Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Bibliografía’

SAN JORGE JARRILLERO

La casa-torre de Salazar, una auténtica casa-torre, es uno de los edificios más emblemáticos del casco viejo de Portugalete por su antigüedad y por su historia. Fue construida por Ochoa García de Salazar hacia 1379 junto a la Basílica de Santa María, en un lugar estratégico desde donde se dominaba toda la desembocadura de la ría. La heredó después su hijo Lope García de Salazar, el famoso cronista de las luchas de bandos en la Baja Edad Media vizcaína.

cuadro salazar

Es un edificio de planta rectangular, de 12 m de largo por 8,40 m de ancho, con muros de algo más de un metro de espesor. Sus paredes de mampostería se refuerzan con sillares de arenisca en las esquinas y los vanos. Al principio debió ser un sencillo edificio de volumen vertical con tres alturas con acceso alto a través de un patín lateral como las de Martiartu y Zamudio (que tan buenos recuerdos me trae a la memoria), rodeado por un pequeño cercado más simbólico que defensivo. Con el paso del tiempo, pasó de ser torre defensiva a ser residencia señorial, transformándose así según las nuevas necesidades de sus moradores. Diversas construcciones se adosaron a la torre, rodeando el edificio hasta ocultarlo, y sufrió además importantes reformas internas.

torre de salazar

Incendiada intencionadamente durante los sucesos de octubre de 1934, quedó en ruinas y se perdió una valiosa biblioteca que se ubicaba en su interior. Fue reconstruida entre 1958 y 1959 por el arquitecto guipuzcoano Joaquín Irizar Barnoya (Azkoitia, 1893 – Donostia-San Sebastián, 1979). En marzo de 2000 fue adquirida por el Ayuntamiento al último propietario del antiguo linaje de los Salazar para destinarla a fines culturales. Tras la restauración a la que fue sometida entre 2001 y 2003, alberga en su interior un pequeño museo sobre la historia de Portugalete y de los Salazar, una sala de exposiciones temporales y un restaurante.

torre de salazar

Se puede conocer más información sobre este histórico edificio en el blog El Mareometro, en los siguientes enlaces:

Y en una publicación en papel, editada en 2004 por J. Aitor González Gato.

Pero, por supuesto, el motivo de esta entrada no es publicitar las bondades del patrimonio jarrillero… Mi interés por la torre se debe a su actual contenido que desconocía hasta hace unos meses, cuando preparaba el artículo dedicado al incendio intencionado de san Jorge en 1932. En su primera planta, la dedicada a museo, exhibe una colección permanente sobre la historia de Portugalete que, curiosamente, está integrada por numerosos objetos (imágenes religiosas y utensilios litúrgicos) originarios, entre otras, de la parroquia de san Jorge de Santurtzi. Son objetos que, al parecer, se salvaron del incendio y que, posteriormente, se depositaron en el Museo Diocesano de Arte Sacro que los ha cedido, hará ya unos 12 años, para su exposición en la torre de Salazar.

Las imágenes pertenecientes a la parroquia de San Jorge son las siguientes:

  • la imagen (sin corona) del Niño Jesús de Praga, realizada en madera policromada probablemente en el siglo XIX.

nino-jesus-de-praga

  • la imagen (restaurada) de san Vicente, realizada en madera policromada en el siglo XVII.

san-vicente

  • la imagen (restaurada) de santa Catalina, realizada en madera policromada en el siglo XVII.

santa-catalina

  • la imagen de la Virgen del Rosario, realizada en madera policromada probablemente en el siglo XIX.

virgen-del-rosario

Los objetos litúrgicos pertenecientes a la parroquia de san Jorge son los siguientes:

objetos-liturgicos

  • crismera de plata del siglo XVI, donación del licenciado Montaño Salazar en 1569 a la iglesia de san Jorge como así consta en la dedicatoria grabada junto al escudo heráldico de su linaje Salazar (en gules, trece estrellas de oro, puestas en tres palos de cuatro y una en punta).

?

salazar

  • recipiente litúrgico de plata del siglo XIX.

recipiente-del-xix

  • incensario de plata del siglo XIX.

?

Sólo por estos objetos ya merece la pena la visita a la torre de Salazar. Pero, además, podemos ver una copia del oleo de 1761 que representa un mapa de los Tres Concejos y la villa de Portugalete y que tiene una interesante historia. ¡Ojala pudiésemos disponer de una copia también en Santurtzi!

plano 1761

Read Full Post »

El 31 de octubre de 2016 el restaurante Currito, todo un referente en la historia gastronómica de nuestro municipio, apagaba sus fogones y pailas para siempre. Este establecimiento hostelero, que llevaba 31 años en su última ubicación, el chalet Villa Esperanza en la avenida Murrieta, ha sido el último de una larga trayectoria empresarial y gastronómica que se remonta a los años 50 del pasado siglo XX. En su lugar se va a edificar una urbanización de lujo con vistas al Abra, similar a la que ahora ocupa el solar en el que se ubicaba el chalet de Amesti.

Urbanización en chalet Amesti

El primer contacto con el mundo de la hostelería de esta saga familiar santurtziarra de cocineros arraigados a su tierra y tradiciones lo inició José María González Barea (Santurtzi, 1931 – Bilbao, 2004). Hijo de Emilio González Pérez, nacido en La Arboleda y prematuramente fallecido en 1937, y de Elvira Barea Pascual, que durante años tuvo una tienda en La Risquera, en el barrio de Mamariga, donde nació Currito y el resto de hermanos.

Fotos - Currito-3

Apodado y conocido como Currito por haberse cortado accidentalmente el dedo pulgar en una panadería cuando tenía cuatro años, José María González Barea, fue un auténtico emprendedor, comenzó muy joven y desde abajo, colaborando en la tienda de su madre y luego asando sardinas en el puerto. Al poco tiempo abrió una txosna en una calle todavía a medio urbanizar (la hasta hace poco calle Capitán Mendizabal que por aquel entonces comenzaba a llamarse popularmente calle del dolar). Este local, llamado precisamente La Chozna, era un establecimiento estacional, para la temporada estival, en el que se servían guisos, sardinas y bacalao. A sus pies la efímera playa del Higarillo o Miami. Sobre las txosnas y merenderos santurtziarras de los años 50, 60 y 70 habría que hacer un estudio…

la-txosna-en-la-llana

A La Chozna le siguieron el Ichasalde, la bodega Currito (más tarde la bodega Miguelchu), Pacurro y, finalmente, el restaurante Currito desde 1968 hasta su cierre en 1979, todos ellos en el mismo entorno, la actual calle Itsasalde.

Sin embargo, Currito renace en Santurtzi en julio de 1985, ahora en el chalet Villa Esperanza, con su hijo, Emilio González Soto, su esposa Aranzazu Goyarzu, y su hermana María José con su esposo Roberto Vázquez. Y muchos más: Isaac González Murua, Beatriz Pérez, etc.

Del edificio no hay mucho que contar. Se trata de una vivienda unifamiliar que viene siendo adscrita a un imaginario estilo nórdico en la escasa bibliografía que podemos consultar al respecto. Fue diseñado en 1947 por el arquitecto Juan de Amesti, como el chalet adyacente hasta hace un año, para Manuel Peciña. Sin embargo fue enseguida adquirido por Benedicto Martínez Angulo que lo denominó Villa Esperanza en honor a su esposa, Esperanza Rodríguez Cugnón, como el grupo de viviendas Esperanza en Kabiezes. Muy modificado con el tiempo, no destaca por su valor arquitectónico ni patrimonial. Antes de instalarse el restaurante albergó la guardería Pinocho durante unos años.

rotulo-villa-esperanza

villa-esperanza-este-2

villa-esperanza-norte-2

villa-esperanza-sur-2

villa-esperanza

José María Gonzalez Barea dio el salto a Madrid y abrió otro restaurante Currito en 1975 en el pabellón de Bizkaia de la Feria del Campo que se organizaba en la Casa de Campo, antiguo coto de caza y después espacio natural formado por docenas de hectáreas de pinares y praderas que flanquean la zona más septentrional de la capital.

Madrid no le resultaba extraño puesto que ya había acudido en ocho ocasiones a las ferias que se celebraban durante el mes de mayo junto con varias y reconocidas sardineras de Santurzi pero también bermeanas. Lo que comenzó siendo estacional con el tiempo se hizo permanente a lo largo de todo el año y, en 1975, estable y definitivo.

sardineras-en-la-feria-del-campo

En poco tiempo se convirtió en uno de los referentes gastronómicos de la villa y corte al que acudían reyes, presidentes, ministros, artistas, etc. El programa Estudio Abierto de RTVE (1970-1975) incluyó una entrevista al entonces popular Currito, realizada por su presentador José María Iñigo. Era un personaje famoso.

currito-en-directisimo

currito-en-madrid

currito-en-madrid

inaguracion-del-restaurante-de-madrid

Con el tiempo la gestión del restaurante madrileño la asumió su hija Marta González Soto y su yerno José Miguel Muñoz. En octubre de 2014, casi 40 años después, el Currito madrileño tuvo que cerrar sus puertas por un alquiler excesivamente alto y varias circunstancias que aislaron la Casa de Campo (obras de la carretera de circunvalación M-30 y reducción de la actividad ferial en la zona en favor de IFEMA) y que dieron al traste con el Paseo de la Gastronomía, desolado tras el cierre de otros cuatro emblemáticos restaurantes.

En 1989 abrió en su querida calle del dolar un establecimiento dedicado a la venta de productos exquisitos (vinos, licores, quesos, etc.) que se llamó La Bodega de Currito. Al frente estaba su hija María José González Soto. Este comercio tampoco existe ya.

A pesar del cierre de uno de los restaurantes más representativos de nuestro municipio, Currito y su legado estarán siempre presentes en Santurtzi. No en vano se le recuerda con un busto en bronce en el paseo lineal que bordea y señala la antigua línea de acantilados, mirando al restaurante, y en los murales cerámicos que ornan el zócalo del kiosco de música.

villa-esperanza-2

No es para menos. Además de su buen hacer entre fogones y pailas, Currito fue el promotor del Día de la Sardina, que desde 1973 señala el comienzo de nuestras fiestas patronales, y de la Asociación de Amigos de la Boina fundada en Madrid en 1990 y en Bizkaia en 1995. Sus miembros se reunían el primer lunes de cada mes en el restaurante. En 2011 surgió la Asociación de Amigas de la Boina que se reunía ahí el primer martes de cada mes. Ambas asociaciones tendrán que cambiar de lugar de reunión así como la ceremonia de entrega de los premios Sardina de Plata y Sardinera de Oro que anualmente otorga la asociación Comercios Unidos de Santurtzi.

La icónica imagen de la sardinera siempre ha estado presente en Currito, desde siempre y allá donde estuviera. Sin ir más lejos en el propio logotipo del restaurante y en una bonita escultura realizada por Mauricio Aldamiz-Etxebarria que adornaba su entrada en Madrid y en Santurtzi.

tarjeta_currito

restaurante-currito

currito-y-sardinera-de-bronce

sardinera-realizada-por-mauricio-aldamiz-etxebarria

No puedo dejar de citar algunos de los muchos premios y reconocimientos recibidos por el alma mater de esta saga de cocineros y hosteleros. Considerado un icono de la gastronomía vasca, Currito recibió, entre otros galardones, la distinción Ilustre de Bizkaia que entrega anualmente la Diputación Foral, en 2002 y la Sardina de Oro de Candás (Carreño, Asturias) en 1977, supongo que con motivo del hermanamiento entre las dos localidades. En 1996 recibió la Sardina de Plata que, como he comentado antes, entrega anualmente la asociación de comerciantes de nuestro municipio. Y por parte del Ayuntamiento de Santurtzi su Insignia de Oro.

Con la marca de la casa se han publicado dos libros: El Bacalao: biología y gastronomía (1996) y Currito, desde Santurce a… Madrid. Una cocina al lado del mar (2003). En el primero, Emilio González Soto comenta una posible e interesante etimología del término bacalao, alternativa al origen neerlandés más conocido. En el segundo, del que padre e hijo son coautores, se nos narra una interesante y detallada biografía de Currito con numerosas fotografías que nos sirven para evocar el Santurtzi del tercer cuarto del siglo XX.

libro-2

libro-2-currito

De este segundo libro se hizo ese mismo año 2008 otra edición en tres volúmenes que se distribuyó con el periódico Deia.

libros-currito-deia

Tengo que agradecer la ayuda de una colaboradora de excepción, Marina Sesumaga González, para la realización de esta entrada.

Read Full Post »

santurtziko-abesti-herrikoiak

A comienzos de la pasada semana un usuario de la biblioteca me propuso realizar una entrada dedicada a la popular canción Desde Santurce a Bilbao porque considera que la letra que se canta habitualmente ha perdido parte de su sentido, de su fina ironía, de su crítica soterrada a las encorsetadas mujeres de la alta sociedad de Bilbao y Costa Rica en la Belle Époque. Me apunté su sugerencia pero reconozco que no estaba entre mis prioridades.

Sin embargo, la canción ha tenido su momento de gloria en la gala de clausura de la cuarta edición del SanturZine, al tener un importante papel en el corto ganador de la sección local, titulado Dam to Dam. Una casualidad que he convertido en oportunidad para dedicarle esta entrada.

La canción, popular, tradicional y anónima, recoge un hecho real: Santurtzi era uno de los puertos vizcaínos más importantes en la pesca de bajura y sus sardineras recorrían descalzas la margen izquierda de la ría hasta Bilbao para vender, transportada en la típica cesta sobre la cabeza, su característica mercancía: la sardina fresca del Abra, recién pescada por sus padres, esposos o hijos. Es, por tanto, una canción costumbrista, de estructura descriptiva cuyo objetivo no es contar una historia, sino representar una estampa cotidiana del mundo arrantzale en el Santurtzi de fines del siglo XIX.

Hace ya un tiempo, en el blog de la Red de Bibliotecas de Santurtzi se publicó una entrada dedicada a una versión, seguramente la primera publicada de esta popular canción, allá por 1908, en el periódico liberal bilbaíno La Guerra Carlista.

la-guerra-carlista

1-letra-de-1908-recorte-del-periodico

En esta versión inicial de la popular bilbainada aparecen ya elementos característicos que se conservan en la composición actual como la venta en Bilbao, la saya (mejor que falda) remangada, la pantorrilla, el desparpajo de las sardineras y el estribillo (Sardina frescue).

Esta canción se dio a conocer, al parecer, en uno de los primeros concursos de bilbainadas (canciones populares de Bilbao) que se celebraban en Bilbao desde finales del siglo XIX. Estas canciones se caracterizan por tener un aire localista y la letra en castellano. En este caso concreto se recrea una pintoresca estampa de finales del siglo XIX y por ello, podríamos concluir que nació, como muy tarde, en el último decenio de ese siglo.

grupo de sardineras con cesta

En muy poco tiempo salió de la Ría de Bilbao y se difundió por doquier gracias a la gente que se encargaba de transmitirla de boca en boca (de ahí quizás las variaciones en la letra, algunas de las cuales afectan al sentido) y de mantenerla viva, gozando de enorme popularidad. Dos curiosas anécdotas ilustran este fenómeno.

La primera es verdaderamente asombrosa, en mi opinión. Desde Santurce a Bilbao se empleó como himno nacional español en una ocasión, según cuenta el militar e historiador José María Gárate Córdova. Al parecer, ya casi al final de la Guerra Civil, el ejército franquista ocupó Puigcerdá, municipio que limita con Francia, en febrero de 1939. En la frontera hicieron los honores una unidad francesa y el tercio de requetés Ortiz de Zárate. Los franceses izaron su bandera y la banda de música toco La Marsellesa. A continuación, la unidad española izó su bandera pero no tenían banda para interpretar el himno que, por otra parte, no tiene letra. Entonces, el oficial requeté al mando pensó que había que cantar algo que conociesen todos los miembros del tercio y gritó: “la de Santurce”. Se pusieron firmes, los franceses se cuadraron, presentaron armas, y los oficiales saludaron mientras los requetés, conteniendo la risa, cantaron con toda su alma: “Desde Santurce a Bilbao…”. Como en Casablanca pero en versión Aterriza como puedas.

También hay testimonios de que era habitualmente cantada por la División Azul, especialmente en el regimiento 262, integrado por muchos soldados procedentes de las provincias ribereñas del mar Cantábrico que solían cantar coplas que evocaran el ambiente de su tierra natal. Así lo recoge Alfredo González Díez en su obra Alegres soldados. No se conocen versiones diferentes de la letra más conocida en la División Azul. Y tiene su lógica, porque esta canción tiene tanta personalidad que no se improvisan letras específicas para ambientes distintos, a pesar de su marcado carácter localista.

Sin embargo, si hay que mencionar que, inspirada en ella, se hizo una versión musical diferente (y con algún cambio gramatical) para la película de 1960 titulada María, matrícula de Bilbao, dirigida por Lászlo Vajda y basada en la novela juvenil del mismo nombre (cuyo primer título fue Luiso, y en la que el barco María era, inicialmente, matrícula de Santander). Esta novela fue libro de texto de Formación del Espíritu Nacional en 2º curso de bachiller desde, al menos, 1957. Parte de los exteriores de la película se rodaron en Portugalete, la Ría y el Abra. En este enlace del blog Monografías Históricas de Portugalete dan buena cuenta de ello.

maria_matricula_de_bilbao

Tan popular es la canción que da nombre a la carrera internacional en ruta que viene celebrándose desde 1989.

Ademas, el 8 de julio de 1994, coincidiendo con el inicio de las fiestas del Carmen, la asociación de comerciantes Zona 4, antecedente de la actual Comercios Unidos de Santurtzi, hizo entrega de la primera Sardina de Plata a los cuatro grupos musicales que más han difundido la canción “Desde Santurce a Bilbao”: Los Cinco Bilbaínos, Indarra, Iñaki y Ramón y Los Txikis.

Pero el verdadero objetivo de esta entrada es recuperar esa crítica social implícita en la canción, ya presente en la letra de la versión de 1908 y que en la actualidad está difuminada cuando no perdida o tergiversada. No me cabe la menor duda de que las abnegadas sardineras santurzanas de finales del siglo XIX y comienzos del XX no tenían por costumbre usar habitualmente corsé y mucho menos para trabajar. El corsé era una prenda muy incómoda; sin embargo, a finales del siglo XIX era impensable que las mujeres de la alta sociedad no llevaran corsé o que vistieran faldas que mostrasen sus piernas.

El trabajo de la sardinera era muy duro. Caminaba hasta Bilbao descalza (hasta la llegada del ferrocarril, y no siempre les compensaba cogerlo), con la cesta repleta de sardinas sobre la cabeza, hiciese buen o mal tiempo, pasando por caminos sin asfaltar, encharcados o embarrados. A veces se tenían que meter dentro del agua y mojarse para llegar a ciertos lugares. De ahí que se remangaran saya, luciendo las pantorrillas, como dice la letra de la copla, para intentar no mancharse o mojarse la ropa. No era un gesto de coquetería, era una necesidad. Y el corsé un estorbo. En las diferentes versiones de la canción podemos observar variaciones en la letra que alteran al sentido:

  • aunque me oprime el corsé
  • porque me oprime el corsé
  • sin que me oprima el corsé (la forma más antigua y, en mi opinión, la más correcta)

Una vez llegaban a su destino, Bilbao en la canción, las sardineras caminaban por las principales calles y plazas de la ciudad intentando vender las sardinas de puerta a puerta. Era una venta ambulante, de ahí que la canción adquiera tintes de pregón en su estribillo para publicitar las buenas propiedades y la calidad de su producto (Mis sardinitas, que ricas son / Son de Santurce, las traigo yo). Sin duda, era la canción estrella en los concursos de pregoneras de pescado documentados en las primeras décadas del siglo XX.

Sardineras de Santurze copia

Para atraer la atención de las posibles clientas es necesario dar fuerza al discurso y por eso se utiliza la primera persona, ya sea en forma de posesivo (MIS sardinitas) o de pronombres (las traigo YO). La sardinera, el yo poético, establece una vinculación directa y natural con su mercancía: no hay trampa ni engaño, son sardinas frescas recién pescadas. Y además son de Santurce, garantía suprema de calidad. Emplear el diminutivo (sardinitas) da un carácter afectivo y cercano al pregón.

También se emplean algunas figuras retóricas, como la anadiplosis, que consiste en empezar un verso o una frase con la misma palabra con la que termina el verso o la frase anterior (que ricas son / son de Santurce) y que contribuye a que la melodía resulte alegre y pegadiza. También se emplea el poliptoton que consiste en el uso repetido de diferentes formas gramaticales de una misma palabra en una sola frase (Si yo le digo que a cuatro, ella me dice que a tres). Esta figura retórica permite marcar el contraste entre el punto de vista de la sardinera y el de las clientas respecto del precio de las sardinas.

Respecto a la métrica de la canción, las estrofas son coplas, es decir, 4 versos octosílabos rimando el segundo con el cuarto mientras que el primero y el tercero quedan libres. El estribillo está formado por dos versos que forman un pareado en asonante.

Evidentemente, hay canciones con más calidad literaria, con un lenguaje más rico y elaborado que esta. Sin embargo, su valor no reside solo en lo puramente estético sino, sobre todo, en servir de reflejo del contexto de una época concreta. Estas canciones costumbristas se convierten en un documento importante que nos permite ver cómo funcionaba el mundo en un determinado momento histórico. Y esta copla es un ejemplo de ello. La figura de la sardinera es el símbolo del mundo arrantzale del Abra en general, y de Santurtzi en particular, de la primera mitad del siglo XX. El devenir de los tiempos y el desarrollo de medios más eficaces para la conservación y distribución de alimentos perecederos han contribuido a la extinción de este entrañable oficio. Sin embargo, estas canciones contribuyen a que permanezcan en el tiempo todos estos recuerdos y modos de vida, nos ayudan a que la realidad de una época anterior no caiga en el olvido, ya que crea fotografías apasionantes de nuestro pasado.

A continuación, algunas de las versiones que he encontrado:

2-letra-mas-popular-aunque-me-oprime

********************************

3-letra-mas-popular-porque-me-oprime-y-con-ligeras-variaciones

********************************

3-letra-mas-popular-con-variaciones

********************************

5-letra-popular-saya

********************************

4-letra-con-partitura-sin-que-me-oprima

En el número 36 (1977) de la colección Temas vizcaínos, titulado Monumentos laborales de Vizcaya, encontramos dos interesantes referencias: letra y música de las estrofas más conocidas, y letra que parece fundir la versión más antigua, la de 1908 y la más popular.

desde-santurce-a-bilbao-en-monumentos-laborales-1-pdf

desde-santurce-a-bilbao-en-monumentos-laborales-2-pdf

Read Full Post »

cartel-curso

Durante los últimos 30 años, la investigación genealógica se ha ido convirtiendo en una de las prácticas culturales más difundidas socialmente en Euskadi. Al margen de la curiosidad puntual, ha surgido un entusiasta colectivo de aficionados a la genealogía que se ha convertido, en estos años, en el principal consumidor de información documental de archivo.

Nada más lógico y coherente, en este contexto, que organizar encuentros, bajo la forma de cursos, jornadas o foros de debate e intercambio de impresiones, que sirvan para que los profesionales de archivo y el citado colectivo conozcan mejor las formas de trabajo e intereses de unos y otros. Así, durante los meses de octubre y noviembre se va a celebrar un interesante y participativo curso gratuito de formación titulado Investigar y construir genealogías en Euskadi, organizado por el Archivo Histórico de Euskadi y Antzinako.

logo-antzinako[1]

Entre los participantes hay que citar al Archivo Histórico Eclesiástico de Bizkaia, como representante de los archivos diocesanos de Euskadi, en donde tenemos la suerte de poder consultar virtualmente los índices de los registros sacramentales (bautismo, matrimonio y defunción) desde el siglo XVI hasta 1900, de tal manera que se nos facilita enormemente la fase inicial de la investigación genealógica.

AHEB

El curso se desarrollará a lo largo de 4 días, los sábados 15 y 29 de octubre y los sábados 12 y 26 de noviembre, de 9:30 a 13:30, en la sede del Archivo Histórico de Euskadi, ubicado en Bilbao, en la calle María Díaz de Haro, 3.

El programa es el siguiente:

programa

Para inscribirse (las plazas son limitadas) hay que mandar solicitud, hasta el 13 de octubre, a la siguiente dirección de correo electrónico: eah-ahe@euskadi.eus.

Tanto Begoña Senar como yo creemos interesante difundir la presentación en ppt que empleamos durante nuestra exposición el sábado 12 de noviembre. Además de incluir los correspondientes enlaces en la página principal de nuestros respectivos blogs (el de Begoña Senar se llama AFIGEN – Aficionados a la genealogía, cuya visita recomiendo) también podéis acceder a dicha presentación desde aquí.

Read Full Post »

maestros-que-dejan-huella

El 30 de septiembre de 1916 aparecía en primera plana del diario La Gaceta del Norte un sentido artículo de Tomás Gillín glosando la figura del maestro Fermín Repáraz Aguinaga, recién jubilado. Y cien años después me parece oportuno dedicar una entrada a este destacado personaje de nuestra historia, un tanto olvidado.

foto-fermin-reparaz

Fermín Repáraz Aguinaga nació en Arbizu (Navarra) en 1850. Comenzó su labor docente en la escuela de Zizur en 1871. En 1880 paso a ser responsable de la escuela de Xemein, cuya plaza ganó por oposición. No estuvo mucho tiempo allí pues en 1883 obtuvo plaza en Ortuella, parte del entonces Concejo de Santurce. Finalmente, en 1892, tras la jubilación de Luis Iza Aguirre, paso a ejercer como maestro en las escuelas viejas hasta su jubilación en 1916, tras 45 años de ininterrumpida dedicación a la docencia.

Escuelas viejas

Al poco de tomar posesión de su plaza como maestro en nuestro municipio publicaba un libro de texto  titulado Geografía para niños del cual se conserva un ejemplar (nueva edición, corregida y aumentada, de 1894) en la biblioteca de Bidebarrieta (Bilbao). Quizás sea esta la obra que otras fuentes han atribuido a su antecesor Luis Iza y de la que no hemos encontrado rastro alguno. En enero de 1907 se publicaba la tercera edición.

libro-de-fermin-recorte

La dedicación de Fermín Repáraz a su trabajo fue encomiable. Para evitar el absentismo escolar, muy alto en aquella época, con el apoyo de benefactores locales comenzó a repartir un rancho de alubias y garbanzos con carne y tocino a sus alumnos más necesitados que tenían, como contrapartida, la obligación de asistir a clase. Niños que no solían ir empezaron a acudir diariamente. Dicho rancho se preparaba en la propia casa particular del maestro. Un rancho similar se ofrecía en el hospital-asilo municipal y no sé, hasta qué punto, si se trata del mismo hecho. En cuanto a la clase de adultos y dominicales, también se les repartía constantemente un buen número de prendas de vestir, poniendo como condiciones la asistencia a las clases y el buen comportamiento.

Por otra parte, a comienzos del siglo XX nacieron numerosas sociedades esperantistas en Euskadi. En Santurtzi, concretamente, en 1907. El primer presidente del Grupo Esperantista de Santurce fue el médico Guillermo Gorostiza. En 1909 lo era Fermín Repáraz. Esto nos da una idea de la vocación y el interés por la educación, la docencia y el aprendizaje de este ejemplar maestro.

En 1916, una vez hecho público el retiro del estimado maestro, sus discípulos solicitaron al Ayuntamiento la colocación de una placa conmemorativa en la escuela en donde había ejercido tantos años y había dejado tantos buenos recuerdos. El Ayuntamiento accedió a lo solicitado y el domingo 3 de diciembre, el pueblo entero rindió un sentido homenaje de agradecimiento al ilustre maestro acudiendo en procesión cívica a la escuela en donde, junto a los consabidos discursos, se descubrió la citada placa. Antes, en marzo, el Ayuntamiento había acordado concederle una pensión vitalicia de 1.000 pesetas anuales además de la que, por derecho, le correspondía.

Esa placa es seguramente el origen del nombre atribuido a las escuelas posteriormente aunque no conozco ninguna disposición oficial en este sentido hasta 1936, cuando las cuatro escuelas unitarias de niños que venían funcionando en el mismo edificio y en régimen graduado, se convirtieron por Orden de 31 de marzo de 1936 (Gaceta del 4 de abril) en la graduada Fermín Repáraz.

Fermín Repáraz Aguinaga falleció en junio de 1920 pero su grato recuerdo permaneció en nuestro municipio y volvió a ser reconocido y homenajeado durante la II República, cuando se dio su nombre a la tradicional calle de las escuelas denominada Primo de Rivera (por el general) en aquel entonces y desde hacía apenas cinco años antes. Sin embargo, en 1937, con el primer gobierno municipal franquista, se sustituyó su nombre por el de Primo de Rivera (intuyo que más por homenajear al falangista José Antonio que por recuperar el nombre del padre). La escuela, sin embargo, siguió denominándose, sin objeciones, Fermín Repáraz.

En 1980, cuando se eliminan la mayoría de los nombres franquistas del callejero, la calle se bautiza con el nombre de José Miguel de Barandiaran. Con la clausura del colegio en 1997 comienza a perderse el recuerdo de este personaje. Y el año pasado se perdió la oportunidad de recuperarlo para el callejero cuando no fue incluido entre las propuestas para sustituir a las denominaciones que incumplían la Ley de Memoria Histórica.

image_gallery

Por último, me parece interesante incluir unos breves apuntes genealógicos de la familia Repáraz. Los orígenes del linaje se sitúan al norte de Navarra, en el barrio Erreparatzea / Reparacea de Bertiz. Este topónimo ha dado lugar dos apellidos: Reparace, muy poco frecuente y del que no consta escudo heráldico, y Repáraz, más común y bastante difundido, incluso en América.

Según su etimología, Repáraz podría significar huerto o jardín del rey (erre + baratz) de tal manera que algunos blasones ostentados por linajes con este apellido podrían calificarse de parlantes (al incluir como elemento figurativo principal del escudo un conjunto de flores, concretamente azucenas). Se puede blasonar de la siguiente manera: en azur (azul), una jarra con siete azucenas de plata, acompañada de cuatro estrellas, una en cada cantón del escudo, de oro. Hay, no obstante, variantes en cuanto a los esmaltes.

escudo-reparaz-en-piedra

Ya en el siglo XV aparece documentado el apellido Repáraz en Zubieta, Legasa, Oieregi, etc. De ahí pasa a Pamplona y posteriormente a Arbizu, donde nos encontramos numerosos vecinos con este apellido. Según nos consta, la persona que trajo el apellido Repáraz a Arbizu fue Martín de Repáraz casado con Josepha de Garralda en esa localidad el 22 de abril de 1691. Venía con el oficio aprendido en Pamplona y ejerció como maestro cerero. De momento no he podido seguir la línea hasta hallar el entronque con nuestro Fermín Repáraz. Este es el linaje he podido construir:

1. Antón Repáraz contrae matrimonio con María de Lacunza. Tienen los siguientes hijos:

2. Simón Repáraz Lacunza contrae matrimonio con Josefa Gracia [o Engracia] Mendinueta Arbizu. Tienen los siguientes hijos, nacidos en Arbizu:

3a. Manuel Francisco Repáraz Mendinueta, que nace en 1774

3b. Juan Miguel, que nace en 1776

3c. María Margaríta, que nace en 1779

3e. Miguel Andrés, que nace en 1780

3f. Agustín, que nace en 1791 ?

Del matrimonio de Manuel Francisco Repáraz con María Antonia Berastegui Milchotorena nacen los siguientes hijos:

4a. Domingo, que nace en 1801

4b. Martín Ramón, que nace en 1805

4c. José Ventura Repáraz Berastegui, que nace en 1807

4d. Gabriel, que nace en 1810

4e. Alexandro, que nace en 1814

José Ventura Repáraz contrae matrimonio en 183* en la parroquia de San Martín de Satrustegui (Navarra) con Lorenza Aguinaga Martirena (hija de Francisco y Catalina). De este matrimonio tengo documentados ocho hijos, todos nacidos en Arbizu:

5a. Pedro, que nace en 1834

5b. Miguel María, que nace en 1836

5c. José, que nace en 1839

5d. Gabriela Micaela, que nace en 1841

5e. Dorotea, que nace en 1845

5f. Juan Lorenzo, que nace en 1847

5g. Juana Vicenta, que nace en 1850, y su mellizo

5h. Juan Fermín Repáraz Aguinaga nace el 23 de junio de 1850 en Arbizu (Navarra).

Como he comentado antes, en 1871 es maestro en Zizur y será por aquel entonces cuando conozca a la que será su esposa, Eugenia Beltrán de Guevara Gauna, nacida en Azua (Elburgo) en 1846, hija de Bruno Beltrán de Guevara Barrena y Casimira Gauna Elorza. Contraen matrimonio en 1872 en la parroquia de San Vicente Mártir de Vitoria-Gasteiz. Fermín fallece en 1920 y Eugenia en 1929, ambos en Santurtzi. Respecto a los hijos de este matrimonio he encontrado algunos datos confusos:

6a. Juan, del que no he encontrado ni el lugar ni la fecha de nacimiento. Intuyo que es el primogénito y que nacería hacia 1873-1874 pues en 1892-1895 solicita plaza de maestro auxiliar de la escuela de la que su padre es titular, en Santurtzi. En 1942 aún vivía pero no he encontrado ni lugar ni fecha de defunción.

6b. Matilde, que nace en Izurdiaga en 1880. Contrae matrimonio en Santurtzi en 1903 con Ramón Adolfo Berdones Giménez, natural de Soria y nacido en 1882, maestro de instrucción primaria.

6c. Josefa, que nace en Santurtzi en 1883 y fallece ahí en 1887.

6d. Julia, de la que no he encontrado el nacimiento pero que fallece en Santurtzi en 1886.

6e. Felisa Catalina, que nace en 1886 en Santurtzi y de la que no he encontrado la defunción. No sé si se trata de la misma persona que la anterior (con alguna confusión en el nombre) o se trata de dos hermanas gemelas.

6f. Fermín Saturnino Vicente, que nace en 1889 en Santurtzi. Se graduará como capitán de la marina mercante, supongo que en nuestra Escuela de Náutica. Al parecer, era propietario de una ferretería ubicada en la calle Amistad de Getxo cuando, en 1937, le fue incautada como consecuencia del triunfo del bando franquista, por su militancia nacionalista.

Fermín Repáraz Beltrán (de Guevara) se exilió en Uruguay, tradicional destino de la emigración vasca, junto con su esposa Amelia Josefína Servan Castillo, nacida en Barbastro en 1891, y sus hijas María del Carmen y Rosario. Durante la Segunda Guerra Mundial, navegando en el buque de bandera uruguaya Montevideo, fue objeto de un ataque y hundido en aguas del mar Caribe. Posteriormente fue capitán de Armamento de la Administración Nacional de Puertos en Uruguay. En los años 50 llegó a ser presidente de la Junta Extraterritorial del Partido Nacionalista Vasco en Uruguay.

Tengo que agradecer a Francisco Javier Pérez Cano que nos haya recordado la efemérides en el grupo de Facebook Santurtzi y sus gentes (la tenía olvidada) y a Tomás Fernández e Itziar Murua por la información que me han facilitado.

Read Full Post »

Cabecera EnSanturtzi.com

Séptimo artículo de la serie, publicado en el número 109 de ensanturtzi.com en la sección Santurtzi Ezagutu: pequeños fragmentos de la historia de Santurtzicorrespondiente al mes de septiembre.

santurtzi-ezagutu-7

Read Full Post »

Cabecera EnSanturtzi.com

Sexto artículo de la serie, publicado en el número 108 de ensanturtzi.com en la sección Santurtzi Ezagutu: pequeños fragmentos de la historia de Santurtzicorrespondiente al mes de julio.

Santurtzi Ezagutu 6

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: