Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Patrimonio inmaterial’ Category

Aprovechando que este año se celebra el centenario y cincuentenario de dos importantes hechos relacionados con la historia del remo en Santurtzi voy a dedicar una entrada a un monumento conmemorativo que homenajea a todos los santurtziarras que se han dedicado a este tradicional deporte al que hasta ahora no había hecho referencia en el blog.

Hace hoy dos años, el sábado 28 de marzo de 2015, se inauguraba un gran y colorista mural en el muro en la rampa del puerto pesquero. Se trata de una obra realizada mediante una técnica denominada trencadis. Este término de la lengua catalana, que podría traducirse como troceado o fragmentado, alude a un tipo de aplicación ornamental del mosaico a partir de fragmentos cerámicos, básicamente azulejos, unidos con argamasa. Es muy habitual y característico en la arquitectura modernista catalana. Esta técnica asegura una mayor durabilidad del mural por su resistencia a los agentes meteorológicos y a la corrosión del medio marino, dada la ubicación de la obra. Por otra parte, es también muy adecuada ya que permite integrar las irregularidades que presenta el muro de mampostería que la soporta.

En el mural triangular, de casi 35 metros de longitud y 5 de altura máxima, destaca la figura central del remero. La combinación de motivos realistas con otros elementos más alegóricos se integra en el entorno del puerto pesquero perfectamente. Parte de él quedará sumergido durante la marea alta y habrá momentos en que los remeros parecerán estar bogando en la mar y que esta rompa contra la trainera. Más allá del valor artístico del mural, su finalidad tiene un marcado carácter simbólico: no se trata solo homenajear a los bogadores sino también animarles cada día, cada vez que van a entrenar o competir.

Es obra de un artista local, Jon Mao Luengo (Barakaldo, 1978). Ingresó muy joven en el estudio de Alberto Quintana donde aprendió las técnicas de dibujo y pintura. En 1998 conoce a Juan Ramón Pérez que le mete de lleno en el óleo y a Manuel Balsa “El Ruso” que hace lo propio con el dibujo. En 2007 traba amistad con Andoni Euba, depurando las técnicas anteriores y redefiniendo conceptos. En 2010 abre su propio taller en Santurtzi como centro educativo y creativo. Ha participado en varias ocasiones en el certamen de pintura al aire libre de Santurtzi.

Para finalizar, os recomiendo visitar estas tres entradas publicadas en el blog:

Si tenéis alguna información o fotografía complementarias os agradecería vuestra colaboración para completarlas. Por cierto, la foto panorámica de portada es obra de Alfredo Bilbao.

Read Full Post »

Décimotercer artículo de la serie, publicado en el número 115 de ensanturtzi.com en la sección Santurtzi Ezagutu: pequeños fragmentos de la historia de Santurtzi, correspondiente al mes de marzo. Más información en el propio blog, en este enlace.

Read Full Post »

El Country Club, de cuya inauguración hoy se cumplen exactamente 50 años, fue no solo la primera sala de fiestas de Santurtzi sino de toda la margen izquierda y uno de los locales hosteleros más grandes de la época. Como era habitual en aquellos años la ceremonia de apertura el viernes 17 de marzo de 1967 incluyó una bendición religiosa.

El promotor de esta pionera sala de fiestas, que en origen se iba a llamar Jolastoki aunque acabó siendo el Country Club, fue Estanislao Ángel Barquín Arteche. Con esos apellidos uno puede suponer que nació en Zierbena y es cierto, exactamente en 1906. Falleció en Santurtzi en 1981.

Trabajó de maestro de albañiles en AHV y también en la construcción del embalse de Blasco Ibáñez o Benagéber sobre el río Turia,  en Valencia, entre 1943 y 1947. A continuación, durante unos años, entre 1947 y 1954 trabajó en Venezuela. A su regreso, con el capital que había conseguido ahorrar allí, empezó a construir, primero en Portugalete, en la calle Ruperto Medina, y después en Santurtzi: en la plaza Juan José Mendizabal, en la zona de la Txitxarra (Jenaro Oraá, Juan José de la Quintana, Santa Eulalia) y en la calle Itsasalde (todos los edificios entre los núm. 8 y 16).

Hacia 1965, en una época en la que todavía estaban muy activos los chicharrillos populares, asociado con Galo Salinas Navarro, se le ocurrió una idea novedosa: montar la primera sala de fiestas de toda la margen izquierda. Se construyó en un espacio medio abandonado, un gallinero, en la parte zaguera de la “casa del hotel”, casa de vecindad que se edificó en el núm. 34 de la actual calle Itsasalde, entonces llamada Capitán Mendizábal, destinada en origen a acoger un establecimiento hotelero.

En los bajos de ese edificio había por aquel entonces un bar, El Peñón, regentado por Santiago Beltrán y sus hijos, Santiago y Pepe. Este local se incorporó a la sala de fiestas.

El Country Club tenía tres plantas, dos de acceso público y uno reservado al personal. En la planta baja se ubicaba la sala de fiestas, en el piso inferior el restaurante (que en 1970 se sustituye por una segunda sala de fiestas) y en el superior, el dedicado a oficina, lavandería, depósito de aguas, etc. Como curiosidad el menaje (cristalería, cubertería, etc.) con el que se inauguró la sala de fiestas procedía del barco-hotel Imperial Bahama, retirado en 1965. También se aprovechó para la decoración del acceso a la sala de fiestas un mural de roble americano de la misma procedencia.

Durante los tres años en que el restaurante estuvo activo se celebraron numerosas bodas. Los menús eran, según dicen, de categoría, no aptos para todos los bolsillos pues algunos costaban hasta 500 pesetas.

Las vistas desde el restaurante eran diferentes a las actuales. Justo enfrente atracaba el Patricia, ferry que hacía la ruta Santurtzi-Southampton, y que este año, en abril, también celebra su aniversario.

En cuanto al personal fijo, la plantilla era bastante amplia. Podemos citar al portero, Lorenzo Esteban Flores; la taquillera, Rosa María Ezama Muñoz; el guardarropa; los dos barman; los tres camareros, Lucio Pérez Picado, Juan Ángel Tobar, Fernando García Cartón; y el jefe de sala, Tomás García Hermoso. También trabajó un excelente cocinero mientras estuvo abierto el restaurante, Félix Diez Peña, que después trabajó en El Txinbito (Portugalete), en el Landeta (junto al rompeolas) y en el Nervión (Portugalete). Tampoco podemos olvidarnos del personal de limpieza (tres personas).  Y por supuesto el disc-jockey y la orquesta de la casa, compuesta por cinco intérpretes (pianista, saxo, trompeta, batería y, en ocasiones, contrabajo).

Además de la citada orquesta, numerosos grupos musicales y populares artistas de la década de los setenta actuaron en el Country Club. En aquellos años, para poder actuar en clubs era preciso sacar, previo examen, el carné del Sindicato de Teatro, Circo y Variedades. Una vez superado ese escollo, el grupo Los Tañidores inauguró el Country Club, donde actuaron a diario durante dos semanas, según nos cuentan en el blog Memorias de Getxo.

Podemos citar además otros artistas que ofrecieron su espectáculo en el local como, por ejemplo, el actor y humorista Cassen o el más conocido José Luis Moreno. Solían actuar durante diez días seguidos.

El local abría todos los días de la semana excepto los lunes aunque, como es lógico suponer, los días fuertes eran los jueves, viernes, sábados (dos sesiones, tarde y noche) y los domingos. El aforo de un domingo cualquiera podía alcanzar las 1.200 personas. En alguna ocasión excepcional se superaron las 1.800.  El horario de apertura habitual era de 19:00 a 22:00 h y de 23:00 a 02:30 de martes a viernes.  Los sábados se cerraba una hora más tarde. Los domingos abría de 18:00 a 22:00 h.

Un año más tarde, Galo Salinas Navarro inauguró el Galo’s y poco después abrieron muchos más establecimientos hosteleros, pubs y salas de fiesta, que crearon en Santurtzi una importante zona de ocio conocida en todo el entorno. La entonces calle Capitán Mendizábal se trasformó en la calle del dólar.

A finales de los años 90 del pasado siglo los hábitos cambiaron y el Country Club cerró sus puertas, como las otras grandes salas de fiestas Galo’s y Aloha, y el tramo final de la otrora populosa calle del dólar fue paulatinamente languideciendo hasta la actualidad. El edificio en el que se ubicaba el Country Club fue vendido por sus propietarios en 2000 y en su lugar fue edificada una casa de vecindad.

Tengo que agradecer a Juan Ángel Barquín Palacios su imprescindible colaboración (información y fotografías) para la realización de esta entrada.

Read Full Post »

Cada 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer que conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo integral como persona.

Ya he dedicado varias entradas a diferentes grupos de mujeres trabajadoras en nuestro municipio: sardineras, trabajadoras del matadero, y escritoras. La figura de la sardinera es reconocida de forma unánime y su monumento conmemorativo sirve de homenaje a todas las mujeres relacionadas con la actividad portuaria, entre las que se incluyen las trabajadoras de las fábricas de conservas, escabeches y salazones a las que quiero referirme expresamente en esta ocasión.

En Santurtzi, en el último cuarto del siglo XIX e inicios del XX se fue consolidado una flota de traineras y vapores que impulsó el crecimiento de la actividad pesquera, de tal manera que se podía destinar una parte de las crecientes capturas a su transformación industrial. Las primeras industrias de conservas, escabeches y/o salazones ubicadas en Santurtzi se documentan a finales del siglo XIX. Algunas de las pioneras serán la fábrica de conservas regentada por Antonio Iglesias, instalada en 1882 y con actividad hasta 1885, la de salazones de Martín Goicoechea, instalada en 1894, y la fabrica de conservas de anchoa establecida por una empresa italiana, de la que se desconoce el nombre, en 1904.

Sin embargo, de estos inicios la información es muy escasa y no he encontrado referencias a mujeres empleadas en ellas. Más información sobre las características de una industria conservera de principios de siglo XX se puede obtener en la obra Historia de Santurtzi: el difícil equilibrio del siglo XX (1901-2001), pag. 97 y ss. De esos primeros años una postal nos permite ubicar con precisión una de esas industrias.

Ya avanzado el siglo XX documentamos la última concesión administrativa relativa a la industria transformadora de la pesca en nuestro municipio. Fue otorgada el 19 de julio de 1962 a la Cooperativa de Pescadores de Bajura (COPESBA) para la instalación de una fábrica de conservas en una parcela del puerto próxima a la sede de la cofradía de pescadores. Antes se ubicó durante un corto periodo en Mamariga, en un solar entre Juan Crisóstomo de Arriaga y Bruno Alegría conocido con el nombre de la huerta del Farras.

En la génesis de su constitución y explotación estuvo la Federación de Cofradías de Pescadores de Bizkaia. Se creó con la idea de poder dar salida a las abundantes capturas de anchoa que durante esos años se venían registrando en los puertos cantábricos, si bien al final se amplió el proyecto comprando maquinaria para la elaboración de conservas de pescado. La elección de Santurtzi estuvo condicionada por la inexistencia de industrias del ramo en la localidad, así como por la facilidad para conseguir los terrenos en donde ubicarse.

Comenzó a funcionar a mediados de 1962 elaborando salazón y posteriormente conservas de bonito, chicharro, verdel y filete de anchoa. Estuvo en activo hasta 1969 (o 1972, según las fuentes), si bien en los últimos años la gestión fue llevada por terceros. La marca comercial utilizada era La Sardinera.

El personal de la fábrica estaba formado principalmente por mujeres, la mayoría esposas e hijas de pescadores, por cuyas manos pasaba todo el proceso de manipulación y tratamiento del pescado recién capturado (descabezar, eviscerar, cortar, etc.) hasta su salida, transformado y enlatado en alguno de los diferentes productos listos para su comercialización y consumo.

El trabajo era generalmente temporal, supeditado a las diferentes costeras durante las cuales, la abundancia o escasez de capturas era determinante para la actividad de la fábrica. Por esta razón, la mayor parte de las operarias eran eventuales, se las contrataba sólo cuando entraba suficiente pescado para transformar. Las condiciones de trabajo eran duras y el salario era de aproximadamente unas 35 pesetas por jornada de trabajo, según algunas fuentes. Estas abnegadas mujeres mantenían a la unidad familiar con su sueldo cuando los hombres no podían salir a faenar y, a la vez, criaban a sus hijos con la ayuda de la familia. Cuando no trabajaban en la fábrica muchas de ellas vendían pescado de forma ambulante, es decir, eran temporalmente sardineras, por lo que también estarán incluidas en la entrada correspondiente.

El número de hombres era reducido, aproximadamente un 10% del total de la plantilla. Su actividad se caracterizaba por ser fija durante todo el año y por su especialización: administrativo, latero, soldador, mecánico, fogonero, conductor…

Entre las trabajadoras podemos citar, con nombre y apellidos, a las siguientes:

  • NN “la choclera, de Fontuso”

  • Angelines

  • Anita “la castreña”

  • Milagros ARCE VILLADA

  • Asunción CALVO GÓMEZ “la castreña”

  • Isabel CASTILLO SUSILLA “lsabelita, la de Suelas”

  • María Begoña LARRABIDE GONZÁLEZ

  • Visitación MÉNDEZ INCERA “Visi, la de Turtulu”

  • Catalina MIRA HORMAECHEA

  • Virginia del MORAL

  • Ascensión NOTARIO GONZÁLEZ “la Chamberina”

  • Ana OSUNA MORENO

  • Encarnación PÉREZ MARTÍNEZ

  • Carmen SANTAMARÍA LUIS

  • Belmira VILLADA CAMAÑO

Faltan otros muchos nombres y fotografías de detalle que me gustaría recopilar. Cualquier otra información será bienvenida.

Tengo que agradecer a Luis Javier Escudero Domínguez y a Koldo Urtiaga su colaboración para documentar, aunque sea sucintamente, la historia de las industrias transformadoras de la pesca en nuestro municipio.

Read Full Post »

Cabecera EnSanturtzi.com

Décimosegundo artículo de la serie, publicado en el número 114 de ensanturtzi.com en la sección Santurtzi Ezagutu: pequeños fragmentos de la historia de Santurtzi, correspondiente al mes de febrero. Más información en el propio blog, en este enlace.

santurtzi-ezagutu-12

Read Full Post »

portada-1

Este sábado, 11 de febrero, tendrá lugar la ceremonia de reinauguración del actual órgano de la iglesia, felizmente restaurado gracias a la iniciativa de la coral Lagun Zaharrak.

A Jesús Díez Sáenz de la Fuente, santurtziarra de pro que conoce muy bien la historia de la parroquia de san Jorge, le parece de justicia tener un entrañable recuerdo para los organistas que hicieron posible aquellas solemnes celebraciones y el disfrute por los fieles y pueblo de Santurtzi de sus admirables acordes. Le ha hecho llegar a Carlos Glaría abundante información que éste, a su vez, me ha pasado para su difusión a través del blog y que yo he resumido y adaptado. Toda la información se puede encontrar en su documentado libro sobre el centenario del patronazgo de la Virgen del Carmen en Santurtzi.

patronazgo

Todavía tengo pendiente redactar la entrada correspondiente al primer órgano que tuvo la iglesia, donado en 1852 por nuestro mecenas local, Cristóbal Murrieta Mello. Me falta averiguar algunos datos de carácter técnico. Sin embargo, me gustaría añadir a la relación que ha confeccionado Jesús Díez a los organistas que conocieron y tocaron este primer órgano para que la lista de estos notables intérpretes que ejercieron en Santurtzi quede lo más completa posible.

  • Primer órgano

?

Desde que nuestro mecenas local, Cristóbal Murrieta Mello, regalara un órgano para la iglesia de san Jorge en 1852 no faltaba en el municipio un organista contratado por el Ayuntamiento. Sin embargo, no he conseguido identificar a todos los organistas y, en consecuencia, para la segunda mitad del siglo XIX la lista está incompleta.

  1. Valentín Zubiaurre Urionabarrenechea (Garay, 1837 – Madrid, 1914)

Nació en Garay en 1837. Estudió con el maestro Ledesma en Bilbao y se le nombró, con tan solo 15 años, maestro de capilla de san Jorge nada más llegar el primer órgano pero solo ejerció entre 1852-1853. Se trasladó después a Argentina, en donde vivió ocho años dedicado a la enseñanza. A su regreso, en 1878, fue nombrado maestro-director de la Real Capilla del Palacio Real de Madrid, profesor titular del Conjunto Instrumental del Conservatorio o Escuela Nacional de Música desde 1891, y miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. Compuso infinidad de obras: óperas, zarzuelas, oratorios, obras corales, sonatas para piano, una sinfonía, etc., incluyendo nueve obras para órgano. A modo de ejemplo, en 1896 Valentín Zubiaurre estrenó en la iglesia de Santa María de Portugalete una misa coral a tres voces y órgano titulada Assumpta  Est Maria in Coelum.

Sin duda, es el compositor e intérprete de mayor categoría que ha conocido la iglesia de san Jorge.

valentin-maria-de-zubiaurre-1

Así glosaban su pérdida en la prensa de la época.

personajes-valentin-zubiaurre-musico

  1. Antero Puy Mendiri (Larraga, Navarra, 1855 – Estella, 1946)

De momento no he encontrado referencias a otros organistas entre 1854 y 1882. Ese año se hace cargo del puesto el navarro, nacido en Larraga en 1855, Antero Puy [o Puig] Mendiri que, además, era profesor de música y canto. El Ayuntamiento, una vez adquiridos los instrumentos necesarios, encargó a Antero Puy que enseñara solfeo y el manejo de los instrumentos a una veintena de jóvenes del municipio con el objetivo de crear una banda de música local. En 1886 le cesó como director y profesor de la naciente banda de música para que se dedicara en exclusiva a su labor como organista en San Jorge pues esta tarea requería de una gran dedicación.

Antero Puy, organista de la parroquia durante 30 años, solicitó ser jubilado porque el clima de Santurtzi no le convenía. Cesó como organista, con una pensión vitalicia de 550 pesetas anuales,  el 30 de abril de 1913, así que pudo tocar el órgano actual. Por las fechas se deduce que fue reemplazado por Victoriano Larrarte.

?????????????????????????????????????????????????????????

  • Órgano actual

organo-san-jorge

Ferdinand Prince (Boulay, Francia, 1857 – Santurtzi, 1932)

En este caso no se trata de un intérprete sino de un técnico especialista. Ferdinand [o Fernand] Prince nació en la localidad francesa de Boulay en abril de 1857. Allí mismo comenzó sus estudios de órgano. Con quince años, sus tíos lo introdujeron en sus talleres para que aprendiese organería. Fue perfeccionando su saber y la empresa dirigida por los hermanos Stoltz le contrató y le envió a dirigir importantes trabajos en España. Así conoce a Charles Carloni, hombre de confianza de Cavaillé-Coll, que logra convencer al gran maestro para que contrate a Prince.

Convertido ya en un experto en organería romántica francesa, participa en la instalación y armonización de los órganos Cavaillé-Coll en San Pedro de Bergara, Clarisas de Tolosa y Zumaia, y la armonización del último gran Cavaillé-Coll de tres teclados, el de Santa María la Real de Azkoitia en 1898. A partir de entonces continúa trabajando con regularidad en el País Vasco y Navarra, cuidando y restaurando la mayor parte de los órganos románticos franceses existentes e incluso participando en la construcción de nuevos órganos en colaboración con diferentes empresas organeras francesas como Didier y Gutschenritter.

Es entonces cuando aparece su vinculación con Santurtzi pues es el encargado de dirigir el montaje, la armonización, etc. del órgano actual, realizado por la casa Henri Didier, en 1907. Y también se encargó de su mantenimiento años después. Los archivos nos revelan que vivió algún tiempo en Santurtzi, con su mujer y un aprendiz, cuidando con mucho esmero de su órgano. Su última intervención se remonta a diciembre de 1931. Pero cae enfermo y el 5 de enero de 1932 su mujer llama a su amigo Louis-Eugène Rochesson para acabar la armonía. De regreso a París se enteró de que una enfermedad pulmonar provocó la muerte de Prince a los 75 años de edad el 18 de enero de 1932, precisamente el del incendio provocado de la iglesia. No sé si se llegaría a enterar antes de expirar o si, por el contrario, el hecho agravó su estado hasta precipitar su muerte.

0 argazkirik gabekoa

A continuación se citan los interpretes que, con tanto cariño, desea Jesús Díez Sáenz de la Fuente que recordemos y homenajeemos con ocasión de la reinauguración del actual órgano de san Jorge.

  1. Victoriano Larrarte Aspiroz (Ibarra, 1888 – ¿?, 1942).

Eximio organista de quien se decía que hacía hablar al órgano. Fue el organista de la parroquia desde comienzos del siglo XX (ca. 1913) hasta su fallecimiento el 15 de diciembre de 1942. Fue una etapa dorada para el órgano, periodo que coincide prácticamente con el del sacerdote Jenaro Oraá Mendia al frente de la parroquia (1906-1934).

Victoriano, junto con María Alcorta la profesora que dirigía el coro de mujeres, asistida en los últimos años por Eloisa Villanueva, formaron un magnífico coro mixto parroquial que llamó la atención por su extraordinaria brillantez y que complementaba a la perfección el excelente órgano que estaba, entonces, en perfectas condiciones.

Ambos eran santurtziarras de adopción. Victoriano Larrarte había nacido en Ibarra en 1888 y María Luisa Alcorta Alcorta en Azkoitia en 1868, aunque residía en Santurtzi desde 1895. Dedicaron los mejores años de su vida a la parroquia de San Jorge, la única existente en nuestro municipio desde sus orígenes hasta 1955. Lástima que el paso de los años haya hecho casi olvidarles pues ya son contadísimas las personas que les recuerdan, ya que fallecieron en 1942 y 1945 respectivamente, pero la restauración del órgano se presta a tributarles un merecido homenaje.

Esquela de Victoriano Larrarte

  1. José Larrarte Aspiroz (Ibarra, 1881 – Santurtzi, 1966).

Fallecido Victoriano Larrarte, se hizo casi automáticamente cargo del funcionamiento del órgano su hermano José, cariñosamente conocido en el pueblo como don Pepe. José Larrarte Aspiroz nació en Ibarra en 1881 y falleció en Santurtzi en 1966.

José Larrarte atendía con asiduidad, aparte de la formación de coro de tiples, sus funciones como organista que requerían una dedicación constante ya que el órgano se tocaba durante la misa mayor (a las 10:00 h) de todos los domingos y fiestas de guardar del año, durante las funciones de tarde (rosario y novenas) de los domingos y fiestas así como en las “horas santas” de la tarde de todos los jueves del año.

Grande era la exigencia y dedicación que se pedía al organista y que el bueno de don Pepe trató de cumplir puntualmente, si bien cuando las ocasiones lo requerían, como funerales de primerísima categoría (en que se interpretaba la obra del compositor italiano Lorenzo Perosi) y misas mayores particularmente solemnes en las grandes festividades, solicitaba la colaboración del organista de la capilla del hospital de san Juan de Dios que dominaba con más soltura las artes del órgano e incluso, en algunas ocasiones, la de Segundo Matute, al que luego nos referiremos.

El clero parroquial y el Ayuntamiento, aun comprendiendo y agradeciendo la excelente disposición de José Larrarte, vieron la necesidad de disponer de un organista profesional, al estilo del añorado Victoriano Larrarte. Así pues, en 1946 lo solicitaron al Obispado de Vitoria (diócesis a la que pertenecía Santurtzi en aquel momento).

No podemos dejar de mencionar que, en 1963, el Ayuntamiento decidió denominar una calle con el nombre de Hermanos Larrarte para perpetuar su recuerdo. En la siguiente fotografía, fechada hacia 1930, aparecen los tres hermanos. El sacerdote que está de pie, a la izquierda, es Justo, y en esa misma fila, la central, los dos personajes de la derecha son Victoriano y José.

Hermanos Larrarte

  1. Guillermo Elordi Egaña (Barakaldo, 1904 – Santurtzi, 1973).

Natural de Barakaldo, era todavía relativamente joven cuando llegó a Santurtzi en septiembre de 1946 procedente de Salinillas de Buradón (Araba) donde solo estuvo un año. Antes había ejercido seis años en la localidad de El Cerro de Andévalo (Huelva) a donde había sido exiliado como consecuencia de uno de tantos juicios de depuración de los que tampoco se libraron los eclesiásticos vascos. El 5 de noviembre de 1937 se le declaró libre en juicio pero se le desterró a Huelva. Quizás la ejecución de la sentencia no fue inmediata o el tiempo de exilio fue menor o existe algún error en la información puesto que en 1940 estaba como organista en San Vicente de Barakaaldo, influyendo decisivamente en la creación de la Schola Cantorum ese mismo año.

En cualquier caso, con su llegada a Santurtzi se notó nuevo esplendor en el órgano parroquial y el coro reinició sus esfuerzos para solemnizar las funciones parroquiales. Apenas dos meses después, el 8 de diciembre, durante la celebración de la Inmaculada Concepción, se volvió a interpretar la primera misa pontifical de Perosi con tal extraordinaria brillantez que hizo recordar tiempos pasados.

A este renacimiento también ayudó el Orfeón Santurzano, cuarenta voces salidas principalmente del Patronato Santa Eulalia y dirigido por Segundo Matute. Y, en aquellas solemnidades en las que se cantaba alguna aclamada obra de Perosi, no faltaba el concurso como director del coro mixto parroquial de Ignacio Aretxabaleta Goikoetxea, organista de Santa María de Sestao, director de su magnífico coro parroquial y fundador del Orfeón, que también tocó nuestro órgano en alguna ocasión señalada.

Su nombramiento como organista de san Jorge incluía ejercer como capellán del colegio de las Hijas de la Cruz en cuya capilla celebró misa siempre, a lo largo de veintisiete años, hasta el mismo día de su repentino fallecimiento la mañana del 24 de diciembre de 1973.

guillermo-elordi

  1. Segundo Matute Pascual (Santurtzi, 1918 – ¿?, 1996).

Para concluir, nos falta glosar la figura de Segundo Matute Pascual, que sustituyó al precedente en sus funciones de organista en una época de tiempos cambiantes, siendo párroco Luis Pinedo Murga tras la temprana muerte de su predecesor, José María Iruretagoyena, en 1970.

El recuerdo de Segundo Matute está aún vivo en la actualidad. Ejerció de organista con toda fidelidad y rigor. Fue muy exigente con sus cantores y orfeón, como ellos mismos lo han aseverado en muchas ocasiones, en cada uno de los oficios en los que tocó el órgano aunque, sin duda, muchas menos que sus predecesores en el cargo debido a la reforma de la liturgia católica tras el Concilio Vaticano II.

Durante esta etapa hay que mencionar también las intervenciones de sor Pilar (del Patronato Santa Eulalia), así como de Miren Rojí, Juanita Mendizabal y, particularmente, del sacerdote Santos Gil que, aun desde tiempos de Segundo Matute pero, sobre todo, tras su fallecimiento, ha actuado con más frecuencia en eucaristías y funerales, tratando de suplir con la más encomiable voluntad la falta de organista oficial hasta que fue destinado a una parroquia de Portugalete.

miren-roji-al-organo

El último párroco de san Jorge que convivió con Segundo Matute fue Iñaki Maguregui, entre septiembre de 1991 y septiembre de 1996 cuando fue destinado a otra parroquia. A finales de ese mismo mes, falleció inesperadamente Segundo Matute. Con el cambio en el rectorado de la parroquia y el triste fallecimiento del organista los esfuerzos realizados por Inaki Maguregui en pro de la reparación del órgano quedaron malogrados.Segundo Matute,director

Y han tenido que pasar veinte años para conseguir, con un elevado desembolso y gracias a la iniciativa, entusiasmo y empuje empeñado por la coral Lagun Zaharrak, la ansiada reparación y restauración del ya centenario órgano Henri Didier por maestros organeros guipuzcoanos, concretamente el maestro organero Alejandro Turanzas.

Concluyo la entrada con las sentidas palabras de Jesús Díez: “Me ha parecido de justicia recordar las figuras de los artistas que hicieron posible oír los acordes del magnífico órgano haciendo las delicias de los fieles santurzanos, contribuyendo a dar sentido y vida a los actos religiosos”.

Adenda:

En la ceremonia de inauguración y bendición de su renovación, el maestro organista que estrenó el órgano ha sido Pedro Guallar Otazua, natural de Bergara. Con una amplísima formación en la materia, es profesor de órgano, piano y armonía en el Conservatorio Juan Crisóstomo Arriaga de Bilbao desde 1981, además de un destacado intérprete y compositor. Es organista en dos iglesias en Algorta y Las Arenas.

organista

Read Full Post »

portada-escuelas-vinas

Seguimos con los aniversarios que nos permiten recuperar parte de nuestra olvidada memoria histórica. En esta ocasión, el de las antiguas escuelas públicas de Las Viñas de cuya inauguración hace hoy 85 años.

Durante siglos pasados, antes de la brutal transformación urbanística de nuestro municipio, Las Viñas era un valle de suaves laderas por el que discurría y discurre aún pero canalizado subterráneamente un regato que nacía en el Bullón. Los habitantes de Mamariga, Oyancas y Fontuso tenían en ese valle sus heredades o piezas de labrantío, cercadas todas con un cierre común. De ahí que, en tiempos pasados, se denominase El Común. El principal cultivo era el viñedo del que se obtenía una buen chacolí y que dio nombre a la denominación actual de la zona, Las Viñas.

valle-de-las-vinas

Valle de Las Viñas

Las Viñas no se convierte en un barrio definido y urbanizado de Santurtzi hasta la segunda mitad de la década de los años 20 del pasado siglo como consecuencia del aumento de la población del municipio. Más precisamente, del barrio de Mamariga, dentro del cual se incluía la mayor parte del espacio que ahora ocupa el de Las Viñas. En 1926 Santurtzi tiene más de 7.000 habitantes y el mismo numero de escuelas que cuando tenía 3.000. La masificación de las aulas obligaba a construir con urgencia nuevos equipamientos escolares.

En 1922, el Ayuntamiento juzga razonable que el ensanche del núcleo urbano de Santurtzi se proyecte en la zona de Las Viñas y en 1923 se encarga un estudio para el planeamiento de las calles de ese ensanche. En 1924 solicita una subvención a la Diputación para acometer las obras de apertura de una calle paralela y tres transversales y construir una escuela en Mamariga. En 1927, el Ayuntamiento ofrece al Estado, de quien dependen las competencias en esta materia, un amplio solar en la zona denominada Las Matas, incluido en el barrio de Mamariga en ese momento. De ahí la confusión y la discusión que suele surgir respecto a si las futuras escuelas se califican como “las de Mamariga” o “las de Las Viñas”.

Las Matas - Las Viñas

Se suele contar la anécdota de que el 14 de agosto de 1927,  durante la segunda visita de Miguel Primo de Rivera a Santurtzi (la primera fue con motivo de la inauguración de la ampliación de la línea férrea Bilbao-Portugalete hasta Santurtzi y el puerto exterior), el alcalde Mariano Torrontegui recordó en su discurso que una de las principales carencias del municipio era la falta de escuelas. Primo de Rivera, con su peculiar gracejo andaluz, le contestó: “el arcarde de Santurce, arrimando el ascua a su sardina, me pide escuelas para su pueblo y las tendrá en breve plazo”.

El Ayuntamiento inició los trámites correspondientes ante el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. Uno de los informes que se adjuntan es el de los propios maestros en aquellos años (Francisco Calles Casado y Jorge Alias Capitán) que corroboran la necesidad del nuevo equipamiento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El nuevo grupo escolar se iba a denominar Primo de Rivera en su honor y probablemente tendría en mente acudir a su inauguración pero los acontecimientos políticos que desembocaron en la proclamación de la II República provocaron, por una parte, el retraso en la construcción y, por otra, el cambio de denominación de las nuevas escuelas.

En septiembre de 1931 las escuelas están casi concluidas. El Ayuntamiento propone al Ministerio de Instrucción Pública la denominación de Grupo Escolar de Joaquín Costa para homenajear al “gran sociólogo y jurista, republicano ejemplar y patriota insigne, cuya memoria debe ser honrada por todos los españoles”. Aunque hubo otra propuesta, la del pedagogo y librepensador Francisco Ferrer Guardia, la primera prevaleció.

Joaquín Costa

Unos meses después, la tarde del domingo 7 de febrero de 1932, tuvo lugar la solemne inauguración del nuevo edificio destinado a escuela pública. Las reseñas en prensa, unas más amplias que otras nos dan cuenta de la ceremonia, en la que no podía faltar la participación de la banda municipal de música.

inauguracion-de-las-escuelas

copia-de-8-02-1932-inauguracion-escuelas-las-vinas

De la ceremonia de inauguración tenemos dos fantásticas fotografías. Una del pasacalles inmediatamente anterior y otra ya finalizado el acto en la que desgraciadamente no identificamos al portador de la bandera o pendón.

foto-10-febrero-1932-diario-ahora

escuela-joaquin-costa

Se trataba de un edificio moderno para la época que acogía unas escuelas graduadas (es decir,  que organizaban a los alumnos por edad y nivel). Distribuido en amplias y ventiladas salas con cuatro aulas para niños y otras cuatro para niñas.

el-liberal-las-vinas-1932-02-07

En la siguiente noticia de El Liberal dan buena cuenta del autor del proyecto (el arquitecto Jorge Gallegos Trelanzi, especializado en el diseño de centros escolares), presupuesto de la obra (266.173 ptas.), características de la edificación, etc.

el-liberal-1932-02-07

Otras edificaciones proyectadas por Jorge Gallegos con la misma finalidad guardan un gran parecido con la de Santurtzi. Es paradigmático el antiguo Grupo Escolar San Sebastián en Vinaròs que todavía existe, aunque podemos encontrar más ejemplos en otras localidades levantinas.

vinaros

vinaros-2

El edificio fue empleado para la celebración de mítines. Por ejemplo el que se celebró en agosto de 1932 precisamente para protestar por un intento de golpe contra el gobierno legítimo de la II República, la Sanjurjada.

mitin-24-08-1932-en-el-patio-de-las-escuelas

La liquidación final de las obras se verifica por Orden de 21 de abril de 1933. En la siguiente imagen lo podemos ver a la derecha, con un pequeño tramo de la actual calle Dr. Fleming apenas urbanizado. ¡Comparad con la imagen coloreada incluida más arriba!

mamariga-y-vinas

Y apenas cinco años después, en 1937, tras la ocupación de Santurtzi por las fuerzas franquistas todo lo que recordara a la República se borró de un plumazo. Calles y edificios públicos recibieron denominaciones acordes con los nuevos tiempos. Las escuelas fueron bautizadas con el nombre de Escuelas Nacionales General Primo de Rivera. Se realizaron purgas políticas y muchos empleados públicos fueron expulsados de sus plazas y sometidos a juicio de depuración acusados de haber inculcado en la sociedad y en las mentes jóvenes el virus republicano. A las escuelas fueron destinados nuevos maestros y maestras.

De esta larga etapa tenemos algunas fotografías de calidad, fechadas en los años 40.

niñas viñas

alumnas-con-maestra

alumnos-con-valeriano

A comienzos de los años 70, la moderna escuela de 1932 se había quedado anticuada y, sobre todo, pequeña debido al incremento de la población provocado tanto por el crecimiento vegetativo como, sobre todo, por los movimientos migratorios que hacen que Santurtzi supere los 45.000 habitantes.

Se decide hacer un nuevo edificio en el mismo solar así que la piqueta reduce a escombros las antiguas escuelas 45 años después. Los alumnos que cursaban sus estudios ahí tendrán que asistir a clase de forma provisional en otros locales, públicos y privados, acondicionados para acoger provisionalmente las aulas. Entre ellos, los locales que se encuentran frente a las propias escuelas, en la calle Dr. Fleming, y en las escuelas de Mamariga, inauguradas unos años antes, en 1967, hace 50 años.

paraje-las-matas

Del nuevo equipamiento escolar, el actual Colegio de Educación Infantil y Primaria Las Viñas (CEIP Las Viñas), hablaremos en otra entrada.

Tengo que agradecer a Francisco Javier Pérez Cano el trabajo publicado en el grupo de Facebook Santurtzi y sus gentes que me ha servido de guion para redactar esta entrada. Y a Tomás Fernández y Sestao en el Recuerdo por la información e imágenes facilitadas.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: