento cedió el solar al Instituto Nacional de la Vivienda junto con otros dos terrenos adyacentes para constituir una única parcela destinada a la construcción del colegio, aunque el proyecto se demoró casi una década. Finalmente, en marzo de 1962 se procedía a la demolición del chalet Mac Lennan.

Como he comentado al comienzo, no disponemos de imágenes de calidad del chalet Mac Lennan. Y una de las escasas fotografías antiguas que se conservan pertenece a mi archivo familiar. Datada en 1950, cuando ya se habían realizado las obras de acondicionamiento, aparecen varios miembros de mi familia, entre ellos mi madre y mi tía.

No puedo concluir sin agradecer a la Biblioteca de Muskiz y a su director Fernando Juárez su colaboración para consultar el archivo fotográfico de los Mac Lennan de donde proceden las dos únicas imágenes, muy similares, que nos permiten observar con detalle diversos aspectos arquitectónicos del chalet.

Como siempre, toda colaboración para corregir o completar la información sobre el chalet Mac Lennan será bien recibida.

Anuncios

Read Full Post »

Vigésimo artículo de la serie, publicado en el número 122 de ensanturtzi.com en la sección Santurtzi Ezagutu: pequeños fragmentos de la historia de Santurtzi, correspondiente al mes de noviembre. Podéis encontrar información más detallada en el propio blog, en los siguientes enlaces: La antigua escuela náutica (1): el edificio; (2): la institución docente y (3): los profesores.

Read Full Post »

Después de haber tratado del inmueble y de la institución le toca el turno al personal docente. Como he comentado en las entradas precedentes, no se conserva documentación emanada de la gestión de la escuela. No hay actas ni nóminas ni matrículas… Nada de nada. Toda la información procede de fuentes indirectas: noticias y artículos periodísticos, diarios y memorias, testimonios orales de exalumnos, etc.

Las primeras noticias que tenemos sobre los profesores son dos reseñas publicadas en la prensa de la época en 1862. En ellas se informa del comienzo del proceso de selección y del nombramiento de Victoriano Gómez de Marañón como primer director de la escuela. Según Gonzalo Duo, Victoriano, el director, impartía Cosmografía y su hermano José era secretario e impartía Ciencias. Los dos eran capitanes de la Marina Mercante y ese era todo el cuerpo docente en sus inicios. Los hermanos Gómez Marañon dejaron un grato recuerdo entre quienes fueron sus alumnos. Prueba de ello es el monumento funerario que costearon y al que he dedicado una entrada.

Victoriano Vicente Gómez de Marañón Hormaza nació en Bilbao en 1824 y falleció allí el 20 de abril de 1901. Su hermano José Miguel también nació en Bilbao en 1829 y murió allí el 16 de abril de 1907. Supongo que José sucedió a su hermano Victoriano  como director de la entidad aunque no sé a quién se contrataría para sustituirlo como profesor de las materias que impartía. Entre los dos dirigieron la escuela casi medio siglo y otorgaron el título de piloto a más de dos mil marinos que hicieron célebre el nombre de nuestro municipio por los siete mares.

Sobre Victoriano tenemos una emotiva carta publicada en Vida Marítima y en Euskal-Erria: revista vascongada en 1903, escrita por su antiguo alumno Julián Salazar, el autor de Acaecimientos de un diario de navegación, acompañada en la primera publicación de una imagen del homenajeado (una fotografía volteada de su retrato en el salón de plenos del Ayuntamiento de Santurtzi).

Nos informa además de otros detalles tanto de la escuela como de la excelente práctica docente del finado profesor al que la Asociación de Capitanes y Oficiales de la Marina Mercante Española había acordado homenajear colocando un retrato suyo en el salón de juntas. ¿Dónde se conservará este cuadro?

Respecto a José Gómez de Marañón, sabemos que en 1873 ya había sido nombrado catedrático en la escuela, según un expediente tramitado por el Ayuntamiento en virtud de instancia presentada por él para que se le declare incompatible para ejercer el cargo del concejal.

En el salón de plenos de la casa consistorial tenemos dos oleos que representan a los hermanos Gómez de Marañón. Hay que advertir que en las placas de identificación se han intercambiado los cargos. Desconozco el autor de estas pinturas. De pie Victoriano, sedente su hermano José.

Finalmente, gracias a Cristóbal Mendizabal Moraza, disponemos de una fotografía de los dos hermanos que podemos datar en los últimos años del siglo XIX.

El tercer director de la escuela fue Amando (o Armando, según la fuente) Pontes Ávila, aunque apenas ejerció un año. Sobre este personaje y su relación con la escuela he encontrado una referencia publicada en el segundo semestre de 1907 en Euskal-Erria: revista vascongada.

En junio de 1907 ya era el director titular de la escuela puesto que al publicar en la Revista General de Marina un artículo titulado Marina Mercante: caos firma como teniente de navío y director de la Escuela de Náutica de Santurce.

Y en una Real orden de 16 de marzo de 1918 en la que se le destina a la Inspección de Estudios Científicos y Estadísticos de Pesca, de la Dirección general de Navegación y Pesca Marítima aparece, entre sus méritos, su ejercicio en la escuela:

En 1909 era nombrado Leopoldo Boado Suances que lo fue hasta 1919-1920. Este personaje procedía de una familia muy ligada a la marina. Hijo de Leopoldo Boado Montes que alcanzó el empleo de vicealmirante de la armada. Ejerció como director de la Escuela Náutica de Bilbao entre el 28 de octubre de 1920 y el 26 de octubre de 1937.

La actual Escuela Técnica Superior de Náutica y Máquinas Navales, ubicada en los límites entre Santurtzi y Portugalete, en un edificio diseñado por los arquitectos José López Zanón y Luis Laorga Gutiérrez e inaugurado el 14 de diciembre de 1968, se denominó durante un tiempo Escuela Superior de la Marina Civil de Bilbao Leopoldo Boado, en homenaje a Leopoldo Boado Suances.

En 1919 o 1920 Leopoldo Boado fue sustituido por Florentino Pérez Villarejo. Bajo la dirección de este último ejercieron como profesores Daniel Camio Causo (astronomía y navegación), Guillermo Azcoitia Muesca (inglés) y Robertson (legislación marítima).

Un informe redactado en 1920 por Leopoldo Boado, recién nombrado director de la Escuela de Náutica de Bilbao, en el que valora muy negativamente la enseñanza impartida en Santurtzi nos facilita más información de nuestra escuela. Señala que el personal docente de la escuela se reduce a tres profesores. La dirige un licenciado en Letras (quiero suponer que es Florentino Pérez) que se ve obligado a impartir Ciencias Físicas, Matemáticas, Mecánica y Máquinas, Geografía e Historia. Completan el reducidísimo cuadro de profesores un capitán de la Marina Mercante (Daniel Camio), que imparte Enseñanzas profesionales, Dibujo, Geometría e Higiene, y un profesor mercantil que imparte inglés y legislación.

A Florentino Pérez le sustituyó Daniel Camio como último director de la escuela. No he conseguido averiguar el año exacto, probablemente en 1925 o 1926. De este personaje, nacido en nuestro municipio, tenemos más información.

Daniel Camio Causo nació, junto a su gemelo Francisco, en 1873, hijos del matrimonio formado por José Camio Iruarte y Petra Causo Álava. Contrajo matrimonio con Francisca Bustamente Mugica en 1900 y falleció en Santurtzi en 1947. Capitán de la Marina mercante, fue un gran marino y experto navegante. Profesor de la escuela durante muchos años, llegó a alcanzar en 1925 o 26 el puesto de director.

En 1931, gracias al amplio artículo publicado en El Noticiero Bilbaíno, conocemos con bastante detalle el cuadro docente. El director impartía Cosmografía, Navegación, Estiba, Meteorología y Trigonometría. Pantaleón León Duchement, profesor de la Escuela de Náutica de Bilbao, impartía Aritmética, Álgebra y Física. Alfonso Menéndez Álvarez, ayudante de marina de Portugalete, impartía Geografía y Mecánica del buque. Guillermo Gorostiza de la Fuente, médico titular de Santurtzi impartía Higiene naval. Máximo García Garrido, abogado y exsecretario del Ayuntamiento, impartía Derecho y Legislación Marítima. José Luis Berasaluce [Elortegui] era profesor de Dibujo y Alfonso Laca profesor de Inglés.

En ese mismo artículo aparece una curiosa fotografía que ilustra una curiosa anécdota sucedida ese mismo año. Daniel Camio sufrió una caída al descender del tren y se fracturó una pierna. En lugar de respetar el periodo de convalecencia y restablecerse tranquilamente en su habitación, hizo trasladar su cama al aula (la escuela era también su domicilio), para seguir impartiendo clases para evitar que los alumnos se retrasaran en el programa de estudios del que tenían que examinarse ante el tribunal de la Escuela Oficial de Náutica de Bilbao.

En 1934 un exalumno recuerda que Daniel Camio impartía Trigonometría, Meteorología, Astronomía y Maniobras, Alfonso Menéndez impartía Geometría, Teodoro Aguado impartía Matemáticas, Alfonso Laca seguía como profesor de Inglés y Guillermo Gorostiza de Higiene.

Con Daniel Camio Causo se ha cometido una injusticia en lo relativo a la memoria histórica. Finalizada la guerra, tanto él como su esposa fueron duramente represaliados por haber dado cobijo a gudaris de los batallones “Lenago il” y “Zergaitik ez” en su casa. Y posteriormente su recuerdo ocultado, a pesar de todo lo que ayudó a los chavales para que estudiaran náutica, llegando incluso a pagar los estudios de muchos de ellos. No estaría de más que, una vez rehabilitado el edificio, se le hiciera un homenaje.

En resumen, la nómina de directores de la escuela y los periodos aproximados en los que ejercieron la dirección de la escuela, deducidos de la información precedente, es la siguiente:

  • Victoriano Goméz de Marañón Hormaza (1862-1901)

  • José Gómez de Marañón Hormaza (1901-1907)

  • Amando [o Armando] Pontes Ávila (1907-1908)

  • Leopoldo Boado Suances (1909-1919/20)

  • Florentino Pérez Villarejo (1919/20-1925/26)

  • Daniel Camio Causo (1925/26-1936)

Como profesores, de las diferentes fuentes consultadas, surge la siguiente lista:

  • Teodoro Aguado. No tengo más información.

  • Guillermo Azcoitia Muesca (Santurtzi, 1893 – Barcelona 1979). Financiero y empresario, miembro de los consejos de administración de diversas empresas y entidades bancarias. Teniente de Alcalde del primer Ayuntamiento franquista de Barcelona entre 1939 y 1949. Nombrado Hijo Predilecto de Santurtzi en 1951, esta distinción fue revocada en marzo del año pasado.

  • José Luis Berasaluce [Elortegui]. No tengo más información, aunque posiblemente después fue práctico del Puerto de Bilbao. Podría ser el señalado en la siguiente foto, facilitada por El Mareómetro.

  • Máximo García Garrido (Holguín, Cuba, 1863 – Santurtzi, 1934). Nació en la isla de Cuba en 1863 cuando todavía era posesión española, hijo del portugalujo Agapito Fermín García Arzubiaga y María del Rosario Garrido, natural de Holguín. Abogado de profesión, desempeñó el cargo de secretario del Ayuntamiento entre 1891 y 1921. Falleció en 1934 en nuestro municipio, en donde residía desde hacía casi cincuenta años. No he encontrado ninguna imagen del homenajeado. Espero que algún colaborador pueda facilitármela.

  • Guillermo Gorostiza de la Fuente (Bilbao, 1875 – Santurtzi, 1938). Médico de profesión, titular en Santurtzi. Vocal durante varios años en la Junta de Gobierno del Colegio de Médicos de Bizkaia en los años 20 y 30 del pasado siglo. Contrajo matrimonio con la santurzana Belmira Paredes San Pelayo y fueron padres del futbolista Guillermo Gorostiza “Bala roja”.

  • Alfonso Laca. No tengo más información.

  • Pantaleón León Duchement. Nació en Arrecife (Lanzarote) en 1893. Emigró a Bizkaia en donde desarrolló su vocación marina y reivindicativa. Fue miembro de la Agrupación Socialista de Portugalete y llegó a ser juez municipal. Profesionalmente, se tituló como jefe de máquinas de la Marina Mercante y delineante. Siguiendo sus estudios, logró el título, por oposición, de profesor de la Escuela de Náutica de Bilbao, en la que ejerció de 1928 a 1936. En 1930, Pantaleón León, jefe de máquinas de Portugalete, vicepresidente de la Asociación de Maquinistas de Bilbao y colaborador de Juan de Amézaga (presidente de la Federación Nacional de Oficiales de la Marina Mercante), publicó en la revista Marina Civil varios artículos donde resumía las principales reivindicaciones laborales históricas de los marinos. En 1936, el consejero de Industria del Gobierno Vasco, el socialista Santiago Aznar, le nombró responsable de la Dirección General de de la Marina Mercante.  Tras la Guerra Civil, se exilió. Vivió en Francia, Orán y finalmente en Barranquilla (Colombia), en donde murió en 1964.

  • Alfonso Menéndez Álvarez. No tengo más información.

  • NN. Robertson. No tengo más información.

Para finalizar, el resto de fotografías que ilustran el excelente artículo de Roger de Juval en El Noticiero Bilbaíno, desconocidas para la mayoría.

Read Full Post »

Una vez reseñada la historia del inmueble es hora de tratar de rescatar la historia de la institución de enseñanzas náuticas que albergó entre 1862 y 1936. Y es una tarea difícil porque, como señala el experto Gonzalo Duo, la documentación generada por la Escuela de Náutica de Santurce ha desaparecido casi completamente excepto unos escasos expedientes procedentes del Archivo Municipal de Santurtzi y de otros fondos, custodiados actualmente en el Archivo Foral de Bizkaia.

En el Santurtzi de finales del siglo XVIII, según la documentación conservada de otra importantísima institución vizcaína, el Consulado del Mar, era maestro de Náutica Nicolás Allende. Expidió en 1797 y 1798 varias certificaciones de suficiencia en pilotaje de altura a sus alumnos, ante el tribunal del Consulado de Bilbao. No hay más precedentes.

Sin embargo, a lo largo del siglo XIX se hace evidente, entre los próceres vizcaínos, la necesidad de facilitar la formación en esta materia, en un territorio con tanta tradición marítima y naval como Bizkaia y en una época de auge económico, a la población en general y a los más desfavorecidos en particular. De ahí surgen iniciativas en varias localidades: Lekeitio, Plentzia y Santurtzi.

Como comentaba en la entrada anterior, la Escuela de Náutica de Santurce es una de las obras benéficas patrocinadas por Cristóbal Murrieta y su socio Francisco Luciano Murrieta en nuestro municipio. Se trataba de dar formación gratuita a los nacidos en Santurtzi, Portugalete y Mercadillo (barrio de Sopuerta de donde era originario Francisco Luciano) a fin de que pudieran obtener el título de piloto de altura por carecer de los recursos necesarios para costearse los estudios en un centro oficial.

En carta fechada el 13 de octubre de 1857, Cristóbal Murrieta solicita a la Diputación General del Señorío de Vizcaya permiso para crear una escuela de náutica en Santurtzi y que interceda ante el gobierno a tal propósito, lo que sucede justo un año después. Las primeras noticias de su génesis aparecen reseñadas en la prensa de la época, en septiembre y octubre de 1858.

Es evidente que Cristóbal, albacea de su difunto socio, debió de cambiar de parecer respecto a la ubicación, quizás porque ese terreno aún formaba parte del municipio de Portugalete, puesto que a comienzos de 1861 se estaba concluyendo la construcción del edificio actual. Mientras tanto, entre finales de 1858 y 1859, Cristóbal insta una serie de fructíferas gestiones ante el gobierno en Madrid que culminan con la autorización pertinente para fundar una escuela de náutica en su pueblo natal.

En 1861 el edificio estaba casi concluido y, según algunas escasas referencias, la actividad docente de la Escuela Especial de Náutica de Santurce se inició en 1862 ya que entre junio y septiembre de 1862 se puede rastrear en la prensa de la época el proceso de selección del profesorado. En lo que a nuestra escuela concierne, resulta seleccionado Victoriano Gómez de Marañón. Tanto él como su hermano José, capitanes de la Marina Mercante, profesores y primer director y primer secretario de la Escuela de Náutica, respectivamente, dejaron un excelente recuerdo en nuestro municipio. A su memoria dediqué una entrada en el blog.

En 1867 se publican en Bilbao, con ocasión de la creación del patronato rector de la escuela, las escrituras de la fundación instituida por Cristóbal Murrieta para instituir y dotar a la escuela náutica. Es un documento fundamental para entender la génesis de esta institución docente.

Reproduce una serie de interesantes documentos incluidos en los expediente antes citados, entre los que cabe destacar:

– Escritura de poder otorgada por Cristóbal Murrieta Mello a favor de sus hermanos políticos Juan Tomás de Arrarte Murrieta y Juan de la Quintana Ballibián, vecinos de Santurtzi, para que en su nombre otorguen cuantas escrituras sean necesarias para la constitución de la escuela de Náutica de Santurce. Otorgada en Portugalete el 12 de agosto de 1865 ante Ricardo de Vildosola.

– Escritura otorgada por el arquitecto Antonio de Goicoechea Ercoreca y Juan Tomás de Arrarte Murrieta, declarando el primero haber quedado finalizada la obra de construcción de un edificio destinado a escuela de náutica en el Concejo de Santurce. Otorgada en Bilbao el 24 de octubre de 1865 ante Serapio de Urquijo.

– Escritura otorgada por Juan Tomás de Arrarte Murrieta, en representación de Cristóbal Murrieta Mello, por la que funda un colegio público destinado a Escuela de Náutica en el Concejo de Santurce. Otorgada en Bilbao el 24 de octubre de 1865 ante Serapio de Urquijo.

– Anotación del Registro de la Propiedad de Balmaseda acreditando la inscripción de este inmueble, con fecha 6 de febrero de 1866.

– Copia de la Real Orden dada por el Ministerio de Fomento en Madrid el 24 de noviembre de 1859 por la que se concedía permiso para establecer en Santurce una escuela de Náutica para estudiantes pobres. Se permite el privilegio de que sea atendida por solo dos profesores que sean bachilleres en Artes a pesar de que en las escuelas oficiales han de ser tres profesores y, además, licenciados en Ciencias.

– Copia de la Orden dada por el Director General de la Deuda Pública en Bilbao el 20 de enero de 1865 autorizando que el pago de 35.010 reales (8.752,5 pesetas) de intereses de una inscripción perpetua e intransferible de 1.167.000 reales (291.750 pesetas) con la que se dota a la nueva escuela se domicilie en la Tesorería de Hacienda Pública de Bizkaia. Eran cantidades muy considerables para la época. Recordemos que el edificio le había costado el equivalente a 27.500 pesetas.

Parece deducirse que la escuela se pone en marcha en torno a 1865. Sin embargo, según la prensa de la época, Victoriano Gómez de Marañón es nombrado profesor de la misma en septiembre de 1862. Y en la propia documentación que oficializa la fundación se dice que la escuela venía funcionado desde unos años antes.

A efectos académicos, la Escuela de Náutica estaba unida al Instituto Provincial de Segunda Enseñanza de Bilbao. En el último cuarto del siglo XIX la escuela no parece ser noticia pues no hay rastro de ella en la prensa de la época. En 1896 se publican unas memorias de un exalumno, Julián Salazar, en la que aparece la primera representación que se conoce del edificio.

A comienzos del XX, concretamente en 1902, se publica una interesante reseña relativa a diversas reformas que se acometen en la escuela para modernizarla. En ella podemos ver que el entonces patrono de la fundación es un hijo de Cristóbal Murrieta, Mariano Murrieta, representado por su prima Casilda de la Quintana. No olvidemos que nuestra escuela de náutica es una escuela de patronato, instaurada por iniciativa de un particular, como el Patronato Santa Eulalia.En 1909 una noticia nos da a conocer el nombre del director recién nombrado, Leopoldo Boado y su cometido se ve confirmado en otra noticia de 1914.

Conforme avanza el siglo surgen nuevos planes de estudio y se exige mayor dotación de medios a las escuelas de náutica. La náutica abandonada los Institutos de 2ª Enseñanza para disponer de sus propios centros, denominados Escuelas Especiales de Náutica. La Real Orden de 28 de mayo de 1915 declaraba escuelas oficiales de náutica sólo a una serie de centros y, de los de Bizkaia sólo al de Bilbao.

Hasta entonces cada escuela mantenía su propio carácter ya que unas dependían del Ministerio, otras de las Diputaciones, Ayuntamientos e incluso fundaciones particulares, como la nuestra. La prensa de la época recoge un asunto delicado: se cuestiona la validez oficial de los estudios impartidos, entre otras, en la escuela de náutica de Santurtzi. Finalmente se decreta que las Escuelas de Bermeo, Lekeitio, Plentzia y Santurtzi, “de fundación particular”, continúen existiendo. Y aunque se ajustaran al plan de enseñanza oficial debían examinar a sus alumnos en la Oficial de Bilbao.

Además, el nuevo plan de estudios incorpora renovados conocimientos para una marina adaptada a los nuevos medios de propulsión: geografía general y comercial, aritmética y álgebra, geometría, derecho y legislación marítima, física, electricidad y mecánica aplicada a los buques, contabilidad, inglés, higiene naval, etc.

En 1920, Leopoldo Boado, nombrado ya director de la Escuela de Náutica de Bilbao, elabora un informe en el que valora de forma muy negativa la formación impartida en la de Santurtzi, en la que había sido director y profesor.

En 1923 se publica un extenso artículo en el que se hace un resumen de la génesis y los objetivos de la escuela fundada por Cristóbal Murrieta, un alegato en su defensa en unos tiempos en los que se ve peligrar su existencia.

El 1 de febrero de 1924 el Directorio Militar presidido por Primo de Rivera promulgó que las Escuelas de Náutica, y todo lo que a enseñanzas de Marina Mercante se refiere, quedarán integradas en la Dirección General de Navegación y Pesca Marítima. Otro decreto del 6 de junio suprimía todas las Escuelas de Náutica y creaba cuatro: Bilbao, Cádiz, Barcelona y Santa Cruz de Tenerife. Autorizaba la existencia de las escuelas particulares (sic) de Bermeo, Lekeitio, Plentzia, Santurtzi y San Telmo de Sevilla que tenían un plazo de tres meses para justificar que disponían del profesorado y material docente exigido. Esta cuestión tiene su espacio en la prensa de la época y gracias a ella conocemos, por ejemplo, el número de alumnos (27) que cursaban estudios de náutica en Santurtzi en el curso 1923/1924.

 

Parece ser que la pretensión de suprimir estas escuelas sigue en estudio en 1928. La financiación de la escuela era problemática. Apenas se consiguió que la Diputación elevara a 7.000 pesetas la subvención que concedía desde 1915 (hasta suprimirla en 1931) y que, con las 2.000 del Ayuntamiento de Santurce y 600 del de Portugalete, constituían los únicos ingresos para unir al capital fundacional (devaluado con el tiempo), puesto que la enseñanza era gratuita, por disposición del fundador.

Gracias a la memoria del curso 1927-1928 de la Escuela oficial de Náutica de Bilbao, sabemos que asistían únicamente cinco alumnos. Resulta bastante sorprendente la drástica disminución, un 80% menos, del número de alumnos en tan solo cuatro años. En el curso 1930-1931 son siete los alumnos matriculados.

En 1931 se publica en El Noticiero Bilbaíno, bajo el epígrafe Visitas pedagógicas un extenso artículo sobre la escuela náutica de Santurce que proporciona amplia información sobre la institución, los profesores, etc. y que, además, esta ilustrado con fotografías que no he visto reproducidas hasta ahora. A los profesores que ejercieron la docencia en esta escuela náutica les voy a dedicar una próxima entrada. Reproduzco el primer párrafo.

En julio de 1935 la escuela es noticia por una denuncia presentada por Luis Astorquia de la que desconozco los motivos, aunque el asunto llegó a tratarse en el Consejo de ministros.

Y así llegamos al último año de existencia. Durante el periodo 1931-1936 la escuela estaba sufriendo graves problemas económicos. El Departamento de Justicia y Cultura del recién constituido Gobierno Vasco intervino en el centro al objeto de regularizar su situación:

Orden suspendiendo la actual Junta de la Escuela Náutica de Santurce.
Vista la anormalidad en que, según datos que obran en este Departamento, se desenvuelve la vida económica de la Escuela de Náutica de Santurce, fundada por don Cristóbal de Murrieta, anormalidad que ha producido la falta de pago en los haberes devengados por el profesorado de aquélla; estando, por otra parte, sin cobrar los intereses de los bienes fundacionales desde octubre del año 1932, según nota de la Alcaldía del Concejo de Santurce, por falta de la formalización debida que exige la rendición de cuentas al Ministerio de Instrucción pública y a la Junta de la Institución (hoy ausentes la mayoría de los componentes de ésta), y constituyendo las Fundaciones benéficas un servicio traspasado al Gobierno del País Vasco, según consta en el párrafo segundo, apartado d), artículo 2.°, título II, de nuestro Estatuto, vengo en disponer:
Artículo 1.° Queda en suspenso la actual Junta de la Escuela de Náutica de Santurce.
Artículo 2.° Con el fin de proceder a la regularización de la situación económica de la Fundación, se nombra una Junta, con carácter provisional para que, con las facultades administrativas correspondientes y con los asesoramientos que juzgue necesarios, proceda a una debida información del actual estado económico de la misma.
Esta Junta, que deberá ser presidida por el señor alcalde del Ayuntamiento de Santurce, estará integrada por los siguientes señores:
Alcalde-presidente del Ayuntamiento de Santurce.
Presidente del Pósito de Pescadores.
Don Bautista Pascual.
Don Isidoro Lafita.
Don Isidoro Rodrigo.
Artículo 3.° Este Departamento de Justicia y Cultura procederá en consecuencia, una vez visto el informe correspondiente, al pago de haberes y gastos producidos por la Escuela de Náutica de Santurce, disponiendo para ello de la renta de los bienes legados por don Cristóbal de Murrieta para el mantenimiento del Centro benéfico docente de referencia.
Bilbao, 1 de diciembre. de 1936.
El Consejero de Justicia y Cultura. JESUS M.ª DE LEIZAOLA.

Y ya no hay más información sobre la institución. Durante la Guerra Civil se pierde el rastro de sus archivos. En 1949 se transmutan los fines de la fundación y se constituye una Escuela Nocturna de estudios elementales marítimos para adultos. En 1954 se readapta a Academia Municipal de Idiomas.

Finalmente, en 1966 se crea una comisión municipal provisional que trató de reclamar diversos bienes de la fundación, pero que no tuvo continuidad.

Las principales fuentes consultadas para la realización de esta entrada son las siguientes:

Acaecimientos de un diario de navegación de Julián Salazar Garaigorta, publicada en 1896. El autor fue alumno de la escuela.

La escuela de náutica de Santurce, artículo de Roger de Juval publicado en El Noticiero Bilbaíno el 15 de noviembre de 1931.

Monólogos de una sardinera santurzana de Jenaro Urtiaga, publicada en 1978.

La Escuela de Náutica de Bilbao: historia y desarrollo de las enseñanzas náuticas en Bizkaia desde finales del siglo XVIII hasta comienzos del siglo XX, trabajo inédito de investigación de Josu Ugartetxea Gerrikaetxebarria, elaborado en 1987.

Evolución histórica de la Escuela de Náutica de Bilbao, de Alfonso Davalillo Aurrekoetxea, publicado en 1995.

La enseñanza de Náutica en el País Vasco, artículo de Gonzalo Duo publicado en Itsas Memoria. Revista de Estudios Marítimos del País Vasco en 2000.

Las Escuelas de Náutica de Bizkaia, Guipúzcoa y Laburdi. Siglos XVI-XX. Análisis histórico-documental, de Gonzalo Duo, publicado en 2001.

Las fundaciones Murrieta de Santurce: siglos XIX y XX, artículo de Eduardo J. Alonso Olea, publicado en Memoria y Civilización en 2012.

No he conseguido consultar un documento inédito, Recuerdos de un alumno de la Escuela de Náutica de Santurce, apuntes elaborados por Enrique Robertson en 1984, citado por Gonzalo Duo en su bibliografía.

Como siempre, toda colaboración para corregir o completar la entrada será agradecida.

Read Full Post »

El pasado mes de octubre comenzaron las obras de rehabilitación del edificio conocido popularmente (aunque cada vez menos, si no se pone remedio) como la antigua escuela náutica. Se trata de uno de los edificios más antiguos del municipio y constituye un buen ejemplo de arquitectura docente en Bizkaia en el siglo XIX. Era la sede de una institución con un gran valor histórico y sentimental para nuestro municipio, la Escuela de Náutica de Santurce, fundada en 1859 (fecha en la que se autoriza su creación) por nuestro mecenas local, Cristóbal Murrieta (junto a su olvidado socio, Francisco Luciano Murrieta) y que subsistió hasta 1936.

La rehabilitación del vetusto edificio estaba prevista desde hace tiempo para subsanar deficiencias estructurales y dotar de accesibilidad y mayor funcionalidad al edificio. A finales de diciembre de 2016 el Ayuntamiento de Santurtzi ya había adjudicado el contrato de las obras de reparación del edificio denominado Casa Náutica por un importe cercano a los 350.000 euros y un plazo de ejecución de las obras de cinco meses. En el proyecto de actividad y obras, redactado por el estudio EMES, arquitectura y urbanismo en octubre de 2016, se denomina rehabilitación a la intervención que se va a ejecutar en la Casa Náutica.

La antigua escuela de náutica se encuentra situada en el núm. 3 de la calle Sabino Arana, la antigua calle Mayor, en el km 0 de nuestro municipio, junto a los edificios más relevantes de nuestro escaso patrimonio histórico-artístico.

Según el citado proyecto, tiene forma rectangular (14,54 m x 18,04 m) y dos plantas: planta baja y primer piso. Cuenta también con un espacio bajo cubierta que carece de la altura mínima exigible y no se puede contabilizar como planta útil. La superficie construida total del edificio es de 522,86 m2 (261,43 m2 por planta). La superficie útil total del edificio en la actualidad es 374,28 m2. Las alturas libres son de 4,42 m en la planta baja y de 3,95 m en la planta primera.

La construcción está realizada a base de muros de carga de mampostería y forjados y cubierta de madera. La carpintería es de madera y la fachada se encuentra raseada y pintada. El acceso al edificio se realiza actualmente a través de un antuzano, elemento típico de épocas pasadas, una terraza elevada paralela a la fachada principal a la que se accede mediante un tramo de escaleras (a la que se añadió una rampa para facilitar la accesibilidad).

La cubierta, a cuatro aguas, tiene estructura de madera que se encuentra en buen estado y el acabado es de teja cerámica del tipo denominado árabe. Presenta un curioso elemento, un bobarril, una ventana en el camarote por la que se accede al tejado de la casa.

La distribución interior, que no es la original, se realiza a base de tabiques prefabricados de oficina que dividen la superficie en despachos y zonas de trabajo. Las escaleras de comunicación vertical, situadas entre dos muros de carga, son también de madera y se encuentran muy deterioradas.

En principio estaba previsto comenzar las obras antes de verano, pero una serie de imprevistos la ha retrasado hasta el pasado mes de octubre. Además se ha incrementado el coste hasta alcanzar casi el medio millón de euros de presupuesto del que 180.000 euros se cubren con una subvención de la Diputación Foral.

Este inmueble se incluye como elemento de conservación básica en el catálogo municipal de bienes y espacios protegidos. En consecuencia, se autorizará la restauración conservadora de las fachadas garantizando la unidad de composición y enfatizando el valor de su fachada a la vía pública, así como los elementos característicos de la misma.

Tendrán que preservarse los volúmenes existentes, elementos singulares de fachada y cubierta, espacios de circulación originales y elementos decorativos exteriores como cornisas, artesonados, etc. Entiendo que, entre los elementos a conservar, se incluyen los singulares enrejados de carácter náutico que nos recuerdan la función original del edificio.

La intervención proyectada modifica el acceso principal al edificio, aunque lo hace por cuestiones de accesibilidad.

No obstante, el acceso actual al mismo se mantiene por lo que resulta compatible con las medidas de protección, aunque en los planos que se adjuntan al proyecto de rehabilitación parece que se altera y condena el acceso tradicional.

Asimismo se abrirá un hueco nuevo y se ampliará alguno existente pero garantizando la unidad de composición y poniendo en valor las fachadas a vía pública. Debido a la limitación presupuestaria y a la urgencia con la que van a acometer las obras, éstas se llevarán a cabo, al parecer, en dos fases. Durante la primera se acometerá la rehabilitación completa del edificio con excepción del acabado de la fachada y de la instalación del ascensor que, se ejecutarán en una segunda fase y con presupuesto aparte.

Respecto a la historia del edificio, en el proyecto que podemos leer íntegramente en este enlace en la web del Ayuntamiento, no hay, lamentablemente, ni una sola mención. Ni a la antigüedad del edificio (más de 150 años) ni a su valor histórico o inmaterial. Como apunta un excelente colaborador del blog, este proyecto es muy necesario ya que su objetivo es mejorar tanto las condiciones de trabajo de los empleados como dignificar las oficinas de atención al público del Área de Acción Social, que falta les hace. Sin embargo, de su lectura se desprende la triste impresión de que el desinterés por el valor histórico de nuestro patrimonio es palpable.

Así que para remediarlo, en la medida de lo posible, he realizado una pequeña investigación sobre el edificio en cuestión. La institución será tratada en otra entrada aunque avanzo que toda la documentación generada por la escuela en su actividad docente desapareció durante la Guerra Civil, probablemente en 1937.

La historia comienza a finales de 1858, año en el que Cristóbal Murrieta compró (o solicitó a la Diputación, según otras fuentes) un terreno en Campo Grande para la construcción del edificio destinado a escuela de náutica. Sin embargo, al poco tiempo debió de cambiar de parecer respecto a la ubicación, quizás porque ese terreno aún formaba parte del municipio de Portugalete, puesto que a comienzos de 1861 se estaba concluyendo la construcción del edificio actual.

El autor del proyecto fue el entonces célebre y cualificado arquitecto Antonio Goycoechea Ercoreca (Bermeo, 1798 – Bilbao 1865). A pesar de que la escuela náutica no era un gran edificio como, por ejemplo, la Casa de Misericordia de Bilbao, proyectada también por este arquitecto poco después, Cristóbal Murrieta recurrió a uno de los más importantes arquitectos del momento en Bizkaia. Titulado en arquitectura en 1821 por una prestigiosa institución, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en donde además obtendría posteriormente el título de académico de mérito en 1829. Nombrado arquitecto municipal de Bilbao en 1822, fue el autor, en 1828, del auténtico puente colgante de Bilbao, el puente colgante de cadenas de San Francisco, que fue uno de los primeros ejemplos de la arquitectura del hierro que comenzaba a emplearse en Europa. También trabajó en la Diputación Foral como director de los caminos del Señorío.

En 1861 el edificio estaba casi concluido y, según algunas escasas referencias, la actividad docente de la Escuela Especial de Náutica de Santurce se inició en 1862.

El contratista de la obra fue José de Orueta que se obligó a ejecutarla en el plazo y las condiciones exigidas por contrato. El presupuesto ascendió a la cantidad de 102.000 reales. El arquitecto percibió otros 8.000 reales en concepto de honorarios por su labor como director facultativo de la obra (proyecto, planos, etc.). Así pues, Cristóbal Murrieta invirtió 110.000 reales (27.500 pesetas) en la edificación de la sede de su escuela náutica. A esta inversión habría que añadir el coste del mobiliario y del instrumental, los mejores de su época.

En 1896 se publican unas memorias de un exalumno, Julián Salazar, en la que aparece la primera representación que se conoce del edificio.

Lógicamente, el edificio a lo largo de tan dilatada historia ha sufrido diversas reformas, fundamentalmente de los interiores. A comienzos del siglo XX, se llevan a cabo numerosas mejoras, tanto en el inmueble como en su equipamiento docente, financiadas por el entonces patrono de la fundación responsable de la institución, Mariano Murrieta del Campo (hijo de Cristóbal), y por Casilda de la Quintana Murrieta.Estas obras podrían ser las que incluyen algunos elementos calificados de racionalistas en la ficha dedicada al edificio en el Inventario del Patrimonio Arquitectónico. Tampoco podemos olvidar que, además de las aulas, el edificio incluía la casa-habitación del director de la escuela.

Con la Guerra Civil, la escuela cesa en su actividad y el edificio, de propiedad municipal, será transformado interiormente al ser destinado a albergar diferentes servicios municipales a lo largo de los años (juzgado, aulas preescolares e infantiles, escuela de música, etc.) hasta que en los últimos años, ya en el siglo XXI, se ubican las oficinas del área de servicios sociales que se han quedado obsoletas y necesitan reformarse.

De ahí el proyecto que ha dado origen a esta entrada y al que yo añadiría un detalle. No solo espero que no se pierdan las verjas marinas sino que, además, propongo que se recupere el rótulo que existía en la fachada y que se instale una placa que recuerde la historia del edificio y de la institución que acogió entre 1862 y 1936, similar a la placa que todavía en 1931 lucía en el zaguán, sobre la puerta de acceso de arranque de la escalera: una lápida de mármol negro en la que con grandes caracteres amarillos recordaba que la Escuela de Náutica de Santurce fue fundada en 1859 por Cristóbal Murrieta. ¿A dónde habrá ido a parar esta placa?

Read Full Post »

Hoy hace exactamente 50 años que se publicaba en el Boletín Oficial del Estado la orden ministerial mediante la cual se creaban numerosas escuelas de enseñanza primaria entre las que estaba la entonces denominada Colegio Nacional Virgen del Mar en Mamariga.

La prensa de la época, ABC y La Gaceta del Norte, también se hacían eco de la creación del nuevo centro escolar.

Sin embargo, la gestación del centro escolar venía de mucho antes. En marzo de 1946 el Ayuntamiento compró la finca en la que se erigía la antigua residencia de Francisco Mac Lennan para destinarla a fines benéfico-docentes.

En 1956 el mismo Ayuntamiento la cedió al Instituto Nacional de la Vivienda junto con otros dos terrenos adyacentes para constituir una única parcela destinada a la construcción del equipamiento escolar.

En 1961 el arquitecto José Ramón Basterra Larrea presenta los planos del proyecto: un edificio en forma de L, dos alas de 4 y 3 plantas respectivamente, con un total de 3.520 m2 construidos.

A muchos les sorprenderá que se planteaban dos escalinatas de acceso, una para niños y otra para niñas ya que en aquella época todavía había segregación por sexos en el sistema escolar. Una alumna que inauguró el centro me ha comentado que se podían utilizar indistintamente las dos escalinatas.

También se puede ver a la derecha la vivienda destinada al conserje, Deogracias Miguel Ramón Fernández “Tolo” y su familia. El popular conserje se jubiló en 1985 y falleció en 1996.

Pero no adelantemos acontecimientos. Continuando con la evolución del solar y la construcción del edificio, en marzo de 1962 se procedía a la demolición del chalet Mac Lennan.

En enero de 1966 se hacía público el convenio entre el Estado y el Ayuntamiento de Santurtzi para la financiación de las obras de construcción.

Conseguido el dinero, comienzan las obras y finalmente se inaugura el lunes 9 de octubre de 1967. La primera directora fue Isabel de la Torre Bilbao, a la que vemos en la siguiente fotografía, acompañada de la maestra de educación física y unas alumnas.

Una de las primeras imágenes a color del edificio se incluye en una típica postal anterior a septiembre de 1972 (la plaza está aún sin urbanizar). Probablemente es de 1968. Se aprecia la escalinata de acceso que aún existe.

De la evolución posterior del colegio destacaría el momento en que se autoriza a impartir la Educación General Básica (E.G.B.), establecida por la  Ley General de Educación de 1970, aunque inicialmente de modo experimental. La Orden se publicó en el B.O.E. el 4 de febrero de 1972. Posteriormente el colegio nacional pasa a denominarse Colegio Público impartiendo los ocho cursos de la E.G.B. de forma ordinaria. Una década después, ya denominado Centro Escolar Itsasoko Ama, despedía en 1995 a la primera promoción que había realizado sus estudios en euskera.

Ya más cerca en el tiempo se edificó, en 1985, un segundo edificio de 4 plantas con un total de 1.450 m2 construidos, se regularizaron y urbanizaron los espacios colindantes con la calle Mamariga, se amplió y cubrió el patio de recreo, se dotó de comedor escolar, se instaló un ascensor, etc. En la actualidad la parcela del centro es de 2.460 m2 contando las construcciones y la zona deportiva y de juegos.

También cambió la legislación al implantarse la Educación Secundaria Obligatoria (E.S.O.). A partir de ese momento, curso 1994/1995, el centro escolar pasa a impartir educación infantil y primaria. En resumen, un montón de cambios que han hecho del colegio Itsasoko Ama uno de los mejores centros escolares de nuestro municipio.

No podía concluir una entrada sin incluir una fotografía de mi promoción, los que comenzamos en 1975 y finalizamos en 1983.

También quiero aprovechar para recordar los nombres de mis tutoras y otros maestros y maestras de aquellos años:

  • Mis tutoras:

1.º- María Adonina Gómez Feito

2.º- María Encarnación Sedano López

3.º- María Pilar Herrero Prieto

4.º- Rosa Carmen Berdote Mangas

5.º- Dolores García García

6.º- Keltze Eguzkitza Bilbao (lengua)

7.º- Keltze Eguzkitza Bilbao

8.º- Keltze Eguzkitza Bilbao

  • Otros maestros y maestras:

Isabel Arrese Uribarrena (sociales), entre 1978 y 1996.

Pedro Leza Gallego (matemáticas y ciencias)

Lutxi (inglés)

Jesús (gimnasia)

Marisol (gimnasia)

Filo (gimnasia)

Jasone Larrañaga (euskera)

Inés (matemáticas)

José Luis Ontoria (txistu)

Guillermina

Mariano Cascón

Abel Llanes Pariente

José María Rosón

Irene Mendieta

José Ramón (Joserra) Gregorio Guirles

Albina

Ulises

María José Canals

Como siempre, toda colaboración para ampliar o corregir la información de la entrada será bien recibida.

Read Full Post »

El 8 de septiembre de 1972 tenían lugar en Santurtzi dos inauguraciones: la de la remodelada plaza de la Virgen del Mar en Mamariga y la de un nuevo equipamiento escolar. En esta entrada voy a centrarme en la segunda de esas inauguraciones.

A las antiguas escuelas ya les he dedicado dos entradas: una breve, la reseña del artículo publicado en ensanturtzi.com, y otra más extensa en la que el protagonista es Fermín Repáraz, maestro que desarrolló en ellas su labor docente durante 25 años. Las escuelas antiguas fueron construidas, según planos de Francisco de Berriozabal, en 1878 y con el paso del tiempo se habían quedado pequeñas y obsoletas. Así pues, a finales de los años 60 se hizo evidente la necesidad de edificar un nuevo equipamiento docente acorde con las nuevas necesidades y la recién aprobada Ley General de Educación de 1970 que estableció la Educación General Básica (E.G.B.).

En abril de 1970 se reformaba la estructura y organización escolar en nuestro municipio y concretamente se procede a ampliar la escuela graduada mixta en régimen de agrupación escolar denominada Fermín Repáraz. Contará a partir de entonces con trece unidades escolares y dirección sin curso (siete unidades escolares de niños, cinco de niñas y una unidad de párvulos). A tal efecto se integran en ella una unidad escolar de niños y cuatro de niñas que dependían del entonces denominado Colegio Nacional mixto Daniel Pereda. Con estas integraciones la agrupación escolar Fermín Repáraz tenía sus aulas repartidas en cuatro diferentes ubicaciones, tal como detalla la publicación Escuela Española según el callejero de la época:

Para hacer frente a todos estos cambios se construyó el edificio que ha llegado hasta la actualidad. El Ayuntamiento solicitó la correspondiente subvención al entonces Ministerio de Educación y Ciencia para afrontar una inversión cercana a los 6 millones de pesetas de la época. La nueva construcción albergaría ocho aulas con capacidad para 320 plazas, ¡40 alumnos por aula!

Se trata de una obra proyectada por tres destacados arquitectos: Juan Daniel Fullaondo Errazu (Bilbao, 1936 – Madrid, 1994),  Álvaro Libano Pérez-Ullibarri (Bilbao, 1921 – Donostia, 2010) y Fernando Olabarria Delclaux (Bilbao, 1939). Entre 1969 y 1972 Fullaondo, en colaboración con Olabarría y Líbano, construyó ocho grupos escolares en diferentes municipios vizcaínos (Bilbao, Durango, Markina, Santurtzi y Zaratamo) en los que se aprecia un carácter neorracionalista. Fullaondo consideraba que en los centros escolares, donde la cultura era protagonista, era conveniente insertar un factor cultural arquitectónico. A la vez, la economía y funcionalidad que requerían los edificios escolares eran adecuadas a la metodología racionalista. Del edificio destaca su expresionista volumen con la escalera como elemento protagonista y articulador.

La inicial Agrupación Escolar Mixta Fermín Reparaz sería la base del futuro colegio nacional del mismo nombre. En julio de 1972 el centro recibe el permiso para impartir E.G.B.; en septiembre de 1979 para impartir educación preescolar y en noviembre de 1987 para impartir educación especial. Los tiempos siguen cambiando y por Decreto 319/1997 de 30 de diciembre (B.O.P.V. de 20 de enero de 1998) se suprime el centro para entonces ya denominado Colegio de Educación Infantil y Primaria Fermín Repáraz. La documentación producida por el centro se trasladó al Archivo General de la Administración Pública de Euskadi en dos transferencias, la primera en 1997 y la segunda en 2002. Y, 20 años después, su rastro ha desaparecido de Santurtzi. No he encontrado apenas imágenes de los primeros años y muy poca información.

Con la clausura del colegio en 1997 se aprovechan sus instalaciones para reubicar el Euskaltegi Municipal en 2001, aulas de Educación Permanente de Adultos y, finalmente, la Escuela Oficial de Idiomas en 2009. También se aprovecha la planta baja para crear la sala Kresala.

Por todo esto se realizan diferentes modificaciones en el edificio, tanto en el exterior como en el interior (cambian los accesos, se cierran miradores, se añade la última planta, se instala el ascensor en el hueco de las escaleras, etc.).

En resumen, hoy conmemoramos el 45 aniversario de la inauguración del edificio y el 20 aniversario de la desaparición, para mí un tanto inexplicable, de un colegio público en nuestro municipio.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: