Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Monumentos’

El miércoles 26 de abril tuvo lugar la presentación en Mamariga Kulturgunea del excelente trabajo de investigación realizado por Joseba Trancho sobre el molino harinero que se levantó en el paraje de Cercamar a finales del siglo XVII y del que aún quedan ruinas de su fábrica, pero de cuya existencia prácticamente nadie tenía recuerdo.

El próximo sábado, 10 de junio, tendremos la oportunidad de conocerlo in situ gracias a la visita guiada que se ha organizado al efecto. Además, se visitará uno de los escasos lavaderos que se conservan en el municipio, construido en 1919, en el que se escenificará cómo hacían la colada nuestras amamas hace 100 años.

Los que pudimos asistir a la exposición de Joseba Trancho tuvimos la oportunidad de conocer, a modo de introducción, diversos aspectos relativos a los molinos, las diferentes tipologías que han existido y su evolución a lo largo de la historia. Después trató específicamente de los molinos hidráulicos y su estructura (elementos que forman la instalación hidráulica y la moledora). La tercera parte de la exposición la dedicó a explicar el proceso de molienda. Estos tres primeros apartados nos ayudaron a comprender la importancia social y económica de estos ingenios que resultaron ser fundamentales en una sociedad eminentemente agrícola como era la anterior a la Revolución Industrial.

Finalmente, Joseba Trancho se centró en el trabajo realizado sobre el molino harinero que hubo en Cercamar, el molino más antiguo de los tres o cuatro de los que se tiene constancia en Santurtzi. Según su investigación, el de Cercamar no llegó a los cien años de vida. Sin embargo, es innegable su valor histórico como parte importante del patrimonio, presente o desaparecido, de Santurtzi.

Otros molinos, como el de Villar, no han dejado rastro físico pero sí en la toponimia histórica, dando lugar a la denominación río del molino o río del molino del Mello que hace referencia a un molino perteneciente en algún momento a un propietario apellidado Etxeandia. De este molino tenemos una clara referencia en una noticia publicada en el periódico La España el 19 de diciembre de 1860. Somo es un lugar del Serantes, toda la cuesta entre Villar y Las Pozas.

Otro molino se ubicaba casi en la desembocadura del arroyo de Las Viñas o de Los Pobres de Oyancas, en las inmediaciones de la actual casa consistorial, y fue propiedad de la familia Murrieta. No hay mucha más información al respecto.

Sobre el molino de Cercamar, del que tuvo conocimiento gracias a un comentario casual de un vecino de Mamariga, Agapito Bilbao Luis que en su juventud vivió en un caserío próximo, Joseba Trancho ha realizado un completo trabajo de investigación con el objetivo de rescatarlo del olvido. De ese trabajo he extraído la mayor parte de la información que presento a continuación.

Los restos del molino y de la casa del molinero se encuentran ubicados en la falda norte del Serantes, en una parcela propiedad de Repsol Butano, cruzada por el antiguo camino carretil (en amarillo) que comunicaba el núcleo de Santurtzi con Zierbena a través de Mamariga, Regales, Higareda, Ontanillas, Cercamar y El Calero. Hay que tener en mente que la actual carretera (en rojo) no existía y ni tan siquiera se imaginaba hasta finales del siglo XIX. Sus ruinas (señaladas con la flecha naranja), recubiertas de zarzas y vegetación diversa hasta hace unas semanas, han pasado desapercibidas a los ojos de las pocas personas que transitaban por ese paraje. El siguiente mapa de comienzos del siglo XX nos puede ayudar a ubicarnos.

Y este es el croquis que Joseba Trancho ha realizado de toda el paraje en donde ha señalado el camino carretil que salvaba el arroyo mediante un puente, probablemente de piedra, del que no hay vestigios, la balsa de agua, la presa y, junto a ella, el molino. Unos metros aguas abajo la casa del molinero. Tanto desde el molino como desde la casa del molinero partían sendos caminillos que enlazaban con el principal.

Su valor arquitectónico es muy escaso pues, además de su estado ruinoso, se trataba de un molino muy sencillo, de planta cuadrada, construido en mampostería y similar a otros de la época: dos plantas, la estolda (término con el que en Encartaciones se denomina el cárcavo o cárcamo) donde se encontraba el mecanismo que permitía la rotación de la muela y, sobre ella, la sala de molienda.

Se conserva parte de la presa que recogía el agua en una balsa de unos 300 my parte de las paredes de la estolda. Todo el piso de molienda ha desaparecido. Cerca están los restos de la casa que se supone que era del molinero.

Tras seis meses de trabajo, el investigador ha podido constatar que la vivienda data del siglo XVI. Según la documentación conservada en diferentes archivos, Ochoa de Salazar, biznieto del banderizo y cronista Lope García de Salazar, heredó la casería (vivienda principal y diversas dependencias anejas) de Cercamar hacia 1535 y esta no incluía un molino. Alguno de los sucesores ordenaría su construcción pero no se ha encontrado documentación de la época que lo corrobore. Hay un largo lapso de tiempo durante el cual se desconoce cómo se transmite la propiedad de la casería de Cercamar hasta llegar a 1759 cuando los descendientes o herederos de Ochoa de Salazar, que residían en Villarcayo, vendieron el molino ya en estado ruinoso.

La construcción se habría hecho necesaria debido a la existencia de abundantes campos de cereal en toda esa ladera del Serantes que la toponimia histórica nos confirma. La Primera Mies, la Segunda Mies y la Tercera Mies son términos que nos indican terrenos se dedicaban al cultivo de cereal (pan sembrar). La calidad de la tierra para cultivar viene determinada por la geomorfología de la ladera del Serantes y las sucesivas fases de glaciación y deshielo. La existencia en ese amplio paraje de un arroyo aprovechable para emplear su caudal como fuerza motriz determinó dónde ubicar el molino para moler la cosecha.

La explicación de su corta vida en funcionamiento se centra en la introducción del maíz en nuestro entorno a comienzos del siglo XVII ya que el molino estaba destinado a moler exclusivamente trigo. El maíz, como el mijo al que en buena parte reemplazó, era un cereal de primavera. Se plantaba en esa estación y se recogía por septiembre, frente a los cereales como el trigo, plantados en invierno y segados en junio, julio o agosto. El maíz, por tanto, desde que se sembraba hasta que se cosechaba sólo pasaba en tierra unos seis meses, de ahí que se le denomine cereal de ciclo corto. Por este motivo la tierra podía descansar aproximadamente medio año, tiempo suficiente para reponer espontáneamente su capacidad nutricional y, junto al añadido de excrementos animales y sobre todo de rozo cortado (maleza, helechos, etc), permitir un cultivo intensivo, desplazando al sistema de año y vez.

Las limitaciones estructurales del molino tampoco facilitaron su adaptación a los cambios en los cultivos. Los molinos grandes tienen dos rodetes: una para trigo y otra para maíz. Pero el molino de Cercamar era pequeño y si quería moler maíz, debía cambiar las piedras. Joseba Trancho proporcionó durante la presentación del trabajo unas interesantes estimaciones de la producción media de cereal por hectárea cultivada (entre 30.000 y 40.000 kg al año) y la capacidad de procesado del grano del molino (unos 30 kg a la hora), funcionando entre 4 y 6 meses al año (en función del régimen de precipitaciones y disponibilidad de agua). Teniendo en cuenta todos estos factores y los cambios introducidos en los cultivos, al final, dejó de ser rentable al cultivarse menos trigo y más maíz y acabó siendo abandonado y sepultado por la vegetación circundante. A partir de entonces, el cereal cultivado en el Santurtzi costero, una vez separado el grano de la paja, se tenía que transportar en sacos a lomos de caballería (más burros que caballos) hasta otros molinos más alejados.

El arroyo, por su parte, también ha sufrido ulteriores transformaciones, fundamentalmente a finales del siglo XIX, cuando se aprovechó su caudal para el abastecimiento de aguas a la población del municipio. Mas recientemente, en pleno siglo XX, se construyó un abrevadero para el ganado.

En el Serantes, además de las ruinas del molino podemos encontrar otros elementos de importancia histórica y etnográfica como son los caleros (uno en la ladera sur y otro en la norte que ha dado lugar al topónimo El Calero) y los lavaderos. De los catorce censados se conservan dos: uno en Sorías, totalmente cubierto por la vegetación, y otro en Ontanillas, recientemente restaurado, que también es objeto de esta visita. Las dos siguientes fotografías ilustran el antes y el después.

Se aprovechará para escenificar una estampa costumbrista, la limpieza cotidiana de la ropa por parte de nuestras amamas. No debemos olvidar que la inexistencia de agua corriente en las casas del siglo XIX y buena parte del XX hizo que las mujeres de aquella época tuvieran que servirse de las fuentes públicas y los lavaderos comunitarios, a los que acudían con los baldes de ropa sobre sus cabezas, para abastecerse de agua y mantener limpia la ropa de sus hogares. Una labor dura y exigente que muchas veces se hacía en lavaderos al aire libre o apenas techados en los que el viento y el frío castigaban la piel y los huesos de estas esforzadas amas de casa a las que la llegada al hogar con el balde de la ropa aún les esperaban numerosas tareas y responsabilidades.

Las siguientes imágenes pueden darnos una idea de como era la actividad que se desarrollaba en un lavadero. La primera corresponde a Muskiz, la segunda al lavadero de La Txitxarra y está fechada en 1943.

A los lavaderos les dedicaré una entrada específica más adelante para incluir los edificados en el núcleo urbano del municipio. Y para ubicar mejor todos los topónimos que he ido mencionando nada mejor que consultar la excelente obra de Carlos Glaría titulada Santurtzi, entidad histórica, lengua y toponimia.

Para hacerse una idea de un molino del periodo preindustrial os recomiendo una visita a la ferrería del Pobal, en el vecino municipio de Muskiz.

Read Full Post »

El 26 de abril de 1937, hace justo 80 años, se produjo un demoledor ataque aéreo sobre la villa de Gernika por parte de la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana cuyos gobiernos apoyaban al bando franquista en la contienda civil que se desencadenó al fracasar el golpe de estado del 18 de julio de 1936.

El de Gernika no fue el primer bombardeo en alfombra para destruir una población civil ni el primer bombardeo contra civiles que habían llevado a cabo los aliados de los sublevados en Bizkaia. Un mes antes, aviones italianos habían bombardeado Durango el 31 de marzo en tres oleadas a lo largo de todo el día. Y al comienzo de la contienda, el 22 de julio de 1936, había sido bombardeado Otxandio. Tampoco fue el último puesto que el 21 de junio de 1937 la Legión Cóndor bombardeó Zalla. Y durante toda la campaña desarrollada entre 1936 y 1937 otras poblaciones sufrieron bombardeos esporádicos más o menos intensos como, por ejemplo, Santurtzi, que sufrió seis o siete: tres, uno de ellos naval, en agosto de 1936 (el objetivo fue dañar instalaciones portuarias y depósitos de combustible) y tres o cuatro en 1937 (abril y mayo).

Se trata de los primeros ataques aéreos premeditados sobre población civil de la historia cuyo objetivo era provocar caos y terror, causar pánico, amedrentar a la población civil  con el fin de desmoralizarla y acelerar la derrota del gobierno legítimo. Aterrorizar era también la finalidad de las sirenas (las denominadas trompetas de Jericó) que sonaban al descender en picado los stukas alemanes.

El ataque sobre Gernika fue devastador: los aviones (31 bombarderos y 26 cazas) lanzaron una gran cantidad de bombas medianas de 250 kg, ligeras de 50 kg y más de tres mil proyectiles incendiarios de aluminio de 1 kg sobre el casco urbano de Gernika que quedó casi completamente arrasado. Sin embargo, la Casa de Juntas y el árbol se salvaron.

Y Gernika y el emblemático roble, símbolo vivo del fuero, privilegios, franquezas y libertades tradicionales de los vizcaínos y, por extensión, de los vascos, se transformó en un icono universal, en un rotundo alegato antibelicista, gracias a la obra más conocida de Picasso, el Guernica, pintado para la exposición universal de París de 1937.

De ahí que contar con un retoño del roble de Gernika sea para muchas localidades de todos los continentes un verdadero honor porque representa no solo las raíces vascas de algunos de sus habitantes sino, también, el recuerdo de un hecho execrable que no debería volver a repetirse (aunque, por desgracia, no ha sido así). Los retoños del árbol de Gernika se empezaron a entregar ya en el siglo XIX. Aunque no hay un censo exacto, los expertos hablan de varios centenares procedentes fundamentalmente de los últimos dos árboles titulares más longevos, el árbol viejo y el árbol nuevo. En el siguiente cuadro podemos ver la genealogía del árbol de Gernika.

En los últimos 22 años se han plantado 66 retoños del roble de Gernika en lugares tan distantes como Australia, Argentina, Colombia, Estados Unidos, Kenia, México, Venezuela, por citar solo unos ejemplos. Estos retoños no se entregan de forma indiscriminada. Tiene que ser una institución, entidad o asociación que sea significativa, digna, que vele por el interés público y social. Los solicitantes deben garantizar su posterior cuidado y mantenimiento en un espacio público. Cada retoño va a acompañado de un certificado de autenticidad firmado por la presidencia de las Juntas Generales de Bizkaia.

En Santurtzi se han plantado cuatro retoños de los cuales dos existen en la actualidad.

  • En 1987, con motivo del cincuenta aniversario del bombardeo de Gernika, el Ayuntamiento de Santurtzi decidió rendir su particular homenaje denominando Gernika tanto a la calle llamada hasta entonces Prolongación de Maestro Calles como al parque “de las monjas”, conformado en el lado sureste de dicha calle, resultantes del proyecto de urbanización de ese espacio. Sin embargo, en la práctica, el nombre solo lo conserva el parque y el tramo de vía, hasta su confluencia con la calle Doctor Fleming, se considera parte de la entonces calle Maestro Calles y ahora, desde hace unos meses, Vapor Habana. En 1988 la Diputación Foral propuso a todos los ayuntamientos la plantación de un retoño del árbol de Gernika en cada municipio. El Ayuntamiento de Santurtzi aceptó la propuesta y señaló como lugar idóneo el parque central. Sin embargo, el retoño se plantó casi diez años después, en enero de 1998, en el parque de Gernika. Al cabo de unos años tuvo que ser trasplantado al parque central a causa de las afecciones derivadas de las obras del Metro. Lamentablemente no resistió el cambio y se secó. No tengo ningún testimonio gráfico. ¡Sería fantástico que apareciese alguna imagen!
  • El segundo retoño plantado en Santurtzi tuvo mejor suerte. En 2009, el Centro de Iniciación Profesional y Ocupacional (C.I.F.O.) de Santurtzi cumplió 20 años y como reconocimiento a todo el trabajo desarrollado durante estas dos décadas, tanto en el ámbito educativo como en el social, se plantó un retoño en febrero de 2010. Fotografías del pasado lunes, facilitadas por Isabel Bayón.

  • El tercer retoño residente en Santurtzi se plantó en el instituto Kantauri el 26 de abril de 2016, hace justo un año. En una ceremonia conmemorativa del 79 aniversario del bombardeo, alumnos del Aula Estable del  IES Kantauri plantaron el retoño del que no hay rastro en la actualidad. Al parecer se secó al poco tiempo. Además, creo que ni siquiera era un retoño certificado por las Juntas Generales de Bizkaia.

  • Finalmente, el cuarto retoño fue plantado en Santurtzi hace apenas tres meses, el 26 de enero con motivo del 20 aniversario de la Asociación de Centros de Formación Profesional Ikaslan Bizkaia, en el Centro Integrado de Formación Profesional San Jorge. Fotografías del pasado lunes, facilitadas por Jorge Serrano.

Echo en falta un nuevo retoño del roble de Gernika en el parque de Gernika y/o algún elemento simbólico: un monolito, un mural… algo que nos recuerde qué se quiere evocar con el nombre del parque.

Adenda [junio 2017]:

Mi propuesta de 2015 se ha hecho realidad. Desde el 2 de junio tenemos oficialmente un nuevo retoño, con su correspondiente diploma, y un recuerdo al bombardeo de Gernika a través de dos imágenes seleccionadas del famoso cuadro de Picasso.

?

Por otra parte, según me informa Borja Bilbao, hubo dos precedentes retoños del roble de Gernika en Santurtzi, uno en el parque al lado del “bunker”, plantado antes de 1982, y otro en el parque de  Gernika,  cuando el terreno dejó de ser propiedad privada. Este último lo plantaron su padre, Guido Bilbao Alonso, y Félix Marcos, apodado Mona Carola.

Read Full Post »

SAN JORGE JARRILLERO

La casa-torre de Salazar, una auténtica casa-torre, es uno de los edificios más emblemáticos del casco viejo de Portugalete por su antigüedad y por su historia. Fue construida por Ochoa García de Salazar hacia 1379 junto a la Basílica de Santa María, en un lugar estratégico desde donde se dominaba toda la desembocadura de la ría. La heredó después su hijo Lope García de Salazar, el famoso cronista de las luchas de bandos en la Baja Edad Media vizcaína.

cuadro salazar

Es un edificio de planta rectangular, de 12 m de largo por 8,40 m de ancho, con muros de algo más de un metro de espesor. Sus paredes de mampostería se refuerzan con sillares de arenisca en las esquinas y los vanos. Al principio debió ser un sencillo edificio de volumen vertical con tres alturas con acceso alto a través de un patín lateral como las de Martiartu y Zamudio (que tan buenos recuerdos me trae a la memoria), rodeado por un pequeño cercado más simbólico que defensivo. Con el paso del tiempo, pasó de ser torre defensiva a ser residencia señorial, transformándose así según las nuevas necesidades de sus moradores. Diversas construcciones se adosaron a la torre, rodeando el edificio hasta ocultarlo, y sufrió además importantes reformas internas.

torre de salazar

Incendiada intencionadamente durante los sucesos de octubre de 1934, quedó en ruinas y se perdió una valiosa biblioteca que se ubicaba en su interior. Fue reconstruida entre 1958 y 1959 por el arquitecto guipuzcoano Joaquín Irizar Barnoya (Azkoitia, 1893 – Donostia-San Sebastián, 1979). En marzo de 2000 fue adquirida por el Ayuntamiento al último propietario del antiguo linaje de los Salazar para destinarla a fines culturales. Tras la restauración a la que fue sometida entre 2001 y 2003, alberga en su interior un pequeño museo sobre la historia de Portugalete y de los Salazar, una sala de exposiciones temporales y un restaurante.

torre de salazar

Se puede conocer más información sobre este histórico edificio en el blog El Mareometro, en los siguientes enlaces:

Y en una publicación en papel, editada en 2004 por J. Aitor González Gato.

Pero, por supuesto, el motivo de esta entrada no es publicitar las bondades del patrimonio jarrillero… Mi interés por la torre se debe a su actual contenido que desconocía hasta hace unos meses, cuando preparaba el artículo dedicado al incendio intencionado de san Jorge en 1932. En su primera planta, la dedicada a museo, exhibe una colección permanente sobre la historia de Portugalete que, curiosamente, está integrada por numerosos objetos (imágenes religiosas y utensilios litúrgicos) originarios, entre otras, de la parroquia de san Jorge de Santurtzi. Son objetos que, al parecer, se salvaron del incendio y que, posteriormente, se depositaron en el Museo Diocesano de Arte Sacro que los ha cedido, hará ya unos 12 años, para su exposición en la torre de Salazar.

Las imágenes pertenecientes a la parroquia de San Jorge son las siguientes:

  • la imagen (sin corona) del Niño Jesús de Praga, realizada en madera policromada probablemente en el siglo XIX.

nino-jesus-de-praga

  • la imagen (restaurada) de san Vicente, realizada en madera policromada en el siglo XVII.

san-vicente

  • la imagen (restaurada) de santa Catalina, realizada en madera policromada en el siglo XVII.

santa-catalina

  • la imagen de la Virgen del Rosario, realizada en madera policromada probablemente en el siglo XIX.

virgen-del-rosario

Los objetos litúrgicos pertenecientes a la parroquia de san Jorge son los siguientes:

objetos-liturgicos

  • crismera de plata del siglo XVI, donación del licenciado Montaño Salazar en 1569 a la iglesia de san Jorge como así consta en la dedicatoria grabada junto al escudo heráldico de su linaje Salazar (en gules, trece estrellas de oro, puestas en tres palos de cuatro y una en punta). De esta pieza y del donante se ha publicado una documentada entrada en el blog El Mareometro, a la que se puede acceder desde este enlace.

?

salazar

  • recipiente litúrgico de plata del siglo XIX.

recipiente-del-xix

  • incensario de plata del siglo XIX.

?

Sólo por estos objetos ya merece la pena la visita a la torre de Salazar. Pero, además, podemos ver una copia del oleo de 1761 que representa un mapa de los Tres Concejos y la villa de Portugalete y que tiene una interesante historia. ¡Ojala pudiésemos disponer de una copia también en Santurtzi!

plano 1761

Read Full Post »

portada-escuelas-vinas

Seguimos con los aniversarios que nos permiten recuperar parte de nuestra olvidada memoria histórica. En esta ocasión, el de las antiguas escuelas públicas de Las Viñas de cuya inauguración hace hoy 85 años.

Durante siglos pasados, antes de la brutal transformación urbanística de nuestro municipio, Las Viñas era un valle de suaves laderas por el que discurría y discurre aún pero canalizado subterráneamente un regato que nacía en el Bullón. Los habitantes de Mamariga, Oyancas y Fontuso tenían en ese valle sus heredades o piezas de labrantío, cercadas todas con un cierre común. De ahí que, en tiempos pasados, se denominase El Común. El principal cultivo era el viñedo del que se obtenía una buen chacolí y que dio nombre a la denominación actual de la zona, Las Viñas.

valle-de-las-vinas

Valle de Las Viñas

Las Viñas no se convierte en un barrio definido y urbanizado de Santurtzi hasta la segunda mitad de la década de los años 20 del pasado siglo como consecuencia del aumento de la población del municipio. Más precisamente, del barrio de Mamariga, dentro del cual se incluía la mayor parte del espacio que ahora ocupa el de Las Viñas. En 1926 Santurtzi tiene más de 7.000 habitantes y el mismo numero de escuelas que cuando tenía 3.000. La masificación de las aulas obligaba a construir con urgencia nuevos equipamientos escolares.

En 1922, el Ayuntamiento juzga razonable que el ensanche del núcleo urbano de Santurtzi se proyecte en la zona de Las Viñas y en 1923 se encarga un estudio para el planeamiento de las calles de ese ensanche. En 1924 solicita una subvención a la Diputación para acometer las obras de apertura de una calle paralela y tres transversales y construir una escuela en Mamariga. En 1927, el Ayuntamiento ofrece al Estado, de quien dependen las competencias en esta materia, un amplio solar en la zona denominada Las Matas, incluido en el barrio de Mamariga en ese momento. De ahí la confusión y la discusión que suele surgir respecto a si las futuras escuelas se califican como “las de Mamariga” o “las de Las Viñas”.

Las Matas - Las Viñas

Se suele contar la anécdota de que el 14 de agosto de 1927,  durante la segunda visita de Miguel Primo de Rivera a Santurtzi (la primera fue con motivo de la inauguración de la ampliación de la línea férrea Bilbao-Portugalete hasta Santurtzi y el puerto exterior), el alcalde Mariano Torrontegui recordó en su discurso que una de las principales carencias del municipio era la falta de escuelas. Primo de Rivera, con su peculiar gracejo andaluz, le contestó: “el arcarde de Santurce, arrimando el ascua a su sardina, me pide escuelas para su pueblo y las tendrá en breve plazo”.

El Ayuntamiento inició los trámites correspondientes ante el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. Uno de los informes que se adjuntan es el de los propios maestros en aquellos años (Francisco Calles Casado y Jorge Alias Capitán) que corroboran la necesidad del nuevo equipamiento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El nuevo grupo escolar se iba a denominar Primo de Rivera en su honor y probablemente tendría en mente acudir a su inauguración pero los acontecimientos políticos que desembocaron en la proclamación de la II República provocaron, por una parte, el retraso en la construcción y, por otra, el cambio de denominación de las nuevas escuelas.

En septiembre de 1931 las escuelas están casi concluidas. El Ayuntamiento propone al Ministerio de Instrucción Pública la denominación de Grupo Escolar de Joaquín Costa para homenajear al “gran sociólogo y jurista, republicano ejemplar y patriota insigne, cuya memoria debe ser honrada por todos los españoles”. Aunque hubo otra propuesta, la del pedagogo y librepensador Francisco Ferrer Guardia, la primera prevaleció.

Joaquín Costa

Unos meses después, la tarde del domingo 7 de febrero de 1932, tuvo lugar la solemne inauguración del nuevo edificio destinado a escuela pública. Las reseñas en prensa, unas más amplias que otras nos dan cuenta de la ceremonia, en la que no podía faltar la participación de la banda municipal de música.

inauguracion-de-las-escuelas

copia-de-8-02-1932-inauguracion-escuelas-las-vinas

De la ceremonia de inauguración tenemos dos fantásticas fotografías. Una del pasacalles inmediatamente anterior y otra ya finalizado el acto en la que desgraciadamente no identificamos al portador de la bandera o pendón.

foto-10-febrero-1932-diario-ahora

escuela-joaquin-costa

Se trataba de un edificio moderno para la época que acogía unas escuelas graduadas (es decir,  que organizaban a los alumnos por edad y nivel). Distribuido en amplias y ventiladas salas con cuatro aulas para niños y otras cuatro para niñas.

el-liberal-las-vinas-1932-02-07

En la siguiente noticia de El Liberal dan buena cuenta del autor del proyecto (el arquitecto Jorge Gallegos Trelanzi, especializado en el diseño de centros escolares), presupuesto de la obra (266.173 ptas.), características de la edificación, etc.

el-liberal-1932-02-07

Otras edificaciones proyectadas por Jorge Gallegos con la misma finalidad guardan un gran parecido con la de Santurtzi. Es paradigmático el antiguo Grupo Escolar San Sebastián en Vinaròs que todavía existe, aunque podemos encontrar más ejemplos en otras localidades levantinas.

vinaros

vinaros-2

El edificio fue empleado para la celebración de mítines. Por ejemplo el que se celebró en agosto de 1932 precisamente para protestar por un intento de golpe contra el gobierno legítimo de la II República, la Sanjurjada.

mitin-24-08-1932-en-el-patio-de-las-escuelas

La liquidación final de las obras se verifica por Orden de 21 de abril de 1933. En la siguiente imagen lo podemos ver a la derecha, con un pequeño tramo de la actual calle Dr. Fleming apenas urbanizado. ¡Comparad con la imagen coloreada incluida más arriba!

mamariga-y-vinas

Y apenas cinco años después, en 1937, tras la ocupación de Santurtzi por las fuerzas franquistas todo lo que recordara a la República se borró de un plumazo. Calles y edificios públicos recibieron denominaciones acordes con los nuevos tiempos. Las escuelas fueron bautizadas con el nombre de Escuelas Nacionales General Primo de Rivera. Se realizaron purgas políticas y muchos empleados públicos fueron expulsados de sus plazas y sometidos a juicio de depuración acusados de haber inculcado en la sociedad y en las mentes jóvenes el virus republicano. A las escuelas fueron destinados nuevos maestros y maestras.

De esta larga etapa tenemos algunas fotografías de calidad, fechadas en los años 40.

niñas viñas

alumnas-con-maestra

alumnos-con-valeriano

A comienzos de los años 70, la moderna escuela de 1932 se había quedado anticuada y, sobre todo, pequeña debido al incremento de la población provocado tanto por el crecimiento vegetativo como, sobre todo, por los movimientos migratorios que hacen que Santurtzi supere los 45.000 habitantes.

Se decide hacer un nuevo edificio en el mismo solar así que la piqueta reduce a escombros las antiguas escuelas 45 años después. Los alumnos que cursaban sus estudios ahí tendrán que asistir a clase de forma provisional en otros locales, públicos y privados, acondicionados para acoger provisionalmente las aulas. Entre ellos, los locales que se encuentran frente a las propias escuelas, en la calle Dr. Fleming, y en las escuelas de Mamariga, inauguradas unos años antes, en 1967, hace 50 años.

paraje-las-matas

Del nuevo equipamiento escolar, el actual Colegio de Educación Infantil y Primaria Las Viñas (CEIP Las Viñas), hablaremos en otra entrada.

Tengo que agradecer a Francisco Javier Pérez Cano el trabajo publicado en el grupo de Facebook Santurtzi y sus gentes que me ha servido de guion para redactar esta entrada. Y a Tomás Fernández y Sestao en el Recuerdo por la información e imágenes facilitadas.

Read Full Post »

puertas-abiertas

Ayer sábado, 21 de enero, se celebró una jornada de puertas abiertas en el ya centenario colegio Patronato Santa Eulalia. Y aprovechando que la puerta estaba abierta me di un concienzudo paseo por todo el colegio acompañado de Pedro Martín, antigua alumno que me iba relatando anécdotas de aquellos maravillosos y lejanos años. También me acompañó aunque, por desgracia, brevemente Marina Sesumaga. Además, tuvimos la suerte de ser guiados por la superiora del colegio, sor Pilar, que nos comentó interesantes detalles de la historia de la centenaria institución.

Hemos tenido la ocasión de ver fotografías antiguas, de la primera década de existencia del colegio.

patronato coloreada

?

Pero también un moderno colegio que ha sabido conservar, a pesar del paso del tiempo y las lógicas adaptaciones de las instalaciones a las nuevas necesidades educativas, algunos elementos originales muy interesantes.

patronato

Por ejemplo, en la galería a la que se accede por la puerta principal todavía podemos pisar el elegante suelo original de 1914.

patronato

En esa galería se exponen los retratos de Eulalio Arana, su esposa Aurora Vildosola y su cuñada Carmen Vildosola, benefactores y patronos de la institución. Lamento que las fotografías no tengan buena calidad.

eulalio arana

aurora vildosola

?

En una de las aulas que se habilitaron donde antes estuvo el comedor de los alumnos internos se ha conservado, donde se ha podido, una buena muestra del alicatado original. Como muestra, la siguiente fotografía.

patronato

Sin duda, el elemento patrimonial más destacado es la capilla, neogótica, que conocía pero no recordaba. Está dedicada, evidentemente, a santa Eulalia.

capilla-patronato

altar-capilla-patronato

Destacan las vidrieras que no están firmadas o, al menos, yo no he visto firma alguna. Nos han comentado que son las originales así que, probablemente, estén fabricadas en Bilbao por la misma empresa que realizó las de la casa consistorial, las de la iglesia de san Jorge, capilla del hospital San Juan de Dios, etc., realizadas todas ellas entre 1905 y 1925, que tuvimos el placer de conocer gracias a la visita guiada organizada por la Red de Bibliotecas de Santurtzi. Habría que confirmarlo con la documentación de la época, si es que se conserva.

vidriera patronato

vidrieras patronato

Para terminar, dos fotografías. Una simpática imagen de mis acompañantes, Pedro y Marina, bajo un simpático dragón en una de las aulas de educación infantil.

pedro y marina

Y un curioso mural fruto del aprendizaje por proyectos que los alumnos están desarrollando. En este caso, el denominado Castillo. Me ha encantado.

mural heráldico

Read Full Post »

 

clipboard01

Hace 85 años, un incendio provocado el 18 de enero de 1932 redujo a cenizas buena parte de los muebles y ornamentos litúrgicos de la parroquia de san Jorge, una pérdida irreparable para el escaso patrimonio histórico-artístico de nuestro municipio.

Las causas de este lamentable acontecimiento no están del todo claras aunque la información sobre los hechos es relativamente abundante. El incendio de la iglesia puede enmarcarse dentro de los denominados “Sucesos de Bilbao” que tuvieron amplia repercusión en la prensa de la época.  A través de ella podemos componer las distintas versiones que se dieron en su momento.

El domingo 17 de enero, el partido Comunión Tradicionalista celebró un mitin en el frontón Euskalduna de la calle Hurtado Amézaga en Bilbao. Al término del acto, grupos de socialistas y republicanos mostraron su repulsa manifestándose por la ciudad. Frente al teatro Arriaga, cercano a la sede del Círculo tradicionalista, los manifestantes fueron tiroteados muriendo inmediatamente tres personas y sufriendo otras heridas de diversa consideración. Se convocó una huelga general para el día siguiente y se invitó a la población a acudir al entierro de las víctimas, entierro que resultó multitudinario.

En Santurtzi, al día siguiente se celebraba en el parque la concentración de repulsa convocada por las clases obreras y republicanas de los pueblos cercanos para denunciar esos sucesos del día anterior. El acto de protesta comenzaba a las 16:00 h y estaba previsto que tomaran la palabra el concejal del Ayuntamiento de Santurtzi Valentín García Díez por los republicanos, Felipe Pereiro por el Partido Comunista, Saturnino Aransáez Aransáez por la C.N.T. y Tomas Sánchez Cámara por el Centro de Sociedades Obreras de la U.G.T. El mitin se desarrollaba sin incidentes cuando, al comenzar su discurso el representante de la C.N.T., se escucharon varios disparos. Se produjo un gran alboroto. Los asistentes a la asamblea, unos 4.000 según las fuentes, empezaron a dispersarse sin orden ni concierto.

El autor de los disparos fue un conocido tradicionalista llamado Alfredo Ferry (o Ferri o Berri, según las diferentes fuentes) Calpe, capitán de infantería retirado que perteneció al cuerpo de guardia del fuerte del monte Serantes. En aquellos momentos trabajaba de inspector en la Compañía del Tranvía Eléctrico Bilbao-Santurce.

Nada más disparar huyó, perseguido por numerosos asistentes al mitin. Se refugió en su domicilio, en el tercer piso del número 14 de la avenida Murrieta, desde donde siguió tiroteando a la multitud congregada en el parque. Mientras una parte del grupo perseguidor, también armado, respondía a sus tiros con más tiros (según El Liberal más de 200 disparos en total), otra parte se dirigió al surtidor de gasolina que estaba ubicado frente al monumento a los Murrieta. Pretendían prender fuego al edificio pero en el último momento recapacitaron al darse cuenta de que se trataba de una casa de vecindad.

Cambiaron de objetivo y decidieron descargar su rabia quemando la iglesia adyacente. Este tipo de acción era bastante frecuente en esos tumultuosos inicios de la II República y, al parecer, ya lo habían intentado el día anterior, rociando con gasolina y prendiendo fuego a la puerta de acceso. En esa ocasión, según se cuenta, varios vecinos de las casas colindantes sofocaron el incendio con mantas húmedas.

Pero durante la tarde del día 18 de enero san Jorge no iba a tener la misma suerte…

san-jorge-original-perdido

Un grupo de asistentes al mitin arrojó gasolina a través de una de las ventanas del edificio (señalada con una X) y, además, forzando la puerta de la iglesia, roció el interior con la misma gasolina extraída del cercano surtidor. Prendieron fuego al combustible y la iglesia comenzó a arder por los cuatro costados.

iglesia-san-jorge-y-gasolinera-copia

Mientras tanto, en los alrededores se generalizaron los altercados en los que también participaron grupos nacionalistas. Solo hubo dos heridos de bala: Luis Barquín Arteche en el brazo derecho e Ignacio Lanzagorta Lecuona en la región axilar. Estos vecinos del barrio de Cotillo, de 23 y 25 años respectivamente, fueron asistidos en el domicilio del médico Guillermo Gorostiza, padre del conocido futbolista del mismo nombre, apodado Bala Roja. Que no hubiera muertos y sólo dos heridos fue, en aquellas circunstancias, una afortunada casualidad.

Desde la casa consistorial se llamó al alcalde, Anacleto Unzueta Echevarria, que se encontraba en Bilbao en el funeral de los fallecidos en Bilbao el día anterior, para contarle lo sucedido. Este, a su vez, se lo comunicó al gobernador, el cual mandó a la Guardia Civil y a los servicios de incendios (que no llegaron tiempo al ser bloqueados en Barakaldo o Portugalete). Se practicaron dos detenciones, el citado Alfredo Ferry y, según informaba el día 20 el periódico El Sol, el nacionalista santurtziarra Lezo Urreiztieta Rekalde, del que existe una biografía editada en 1990.

Como hay tantas interpretaciones como tendencias políticas involucradas, en mayor o menor medida, en estos hechos, os remito a la documentada entrada publicada en el blog de la Red de Bibliotecas en su versión en euskera o en castellano.

El párroco de la iglesia, Jenaro Oraá Mendía, fue probablemente el último vecino de Santurtzi en enterarse del triste suceso. Se encontraba enfermo y en cama debido a una afección cardíaca y no se le dijo nada de lo ocurrido por temor a que la noticia le causara la muerte. Una vez sofocado el incendio por los propios vecinos de Santurtzi, a los que el Ayuntamiento proporcionó la única manguera que tenía, el panorama que presentaba el interior de la iglesia de san Jorge era desolador.

Unas postales fotográficas, que aunque no corresponden exactamente a 1932 sino a algún momento anterior, hacia 1920 (algunas imágenes se han cambiado por otras), nos permite hacernos una idea de cómo era el interior de San Jorge.

interior-san-jorge-antes-del-incendio

altar-mayor

Quedó totalmente carbonizado el altar mayor, instalado en 1887, compuesto de varios cuerpos, el central, dedicado a la Virgen del Carmen y los otros a San Jorge (superior), a la Milagrosa (a la derecha) y al Sagrado Corazón de Jesús (a la izquierda), estas dos últimas imágenes adquiridas por suscripción popular entre las familias de los pescadores. Parece ser que esta última imagen se salvó, según nos cuenta Jesús Díez en su documentado libro sobre el centenario del patronazgo de la Virgen del Carmen en Santurtzi.patronazgo

Los altares contiguos al mayor, consagrados a la Dolorosa y a la Inmaculada, y los laterales dedicados al culto de san José (nave izquierda) y san Roque (nave derecha), sufrieron desperfectos de menor gravedad.

interior-san-jorge-tras-incendio-4

interior-san-jorge-tras-incendio-5-copia

También se quemó el tabernáculo (sagrario donde se guarda el pan consagrado en la eucaristía) que contenía preciosos objetos de culto. Entre los escombros se encontró un cáliz intacto y otro retorcido por el calor. En el coro, los destrozos fueron enormes. El órgano, recientemente restaurado, sufrió daños de consideración.

interior-san-jorge-tras-incendio-2

El incendio ocasionó, además, la aparición de grietas en la cúpula, el deterioro de las vidrieras de la procesión marítima y de san Ignacio, el ennegrecimiento de las paredes y diversas pinturas, bancos, sillas y reclinatorios quedaron carbonizados. Los daños ocasionados por el incendio se valoraron en 200.000 pesetas de la época.interior-san-jorge-tras-incendio-1

Pero la pérdida más sensible fue la de la venerada imagen de la Virgen del Carmen, talla de madera antigua y de gran valor entronizada en la nueva capilla del convento de los Carmelitas del Desierto de Sestao en 1804. Tras la desamortización, fue traída del extinguido convento a Santurtzi en 1841. A continuación dos imágenes de la Virgen del Carmen original, de la década de 1911-1920:

virgen-original-perdida-1

virgen-original-perdida-2

Por lo tanto, ni la que está actualmente en el altar mayor ni la que se saca en procesión cada 16 de julio son la original. Esta última, que guarda un gran parecido con la calcinada en el incendio, es casi centenaria y fue regalo de Casilda de la Quintana Murrieta.

virgen-del-carmen-imagen-procesional-copia

Recientemente, la casualidad ha permitido que descubramos que un importante elemento artístico, sufrido paciente de aquellos hechos, existe todavía. En la inauguración de la exposición sobre exvotos marineros en la que tanto protagonismo tuvo Mamariga, Juan Manuel González Cembellín, director técnico del Museo Diocesano de Arte Sacro, nos sorprendió con la noticia de que el tímpano de madera que coronaba el acceso a la iglesia se conservaba, muy deteriorado, en los depósitos del museo desde 1981. Este tímpano, que hemos tenido la oportunidad de ver y fotografiar gracias a la amable colaboración del citado Juan Manuel G. Cembellín, merece que le dedique una próxima entrada. Como adelanto, una imagen nunca antes publicada.

timpano-quemado-comprimida

El 18 de enero de 1936, cuatro años después, se celebraba la restauración del altar (fielmente reproducido), sagrario, ostensorio e imágenes. Pero la iglesia todavía tendría que padecer un nuevo siniestro. El 29 de abril de 1937 Santurtzi sufrió un ataque aéreo por parte de la aviación facciosa y una de las bombas lanzadas atravesó la cúpula de la iglesia provocando daños al comulgatorio y a las vidrieras, que fueron nuevamente restauradas.

Para la redacción de esta entrada he podido consultar el inédito trabajo de investigación de Eduardo Renobales sobre la II Repíblica y la Guerra Civil en Santurtzi y así corregir algunos datos erróneos de mi redacción original. Eskerrik asko!

Read Full Post »

ermita-de-san-bernabe-2-copia

Hoy, domingo 8 de enero, el Ayuntamiento de Ortuella celebra por primera vez una jornada de puertas abiertas en la ermita de san Bernabé Apóstol de Urioste para recordar que en torno a ese lugar se juntaban el día 1 de enero los representantes de los tres pueblos que formaban la entidad denominada Tres Concejos del Valle de Somorrostro.

7 concejos

Urioste es un histórico barrio de Ortuella que se encuentra a los pies de los Montes de Triano, a mitad de camino entre Portugalete (su etimología nos remite a su ubicación, detrás de la villa), Sestao, Santurtzi y Trapagaran, lugar idóneo para reunir a los representantes de cada una de las tres jurisdicciones que constituían los Tres Concejos del Valle de Somorrostro. Y como solía ser habitual, las reuniones de las Juntas de los Tres Concejos se celebraban en una campa junto a una ermita, a la sombra de una centenaria encina, árbol simbólico como lo era el pino del Casal (árbol bajo el que se reunían los Siete Concejos del Valle de Somorrostro desde tiempo inmemorial) o lo es, a mayor escala, el roble de Gernika.

junta-de-concejo

La ermita de san Bernabé Apóstol tiene, por lo menos, tres siglos largos de existencia. La primera referencia que se conserva, en los libros de la parroquia de San Jorge de Santurtzi, a cuya jurisdicción pertenecía, data de 1680 cuando se la cita en una visita pastoral canónica, de las que se hacían periódicamente. En 1769 aparece con el nombre de san Bartolomé, un error de transcripción. Por aquel entonces, finales del siglo XVIII, la antigua ermita fue totalmente reconstruida.

interior-de-san-bernabe

Cada primero de enero los representantes de San Jorge de Santurce (que comprendía los actuales Ortuella y Santurtzi), Santa María de Sestao y San Salvador del Valle (Trapagaran) se reunían de forma ordinaria para la elección del regimiento, de los representantes comunes a los tres pueblos que participarían en las asambleas de la Junta de Avellaneda de las Encartaciones, a la que los Tres Concejos pertenecían.

Este órgano de gobierno estaba formado por el alcalde y otros cargos (síndico, regidor, fiel). Sin formar parte del mismo, participaba un escribano que levantaba acta de sus acuerdos, reflejados en el correspondiente libro de actas. En estas reuniones bajo la encina de Urioste podían participar todos los vecinos que lo deseasen aunque, en la práctica, solo participaba una parte. Trataban, además, temas relativos a contribuciones, ordenanzas, arreglo de caminos vecinales, aprovechamiento de pastos y montes, etc. También se reunían de forma extraordinaria en domingo o festivo cada vez que fuera necesario tratar asuntos urgentes que concerniesen a los Tres Concejos.

En la ermita una serie de paneles informativos explican con claridad y detalle la organización y el sistema electivo de los Tres Concejos. Son los siguientes:

elecciones tres concejos

?

60-sistema-electivo

61

62

63

64

65

66

Este sistema de organización y administración desapareció el 1 de enero de 1847 como consecuencia de la aplicación de la Ley municipal de 1845. Aun así, la “junta” de los Tres Concejos se siguió celebrando, si bien con características diferentes, para tratar temas comunes a los tres municipios, fundamentalmente los derivados de la gestión de los Altos Montes de Triano, un espacio proindiviso,  es decir, sin dividir entre los municipios propietarios o con determinados derechos sobre su explotación forestal y minera. Cuando a finales del siglo XIX, se adjudicó a cada municipio su parte de los montes, las reuniones dejaron de tener sentido y desaparecieron.

La ermita de san Bernabé Apóstol y la encina permanecen como testigos de esa historia común que ahora se pretende recuperar y difundir. Hasta ahora, se abría al público un solo día al año, el 11 de junio, fiesta del patrón. A partir de ahora, gracias a un acuerdo entre el Ayuntamiento de Ortuella y el Obispado de Bilbao, se abrirá también el primer domingo de enero para conmemorar la celebración de aquellas históricas asambleas de los Tres Concejos del Valle de Somorrostro. Y no se descarta la posibilidad de realizar nuevas jornadas de puertas abiertas en otras fechas, en caso de que haya personas interesadas en conocer la historia de sus respectivos municipios.

ermita-de-san-bernabe-3

Por cierto, en Urioste se ubica el caserío en el que nació en 1838 José Cosme Aretxabaleta Balparda, eminente farmacéutico, botánico y zoólogo en Uruguay, una de mis propuestas para la renovación del callejero municipal santurtziarra, presente en los callejeros de Montevideo y de Bilbao. Más información en esta entrada del fantástico blog Somorrostro de Goio Bañales.

caserio-de-urioste

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: